Páginas vistas en total

sábado, 4 de enero de 2014

ENRIQUE AMIGÓ, «ESFUMATO» Y... ¡UN CONCIERTAZO Y UN RESPIRO!

Ayer, tengo que reconocerlo, fue un día duro para mí como consecuencia de la definitiva negación del apoyo que habíamos solicitado a la Junta de Andalucía para la deseada puesta en marcha del Centro de Documentación y Desarrollo de la Canción de Autor y, en particular, para la conclusión del "Catálogo de Cantatutores y Cantautoras" que estoy construyendo. y de la creación, a partir de él, de una web –que sea realmente de referencia– a la que queremos llamar "Canción con Todos".

Aunque intenté disimularlo, me sentí triste, bastante desesperanzado, y con la tentación –que siempre me ronda y siempre procuro superar– de rendirme y "tocar en retirada". 

Por la noche había planificado asistir al concierto que iba a ofrecernos el grupo ESFUMATO, en la Sala Libertad 8, de Madrid, y, sin dudarlo, así lo hice, con el total convencimiento de que Enrique Amigó, Julio Gonzalo, Clara González y Carlos Manzanares, con su música y sus canciones, iban a conseguir entusiasmarme y realimentar mi esperanza y mis sueños.

Convencimiento que se confirmó. Salí del concierto como nuevo. Consiguieron darme el "empujoncito destraumatizador" que estaba necesitando. Motivo por el que hoy quiero darles las gracias, y hacerlo como mejor sé: a través de la "sensibilidad fotográfica" de mi compañera "Samsung", y en uno de mis "cuelgues" aquí donde no dejamos de CANTAR COMO QUIEN RESPIRA.

Grupo Esfumato.

El grupo ESFUMATO, con Enrique Amigó a la cabeza, es para mí –ya lo he escrito muchas veces–, uno de los mejores grupos musicales que tenemos en este país, y anoche nos lo confirmaron una vez más.

Aunque lo que hoy me propongo hacer es una crónica fotográfica de lo acontecido anoche en la Sala Libertad 8, no puedo dejar de realizar dos comentarios:

En primer lugar decir que cada concierto de ESFUMATO es una sorpresa, siempre diferente y siempre hermosa. Ellos son el antónimo de la monotonía y del aburrimiento. Con ellos nunca se sabe... Es más, pienso que ni ellos mismos saben lo que puede ser y lo que puede surgir en cada uno de sus conciertos.

El de anoche, –celebrando el primer año en que Clara González forma parte del grupo, y los 18 años en que Enrique Amigó y Carlos Manzanares llevan cantando en Libertad 8– fue un concierto entrañable, de una calidad musical inmensa, y cuajado de risas, aplausos, emociones, guiños de complicidad y sanos sentimientos que revolotearon sobre, y dentro, de cada una de las personas que estábamos allí.

Carlos Manzanares y Enrique Amigó.

En segundo lugar he de decir que ese "factor sorpresa", tan característico de los conciertos de ESFUMATO, tiene su razón de ser y su secreto en la GENIALIDAD que les habita a cada uno de sus cuatro componentes:

Enrique Amigó es un auténtico "mago" de la inspiración y de la creatividad, además de ser un muy buen músico y un magnifico "imaginador" y escritor de canciones. En Enrique hay y pueden descubrirse y gozarse mil "Enriques", a cuál más atractivo y sugerente. Yo viéndole y escuchándole en el escenario me quedo lo que se dice "embobao", pasando de la risa a la emoción sutilmente y sin percibir el paso del tiempo. Enrique en sus conciertos es un descuartizador del tiempo y de las horas; da igual lo que dure el concierto, dure lo que dure, allí te tiene "enganchao".

Enrique Amigó.

Carlos Manzanares, más que mago es un "brujo" que domina el encantamiento de los objetos sacándoles a todos ellos –¡a cualquiera!– las más hermosos y sugerentes sonoridades. Enrique suele presentarle haciendo alusión a "sus juguetes" sonoros; ¡sí!, pero es que la "fascinante brujería" de Carlos consiste en que de cualquier cosa hace un juguete, y de cualquiera de esos juguetes un fascinante mundo de ritmos, sonidos y de la más pura música libre y desprejuiciada.

Carlos Manzanares.

Clara González, no es ni "maga", ni "bruja", es sencillamente una mujer que hace artesanía con su voz ... ¡Madre mía como canta!... Borda la canciones... Me encanta cuando cierra sus ojos y parece como si viajara a sus entrañas para extraer de ellas armonías y tonos de singular y extraordinaria calidad, o sea, exquisitos. A mi, personalmente, desde el primer día que la escuché cantar me tiene "enamorao".

Clara González.

Y Julio Gonzalo es un músico que posee un corazón, unos pulmones, un aire, que desbordan sensibilidad; una sensibilidad que fluye de su saxo en forma de música y que cuando se echa a volar consigue hechizarte; a mí personalmente me cautiva. Creo que es uno de los mejores saxofonistas que tenemos en este país... Y, por otra parte –lo afirmo con rotundidad porque he tenido la oportunidad de conocerle un poco y sentirme su amigo– Julio es una persona de inmensa y preciosa humanidad.

Julio Gonzalo.

Y dicho lo anterior aquí os dejo más fotos; son la imágenes de una noche en la que volví a sentir y a pensar que, a pesar de todo, merece la pena seguir CANTANDO COMO QUIEN RESPIRA y seguir defendiendo, protegiendo y amando nuestra "canción de autor".


Y, para concluir este "cuelgue" permitidme mostrar cuatro imágenes muy personales del concierto de anoche, pero que me apetece compartir con todos vosotros y vosotras:

Aquí con MIGUEL ÁNGEL LOZANO amigo del blog
con el que compartí el concierto que, por cierto, le encantó.
Anoche conocí  y compartí el concierto con el cantautor catalán
DANI CARACOLA y su compañera Albita. Dani tien grabado un disco titulado
"La banda de ida y vuelta" que presentaré en el blog próximamente.
Con JULIO GONZALO. ¡Cómo le admiro!.
Con CLARA GONZÁLEZ.  ¡Me encanta vernos!
... Y ¡madre mía, como canta!