Páginas vistas en total

jueves, 30 de julio de 2015

"¡SE SUEÑA, SE LUCHA, SE AMA Y SE CANTA, SIN REMEDIO!"... ASI SE PENSABA Y SE SENTÍA YA EN LOS ORÍGENES DE LA "CANCIÓN DE AUTOR".... ¡ESCUCHAR A LA MEMORIA NO ESTARÍA MAL... Y ES IMRESCINDIBLE!

Recordando los contenidos del "impresentable" artículo que publicó "El País" hace unos días sobre la "canción de autor" –artículo que comenté el pasado día 22 en este mismo blog–, voy a dedicar este "cuelgue" a todos los/las periodistas y/o cantautores –o cantautoras– que se empeñan –yo creo que desde la ignorancia– en separar lo de cantarle al amor y lo de reivindicar a través de las canciones los grandes e importantes temas sociales, como puede ser, por ejemplo la "libertad", o la "igualdad", o la "justicia", o sea, la llamada "canción social".

Soy plenamente consciente de que les dedico este "cuelgue" a unas personas que habitualmente no me leen porque me conocen  y no están de acuerdo con mi forma de pensar, ¡no importa!... ¡Va para ellos y para ellas de todas formas!... y de paso me vale a mí, y nos vale a otros, para reafirmarnos en los que creemos.

No me enrollaré. Este "cuegue dedicatoria" se compone de un disco y su portada, y de dos textos escritos y publicados en 1975... ¡A BUEN ENTENDEDOR CON POCAS PALABRAS BASTA!

EL DISCO Y SU CUBIERTA:


PRIMER TEXTO:
CARLOS CASTILLA DEL PINO 
–neurólogo, psiquiatra, escritor y académico de la lengua, 
fallecido en 2009– escribe el siguiente texto 
que aparece e la carpeta del LP "BRASA VIVA":

«Nada hay de incongruente en el hecho de que Elisa Serna nos hable esta vez del amor. Ella sabe muy bien que el tiempo para el amor sólo será posible cuando este tiempo acabe. Y "este tiempo ha de acabar". Se sueña de muchas maneras. En sentido estricto, sólo cuando se duerme. Despierto, se sueña con la fantasía, con la poesía, con la canción. Todo esto representan las varias formas que tenemos para escapar por momentos, de este tiempo, de esta realidad que para nada nos gratifica, que frustra hasta lo planos más íntimos de nuestra existencia; y hasta esa realidad, que uno cree absolutamente privada, que es el amor de un hombre y una mujer. El tiempo para el amor ha de llegar cuando este tiempo acabe, porque el amor requiere algo que ha de ser anunciado con una palabra demasiado usada –demasiado mal usada–: Libertad. Sólo en la libertar puede llegar a saberse que cosa es el amor. Por eso, quien ama el amor ama la libertad. Y se grita o se canta, por uno y por otra, en congluente alternativa.

Cuando la libertad no se posee, se sueña que se posee, esto es precisamente lo que hace aquí Elisa Serna: cantar, soñar la libertad, entre otras cosas para el amor. Alguna vez lo hace "queriendo ser niña de nuevo"; otras, "viviéndose pez". Cuando el despertar le devuelve a este tiempo aún no acabado, "cuando sonaron las siete / funcionaria era el helecho / y las conchas una estrella". Uno puede preguntarse sobre si vale la pena soñar, toda vez que se ha de despertar de nuevo. Pero probablemente, esta pregunta es superflua. Se sueña, se canta sin remedio. Elisa Serna nos enseña a soñar y nos entrega sus sueños. Ambas cosas son, me parece importante».

SEGUNDO TEXTO:
ELISA SERNA refiriéndose a su disco 
"BRASA VIVA" escribe:

«Cuando nosotros pedimos que se descorran los cerrojos de las celdas, pedimos que se descorran también las del alma. Cuando nosotros gritamos libertad, no solo estamos exigiendo la restitución formal de las libertades políticas, reclamamos también la libertad que nos ha sido escamoteada como seres humanos en todas nuestras dimensiones. Sentimos como el miedo, la fuerza contenida, el amor bombardeado de falsa moral y tabúes, la rabia, la soledad, la inseguridad, el odio o la incomunicación han estado presentes en nosotros con demasiada frecuencia. Por eso, porque tenemos que dar respuesta a toda esa problemática en el cambio, porque nuestra lucha va más allá de las reivindicaciones salariales, porque llevamos fuerza y amor, pero también miedo en las tripas, porque en definitiva somos capaces de movilizarnos por defender la ternura, por eso presento ahora estas canciones intimistas, de convivencia, de amor».

¡Y ya está!... 
EL QUE QUIERA ENTENDER –O TENGA CAPACIDAD PARA ENTENDER– 
¡QUE ENTIENDA!... 
Y EL QUE NO, PUES SENCILLAMENTE... ¡QUE SIGA EN SU IGNORANCIA!
... HAY ALGUNOS A LOS QUE SU IGNORANCIA
–SEGÚN CUENTAN– LES ESTÁ DANDO MUCHA FAMA...
¡A MI SENCILLAMENTE NO ME INTERESAN.