Páginas vistas en total

jueves, 23 de marzo de 2017

EL CANTO DE "NINO SÁNCHEZ" A "MIGUEL DE UNAMUNO" CON MOTIVO DEL 150 ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO.

PRIMERA PARTE

Para iniciar este cuelgue he de confesar que Don Miguel de Unamuno es un pensador con el que me encontré en mi adolescencia –fue haciendo el Bachillerato, a través del libro "Almas de jóvenes" que contiene varios de sus ensayos–, y con el que, desde entonces, mantengo un "idilio" conceptual, y, a la vez afectivo, muy importante y que ha sido fundamental en mi vida.

Recuerdo expresiones de Don Miguel –en aquel libro– que me han servido –y me siguen sirviendo– de guía y de indicador prácticamente toda mi vida:

Don Miguel de Unamuno.

«De razones vive el hombre –escribía– Y de sueños sobrevive.»

«Hasta las más elevadas hipótesis de la ciencia y de los intelectuales hay que hacerlas poesía, que es el alimento que recibe el pueblo, no hay doctrina que se asimile mientras no se haga poética.»

«Aquí veo la superioridad espiritual respecto al intelectual para con el pueblo; y es que el intelectual le enseña lo que ha aprendido, conocimientos que tiene almacenados en su intelecto, y el espiritual le enseña lo que es, le enseña su propia alma, su personalidad.»

•Debemos todos abrirnos ante el pueblo el pecho del alma, desgarrarnos las vestiduras espirituales, y mostrándole nuestras entrañas decirle: “He aquí el hombre”. Y el pueblo que se eduque a ver hombres acabará por buscarse, zahondar en sus entrañas espirituales, descubrir en ellas la fuente de sa vida, y decir a los demás pueblos: "¡He aquí el pueblo!".»

«El pueblo necesita que le canten, que le rían y que le lloren mucho más que el que le enseñen.»

Podría reproducir muchísimos más pensamientos de Don Miguel de Unamuno gracias a los que, en gran medida, soy como soy y siento como siento... ¡Mucho es lo que le debo!

SEGUNDA PARTE

Cuando mi amigo el cantor NINO SÁNCHEZ –cantor de largo oficio– me contó que estaba musicalizando, cantando y grabando poemas de Unamuno entenderéis por qué me sentí entusiasmado: la "canción de autor" y la poÉtica del filósofo, nacido en Bilbao y muerto en Salamanca. iban a hermanarse y yo no podía dejar de ser testigo de aquel importante acontecimiento.

Así que me inmediatamente me fui al estudio en el que Nino estaba grabando sus nuevas canciones "unamonianas".


Nino Sánchez grabado una de sus canciones sobre textos de Unamuno.

¡Como disfruté aquel día!... Fue el 13 de agosto del año pasado. Ha pasado más de un año y después de mucho trabajo y de un empeño inquebrantable, Nino Sánchez ha conseguido hacer realidad su sueño y su proyecto, y aquí lo tenemos:


Quince poemas de Unamuno, musicalizados y cantados. En concreto los siguientes:

1. Las montañas de mi tierra.
2. Dices que no me entiendes.
3. Denso, denso.
4. Luna, lunera
5. No eres tuya.
6. Una casa de sal.
7. Recuerdo de mi niñez.
8. Caminito de Santiago.
9. Duero.
10. Con recuerdos de esperanzas
11. De Fuerteventura a París
12. Campana de Fuenterrabía
13. A la libertad
14. Castilla.
15. Preludio de un recuerdo.

Cada una de estas quince canciones que integran el CD de Nino Sánchez "Recordando a Don Miguel. Unamuno, un gran poeta" van acompañadas de un texto de quince escritores, profesores, periodistas y poetas que se unen con su palabra al recuerdo de Don Miguel y al canto necesario de Nino: Javier de Montini, Julio Gutiérrez, Juan de Loxa, Jesús Sánchez Lobato, Juan Carlos Martín Ramos, Juan Mari Montes, Antonio López, José Luis Yuste, Santiago Juanes, Carlos Monje, Gabriel Jaraba, J. Amador Martín, Paco Cañamero, Ramón Álvarez y yo mismo –¡encantado!– Fernando G. Lucini.

TERCERA PARTE

Cuando estuve en el estudio de grabación descubrí un poema de Don Miguel que no conocía. Primer pude leerlo mecanografiada en un papel que reposaba sobre la mesa de sonido. El poema se llama: "No eres tuya".



«No eres tuya, no eres tuya; no recuerdas,
no te quieres, no te quieres, pobre niña,
y si no recuerdas, ¿dime, cómo quieres
llamar tuya a esa vida?

Esa tu alma -así la llamas-,niña, dime,
si en tu pecho de recuerdos no es tejida
¿cómo es alma? ¿Cómo es tuya? ¿Cómo vive?
¡Vives muerta, pobrecilla!

Llegará un día muy triste, no lo dudes,
en que llores en silencio de agonía
porque no puedas querer a quien te quiera
y ¡ay de tu alma en aquel día!

Buscarás en las honduras de tu pecho,
llanto tierno como riego de la dicha,
seco encontrarás el corazón y ¡muerta,
la corriente de la vida!

No te quieres, no te quieres, desgraciada,
y si no sabes quererte, pobre niña,
cuando de otros el cariño necesites
será la hora ya tardía.

Búscate alma en el recuerdo y serás tuya,
nunca olvides, nunca olvides, el que olvida
pierde el alma y no la encuentra, y es su muerte
al morir definitiva».
("No eres tuya". Miguel de Unamuno)

Estaba claro, cuando Nino Sánchez me pidió que escribiera algo sobre uno de sus poemas cantados de Unamuno lo tuve claro. Escribí el que corresponde en el disco a la canción "No eres tuya". Y esto fue lo que me salió del alma:

«Contento estará Don Miguel, allá donde quiera que habite, con este canto poético de Nino Sánchez a la "pobre niña que no se quería"... ¡Sí, muy contento!.

En primer lugar lo estará porque lo que hace Nino con el poema "No eres tuya" –y en general con todos los poemas de este disco– no es ni más, ni menos, que seguir una de las más sabias y lúcidas convicciones de Unamuno, y hacerlo magistralmente –siempre lo hizo–. "El pueblo necesita –decía el gran maestro-filósofo-poeta– que le canten mucho más que el que le enseñen". Y es cierto, porque a través del canto, el pueblo –ahora esta "niña desgraciada"– podrá "zahondar" en sus honduras espirituales y descubrir en ellas la "corriente de su vida", o sea, el amor, el cariño y, a fin de cuentas, la felicidad.



Pero a la vez, Don Miguel de Unamuno estará contento porque su palabra –hoy y ahora cantada– sigue siendo liberadora para las "almas de jóvenes" –título de uno de sus más bellos ensayos–. La liberación, en ese caso, en la reivindicación del amor a si mismo y del encuentro con la propia identidad –la mirada interior– como previo imprescindible para encontrar el verdadero amor de los otros y para poder querer a quien te quiera.

"Alma de niña", previsiblemente triste y desgraciada, a la que la palabra de Unamuno –hecha música y canto por Nino Sánchez– le invita a poseerse "siendo suya", amándose y empapando su corazón y su identidad en la corriente de la vida. Invitación que, por otra parte, vale, y es de radical y necesaria vigencia, para niñas, niños y mayores... ¡Qué grande y qué gran lucidez la de Don Miguel!.»

CUARTA PARTE

Para concluir, no quiero alargarme más, no puedo dejar de nombrar, al menos, al equipo de músicos y profesionales que, con Nino Sánchez han hecho realidad este proyecto: Emilio Montero (teclados y programaciones), Amed Torrecilla (saxos y flauta travesera), Manu Clavijo (violín y guitarra), Paco Cinta (guitarras), Otto Caballero (teclados y programaciones), Mario Castillo (secuencia y piano en "La libertad") y en los coros Paco Córdoba, Emilio Montero, Hilario Juanes, Ángel Rodríguez, Nieves Pelegrín, C. Casado, Carlota Sánchez, Aurora González, A. García Otero y Helena Blanco –dueto en "Caminito de Santiago"–.

¡Felcidades Nino, una vez más, un GRAN TRABAJO!

sábado, 18 de marzo de 2017

UNA IMAGEN, UNA INFORMACIÓN Y UNA HERMOSA PALABRA.

En esta mañana de sábado solamente una imagen, una información y una palabra para mi muy hermosa e importantísima (Y 194 mecenas, o sea, 194 grandes amigos y amigas).


domingo, 5 de marzo de 2017

PRIMEROS ENCUENTROS INOLVIDABLES CON JUAN MIGUEL MORALES Y CON JOAN JARA.

Hoy me produce una gran alegría poder compartir unas imágenes que me ha hecho llegar mi buen amigo JUAN MIGUEL MORALES, a quien me gusta llamar "fotógrafo de los cantautores" y con el que he compartido, y comparto, muchos momentos, recuerdos y sueños que vuelan por aires y  horizontes de futuro.

Antes de mostrar esas imágenes, deseo recordar que la primera vez que escuché hablar de Juan Miguel y que conocí su extraordinaria obra fotográfica fue en Sevilla –en 2003–. En aquel momento estaba redactando mi libro "De la memoria contra el olvido. Manifiesto Canción del Sur" y en uno de mis encuentros con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía –buceando sobre la memoria– me regalaron varios libros, entre ellos el titulado "RETRATOS DE CANTAUTORES", de Juan Miguel Morales, editado por la Junta en el año 2000.



El libro y la obra de Juan Miguel me parecieron impresionantes e inmediatamente me puse en contacto con él; primer contacto telefónico que fue el inicio de una linda y prolongada amistad.

Juan Miguel Morales y Fernando González Lucini.
(Fotografía de X. Pintanel.)

Pocos meses después de aquel primer contacto empecé a montar la exposición "Cantemos como quien respira" que inauguré en la Casa de los Morlanes, de Zaragoza, el 23 de marzo de 2004. 

Por supuesto, en pleno montaje de la exposición, volví a ponerme en contacto Juan y le solicité su colaboración incorporando a la muestra algunas de sus fotografías –su presencia me pareció que era imprescindible–. Juan me dijo un "SÍ" generoso que me llegó al alma, y desde entonces sus fotografías y su amistad me han acompañado y nunca dejarán de acompañarme.

Precisamente dos de las fotografías que hoy deseo compartir son de su participación y de su presencia en aquella exposición celebrada en Zaragoza:

Fotografías de Juan Miguel Morales realizadas pof
Juan Miguel Morales.

Fue en aquella exposición del 2004 donde conocí personalmente a Juan Miguel y donde pude darle mi primer abrazo.

Hace unos días recordando aquel primer encuentro, y aprovechando que estoy activando mis memorias, Juan me hizo llegar un precioso regalo: Otras dos fotografías absolutamente maravillosas –que, por cierto, no conocía–. Dos fotografías, tomadas en el día que inauguramos la exposición –Zaragoza. 23 de marzo de 2004–, en las que aparezco junto a JOAN JARA –viuda de Víctor Jara–.

Joan, que se encontraba en Zaragoza para participar en la presentación del libro "Víctor Jara: Te recuerdo Chile" (2003), de Juan Miguel Morales y Omar Jurado, acudió a la Casa de los Morlanes y compartimos aquella presentación de "Cantemos como quien respira". Fue mi primer e imborrable encuentro con ella.

Fotografías de Juan Miguel Morales.

En fin, el 23 de marzo de 2004, evidentemente fue un día grande e importante en "MI VIDA ENTRE CANCIONES"; aquel día tuve la suerte y el inmenso placer de conocer y abrazar, por primera vez, a JUAN MIGUEL MORALES y a JOAN JARA... Aquel día me sentí afortunado y hoy sigo teniendo el mismo sentimiento.

(¡Qué hermoso me está resultando el reto y la aventura de este nuevo libro que muy pronto se echará a volar!) ¡GRACIAS AMIGO JUAN!

miércoles, 1 de marzo de 2017

LA WEB "CANCIÓN CON TODOS" EN EL DIARIO "EL PAÍS".

Me llena de alegría compartir desde aquí donde "CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA" –que es un rinconcillo muy personal y muy íntimo– la "buena noticia" de que el periódico EL PAÍS hoy ha dedicado una de sus páginas a la WEB "CANCIÓN CON TODOS"; una web posible gracias al esfuerzo de muchas personas que me habéis ayudado y fortalecido para que pueda ser una realidad.


El enlace para leer el artículo es el siguiente:

El enlace para visitar la WEB "CANCIÓN CON TODOS" es el siguiente:


¡DE TODO CORAZÓN!

sábado, 18 de febrero de 2017

¡ME ENCANTARÍA!... PARA MI ES UN LINDO RETO.


