Páginas vistas en total

domingo, 4 de diciembre de 2011

«MUERDO» EN "LIBERTAD"... Y EL REVUELO DE LA ESPERANZA - II

Muerdo y Samuel Vida.

Una tercera perspectiva desde la que es imprescindible analizar la obra de Pakual Kantero, es desde la estrictamente musical; "Muerdo" es un compositor que se acompaña indistintamente con la guitarra o el piano, y que, hoy por hoy, a sus 23 años, desborda "músicas" a borbotones; y digo "músicas" porque se ha dejado empapar tanto de las nueves corrientes músicales y rítmicas de su generación, como de "otras músicas del mundo", y, sobre todo, del universo sonoro de los "clasicos" de la "canción de autor". Canta y redimensiona temas de Chicho Sánchez Ferlosio –por ejemplo, el "Gallo rojo"–, interpreta y adapta temas de Aute como el nada fácil "Prefiero amar" –que incorpora en su disco acompañado de la voz de Eduardo–, bebe insaciablemente del la mítica "Mandrágora" y, para colmo, el pasado viernes nos regaló dos bellísimas versiones acompañándose al piano: "La mala reputación", de Georges Brassens, y "Los ejes de mi carreta" de Atahualpa Yupanqui. (Momento de su recital en el que me estallaron dos tremendos lagrimones de emoción; conocí a "Don Ata", hace ya muchos años –en la sala Toldería, de Madrid–, y Paskual me lo me trajo a la memoria. En aquel momento me habría gustado que hubiera estado en Liberatad 8, acompañándonos, y escuchando a Muerdo... ¡hizo una versión impresionante!).

Muerdo.

Por último, hay una cuarta perspectiva, para mi muy importante, desde la que se puede enjuiciar y valorar la obra de Muerdo: me refiero a su gran humanidad, a sus posicionamientos solidarios, a su ternura... En ese contexto, en su recital del lunes, en Liberdad 8, nos ofreció un testimonio de amistad que solamente personas como él son capaces de suscitar. Me refiero a la forma en que nos invitó a celebrar el cumpleaños de Begoña García Triviño ("Lunska Nicori"), poetisa murciana. Begoña nos recitó uno de sus poemas mientras Paskual acariciaba sus palabras con el sonido de su piano y, sobre todo, con la elocuencia enternecida de su mirada.

Muerdo y Begoña García Triviño ("Lunska Nicori")

Y continúo con el recital evocando las "colaboraciones" de las que pudimos disfrutar. En primer lugar, la participación de Maria Rozalén –otra joven "compositora" que posee una voz, una magia, un encanto y unas canciones que la convierten en una "cantautora" con "caché"; es decir, de los pies a la cabeza–; seguidamente la intervención de Petete cantando con Muerdo; y como colofón, allí estuvo Esmeralda Grao, fans absoluta de Paskual, que –como siempre– nos ofreció una magistral lección de sensibilidad y de buen cantar.

María Rozalén.
Muerdo y Petete.
Esmeralda Grao.

Para concluir, y aparece al final intencionadamente, quiero resaltar a otra de las personas claves y mágicas del concierto –fue para mí un verdadero descubrimiento–, me refiero al guitarrista Samuel Vidal, ¡espléndido!... ¡Que grandes jóvenes músicos tenemos en este país!


Samuel Vidal.

Bueno, y si me lo permitís, después de un cuelgue tan largo, dejadme decir que, entre el público –además de Álvaro Laguna, Dani Fernán, Lucía Caramés, y otros– estaba Paula de Alba, a la que admiro y quiero mucho. Cantará en Libertad 8 el próximo día 19 de diciembre... Mi cámara –siempre tan generosa y sensible– me regaló una preciosa fotografía de Paula, y yo, como me gusta serle agradecido –me refiero a mi cámara–, pues aquí la dejo... La verdad es que yo ante la  belleza siempre me rindo.

Paula de Alba.

3 comentarios:

  1. Querido Fernando: suscribo cuanto dices. Hace tiempo descubrí a este chaval y lo suyo ha sido seguir subiendo. Llegará lejos, sí. Y se lo merece porque es Grande.
    Cómo siento no haber podido estar con vosotros esa noche, mi cuerpo "fundido" esta tirado en un hostal de Atocha aguardado el tren de la mañana siguiente. Un abrazo, amigo. Ya te mando el libro de Patxi.

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu sabia apreciación, amigo Antonio... Y es que nuestras pasiones musicales son compartidas. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  3. No pude haber celebrado mi cumpleaños mejor, recitando mientras Paskual acariciaba las teclas del piano intentando unir la poesía de sus improvisadas notas a la mía.
    Ya te di las gracias por esa fotografía que inmortalizará esa emotiva colaboración en Libertad 8, para siempre. Hoy te las vuelvo a dar en un gesto que entiendas es de gratitud eterna.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar