Páginas vistas en total

domingo, 30 de agosto de 2015

EL REGRESO DE "SAMUEL LEVI Y LOS NIÑOS PERDIDOS" CON SU AMIGO WILLY FOG.

SAMUEL LEVIS.

Escuché por primera vez a Samuel Levis en su canción "Contra la guerra" incorporada a su primer disco "Turno de noche" (2004); fue cuando inicié, hace años, una campaña –en la que me mantengo– contra la guerra y contra las armas –¡MALDITAS GUERRAS!–. Recuerdo que aquella canción protagonizó el "cuelgue" «¡MALDITAS GUERRAS 100 + 100 + 46!» en abril de 2012.


SAMUEL LEVI. "Turno de noche" (2004).

En aquel momento, el cantautor gallego se había trasladado a Argentina para completar sus estudios musicales. Nos cruzamos algunos correos, e iniciamos una buena amistad fundamentada sobre todo en su pasión por la canción de autor –fácilmente conectable con la mía–. Me gustó mucho su segundo disco, ya con "Los Niños Perdidos""Y tú más!" (2010)...; creo que nunca olvidaré dos versos de una de sus canciones: «Todos somos mortales hasta el primer beso. / Tengo haciendo cola algunos de mis sueños.»; o aquello de "abre tus ojos azules que quiero ver el mar".

SAMUEL LEVI y Los Niños Perdido. "Y tú más" (2010)

Han ido pasando los años. Hemos seguido estando en contacto: Samuel ha cantado en Argentina con algún que otro amigo entrañable como Alejandro Ferré –de Mar de Plata–. Y hace unos meses me anunció que estaba grabado un nuevo disco y que iba a realizar una gira para presentarlo –gran oportunidad para conocernos personalmente–.  Finalizado el disco –titulado "Filias y Fobias"– me mandó una copia, la escuché y me encantó.


1 - Antes de dormir.
2 -  Mi amigo Willy Fog.
3 - La cabeceadora de ombligos. (Con Rubén Gaitán "Ratones Paranoicos).
4 - La última de Bertolucci.
5 - El test de Rorschach. (Con Luis Eduardo Aute).
6 - Las chicas del amor de Dios.
7 - Il mio amico Willy Fog.
(Versión italiana con Erika Savastani "Desserto Rosso").
8 - O meu amigo Willy Fog. 

Tras la escucha de este nuevo disco –tanto tiempo esperado– y como un gesto evidente del reconocimiento de la calidad de su trabajo, y, por supuesto, de la amistad que nos une, escribí este breve texto procurando verbalizar la primeras emociones que me produjo "Filias y Fobias"

«¡Ganas tenía yo de escuchar las nuevas canciones de Samuel Levi!…; y ahora que he podido disfrutarlas con calma pienso que ha merecido la pena la espera. Me he reencontrado con un Samuel maduro y  brillante tanto en sus composiciones musicales, como poéticas; un gran cantautor que ha sido capaz de crear –o de crearse– un entramado de palabras, melodías, instrumentaciones y cantares muy coherente, hermoso y tremendamente sugerente.

La trama argumental de las nuevas canciones de Samuel Levi es la vida cotidiana regida –como suele y debe ser– por los latidos sensitivos que suscita y deja el amor: el amor vivido, el buscado y el ausente; el deseado, el que un día se alejó, y aquel al que por nada del mundo estaríamos dispuestos a renunciar. Latidos de amor entretejidos en caricias, rupturas, esperas, sueños e insomnios; noches que duran días enteros, y tardes inolvidables y apasionadas en las que nos tiembla el pulso y asaltamos desnudos la nevera después de quemarnos y "antes de dormir".

Una trama argumental que Samuel teje con referencias elocuentes y simbólicas como el mundo mágico de Bertolucci, el test de Rorschach –que da título a una muy bella canción interpretada con Luis Eduardo Aute–, o el amigo Willy Fog para quien "las fronteras –canta Levi– son solo una forma egoísta de repartirse el pastel"; viajero incansable que solo saca billetes de ida porque es imprevisible cuando va a volver; que se deja guiar por las estrellas; y que cree, de forma irrenunciable en que "mañana saldrá el sol otra vez"… 

¡Felicidades a Samuel Levi! Comparto plenamente contigo –entre otros muchos– dos versos de tu canción "Mi amigo Wylly Fog": "lo que importa es lo que hay dentro de las personas y lo que juntos podemos hacer"… En eso estamos. En ese sentido, tus nuevas canciones son importantes y juntos –con tus canciones– vamos a seguir haciendo posible que se siga cantando, y cantando bien, ¡como quien respira!»

