Páginas vistas en total

jueves, 23 de marzo de 2017

EL CANTO DE "NINO SÁNCHEZ" A "MIGUEL DE UNAMUNO" CON MOTIVO DEL 150 ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO.

PRIMERA PARTE

Para iniciar este cuelgue he de confesar que Don Miguel de Unamuno es un pensador con el que me encontré en mi adolescencia –fue haciendo el Bachillerato, a través del libro "Almas de jóvenes" que contiene varios de sus ensayos–, y con el que, desde entonces, mantengo un "idilio" conceptual, y, a la vez afectivo, muy importante y que ha sido fundamental en mi vida.

Recuerdo expresiones de Don Miguel –en aquel libro– que me han servido –y me siguen sirviendo– de guía y de indicador prácticamente toda mi vida:

Don Miguel de Unamuno.

«De razones vive el hombre –escribía– Y de sueños sobrevive.»

«Hasta las más elevadas hipótesis de la ciencia y de los intelectuales hay que hacerlas poesía, que es el alimento que recibe el pueblo, no hay doctrina que se asimile mientras no se haga poética.»

«Aquí veo la superioridad espiritual respecto al intelectual para con el pueblo; y es que el intelectual le enseña lo que ha aprendido, conocimientos que tiene almacenados en su intelecto, y el espiritual le enseña lo que es, le enseña su propia alma, su personalidad.»

•Debemos todos abrirnos ante el pueblo el pecho del alma, desgarrarnos las vestiduras espirituales, y mostrándole nuestras entrañas decirle: “He aquí el hombre”. Y el pueblo que se eduque a ver hombres acabará por buscarse, zahondar en sus entrañas espirituales, descubrir en ellas la fuente de sa vida, y decir a los demás pueblos: "¡He aquí el pueblo!".»

«El pueblo necesita que le canten, que le rían y que le lloren mucho más que el que le enseñen.»

Podría reproducir muchísimos más pensamientos de Don Miguel de Unamuno gracias a los que, en gran medida, soy como soy y siento como siento... ¡Mucho es lo que le debo!

SEGUNDA PARTE

Cuando mi amigo el cantor NINO SÁNCHEZ –cantor de largo oficio– me contó que estaba musicalizando, cantando y grabando poemas de Unamuno entenderéis por qué me sentí entusiasmado: la "canción de autor" y la poÉtica del filósofo, nacido en Bilbao y muerto en Salamanca. iban a hermanarse y yo no podía dejar de ser testigo de aquel importante acontecimiento.

Así que me inmediatamente me fui al estudio en el que Nino estaba grabando sus nuevas canciones "unamonianas".


Nino Sánchez grabado una de sus canciones sobre textos de Unamuno.

¡Como disfruté aquel día!... Fue el 13 de agosto del año pasado. Ha pasado más de un año y después de mucho trabajo y de un empeño inquebrantable, Nino Sánchez ha conseguido hacer realidad su sueño y su proyecto, y aquí lo tenemos:


Quince poemas de Unamuno, musicalizados y cantados. En concreto los siguientes:

1. Las montañas de mi tierra.
2. Dices que no me entiendes.
3. Denso, denso.
4. Luna, lunera
5. No eres tuya.
6. Una casa de sal.
7. Recuerdo de mi niñez.
8. Caminito de Santiago.
9. Duero.
10. Con recuerdos de esperanzas
11. De Fuerteventura a París
12. Campana de Fuenterrabía
13. A la libertad
14. Castilla.
15. Preludio de un recuerdo.

Cada una de estas quince canciones que integran el CD de Nino Sánchez "Recordando a Don Miguel. Unamuno, un gran poeta" van acompañadas de un texto de quince escritores, profesores, periodistas y poetas que se unen con su palabra al recuerdo de Don Miguel y al canto necesario de Nino: Javier de Montini, Julio Gutiérrez, Juan de Loxa, Jesús Sánchez Lobato, Juan Carlos Martín Ramos, Juan Mari Montes, Antonio López, José Luis Yuste, Santiago Juanes, Carlos Monje, Gabriel Jaraba, J. Amador Martín, Paco Cañamero, Ramón Álvarez y yo mismo –¡encantado!– Fernando G. Lucini.