¡Gracias! Te cuento: Pulsa en el reloj que esta aquí mismo a la derecha y las verdes mariposas te conducirán directamente hacia dónde puedes hacerlo; allí queda explicado... 

Y además puedes hacerlo desde la mismísima China sin moverte del asiento... ¡Me hace mucha ilusión que estés cerca de este proyecto; para mí es muy importante! ¡gracias!

martes, 14 de febrero de 2017

PROFUNDA GRATITUD Y UNA NUEVA –Y PARA MI ENTRAÑABLE– "RECOMPENSA" EN MI PROYECTO DE "VERKAMI".

Antes de nada he de expresar mi grandísima gratitud –y, a la vez, mi esperanza– por la muy buena marcha que está teniendo el proyecto de mecenazgo en VERKAMI que lancé el pasado lunes 6 de febrero con el fin de poder escribir y autoeditar mi nuevo libro "MI VIDA ENTRE CANCIONES" y en el que ya han participado y colaborado 75 amigos y amigas.

En esta primera semana se ha agotado una de las recompensas de "mecenazgo" que se me ocurrió ofrecer, concretamente la que llamé "Recompensa pedagógica". He intentado ampliarla pero me ha sido imposible porque ahora si que es verdad que el libro "SUEÑO LUEGO EXISTO" está totalmente agotado en su primera y en su segunda edición.

Mientras tanto he estado realizando las gestiones necesarias para poder lanzar una NUEVA RECOMPENSA que me produce una gran alegría y a través de la que se podrán tener los tres volúmenes de la enciclopedia "... Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA" que publiqué en 2006, y que no son fáciles de encontrar.



La "recompensa" según se concreta en el proyecto de Verkami es la siguiente:

NUEVA RECOMPENSA
– 1 libro dedicado y firmado por el autor.
– Tu nombre en los agradecimientos del libro "Mi vida entre canciones".
– Una entrada para el concierto "sorpresa"«VIVIR ENTRE CANCIONES» que celebraremos –con motivo de la presentación del libro– en la Sala Galileo, de Madrid, el próximo día 6 de junio.
– Los tres libros que integran la enciclopia"Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA" que publiqué en 2006.
(Los libros de la enciclopedia "Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA" –dado su peso y su volumen– tendrán que recogerse en Madrid, o volarán hasta donde quieta que estés a portes debidos.).

INSISTO: muchísimas gracias a las personas que ya habéis colaborado en el proyecto. Y, por otra parte –y con toda sinceridad y claridad– os pido que quien pueda y le apetezca, si ya  no lo ha hecho, pues que me ayude para poder hacer de este libro "autoeditado" una realidad. Gracias.

Ese es el enlace de mi página en VERKAMI:

sábado, 11 de febrero de 2017

DEL DESCUBRIMIENTO DEL "VINILO" EN "MI VIDA ENTRE CANCIONES"

He pensado que, de vez en cuando, aquí en el blog, voy a ir copiando y comentando algunos párrafos del libro "MI VIDA ENTRE CANCIONES", y alguna que otra anécdota que vaya surgiendo, durante el proceso de escritura, y que merezca la pena comentar y compartir.

De entrada decir que me encuentro FELIZ escribiendo; FELIZ reactivando mi memoria; FELIZ con los amigos y amigas que me llamáis por teléfono para que os sienta cerca; y muy FELIZ –en particular– con los personas –también amigo y amigas– con las que estoy encontrándome a través del proyecto en "Verkami" y de las que estoy siendo y sintiéndome receptor directo de su apoyo y de su generosidad.

Hoy me gustaría comentaros algo relacionado con el tercer capítulo del libro al que he llamado "El imán de la radio, el descubrimiento del vinilo y la historia de un "pick-up" que cambió mi vida".


En este tercer capítulo, tras contar lo importante que fue para mi la radio en los años sesenta, hago una mención a lo mágico que me resultó el descubrimiento de los discos de "vinilo" y de mis primeros "singles". Os copia algunos párrafos que he terminé de escribir ayer mismo:

«Inmerso en ese batiburrillo radiofónico-musical, en 1961, en el colegio de los Hermanos Maristas –año en que repetí curso– tuve la suerte de realizar un gran descubrimiento: "¡Los discos de vinilo!" –"singles" y "elepés"–. ¡Me fascinó tenerlos cerca y poder tocarlos! Recuerdo que aquel año, con motivo de las fiestas del colegio, el hermano Germán, me encargó de poner y quitar los discos que sonaban en el patio, por megafonía, prácticamente durante todo el horario escolar. Todavía no me he explicado por qué me confiaron aquella tarea. 

Los tres días que duraron las fiestas me los pasé prácticamente en la sala donde estaban el tocadiscos y una primitiva y simplísima "mesa de sonido". El primer día abrí el armario en el que estaban los discos que podía libremente "pinchar", y entre músicas y canciones religiosas, y algún "clásico", estaban algunos de los "singles" y de los "elepés" de los cantantes que yo había descubierto y escuchaba por la radio. Curiosamente, lo recuerdo muy bien, había varios singles de Ray Conniff.

¡Como disfruté! ¡hasta me sentía importante! El último día de las fiestas del colegio, no pude evitarlo y le robé un disco a los Hermanos –había tantos, que no se darían ni cuenta–. Y ¡claro! fue un "single" de Ray Conniff. Solamente recuerdo que tenía cuatro canciones y que una de ellas era "Bésame mucho", canción que siempre me ha "puesto", sobre todo desde que en 1990 se la escuché cantar a Paula Molina.

Aquel primer "single" robado era como un tesoro –¡qué magia y qué maravilla el vinilo!–. Pero en casa no tenía donde escucharlo. 

En junio de 1961 aprobé, en un tercer intento, el llamado Examen de Grado Elemental, y mis padres me regalaron, como premio, una pequeña radio –Telefunken– que tenía incorporado, en la parte superior, un pequeño tocadiscos en el que solamente se podían poner y escuchar "singles". Me compré con mis ahorrillos, e implicando a mi tía Carmen –la pianista frustrada– dos o tres "singles" más; pero era una pena, porque en el plato de aquel mini-todadiscos no cabían los "elepés". Si los "singles" me encantaban, los "elepés" eran una verdadera fascinación; como una especie de enamoramiento en aquel momento imposible.»