Ahora, ya con el disco físicamente en mis manos lo tengo claro: los días 18, 19 o 20 del inmediato septiembre nos vemos en Madrid –Samuel cantará en Forum FNAR Parquesur, en El Búho Real y en el Teatro El Humbral de Primavera, en Lavapiés–. Antes Samuel presentará su nuevo disco en Zamora, Sevilla y Badajoz, y, después de Madrid, en Vigo –¡por supuesto!–, Barcelona, Gerona, Reus (Tarragona), Abacete, Valencia y.... ¡vaya usted a saber!

Concluyo este cuelgue con algunos de los versos de su canción "Mi amigo Willy Fog", un Samuel Levi en estado puro:


«Quemó todas sus tarjetas,
le dio a un amigo su reloj,
cogió un día la puerta,
"que te vaya bonito" y se largó.
Sólo sacó billete de ida
nunca sabes cuando va a volver
las estrellas son las que le guían
ha decidido no perderse ningún tren. [...]
Las fronteras son solo una forma
egoista de repartirse el pastel
lo que importa es lo que hay dentro de cada persona,
lo que importa es lo que juntos podamos hacer.»

jueves, 27 de agosto de 2015

JESÚS MUNÁRRIZ Y SUS CANCIONES: VERSIONES GRABADAS POR OTROS/OTRAS Y CANTADAS POR ÉL MISMO EN DIRECTO (COLEGIO MAYOR SAN JUAN EVANGELISTA, DE MADRID, 1972).

JESÚS MUNÁRRIZ.

El martes pasado, pensando en un texto del poeta Luis García Montero, que me apetecía compartir en mi muro de facebook, recordé que lo había leído por primera vez en el prólogo que Luis escribió –en 2002– para el  libro "VIVA VOZ (CANCIONES)", obra de otro gran poeta –y buen amigo– muy relacionado con el nacimiento de nuestra "canción de autor" en la década del 70, me refiero a JESÚS MUNÁRRIZ.

Concretamente el párrafo de aquel prólogo que contenía el texto que recordaba, y que deseaba compartir, es el siguiente:

«Las canciones de Jesús Munárriz –escribe Luis García Monteroevocan un tiempo personal muy reconocible de la historia de España. Crónica sentimental de lo privado y de lo público, las letras de la canción salen de los labios, se extienden por las salas de conciertos, por las alas inmensas de las grabaciones, por la cultura y las inquietudes de un país, y luego se quedan flotando en la memoria, hasta que vuelven a unos oídos o unos ojos, convertidas en asunto personal, en viva voz callada del recuerdo. La memoria vive en las huellas que deja el tiempo sobre la arena o en los estribillos que dejan las canciones sobre la historia.»

Realizada esta evocación, busqué el libro de Munárriz en mi biblioteca y pasé un buen rato releyéndolo. 



Inmerso en la relectura, me acordé de que guardo en mi archivo sonoro algunas grabaciones inéditas de canciones de Jesús Munárriz, interpretadas por él mismo y grabadas en el mítico Colegio San Juan Evangelista, de Madrid, en febrero de 1972. Las busqué, y mientras las escuchaba me surgió la idea de escribir y compartir este "cuelgue" de hoy.

Jesús Munárriz nació en San Sebastián, en 1940,, y residió en Pamplona hasta 1957, año en el que desplazó a Madrid para estudiar Filología Germánica en la Universidad Complutense.

Fue allí, en la universidad donde conoció a Chicho Sánchez Ferlosio y donde, gracias a él, se inició en el mundo de la canción, experiencia que él mismo nos cuenta:

«Escribí mi primer poema a los catorce años, a sugerencia del profesor de literatura. Sólo tenía de bueno que era el primero, pero a mis condiscípulos les gustó y me sacaron a hombros de la clase [...].

Aquel lejano triunfo tenía un truco, porque el poema celebraba al Osasuna y el colegio estaba en Pamplona, con lo que el éxito podía darse seguro de antemano. Pero no seguí por aquel camino. Seguí escribiendo, sí, pero de amores y otros asuntos propios de la edad.  Creo que nada queda de ellos.

