Páginas vistas en total

martes, 1 de octubre de 2013

CUANDO ESPAÑA DUELE... CON "ALEJANDRO MARTÍNEZ" Y "JUANITO VALDERRAMA"... CON "ALFONSO DEL VALLE" Y "ESTRELLITA CASTRO"

Escuchando hace unos días la nueva canción de Alejandro Martínez titulada "España en mi corazón", me ha venido a la memoria el poema de Jaime Gil de Biedma titulado "De todas las historias de la historia"; un poema que cada vez que lo evoco –por unas u otras circunstancias– me sumerge en una gran contradicción: por una parte, me gustaría negarlo, estar en total desacuerdo con el poeta; pero, por otra, me siento totalmente identificado con él y descubro que sus latidos y sus sentimientos son también los míos.

Así dice el poeta:

Jaime Gil de Biedma.
«Y qué decir de nuestra madre España,
este país de todos los demonios [...].
De todas las historias de la Historia
sin duda la más triste es la de España,
porque termina mal».

Sí, nuestra historia, con mucha frecuencia, es muy triste y termina mal. Fue triste en los años sesenta y setenta, y terminó mal para muchas personas, muchas familias y muchos pueblos, como consecuencia, por ejemplo. de situaciones y experiencias tan desgarradoras como la EMIGRACIÓN; situación y experiencia que quedó plasmada por el cantaor JUANITO VADERRAMA en esta canción.


«Tengo que hacer un rosario
con tus dientes de marfil
para que pueda besarlo
cuando esté lejos de ti.
Sobre sus cuentas divinas
hechas con nardo y jazmín
rezaré pa' que me ampare
aquella que está en San Gil.

Adiós mi España querida,
dentro de mi alma te llevo metida.
Aunque soy un emigrante
jamás en la vida yo podré olvidarte.

Cuando salí de mi tierra
volví la cara llorando
porque lo que más quería
atrás me lo iba dejando.
Llevaba por compañera
a mi Virgen de San Gil,
un recuerdo y una pena
y un rosario de marfil.

Adiós mi España querida,
dentro de mi alma te llevo metida.
Aunque soy un emigrante
jamás en la vida yo podré olvidarte.

Yo soy un pobre emigrante
y traigo a esta tierra extraña
en mi pecho un estandarte
con la alegría de España.
Con mi patria y con mi novia
y mi Virgen de San Gil,
y mi rosario de cuentas
yo me quisiera morir».
("El emigrante". Joanito Valderrama)

Pues bien, ahora, después de cuarenta años, aquella triste situación y aquel triste final vuelven a repetirse: volvemos a sentir el zarpazo y el desgarro de la EMIGRACIÓN en nuestros ciudadanos más jóvenes. Jóvenes emigrantes que ALEJANDRO MARTÍNEZ –evocando el canto de Valderrama– nos fotografía sentimentalmente en una de sus más recientes canciones:


«Yo también me voy
del país del sol para trabajar,
como hizo mi padre años atrás.

Madre no ve bien
lo de no tenerle fe a ningún dios,
ella rezará luego por los dos.
Padre ya no está,
y por eso no llorará este adiós.
Cómo voy a llevar a España
en mi corazón.

Estudié un oficio,
yo sé curar a quien enfermó;
quiero aprender más,
quiero ser quien soy.

Madre no ve bien
que no llore por lo que dejo atrás,
pero no sé llorar una traición.
Padre ya no está,
ya no puede darme su bendición.
Cómo voy a llevar a España
en mi corazón.

Los amigos y los amores dulces
que dejo atrás,
no los robarán, vivirán en mí.

Madre dice que sabe pocas cosas
pero una sí:
que parece maldito este país.
Padre ya no está,
padre rabiaría de dolor.
Padre me enseñó 
cuando fue emigrante su canción.
Padre ya murió,
padre, hoy harías como yo.
Cómo voy a llevar a España 
en mi corazón».
("España en mi corazón". Alejandro Martínez).