El capítulo continua, pero lo interrumpo aquí, porque una vez escritos los párrafos anteriores he vivido una linda anécdota que me apetece compartir: Busqué en internet "radio con pequeño tocadiscos en la parte superior" e –¡INCLEIBLE, MARAVILLOSO!– me encontré justo con una fotografía de la radio Telefunken con tocadiscos que a mi me regalaron hace más de 55 años. Era la siguiente:



Y no dejo de pensarlo, esto es una auténtica recuperación de la memoria contra el olvido de la que me siento inmensamente feliz... Y para concluir por hoy, una cosita, permitidme la claridad: Si os apetece y si podéis –sé que las cosas para algunos amigos y amigas andan mal– echarme una mano para que el proyecto pueda llegar a su fin... ¡Ya sabéis donde!:

lunes, 6 de febrero de 2017

... Y COMENZÓ EL VUELO. ¡AYÚDALE A VOLAR!

En este momento se ha puesto en marcha la campaña de mecenazgo de VERKAMI para impulsa el libre vuelo creativo del libro "MI VIDA ENTRE CANCIONES" que ya estoy escribiendo y que presentaremos el 8 de Junio.



Os dejo aquí en enlace para entrar en la campaña por si os interesa conocerla, por si os apetece difundirla y por si os es posible colaborar.


De antemano, y por supuesto:

jueves, 2 de febrero de 2017

DESDE MI ATALAYA: «MI VIDA ENTRE CANCIONES»... ¡ARRANCANDO!


Vuelvo a "MI ATALAYA" para contaros que ya estoy "a todo gas" con la planificación y la escritura del libro de memorias «MI VIDA ENTRE CANCIONES»

Volver a la aventura de escribir un libro, después de ocho años –en que publiqué «Miguel Hernández. ¡Dejadme la esperanza!» (2009)– está siendo una experiencia apasionante; más cuando esa aventura me está suponiendo un hermoso proceso de recuperación y actualización de mi propia memoria a lo largo de los 71 años que cumpliré el próximo 11 de febrero.

El libro está en marcha y tengo muchísimas ganas de verlo publicado, de sentir su vuelo, y –en esta ocasión– de poder compartir "lo que he vivido entre canciones", y lo que el universo de la "canción de autor" me ha aportado humanamente. Suelo afirmar –y vuelvo a hacerlo ahora– que la "canción de autor" me ha ayudado mucho a crecer como persona, y a ser –y haber sido– como soy, con mis luces y con mis sombras.

En las "Noches de la UNED".
(Fotografía de Juan Miguel Morales).

En esta ocasión he optado por escribir este nuevo libro con absoluta libertad y sin previos condicionamientos editoriales. Voy a dedicarle el tiempo que sea necesario y, en principio, estoy pensando en autoeditarlo tal y como lo siento y lo concibo. Después, una vez editado, ya me plantearé nuevas opciones para su distribución y venta; tema sin duda clave para que el libro pueda volar y se haga posible un principio que para mí es esencia: "escribir para que te lean", o sea, conseguir que la escritura y la lectura se hagan verdaderos gestos de encuentro y de comunicación.

Para afrontar ese reto y para que pueda hacerse realidad –después de dudarlo y de pensarlo mucho– me he decidido a poner en marcha un proyecto de mecenazgo con la plataforma VERKAMI; experiencia que en el tiempo en que hemos trabajando conjuntamente, diseñando el proyecto, ha sido muy positiva.

Así pues, una vez que hemos realizado dicho diseño, lo lanzaremos –e iniciaremos– a partir del PRÓXIMO DÍA 6 DE FEBRERO.



Hoy aquí, desde "MI ATALAYA", aparte de solicitaros –en la medida de lo posible– vuestra colaboración, quiero expresarle mi agradecimiento al fotógrafo y amigo JUAN MIGUEL MORALES por el vídeo que ha creado –y que difundiremos a partir del día 6– utilizando como fondo musical la canción "Si se calla el cantor", de Horacio Guarany, en las voces de El Cabrero y de Diego Fernández.

A su vez, quiero comentar que entre las llamadas "recompensas" que aparecen, en el proyecto con Verkami, me he decidido a ofrecer dos de ellas a las que he llamado "RETAZOS DE MI VIDA" y que seguidamente os explico:

Coincide la creación de mi nuevo libro con la decisión familiar que hemos adoptado de cambiarnos de vivienda buscando un espacio vital más pequeño y económico. Como consecuencia de ello hay varios objetos artísticos que son en realidad "retazos de mi vida" –porque me han acompañado durante mucho tiempo– de los que en este momento he decidido desprenderme, y no tengo mejor forma de hacerlo que vinculándolos a este proyecto y este libro que va a ser muy importante para mí y que deseo compartir entre amigos.

De todo ello recibiréis más información, si os interesa, a partir del lunes que viene; mientras tanto, y como siempre, ¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ, TAN CERQUITA!

martes, 31 de enero de 2017

FUE EN 1988...

Fue en 1988, y creo que ha llegado el momento de contarlo. Será uno de los capítulos del libro "Mi vida entre canciones"... Aquel día descubrí que. al margen de otros rollos, no hay mas que canciones buenas y malas; canciones que logran emocionarte o no... ¡Qué ganas de que se recupere y se conozca aquel proyecto y aquel inolvidable y maravilloso encuentro!

lunes, 30 de enero de 2017

CON "ANA GEMA" ("MOLINA") EN "UN LUGAR DEL COLOR"

Hace ya varios días que tenía pensado, y quería sacar un ratito de tranquilidad, para escribir este "cuelgue " de admiración y de agradecimiento hacia una buena amiga –magnífica pintora– que firma como "Molina" y cuyo nombre es ANA GEMA.

Ana Gema Gómez.

Nos conocemos desde hace años y tan solo hace una semana he tenido el inmenso placer de celebrar, con una des sus obras, el más de "un millón seiscientas mil visitas" que ya ha recibido este blog... Lo que personalmente hace que me sienta profundamente afortunado y agradecido.


Hoy, lo que deseo es, por una parte, contaros quien es Ana Gema –para quien no la conozca todavía– y, sobre todo, mostraros algunas de sus obras que actualmente se exponen en el Café Libertad 8 –templo de la "canción de autor" en Madrid–.



ANA GEMA es autodidacta. Pintó su primer cuadro, con 6 años, sobre un panel de madera que le sobró a su hermano de manualidades.