En mi primer curso de facultad, ya en Madrid, me hice amigo de Chicho Sánchez Ferlosio. Coincidí con él entre otras muchas cosas, en el arte de la canción (siempre había sido yo cantarín), y él me enseñó a acompañarme con la guitarra [...] Juntos compusimos, cantamos, molestamos a quienes había que molestar, divertimos y nos divertimos. La canción fue ocupando en mí el lugar de la poesía.»

A partir de aquel encuentro con Chicho y de su convivencia con él, Munárriz descubrió un montón de motivos para cantar y compuso numerosas canciones que interpretaba él mismo y que grabaron diversos "cantautores" como Rosa León, Massiel, Ana María Drack, Marisol, Ana Belén, Moncho Alpuente, Dina Rot, e incluso el mismísimo Carlos Puebla


Concretamente pueden  destacarse las siguientes grabaciones:

MASSIEL en el disco “Alienación” (1977) grabó los poemas de Jesús “Mi voz limita al norte” musicalizado por Maryni Callejo; y "Una mujer está naciendo" –con música de Aute–. A su vez, en ese mismo disco, incorporó dos canciones traducidas y adaptadas por él: “Señora” ("Madame") de Barbara, y “Tú me preguntas si soy feliz” (“Je suis heureuse”) de Philipps Labro / Hubert Ballay

ROSA LEÓN en el disco "Al alba" (1975) musicalizó y cantó los poemas de Munárriz "Qué va a quedar de estos días" y "Hemos viajado juntos". Al año siguiente, en 1976 –en el disco "Oído por ahí"– interpretó otros tres poemas: “Porque no estamos conformes” y “Los Clandestinos”, musicalizados por Rosa, y “Ay Carmela", con música de Aute –canción que también interpretó DINA ROT en 1985–. Años más tarde, en el disco "Cuenta conmigo" (1984) Rosa incorporó la canción de Munárriz titulada "Para ti".

ANA MARÍA DRACK  interpretó y grabó en su disco “Enhorabuna” (1976) uno de los poema-canción más populares de Jesús Munárriz, el titulado  “Los cuernos” o "La cornamenta".

PEPA FLORES en el disco “Marisol” (1978) cantó “Las luces del amanecer” y “Cada cuerpo pide sus caricias” con música de Luis Eduardo Aute.

ANA BELÉN, con música de Víctor Manuel San José grabó, en el LP "De paso" (1977), los poemas de Munárriz titulados “Yo nací en el cuarenta”, “En el 49”, “Y en todos los caminos”.

MONCHO ALPUENTE Y LAS MADRES DEL CORDERO interpretaron la canción “Todo se compra, todo se vende” en el espectáculo "Castañuela 70".

CARLOS PUEBLA, en 1968, conoció y escuchó cantar a Jesús Munárriz en La Habana y grabó dos de sus temas: “Vamos a decir que no” y “Como el Che”.

• Y ¡como no! recordar el disco FORGESOUND (1976) creado junto  con Luis Eduardo Aute, en el que Jesús interpreta dos temas: “Sillón de mis entretelas”  y “La ventanilla”.

Jesús Munárriz y Teddy Bautista durante
ls grabacoón del disco "Forgesound" (1976).

Seguidamente os propongo escuchar algunas de las canciones anteriores. En primer lugar, la canción "Los cuernos" o "La cornamenta" interpretada por ANA MARÍA DRACK en su disco "Enhorabuena" grabado en 1976:


«Cuando se menta la cornamenta / hay quien se echa a temblar. / Es tema ingrato del que el recato / siempre ha de protestar, / pero yo pienso que el campo inmenso / de la cornupetez ha de estudiarse / y clasificarse con toda sensatez.

Enumeraciones, / clasificaciones / y otros instrumentos lógicos / podrán ayudarnos / para situarnos / en un mundo tan mitológico. / Pues enumeremos / y clasifiquemos / de manera coherente / las fundamentales / armas capitales / que ostentan los semovientes.

Hay cuernos derechos / otros muy mal hechos, / con mil ramificaciones, / hay cuernos curvados, / cuernos afeitados / que dan a ganar millones. / Cuernos de bisonte, / de rinoceronte, / de burócrata honorífico, / cuernos agresivos, / cuernos comedidos, / de carácter metafísico.

Hay cuentos discretos / que ocultan secretos / de alcobas muy principales / y cuernos vistosos / de muchos famosos / por sus funciones sociales. / Aun sin matrimonio, / el mismo demonio / ostenta buenas defensas, / y hasta la gacela, / que es hembra, recela / si en sus cuernos habrá ofensa.