Algo igualmente doloroso me ocurrió hace unos meses cuando el cantautor sevillano ALFONSO DEL VALLE me hizo llegar su canción "Sus-pirais de España", canción en este caso inspirada, o que hace referencia al popular pasodoble "Suspiros de España", compuesto por Antonio Álvarez Alonso.

De aquel pasodoble, que también hace referencia al zarpazo y al drama de la EMIGRACIÓN se han realizado muchas versiones; la original fue la interpretada por ESTRELLITA CASTRO en la película también titulada "Suspiros de España" dirigida por Benito Perojo, en 1938. Os sugiero escucharla en una secuencia de aquella película, introducida por un fragmento de la canción tradicional napolitana "Santa Lucía".




«Sul mare luccica l’astro d’argento.
Placida è l’onda, prospero è il vento.
Sul mare luccica l’astro d’argento.
Placida è l’onda, prospero è il vento.
Venite all’agile barchetta mia,
Santa Lucia! Santa Lucia!

(«Sobre el mar brilla, el astro plateado.
Plácidas están las olas y agradable el viento.
Sobre el mar brilla, el astro plateado.
Plácidas están las olas y agradable el viento.
Venid a la ágil barquilla mía;
Santa Lucía, Santa Lucía»).

«Quiso Dios, con su poder,
fundir cuatro rayitos de sol
y hacer con ellos una mujer.
Y al cumplir su voluntad,
en un jardín de España nací
como la flor en el rosal.

Tierra gloriosa de mi querer,
tierra bendita de perfume y pasión:
España, en toda flor a tus pies
suspira un corazón.
¡Ay de mi! ¡Pena mortal!,
porque me alejo, España, de ti.
¿Por qué me arrancan de mi rosal?

Quiero yo volver a ser
la luz de aquel rayito de sol hecho mujer
por voluntad de Dios.
¡Ay, madre mía!
¡Ay! ¡Quién pudiera ser luz del día
y al rayar la amanecida
sobre España renacer!

Mis pensamientos han revestido
el firmamento de besos míos;
y sobre España
como gotas de rocío los dejo caer.
En mi corazón, España, te miro,
y el eco llevará de mi canción
a España en un suspiro».
("Suspiros de España". Estrellita Castro)

La canción de ALFONSO DEL VALLE, "Sus-piráis de España", creada muy recientemente, es esta:


«Sus-pirais porque no hay nada
y por desesperación,
con la esperanza gastada
de que ya empiece a ir mejor.
La historia cuenta que antaño
tu abuelo se hubo de ir.
Quizá no hace tantos años
y se vuelve a repetir...
...y a exilios en tierra extraña
sus-pirais de España.

De esa que gana mundiales
y da a Lorcas y a Dalís
y que desde los arrabales
de Europa está a verlas venir.
La de presiones fiscales,
políticos de postín,
de vehículos oficiales
y de mucho Urdanmanguín.
Y a exilios en tierra extraña
sus-pirais de España.

De la del salto la rana,
el Lalalá y Eurovisión.
La del "vuelva Vd. mañana"
y la cabra de la legión.
Y de esa la del plan Marshall,
bata de cola y tambor.
Esa de siempre "a dios gracias"
y "haz de tripas corazón".
A exilios en tierra extraña
SUS-PIRAIS de España»
("Sus-pirais de España. Alfonso del Valle).


Es lamentable: pasan los años, avanza la historia, y nuestros grandes dramas humanos –como la EMIGRACIÓN– continúan...; ¡tristes historias!... 

Es por eso que hay momentos y circunstancias en las que ESPAÑA ME DUELE; y es por eso, también, que quiero concluir este cuelgue con dos de los versos con los que Jaime Gil de Biedma concluye su poema «De todas las historias de la historia»:

«Pido que España expulse a esos demonios...
que sea el hombre el dueño de su historia».