Poco tiempo después ganó un concurso de pintura infantil al aire libre y, como premio, cayó en sus manos una caja de óleos que guarda con enorme emoción en su memoria.

En su casa –durante su infancia y adolescencia– siempre se escuchaba y se tocaba música; canciones de autor: Victor Jara, Aute, Carlos Cano...,  y también mucho rock y folck de la época: Miguel Rios, los Beatles, Rolling Stones, Bob Dylan, etc. 

Desde entonces –siempre con la música como fondo y como referente de su universo creativo– Ana nunca ha dejado de pintar. 

Su primera exposición de pintura colectiva, con pintores profesionales de Castilla-La-Mancha, fue cuando aún no había alcanzado la mayoría de edad.

Su firma “Molina” –que aparece en sus cuadros– es un guiño a su abuela Ana, gran mujer, adelantada a su época que formaba parte de una familia de gran trayectoria cultural de pintores y músicos, y con la que leía y consiguió admirar la poesía de los clásicos.



Cuando Ana Gema llego a Madrid a estudiar Ingeniería, la pintura se convirtió para ella en una forma de ocio que practicaba casi siempre por la noche mientras sus compañeras de casa dormían. 

Colaboró en algunos concursos, ganó premios de diseños de carteles de fiestas en Madrid, como el de las fiestas de Chamberí del año 97; y celebró, con 25 años, su primera exposición individual en Madrid, titulada genéricamente, “Caminando”.

Personalmente recuerdo, con tremenda admiración, la exposición que Ana nos ofreció en un rinconcillo maravilloso y acogedor situado en la Plaza de Gabriel Miró (Las Vistillas, de Madrid), llamado "María Pándora"... ¡Desde entonces la admiro!



Durante su carrera laboral como consultora –”modus vivendi”–, la pintura se convirtió para Ana en una necesidad de desconexión, de calma y de expresión; realizando, en su tiempo libre y en vacaciones. cuadros para amigos, y participando en Certámenes de Pintura al aire libre por toda la geografía.

Ella, en sus obras, no busca la perfección; parte de un lienzo en blanco y deja volar su libertad; bucea en la textura del color; percibe y siente su entorno; y crea y recrea con sus pinceles y sus óleos para conseguir –ese es su principal objetivo– ponerle color a los días; Ana no puede concebir la vida sin el arte, sin el color y sin la emoción.

¡Gracias Ana por estar ahí!... Estos son algunos de los cuadros que en este momento pueden ser visitados y disfrutados en su exposición "EN UN LUGAR DEL COLOR" mostrada en el Café Libertad 8, de Madrid.



jueves, 26 de enero de 2017

YA HEMOS SUPERADO EL 1.600.000 VISITAS EN EL BLOG... ¡Y SEGUIMOS DISPUESTOS A CONTINUAR SEMBRANDO!

Un día más necesito escribir una palabra-sentimiento que me llena de alegría:

¡GRACIAS!, una vez más, porque el contador de visitas de nuestro BLOG: «CANTEMOS COMO QUIEN RESPIRA» acaba de regalarnos un nuevo "redondeo": Ya hemos alcanzado y superado el 1.600.000 visitas.

Hace unos día, me llegó la noticia de que mi buena amiga ANA GEMA GÓMEZ"Molina"– exponía sus cuadros en la Sala Libertad 8, de Madrid, circunstancia que provocó un bien lindo reencuentro –hace tiempo que no nos veíamos–. 

A partir de ahí, y previendo este nuevo redondeo de visitas en el Blog, se nos ocurrió que podríamos celebrarlo "en" y "con uno" de sus óleos. ¡No os podéis imaginar la enorme alegría que sentí ante tan bella, tierna y generosa posibilidad!

Pues bien, aquella posibilidad, se hizo y se ha hecho realidad, y Ana Gema me ha mandado –y me ha sorprendido– con este cuadro que reproduzco a continuación.


Cuando Ana me explicaba los motivos por los que le había surgido la relación entre el Blog y sus visitas con las imágenes simbólicas de un "bosque" y de las "semillas", me vino a la memoria algo que dijo Víctor Manuel refiriéndose a su trabajo como cantautor: «Mis canciones –dijo– brotan de la tierra como el pino verde o como el trigo blanco.»

¡Maravillosa coincidencia!... Ana me decía: «Cada visita que recibe el Blog es como una "semilla" gracias a la que brotan la música y las canciones, limpiándonos el aire, y permitiéndonos que sigamos "cantando como quien respira".»... Imaginaros la inmensa alegría que me proporcionaron –y lo siguen haciendo– aquellas palabras y el cuadro de Ana; alegría que unida a la cifra mágica del un millón seiscientas mil de visitas me fortalece y me llena de ilusión y de energía para seguir compartiendo desde este "rinconcillo" mi pasión por la música y por la canción de calidad.

Así que, una vez más, con toda el alma, y 1.600.000 –y más– veces repetida ahí queda mi más profundo sentimiento traducido en una sola palabra:

jueves, 19 de enero de 2017

RETRATO ÍNTIMO DE "VÍCTOR MANUEL SAN JOSÉ"

VÍCTOR MANUEL SAN JOSÉ

Estoy creando la entrada de VÍCTOR MANUEL SAN JOSÉ 
en la WEB "CANCIÓN CON TODOS y me ha venido a la memoria 
el "retrato íntimo" –ilustrado por Alfredo Gonzalez– 
que redacté en 1998 para mi libro "Crónica Cantada de los Silencios Rotos. 
Voces y Canciones de Autor 1963-1997." Hoy, me apetece compartirlo 
aquí donde "CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA".


«Mis canciones brotan de la tierra como el pino verde, como el trigo blanco; mis canciones a veces celebran y a veces lamentan la lucha del hombre». Así definía Víctor Manuel, en 1970, la identidad de aquel arte y de aquel oficio en el que se inició intuitivamente años atrás –siendo adolescente– cuando le regalaron su primera guitarra; una guitarra comprada en un bazar de Mieres por ochocientas pesetas.

Veintiséis años después, en una de sus canciones nos dice: «No puedo vivir sin memoria, sin la memoria de cada paso que anduvimos, sin la memoria de todas las cosas que he vivido» (Hermosas palabra esta de "memoria" –aunque a veces sienta miedo de que, de tanto usarla, le hagamos perder su significado y su sentido–.)