Los cuernos del buey / son de buena ley, / se los tiene merecidos; / los del arribista / son de doble arista: / los da por bien conseguidos. / Los cuernos de cabra, / "natura" los labra, / su inocencia es evidente; / los de su marido, / de nombre sabido, / son de uso muy frecuente.

Los cuernos del viejo / que es puro pellejo / y, más que marido, es amo, / son tan naturales, / tan fundamentales / como los que ostenta en gamo. / La jirafa oculta / sus cuernos, resulta / animal de gran prudencia; / en cambio al banquero / que, pese al dinero, / los lleva con insolencia.

Los cuernos de ciervo / son todo un acervo / de sabias subdivisiones, / pero entre nosotros / se sabe de otros / de tamañas proporciones. / Los de corzo son / cuernos sin razón / moral que los fundamente; / en esto es igual / al pobre animal / todo cornudo inocente.

Los cuernos de toro / son como un tesoro / para los profesionales; / aun sin mala saña / diré que en España / son los cuernos nacionales. / El rico cornudo / opina a menudo / que cuernos con pan son menos; / para el pobre son / como el colofón / de sus males sempiternos.

Dijo Salomón / que ante el corazón / las razones poco cuentan / esto explica que / entre hombres de fe / abunden las cornamentas. 

Si hay quien opina / que es poco fina / mi forma de cantar / o que no es tema / para un poema / asunto tan procaz, / yo le aconsejo / que en el espejo / se mire con cuidado; / lo digo en serio, / pues su criterio / huele a cuerno quemado». ("Los cuernos". Jesús Munárriz).

En segundo lugar hoy quiero compartir algo verdaderamente entrañable e inédito, son dos canciones interpretadas en directo por JESÚS MUNÁRRIZ hace más de cuarenta y tres años; se trata –como antes decía– de dos grabaciones "caseras", que guardo en mi archivo sonoro, tomadas en el mítico Colegio Mayor San Juan Evangelista en Febrero de 1972.

Para concluir, antes de escuchar estas dos grabaciones, hay que decir que las canciones de Munárriz –creador y director actualmente de la Edtorial Hiperión– tenían tal fuerza y tal capacidad comunicativa, que cuando actuaba en un recital conseguía que la audiencia estallara en un entusiasmo absolutamente desbordante... Aquí vais a poder comprobarlo:

Pulsar y escuchar:
Pulsar y escuchar:
Canción: "TODO SE COMPRA, TODO SU VENDE
Canta: 

«La sinecura, la escultura, / la tortura, la pintura, / la impostura de la herosura, / la escritura, la dulzura, / la hartura, la dictadura, / la basura, la frescura, / la futura vividura, / la locura, la cultura, / todo se copra, todo se vende, / todo se vende, todo se compra, / todo pasa la factura.

La jerarquía, la teoría, / la trapería, la soltería, / la pía arpía, la carestía, / la rebeldía, la amnistía, / la satrapía de la hidalguía, / la sedomía, la monarquía, / la minoría, la mayoría, / la epifanía, la poesía, / todo se copra, todo se vende, / todo se vende, todo se compra, / todo es pura mercancía.

La excitación, la devoción, / la confusión, la alienación, / la integración en la emoción / y en la insubordinación, la opción a la información, / la pervesión de la inflaccón, / la erudición, la inquisición, / la unión, la acción, la razón, /  todo se copra, todo se vende, / todo se vende, todo se compra, / todo es pura transación.

La autoridad, la necesidad, / la edad, la nacionalidad, / la obesidad, la caridad, / la oblicuidad de la verdad, / la potestad, la santidad, / la bondad, la virginidad, / la libertad de la entidad, / la amistad, la realidad. /  todo se copra, todo se vende, / todo se vende, todo se compra, / todo es contabilidad.

El sermoneo, el cosquilleo, / el veraneo, e bombardeo, / el trogeo del gineceo. / el cotorreo, el ajetreo, / el choteo del bloqueo. / el aporreo, el manoseo, / el jadeo del himeneo, /  todo se copra, todo se vende, / todo se vende, todo se compra, / todo es puro trapicheo.

La infancia, la adolescencia, / la elegancia, la decencia, / la importancia, la competencia, / la constancia, la paciencia, / la Francia de la resistencia, la jactancia de la inscconsciencia, / la tolerancia de la impotencia, / la concordancia de la ciencia, /  todo se copra, todo se vende, / todo se vende, todo se compra, / todo es pura transferencia.» (JESÚS MUNÁRRIZ. “Todo se compra, todo se vende”).