Páginas vistas en total

sábado, 28 de marzo de 2015

Y AHORA OTRO GRAN REGALO ¡MUY ESPECIAL! ¡MUY HERMOSO!... ¡GRACIAS "ALBERTO SAURA"!

Alberto Saura. Fotografía de Inés Poveda.

ALBERTO SAURA, además de un "gran cantautor", es un amigo entrañable. Yo tenía alguna idea de que había compuesto un canción que hacía referencia a este blog: CANTEMOS COMO QUIEN RESPIRA; pero no se la había escuchado cantar.

Hoy Alberto, celebrando conmigo las 1.100.000 visitas que lleva recibidas este blog desde su nacimiento, me ha regalado esa canción: "COMO QUIEN RESPIRA"... ¡No sabe bien Alberto lo que me emociona, y la energía que me "inyecta en vena" su regalo!... 

No tengo la menor duda, este seré el himno del blog y –a la vez– el testimonio cantado y vivo de una linda amistad. ¡VAMOS A ESCUCHARLO Y A DISFRUTARLO!


«Camino de vuelta a casa, 
me he 'liao' la manta a la cabeza 
y hago la maleta llena de cantos rodados, 
elegí tirar los dados y fabricarme un carnaval 
y eso fue así casi de principio a fin, 
se manifiesta la soledad, 
cantemos como quien respira 
y luego, luego te vas, 
como un mecanismo que hace de la poesía, 
un breve latido, que da vuelo a las palabras, 
un derecho humano para soltarse las riendas 
y sentirte libre como en la naturaleza de escribir, 
sin saber a veces, que decir...

Cantemos como quien respira, 
como aquel que hizo de su vida un argumento, 
¡echad canciones a volar! 
que ahora ya encaja, 
pues cada pieza del engranaje...

Desde otro punto de vista, 
me adentré en la madrugada 
y ahora ya se fue lo que escribí, 
quise ser malabarista, 
así que solté las cuerdas 
y ando dando volteretas 
y eso fue así casi de principio a fin, 
se manifiesta la soledad, 
cantemos como quien respira 
y luego, luego te vas, 
como el desatino de tomarte la revancha, 
sólo és el capricho de andar a tus anchas, 
un suspiro a los cuatro vientos 
para desnudar el ama, un canto a la vida 
y después vuelves a casa...

Cantemos como quien respira, 
como aquel que hizo de su vida un argumento, 
¡echad canciones a volar! 
que ahora ya encaja, 
pues, cada pieza del engranaje...

¡¡¡ALBERO SAURA!!!!
¡¡¡GRACIAS!!!

Y YA SABES: 
¡CANTAMOS Y NOS QUEREMOS COMO QUIEN RESPIRA!

¡GRACIAS POR ESTAS 1.100.000 VISITAS!... ¡GRACIAS POR LO MUCHO QUE ME REGALAIS CON CON CADA UNA DE ELLAS!... POR EJEMPLO: UNAS GANAS LOCAS DE VIVIR.

¡No!, no quiero renunciar a daros las gracias, con toda mi alma, cada vez que el marcador del blog redondea un número determinado de visitas.

Hoy 1.100.000... ¡Increíble!... De ningún modo pude imaginármelo el día que puse en marcha este rinconcillo en el que CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA.

Daros las gracias porque esas visitas son como 1.100.000 regalos, aparentemente pequeños, pero que en su conjunto son grandes, ¡MUY GRANDES!...; por ejemplo, el gran regalo que supone para mi poder sentir cada día que pasa que tengo más ganas de vivir para que podamos seguir encontrándonos felizmente en la palabra y en la música

Hoy también, gracias muy especiales, a EL TIO ANTOÑO –amigo, cantautor y cómplice– que me ha mandado este genial regalo: jardín rebosante de genialidad en el que la música vuela, nos seduce y nos atrapa... ¡Gracias TIO ANTOÑO!


En este momento –emocionado y profundamente agradecido– contemplando el dibujo de EL TÍO ANTONIO me vienen a la memoria aquellas palabras de Serrat:

¡MÚSICA! ¡BENDITA MÚSICA!