La memoria me devuelve, en este momento, a aquel muchacho asturiano que, en el tiempo que él llamó, en alguna ocasión, "tiempo de cerezas", supo fotografiarnos el alma de personajes cotidianos enraizados en la tierra y en la realidad más descaradamente popular; personajes, entrañables como "El abuelo Vitor", "Carmina", aquel minero de la "planta 14", María Coraje, "el viejo coronel, o "el cobarde...; la memoria me devuelve, a la vez, al Víctor profundo e intimista que nos confidenciaba que tenía el alma cansada y que nos transmitía sus sensaciones –sensaciones compartidas– en aquello días tan raros; o al Víctor "confesándose a un reloj", escribiendo un "antipoema", o inundando de "verde" expectativas y sueños de futuro; aquel Víctor que nos hizo un poco más románticos con su "canción para Pilar", y un poco más subversivos a través de sus cantos a la libertad o de sus "versos escritos con dolor"; El Víctor de "Cómicos" o de "¡Ay amor"; el que supo "tender al sol su corazón" y confidenciarse con "la luna"; aquel Víctor que nos devolvió "el delicado olor de las violetas" y que supo reivindicar, junto con Ana, que "siempre hay tiempo para la ternura".



La evolución de todas esas realidades hechas canción –rescatadas en este momento, a través del ejercicio transparente de la memoria– irremediablemente despiertan en mi un profundo sentimiento de gratitud hacia Víctor Manuel por sus canciones, por su lenguaje directo e íntimo a la vez, y, sobre todo, por su sensibilidad; el mismo sentimiento que experimenté cuando él generosamente –junto con Ana y Ricardo Cantalapiedra–, me acompañaron en el acto de presentación de mi primer libro, escrito a mediados de los setenta.

Pero he de decir que este sentimiento personal habría que hacerlo extensivo, y de forma más generalizada, dado que Víctor Manuel ha sido, indiscutiblemente, uno de los creadores que consiguió, ya a finales de los sesenta, que la "nueva canción" –sin perder nada de su identidad– fuera realmente una "canción popular"; una canción de calidad que calara en el corazón del pueblo, es decir, de todos –los intelectuales, los universitarios y la gente sencilla con capacidad de escucha y de silencio, esa gente a la que alguien en su día llamó la "mayoría silenciosa–; una canción capaz de abrirnos, a todos, horizontes y deseos de justicia y de amor a la libertad. Unas canciones, las de Víctor, que siempre permanecerán en la memoria sentimental y ética de nuestro país como el testimonio de un hombre –"perseguidor de sueños"– que sintió la vida como un gran desafío y que procuró contagiarnos cantando, sus "ganas de vivir".

Hoy Víctor ha tomado la opción personal de reaparecer intermitentemente en recitales y nuevas grabaciones; una reaparición en la que, cuando se produce, siempre me parece estar viéndole con esa imagen simbólica –creada por Alfredo González– del "cómico" a su espalda; imagen simbólica del triunfo de la sensibilidad y de la práctica del arte en libertad. «Codo con codo se hará la cultura popular. Aunque la cubran de sal, la semilla crecerá. ¡Cómicos!»


sábado, 14 de enero de 2017

"INES FONSECA", SUS ÚLTIMOS "TRAZOS" Y SUS DEMÁS JOYAS DISCOGRÁFICAS

Este país nuestro –como otros países hermanos latinoamericanos– es un país de muchos "cantautores" y "cantautoras". Lo fue a partir de los años sesenta; lo es ahora; y –estoy convencido– de que lo será siempre.

Hoy por hoy, el trabajo de estos creadores no es demasiado fácil y resulta arriesgado, pero muchos de ellos –pese a los riesgos y a las dificultades actuales– están realizando un trabajo sencillamente extraordinario. Yo diría más: ¡FANTÁSTICO!

Una de esas creadoras vive en Santander –bellísima ciudad– y se llama INÉS FONSECA

INÉS FONSECA.

Inés Fonseca –que practica lo que podríamos llamar la "multisensibilidad" artística y poÉtica–, hace años que viene luchando por la dignificación de la "canción de autor" de calidad frente a cualquier obstáculo o dificultad que pueda presentársele. Una lucha cargada de ilusión, de fidelidad a su forma de entender y de amar la música y la canción, y una lucha cargada, a la vez, de esfuerzo; de afrontar los riesgos con tenacidad y pasión; y, en realidad de "trabajo" –¡de mucho trabajo!–.... 

Y lo más hermoso de esta gran mujer –a la que admiro y quiero mucho– es que ¡LO ESTÁ CONSIGUIENDO!, demostrándonos, con ello, que, hoy por hoy, se puede crear "belleza y calidad" pese a todo y frente a la crisis de esos valores, que para ella son intocables, irrenunciables e imprescindibles.

Prueba tangible de lo que acabo de afirmar es su último proyecto que acaba de hacerse realidad: Después de musicalizar y cantar a grandes poetas como Miguel Hernández, Ernesto Cardenal o José Hierro y otros muchos poetas de la Generación del 27 –luego hablaremos de ello–, Inés se planteó crear una obra cantada que estuviera dedicada a poetas mujeres contemporáneas.

Sé que hace tiempo que viene dándole forma a su proyecto, y hoy, finalmente, ya es una realidad en su disco-libro titulado "TRAZOS".

Es muy hermoso lo que Inés Fonseca nos dice al presentarnos su nuevo disco: «Yo solo he creado un pequeño escalón musical para que el oyente se interese y busque esos otros escalones que le llevarán a descubrir toda una obra y toda una vida. Una a una. Trazo a trazo». Una a una de las obras de 18 poetas que merece la pena descubrir y sentir. (¡Tremendo desbordamiento de generosidad cultural el de Inés!)

