Páginas vistas en total

domingo, 23 de marzo de 2014

ALEJANDRO MARTÍNEZ, EL «ORGULLO» Y SUS CLAVES: TRANSFORMAR LA DEPRESIÓN EN RISA Y EL PESIMISMO EN ESPERANZA... ¿COMEDIA O REALIDAD?

"

El próximo día 25, o sea, pasado mañana martes, se presenta y estrena en Madrid un "espectáculo" singular y muy hermoso que me encanta poder difundir y recomendar desde este "rinconcillo" en el que CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA. Será en el Teatro Alfil a las 20:00 horas y volverá a ponerse en escena los días 1, 8 y 15 de abril.

Esas son las coodenadas que nos pueden conducir –de momento a las personas que vivimos en Madrid– al disfrute de la comedia musical titulada "ORGULLO" basada en las canciones que integran el último disco que ha publicado –con ese mismo nombre– el cantautor ALEJANDRO MARTÍNEZ. Disco del que, si os interesa, podéis tener una mayor información en el "cuelgue" que le dediqué en este mismo blog el pasado 1 de octubre de 2012:


Previamente a la presentación del espectáculo, voy a realizar dos breves introducciones. La primera dedicada a ALEJANDRO MARTÍNEZ, joven autor e intérprete hacia el que siento una gran admiración.

Alejandro Martínez.

Alejandro, nacido en Barcelona, es compositor, poeta, "cantor de oficio", pianista y profesor de música. Todo un abanico de identidades, creaciones y proyecciones artísticas que giran y se engloban en su personalidad en torno a un común denominador: su tremenda y desbordante SENSIBILIDAD.

Alejandro, desde esa perspectiva es un creador capaz de llevar a la canción, por una parte, su propia realidad más personal –sus propios latidos–, y, por otra y al unísono, la realidad en la que vive y de la que se nutre: nutrientes de vida cotidiana y de universos poéticos fascinantes como el de Jaime Gil de Biedma, por poner un ejemplo.

Como resultado de todo ese "engranaje alejandrino", el cantautor catalán –residente en Madrid– ha publicado cuatro discos: "Volviendo a casa" (2006), "Orgasmos modernos" (2008), "Que te voy a enseñar un corazón infiel. Canta a Jaime Gil de Biedma" (2011) y "Orgullo" (2013), obra, esta última, en la que se basa e inspira la comedia musical que se presenta el próximo día 25 en el teatro Alfil, de Madrid.

CD: "Orgullo" de Alejandro Martínez. (Diseño: Martín Acosta).

La segunda introducción que me gustaría formular tiene una relación inmediata con el título de la comedia musical y del disco sobre el que vengo hablando: la palabra ORGULLO.

A veces, en el ámbito de la "educación sentimental con tintes seudomoralistas", a la palabra "orgullo" se le aplican connotaciones negativas. Recordemos, por ejemplo, expresiones tan familiares como aquella de «no seas tan orgulloso»; expresión en la que, evidentemente, a la palabra "orgullo" se le atribuyen  significados negativos como pueden ser la "soberbia" o la "arrogancia".

Contrariamente a esa visión negativista –y en el fondo represiva– hay que decir, con la máxima claridad posible, que el ORGULLO es una palabra, un sentimiento, y una experiencia  imprescindibles para el desarrollo humano en libertad y para la felicidad personal. Sentirse "orgulloso de si mismo" –que equivale a amarse a si mismo como uno libremente quiere ser y lo ha elegido– es, sin duda, el fundamento y la base de una "autoestima" sin la que la vida y el vivir pierden todo su sentido.

Formulo esta breve reflexión para afirmar que el disco de Alejandro Martínez y la comedia musical "ORGULLO", rompen radicalmente con los planteamientos sedudomoralistas y negativos a los que antes hacía referencia, para reivindicar y cantar con alegría –y con apasionadamente– la necesidad de la autoestima, del amor a si mismo –a la propia identidad–, y de la confianza esperanzadora en valores tan esenciales para la vida como la liberdad, el respeto y la diversidad.

Pues bien esas dos realidades claves: ALEJANDRO MARTINEZ + "OGULLO", las ha tomado el director y dramaturgo PEDRO MARTÍN y con ellas ha creado una comedia musical optimista y esperanzada en la que participan, además de Alejandro con sus canciones, SERGIO POZO, JAVIER SÁEZ y CARMEN IBEAS.

En síntesis, un nuevo reto en el siempre arriesgado itinerario artístico de Alejandro Martínez que aplaudo desde aquí, y que, por supuesto, disfrutaré el próximo martes en el teatro Alfil, de Madrid.

Y para concluir os dejo con algunas imágenes anticipadoras de lo que podríamos llamar la "versión teatral del orgullo de ALEJANDRO MARTÍNEZ".