Páginas vistas en total

domingo, 12 de julio de 2015

JAVIER KRAHE. Del desmelenamiento de la ternura

Como  crónica y homenaje de urgencia
al gran cantautor y amigo que hoy hemos perdido 
he rescatado este "cuelgue" que publiqué en el blog 
en 2011. ¡JAVIER FUISTE, ERES Y SIEMPRE SERÁS 
UN SER HUMANO SENCILLAMENTE EXTRAORDINARIO!

Javier Krahe lleva unos años en que se ha propuesto conseguir tres objetivos: hacernos leer, que le escuchemos cantar y, sobre todo –como siempre– sorprendernos; y la verdad es que lo va consiguiendo...; últimamente lo hace con la "contundencia" de unos "libro/musicales" que son auténticas y exóticas joyas para quienes nos enganchamos hace ya tiempo a sus cábalas, querencias, toses, dolores de garganta, extravíos, cicatrices, canciones y versos de tornillo. 

En 2007 fue su "libro/música" "Querencias y estravíos" con once nuevas canciones grabadas en directo, y con el complemento de una extensa entrevista realizada por Paloma Leyra a la que decidieron darle el título de "Charlas con un vago burlón". (¡Magnífico y sorprendente trabajo editado por la compañía discográfica "18 Chulos Recors").

Pues bien, ahora, tres años después, es decir, en el 2010, Krahe vuelve a la carga con otro libro/música –editado igualmente por "18 Chulos Recors"–  tan magnífico y sorprendente, o más, que el anterior. En este caso es una entrega que tiene dos caras: 

"La cara de leer" que se titula "De mil amores. Reflexiones sobre las canciones de Javier Krahe", escrito por Miguel Tomás-Valiente, e ilustrado por Octavio Colis con su acostubrada y hermosa inspiración y genialidad.


"La cara de escuchar" –a la que se accede dándole la vuelta al disco y girándolo a la derecha– se llama "Toser y cantar" y se compone de once canciones que, como después comentaré, han conseguido emocionarme porque Javier, en esta ocasión, entre bromas y veras –no sé si él es consciente de ello– ha desmelenado su inmensa ternura en algunas de sus canciones; aquella misma ternura que siendo más joven fue capaz de desplegar, por ejemplo, en su canción "Nos ocupamos del mar"; canción que en aquellos tiempos raros, de finales de los setenta, se convirtió para muchos –aunque él no lo crea– en una hermosa lección particular sobre el valor de la "igualdad", y sobre el nada fácil arte de compartir el amor y la vida con la persona a la que se quiere.




Respecto a "la cara de leer", titulada "De mil amores", he de decir que Miguel Tomás-Valiente nos ha hecho una gran faena a los que, de vez en cuando, escribimos algo sobre las canciones de Krahe; después de leerle, casi de una sentada, al eco de las canciones que va desgranando, ¿quién se atreve a escribir nada más sobre las canciones de Javier?... En serio, Miguel ha hecho un trabajo extraordinario y minucioso que resulta  imposible de realizar si no es, –como se nota que ha sido– desde la pasión y la admiración hacia el poeta cantor del que estamos hablando.

Muy acertada la clasificación que Miguel realiza de las canciones de Krahe:
– Canciones críticas.
– Canciones de amor desdichado.
– Canciones aventureras.
– Canciones sobre el paso del tiempo, la vejez y la muerte.
– Las canciones y la religión.
– Metacanciones.
– Y canciones que van más allá.

Respecto a "la cara de ver", que está dentro de la "cara de leer", es decir, respecto a las ilustraciones de Octavio Colis pues ¡que se puede decir!... ¡sencillamente geniales!... Es admirable como Octavio sabe extraer de la simplicidad de sus dibujos la complejidad de la realidad, la vida cotidiana y el apasionamiento, o sea, la pasión... Valga como muestra este paso de vals tierno y apasionado que figura seguidamente. 


Y ahora vamos a comentar "la cara de escuchar", titulada "Toser y cantar". Como siempre –y de entrada– es un placer  disfrutar del dominio que Krahe tiene del lenguaje;  borda y ensambla las palabras en el pentagrama de sus poemas como si fueran notas musicales a las que la música no tiene mas que seguir y acariciar. No se puede describir mejor –y es sólo un ejemplo– el alma, la realidad y los sentimiento de Eva, protagonista de una de sus canciones: «Con risas y  brisas / de verde frescor / resulta que oculta / un negro dolor, / descarga su amarga / ración de pasado: / un huerto desierto / que estuvo habitado".

Por otra parte, en este nuevo disco –y quizá sea tan sólo una apreciación personal– Javier desnuda más que nunca su "ternura"... Detrás, o en el subconsciente, de la ironía –que no es tan subconsciente– en Krahe habita una humanidad de extremada ternura y sensibilidad que, cuando menos se espera, le sale sutilmente a borbotones... Sigamos con Eva: «Cuando Eva me lleva / a su habitación / el rojo despojo / de su corazón / lo enlazo, lo abrazo, / lo pongo contento, / lo mismo su abismo / se borra un momento».

En "Toser y cantar" no falta tampoco esa cualidad que tiene Javier para poner el dedo en la llaga sobre las realidades sociales y políticas que le parecen injustas e incoherentes. En su día fue "Cuervo ingenuo" –desenmascarando a Felipe González y contra la OTAN–, ahora es "¡Ay, democracia", inspirándose en Neruda: «Democracia que estás como ausente / [...] Me gustas, ya te digo, pero a veces querría / tenerte algo más presente / y tocarte, palparte y echarte fantasía». ¡Ahí queda eso!... ¡Efectivamente, si algo les falta a nuestros políticos –e incluso a nosotros mismos– es enriquecer y embellecer la democracia con mucha más fantasía!... A Javier nunca le importó ser políticamente incorrecto... y al que no le guste, pues que se aguante.

De muy buena gana seguiría hablando del nuevo disco de Krahe, de sus guiños a Cohen y al "pequeño vals vienes", de sus alusiones a Pedro Duque, de su patriotismo en un "2 de Mayo" –que dura muy poco– o de su «Cántaro yo si tú la fuente»... pero no puedo, este "cuelgue" se está alargando demasiado.

Lo que no quiero dejar de resaltar es la importante contribución que aportan a este disco los músicos que acompañan a Javier... ¡que gusto escucharles!... ¡es un auténtico placer!... ¡que bien saben mimar y acariciar las palabras del Krahe!... Son Javier López de Guereña, Fernando Anguita, Andreas Prittwitz, José Miguel Sánchez, Cuco Pérez, Esteban Algora, Wally Fraza, Federico Lechner, Toni Saigi Chupi, David Soler, Antonio Calero y el cuarteto Diapente.