Concretamente este es su nuevo y bellísimo "TRAZOS":



Los 18 poemas-canciones recogidas en este disco de Inés Fonseca son los siguientes:
1. Ofrenda (Laura Casielles - Inés Fonseca).
2. El arte de amar (Cristina Peri Rossi - Inés Fonseca)
3. (Mercedes Ridocci - Inés Fonseca).
4. Invierno (Rosario Gorostegui - Inés Fonseca).
5. Ruido (Julia Otxoa - Inés Fonseca).
6. Yo (Clara Janés - Inés Fonseca).
7. Primero el quién (Chantal Maillard - Inés Fonseca).
8. Corre (Menchu Gutiérrez - Inés Fonseca).
9. All Together (Ana María Negrete - Inés Fonseca).
10. Suelta (Maribel Fernández Garrido - Inés Fonseca).
11. Agacharse (Juana Castro - Inés Fonseca).
12. Oficio de vivir (Nori Benegas - Inés Fonseca).
13. No matar (Dori Campos - Inés Fonseca).
14. Ahí están (Almudena Guzmán - Inés Fonseca).
15. Se descalzó el amor (Gloria Ruiz - Inés Fonseca).
16. Oficios (Verónica Aranda - Inés Fonseca).
17. Sazón (María Victoria Atencia - Inés Fonseca).
18. Todo amor es el último (Laura Cancho - Inés Fonseca).

Inés Fonseca, para la realización de este hermoso disco-libro a contado con un gran equipo de músicos y colaboradores: Fernando Serrano Somavilla –piano–; Dani Simons –contrabajo–; Luis Escalada –batería–; Mikel Aceiza –grabación, mezclas y masterizado:–; Pilar Cossío –portada–; Mela –fotos–; y un magínifico texto final, que cierra la obra, escrito por Lourdes Royano.

Decir también que, como en la mayoría de los disco-libros de Inés, el arte plástico inunda sus páginas favoreciendo la globalidad expresiva de la palabra, la música y la pintura. En este caso nos encontramos con ilustraciones creadas por: Pilar Cossío, Gloria Pereda, Meca-María Ramírez, Carmen García Tortosa, Julia Otxoa, Paula Vallar Gárate, Noni Benegas, Ana Melgosa, Gloria Tornes y Ester Izquierdo.

Finalmente, para concluir, no he podido resistir la tentación de recatar algunos de los libro-discos de INÉS FONSECA, ponerlos juntos y hacerles una fotografía. Todos ellos, y alguno que falta en la foto, forman parte insustituible de mi fonoteca personal.


jueves, 5 de enero de 2017

ESTE AÑO SE HABLARÁ MUCHO DE "GLORIA FUERTES" –ES SU CENTENARIO– ¡PERO QUE NO VOLVAMOS A OLVIDARNOS DE ALGO QUE EN ELLA FUE MUY IMPORTANTE!... O SEA, DE SU PACIFISMO RADICAL, Y DE SU ABSOLUTO ANTIBELICISMO INSURRECTO.

Paseo por las calles de Madrid y me llama la atención ver y cruzarme con tanto policía. Es verdad que ante las posibles amenazas terroristas por todo el mundo, la presencia policial es necesaria y hasta es de agradecer. Pero es que tengo un problema personal que viene de antiguo: Odio la guerra, el terrorismo y la violencia; y no me gustan los militares y los policías, sobre todo cuando van armados –para mi las armas no son otra cosa más que un fracaso de la humanidad–.

Pensando en lo que acabo de escribir me ha venido a la memoria lo mucho que ya hoy se está diciendo y escribiendo de la poeta GLORIA FUERTES puesto que este año se celebra el centenario de su nacimiento –yo mismo voy a dedicar más de un programa de radios a Gloria Fuertes cantada–. ¡Me gusta mucho que celebremos la "inmortalidad" de nuestros grandes creadores!, o sea que reivindiquemos "su memoria contra el olvido"; pero considero que en esas celebraciones no debemos olvidarnos o silenciar –consciente o inconscientemente– de lo que fue y es su pensamiento esencial; en el caso de Gloria, por ejemplo, SU PASIÓN POR LA PAZ Y SU RADICAL RECHAZO –YO DIRÍA REPUGNANCIA– HACIA LAS ARMAS, LA GUERRA Y CUALQUIER TIPO DE VIOLENCIA.



Por eso, por su "pacifismo radical y tierno" y por su "antibelicismo igualmente radical, pero insurrecto", hoy precisamente quiero –y siento la necesidad– de recoger y de compartir algunos de sus hermosísimos poemas "POR LA PAZ Y CONTRA LA GUERRA Y LA VIOLENCIA".

Deseo que sea así como me una, y nos unamos desde aquí, al pórtico de este centenario del nacimiento de GLORIA FUERTES a quien, en realidad, no se le valoró en la justa medida durante su vida. Fue algo que no convenía. La sencillez y la autenticidad de sus versos hacía daño. Gloria era demasiado valiente y revolucionaria.

Aquí dejo algunos de sus poemas, ¡sin comentarios!... ¡pa'qué más!... Son elementales reflexiones para leer y pensar en ellas de vez en cuando.

«Como un maletilla, ella.
(Ella es la Paz.) Va destrozada,
mal vestida, delgada,
acerico de balas,
rasguño de metralla.
Iba hecha polvo entre el polvo
de las sucias trincheras,
cojeando
con su melena blanca desplegada
se tiró al ruedo de la guerra,
-la Paz—.
¡Pedía una oportunidad!
Unos hombres con uniforme
la cazaron y a empujones
la esposaron en la barrera.
(Todavía la tienen detenida.)
La Paz, como un maletilla
sólo pedía una oportunidad. »

«Sólo tres letras, tres letras nada más,
sólo tres letras que para siempre aprenderás.
Sólo tres letras para escribir PAZ.
La P, la A y la Z, sólo tres letras.
Sólo tres letras, tres letras nada más,
para cantar PAZ, para hacer PAZ.
La P de pueblo, la A de amar
y la Z de zafiro o de zagal.
De zafiro por un mundo azul,
de zagal por un niño como tú.
No hace falta ser sabio,
ni tener bayonetas,
si tu te aprendes bien,
sólo estas tres letras,
úsalas de mayor y habrá paz en la tierra.»

«Mandato de la Naturaleza,
que la crueldad no siga
destruyendo la belleza». 


«Aunque la pólvora me calle,
aunque la bala me enmudezca,
aunque mi pozo se me seque,
aunque mi amor no me comprenda,
gritaré,
atronaré la tierra con un ¡Viva la Paz!,
desde mi voz ya en el silencio
de mi cuerpo mudo».

«Señores importantes:
La guerra 
es una morbosidad epidémica.
Hay que vacunarse de pacifismo
por... inteligencia».