TERCERA PARTE

Cuando estuve en el estudio de grabación descubrí un poema de Don Miguel que no conocía. Primer pude leerlo mecanografiada en un papel que reposaba sobre la mesa de sonido. El poema se llama: "No eres tuya".



«No eres tuya, no eres tuya; no recuerdas,
no te quieres, no te quieres, pobre niña,
y si no recuerdas, ¿dime, cómo quieres
llamar tuya a esa vida?

Esa tu alma -así la llamas-,niña, dime,
si en tu pecho de recuerdos no es tejida
¿cómo es alma? ¿Cómo es tuya? ¿Cómo vive?
¡Vives muerta, pobrecilla!

Llegará un día muy triste, no lo dudes,
en que llores en silencio de agonía
porque no puedas querer a quien te quiera
y ¡ay de tu alma en aquel día!

Buscarás en las honduras de tu pecho,
llanto tierno como riego de la dicha,
seco encontrarás el corazón y ¡muerta,
la corriente de la vida!

No te quieres, no te quieres, desgraciada,
y si no sabes quererte, pobre niña,
cuando de otros el cariño necesites
será la hora ya tardía.

Búscate alma en el recuerdo y serás tuya,
nunca olvides, nunca olvides, el que olvida
pierde el alma y no la encuentra, y es su muerte
al morir definitiva».
("No eres tuya". Miguel de Unamuno)

Estaba claro, cuando Nino Sánchez me pidió que escribiera algo sobre uno de sus poemas cantados de Unamuno lo tuve claro. Escribí el que corresponde en el disco a la canción "No eres tuya". Y esto fue lo que me salió del alma:

«Contento estará Don Miguel, allá donde quiera que habite, con este canto poético de Nino Sánchez a la "pobre niña que no se quería"... ¡Sí, muy contento!.

En primer lugar lo estará porque lo que hace Nino con el poema "No eres tuya" –y en general con todos los poemas de este disco– no es ni más, ni menos, que seguir una de las más sabias y lúcidas convicciones de Unamuno, y hacerlo magistralmente –siempre lo hizo–. "El pueblo necesita –decía el gran maestro-filósofo-poeta– que le canten mucho más que el que le enseñen". Y es cierto, porque a través del canto, el pueblo –ahora esta "niña desgraciada"– podrá "zahondar" en sus honduras espirituales y descubrir en ellas la "corriente de su vida", o sea, el amor, el cariño y, a fin de cuentas, la felicidad.



Pero a la vez, Don Miguel de Unamuno estará contento porque su palabra –hoy y ahora cantada– sigue siendo liberadora para las "almas de jóvenes" –título de uno de sus más bellos ensayos–. La liberación, en ese caso, en la reivindicación del amor a si mismo y del encuentro con la propia identidad –la mirada interior– como previo imprescindible para encontrar el verdadero amor de los otros y para poder querer a quien te quiera.

"Alma de niña", previsiblemente triste y desgraciada, a la que la palabra de Unamuno –hecha música y canto por Nino Sánchez– le invita a poseerse "siendo suya", amándose y empapando su corazón y su identidad en la corriente de la vida. Invitación que, por otra parte, vale, y es de radical y necesaria vigencia, para niñas, niños y mayores... ¡Qué grande y qué gran lucidez la de Don Miguel!.»

CUARTA PARTE

Para concluir, no quiero alargarme más, no puedo dejar de nombrar, al menos, al equipo de músicos y profesionales que, con Nino Sánchez han hecho realidad este proyecto: Emilio Montero (teclados y programaciones), Amed Torrecilla (saxos y flauta travesera), Manu Clavijo (violín y guitarra), Paco Cinta (guitarras), Otto Caballero (teclados y programaciones), Mario Castillo (secuencia y piano en "La libertad") y en los coros Paco Córdoba, Emilio Montero, Hilario Juanes, Ángel Rodríguez, Nieves Pelegrín, C. Casado, Carlota Sánchez, Aurora González, A. García Otero y Helena Blanco –dueto en "Caminito de Santiago"–.

¡Felcidades Nino, una vez más, un GRAN TRABAJO!