Páginas vistas en total

lunes, 1 de julio de 2013

CANCIONES Y PERSONAJES: LUIS EDUARDO AUTE, CARLOS CANO Y JAUME SISA

Esta sección del blog hoy vamos a dedicársela a un personaje –cantautor galáctico– por el que siento una profundísima admiración, y al que me une una muy buena amistad, me estoy refiriendo a JAUME SISA.

Antes de nada, por si hubiera alguien que no le conozca, o no le haya escuchado, permitidme que cuelgue un vídeo de una de sus canciones mas bellas; canción que, sin duda, forma –y formará para siempre– parte de la historia de nuestra música popular; su título es: "Qualsevol nit pot sortir el sol" ("Cualquier noche pude salir el sol").


A Jaume, hay dos compañeros que le han dedicado una canción –a cual más hermosa y entrañable–, son  LUIS EDUARDO AUTE y CARLOS CANO.

Luis Eduardo Aute y Jaume Sisa

Luis Eduardo Aute, en 1989, dentro de uno de sus discos más hermosos y significativos, titulado "Segundo fuera" –en el que aparecieron temas como "La belleza", o "La guerra que vendrá"– compuso e interpretó un tema dedicado a Jaume al que tituló: "Va como va".

Este tema, según narra Eduardo, surgió una tarde del mes de agosto de 1988 en que Sisa se presentó en su casa con un periódico bajo el brazo. El fuego acababa de arrasar el corazón de la Lisboa romántica –la Lisboa de los poetas y de los pintores–; y Jaume completamente compungido, mostrándole la noticia en el periódico le dijo: «Eduardo esto se acaba, se acaba, y no hay más que aceptar dignamente la ruina»-

Experiencia de la que surgió esta canción: "Va como va":


«"Esto se acaba", me dijo con voz de congoja
al entrar por la puerta,
Culos de vaso sus ojos, la lágrima a punto
y la mirada muerta.
"Qué te pasa, cantautor", le pregunte
y entregándome el diario dijo: "lee".
Y leí y lloré
Un titular atacaba diciendo que ardía la vieja Lisboa
y el catalán heterónimo disparato:
"me han quemado a Pessoa".

Y así va como va,
va como va...

"Qué cosas dices", le dije y, mirando al espejo
siguió con el tema:
"Ya no soy dos, ni soy yo, ni soy nadie
ni Europa resiste a la quema".
Y mirándole a las lupas le rogué:
Transgaláctico no soy, explícate".
Me miró, le miré,
"esto se acaba, se acaba, y no hay más que aceptar
dignamente la ruina
Arde Lisboa, Venecia se hunde
y se cae la capilla Sixtina."

"No hay más patrón ni más ley ni más dios ni más rey
que el maldito dinero",
Dijo, furioso, mi amigo clavando en la diana
un disparo certero.
"No me tomes por idiota pero es que
No comprendo tu discurso", confesé.
Y me habló, le escuché
"Arte, poseía, belleza ¡qué extrañas palabras!,
¿serán un conjuro?
Hoy cualquier cerdo es capaz de quemar el edén
por cobrar un seguro."».

La segunda canción dedicada a Jaume Sisa la compuso Carlos Cano  en 1994 y la incluyó  en su disco titulado "Forma de ser".

Carlos Cano y Jaume Sisa

En esta canción, llamada, simplemente, "A Jaume Sisa", Carlos hace referencia a un episodio imaginativo, fantástico y, a la vez, sanamente delirante de la vida del cantor catalán; fue cuando, en 1984, decidió retirarse, anunciando su transformación en Ricardo Solfa, y su conversión en un vocalista madrileño intérprete de boleros. Episodio que algún día comentaré con más detalles y gracias al que pudimos disfrutar de cuatro discos maravillosos cantados por Jaume en castellano: "Carta a la novia" (1987), "Cuando tú seas mayor" (1989), "Ropa fina en las ruinas" (1992) o "El viajante" (1996).

Ésta es la canción de Carlos Cano, a Jaume Sisa:


«Escolteu la canço 
la canço del trouvador 
baixant la font del gat. 
Aquesta historia del Jaume Sisa 
que en Sant Jordi  le pusieron la camisa 
y a volar 
la camisa de fuerza 
de fuerza que tenía en la cabeza 
reventó en Canet de Mar
iay mare una nit de Sant Joan!

De Sisa, Solfa salió 
la cabeza, las orejas el rabo poc a poc, 
romántico, gruñón, ya no canta en catalá 
como el Jordi Pujol adivina, adivinanza
l'amore hay que ver lo que cansa.

Catalina, Catalina 
siempre con tu barretina 
bailando la santa espina 
igual que una golondrina
por las ramblas de las flores 
e io pensando a l'amore.
Catalina, Catalina 
corazón de cartulina
dame un beso de sardina 
con tu boca purpurina 
y cántame una canzone 
de Renato Carosone.

De muermo se fue a Madrid 
con la rosa de un jardín clavá en su corazón 
con su capa de Supermán.
¡Vade retro, Satanás! 
¡Valiente cantautor! que alucina en un asilo 
donde vive el Sisa pendiente de un hilo 
galáctico de amores 
cantando peces de colores.

Ricardo Solfa escapó 
y en la luna como un gato enamorado se colgó 
un gato en celo 
por la noche vocalista de boleros de pasión 
de amores traicioneros 
que te parten el corazón.

Catalina, Catalina 
siempre con tu barretina 
bailando la santa espina 
igual que una golondrina
por las ramblas de las flores 
e io pensando a l'amore.
Catalina, Catalina 
corazón de cartulina
dame un beso de sardina 
con tu boca purpurina
y cántame una canzone 
de Renato Carosone».