"Si todos los políticos
se hicieran pacifistas
vendría la paz."
"Que no vuelva a haber otra guerra,
pero si la hubiera,
¡Que todos los soldados
se declaren en huelga".
"La libertad no es tener un buen amo,
sino no tener ninguno."
"Mi partido es la Paz.
Yo soy su líder.
No pido votos,
pìdo botas para los descalzos
-que todavía hay muchos-" 


«Se habla de "Humanizar la guerra".
¿Cómo poder humanizar lo ya inhumano,
o cómo hacer del cáncer un adorno en la piel?».


«Hay que decir lo que hay que decir pronto,
de pronto,
visceral
del tronco;
con las menos palabras posibles
que sean posibles los imposibles.
Hay que hablar poco y decir mucho
hay que hacer mucho
y que nos parezca poco:
Arrancar el gatillo a las armas,
por ejemplo». 


«Gritad, gritad entonces
hasta agrietar las piedras,
hasta parir insomnio para el mundo
culpable.
Hasta que el odioso
se convierta en amable.
Gritad, que con los gritos
se deshagan pistolas y sables.
Gritad, gritad:
–¡Necesitamos vivir en paz!»

«Basta con una mano para matar.
Necesitamos dos para acariciar,
dos para aplaudir,
todas las manos del mundo
para la paz.»

lunes, 2 de enero de 2017

DESDE MI ATALAYA. «MI VIDA ENTRE CANCIONES». EL NUEVO LIBRO ESTÁ EN MARCHA...



Hoy, nada más comenzar el "año nuevo" me apetece compartir lo que será el PRIMER CAPÍTULO del libro de "memorias" que acabo de empezar a escribir desde aquí, desde MI ATALAYA... Por fin me he decidido a iniciarlo... ¡Ya os iré contando!



1. MIS PRIMEROS GENES AMBIENTALES. 
"VOLS VENIR, MACO?".

Nací en Girona el 11 de febrero de 1946 y fui bautizado, siete días después, en la mismísima Catedral de la ciudad; hechos que acontecieron de forma totalmente accidental pero de los que me siento muy orgulloso. 

Me encanta cada vez que releo la octava página del "libro de familia" de mis padres, en la que –con una perfecta caligrafía a tinta y plumilla de la época– queda demostrada mi "nacencia" catalana –según consta en el tomo 89, página 377 del Registro Civil–; o cada vez que contemplo mi "partida de bautismo" firmada por "el infrascrito", Cura coadjutor de la Parroquia de la Catedral del Obispado de Gerona. (En aquel momento esa "e" en el nombre de mi ciudad natal era radicalmente intocable).

Digo que mi nacimiento en Cataluña fue totalmente accidental, porque en aquel momento mi padre, que era Funcionario del Cuerpo de Prisiones, estaba destinado provisionalmente a la cárcel de Girona; pero, al año y medio de que yo viniera al mundo, le trasladaron a Jaén, provincia sureña en la que había nacido no sólo él, sino mi madre, mi hermano mayor y gran parte de mi familia.

De aquel primer año y medio de mi vida en Cataluña no tengo más que un recuerdo visual y auditivo –¡único y sorprendente porque a mi mismo me parece imposible!–. Vivíamos en una casa de pisos de la que solamente tengo la evocación de una ventana que daba a un patio de vecinos; patio del que solamente conservo la imagen, muy borrosa, de otra ventana que estaba enfrente, pero más baja que la nuestra. 

Mi madre, de vez en cuando, me cogía en brazos, se asomaba conmigo a aquella ventana, y, con bastante frecuencia, en la ventana de enfrente aparecía el rostro de una señora de la que físicamente no recuerdo nada– que siempre me decía en catalán: "Vols venir, maco?" ("¿Quieres venir guapo?")… Y nada más; no recuerdo más que aquella borrosa señora asomada a la ventana y aquellas tres palabras… Evocación que siempre ha permanecido presente en mi memoria.

Aquel único recuerdo, desde hace tiempo, lo he relacionado con la seducción que siempre me ha provocado la "nova cançó", hoy por hoy convertida en parte muy importante de mi universo sonoro. He de reconocer que a ella le debo algunos de los rasgos de mi identidad que más estimo. Tanto es así, que he llegado a la clara constatación de que verdaderamente existen los "genes ambientales". En este caso los genes que como aquel "Vols venir, maco?" –tierno, anónimo y siempre recordado– me hacen sentirme vitalmente vinculado al catalán, y, en concreto, a la cançó y a la literatura catalana.

Empecé a sentí por primera vez los latidos más atractivos y sugerentes de la "libertad", y la posibilidad de hacerla mía y poder alcanzarla, el día que, con diecisiete años, descubrí y escuché en Jaén la canción "Al vent" en un single de vinilo publicado por Raimon en 1963 que me regaló un "cura rojo" de vocación tardía.

Llegué al definitivo convencimiento de que "Sueño, luego existo" –título de uno de mis libros escrito en 1996, que precisamente nació y empecé a escribir en Barcelona– porque, desde 1979, llevo incrustadas en mis creencias y en mi sensibilidad la voz, los versos y la fuerza expresiva de Lluís Llach reivindicando su derecho a "soñar"; derecho que comparto apasionadamente.

«Somniem.
Sí inevitablement, el somni d'avui com possibilitat del demà [...]
Per això, que ningú no s'avergonyeixi de dir, 
que ningú no s'avergonyeixi de cridar:
somniem, si, constantment, somniem sense límits en els somnis,
somniem fins l'inimaginable.
Somniem sempre,
i ho esperem tot, hem après l'art d'esperar, aquest art d'esperar
en nits interminables d'impotència; sabem esperar i ho esperem tot, tot…»
("Somniem". Lluís Lach.)

Con frecuencia suelo realimentar mi esperanza –cuando se me debilita– leyendo el poema "El pi de Formentor" de Miquel Costa i Llonera, o escuchando la canción que sobre ese texto ha compuesto e interpreta Maria del Mar Bonet. No sé cuantos cientos de veces la he escuchado.

«Lluitar constant i vèncer, reinar sobre l'altura
i alimentar-se i viure de cel i de llum pura...
oh vida! oh noble sort!
Amunt, ànima forta! Traspassa la boirada
i arrela dins l'altura com l'arbre dels penyals.»
("El pi de Formentor". 
Miquel Costa i Llobera - Maria del Mar Bonet / Lautaro Rosas.)

En fin, podría dar muchos más detalles de lo que me han influido vitalmente mis primeros "genes ambientales"; ya lo iré haciendo; tiempo y páginas me aguardan para seguir rescatándolos.