Páginas vistas en total

domingo, 19 de mayo de 2013

ANTONIO MARTÍNEZ ARES 2 - DEL "CANTO POPULAR", DEL COMPROMISO CON LA REALIDAD Y DE LA "TERNURA"

Antonio Martínez Arés, al fondo, a la derecha, Fernando Lobo
tocando su armónica. ¡CADIZ VIVE!

En este segundo "cuelgue" dedicado a ANTONIO MARTÍNEZ ARÉS, en el que pretendo presentar y comentar su nuevo disco "Yo y mi circus tancia", voy a partir de la formulación de tres "agradeci-reconocimientos".

Agradecer, en primer lugar, a todas las personas –varios cientos– que leísteis lo que ayer escribí y que me habéis mandado preciosos mensajes subrayando la importancia y el valor cultural que Antonio tiene en el marco de nuestra canción popular, en general, y, más concretamente, en el del canto popular gaditano. Como resumen y expresión de todos esos mensajes, permitidme que copie el que recibí de Carmen Chico Rodríguez: «Fernando, Antonio es un gaditano de LEY, nos ha dado mucho con sus letras en los carnavales, hay que agradecerle mucho, yo te lo digo como pueblo»... ¡Carmen, totalmente de acuerdo!.

En segundo lugar, quiero agradecer a Alfred el "comentario" que escribió al final del "cuelgue" de ayer:  «A todo lo ya dicho por ti, Fernando, le añado que mi paisano también ha compuesto multitud de canciones para Pastora Soler. Un abrazo». Efectivamente Alfred, Pastora Soler acompañó a Antonio en la canción "Mariposas en la barriga" de su primer disco, y después ha interpretados otros temas compuestos por él; entre ellos este "Solo tú" que me voy a permitir dedicárte:



Y en tercer lugar, quiero enviarle un beso inmenso a Maria Gracia Correa –amante apasionada de la canción de autor y amiga del alma– que esta misma mañana me acaba de mandar un precioso reportaje fotográfico de la presentación del disco "Yo y mi circus tancia" que anoche realizó Antonio Martínez Arés en la sala "La Tregua", de Sevilla. Comparto con todos vosotros y vosotras tres de esas fotografías:

Antonio Martínez Arés presentando su disco
"Yo y mi circus tancia" en la Sala "La Tregua" de Sevilla.

Y realizada la anterior introducción, paso a formular algunos comentarios sobre el nuevo disco de Antonio... ¡ÉSTE!:


"Yo y mi circus tancia" es una obra compuesta de trece canciones, todas creadas por Ares, e interpretadas con un acompañamiento musical de lujo: Selu Bastos –guitarra eléctrica–, Andy Pérez –guitarra acústica–, Manuel Méijome –banjo y guitarra manouche–, Sebastián Moreno –contrabajo–, Elena Jiménez –clarinete, metalófono y acordeón–, Lara Sansón –violín– Sergio Monroy –teclado–,  Guillermo McGill –percusión– y Dani de Morón –guitarra flamenca–.

Nada más iniciarse la audición del nuevo disco es el propio Antonio Martínez Ares quien nos dice de que va a ir la cosa: «Les traigo un cargamento de emociones que entre otras cosas propone dar un poco que pensar».

Emociones y pensamientos...; denuncias y ternuras...; pasiones y soledades...; amores y ausencias...; realidades y ficciones...; un romance "putoepiscopal" y una historia de amor que sobrevuela cuando ya es muy tarde...; "un camino de flores", "la mujer de mi vida", "el cinismo tras la pena", "va de retro"... y ¡mucho más!... Todo un desbordamiento de imaginación...; y de sensibilidad..., y de vida vivida y por vivir...; y puro lenguaje...: palabras que dibujan realidades...; palabras como puños y a lo claro...; palabras que acarician y golpean...; ¡pura literatura popular!...; "canción de autor", "comparsa de autor" o simplemente "canción a secas"..., pero en cualquier caso "grande", "hermosa" y "sabia" canción...; de largo y experimentado recorrido... Antonio Martínez Ares es simple y sencillamente un genio de la cultura y de la literatura popular sureña...; genialidad que se pone de manifiesto en sus textos y el la forma que tiene de musicalizarlos e interpretarlos.


«Soy yo, Peter Pan sin campanilla
Jesucristo con cruces y ladrones,
Pinocho que resiste a pies juntillas,
lo incierto de este cuento de canciones.
Soy yo el evangelista excomulgado
del arco de la iglesia de tus piernas. [...]
Soy yo a las seis de la mañana
buscando entre el cristal a Blancanieves,
con un triste vaquero por pijama
mirando a los payasos de la tele [...]
Soy yo en la isla de mi cama
mirando a las pelusas aparearse,
abriendo con la mente la ventana
y oyendo al corazón "no seas cobarde"
Soy yo un día más de la semana
tirándome de bomba a los infiernos,
dejando mi ADN en otras camas
igual que deja un gato el pelo muerto.
("Solo pero feliz". Fragmento).

Al margen y paralelamente a esa visión general del disco que acabo de presentar, me gustaría centrarme en dos cuestiones que me han impactado muy especialmente en este "Yo y mi circus tancia".

En primer lugar, Antonio Martinez Ares en su nuevo disco se nos manifiesta como un creador seriamente comprometido con la realidad que hoy por hoy estamos viviendo, y lo hace expresándose de una forma directa y clara, ¡pa que se entienda!.

Escuchándole no he podido dejar de recordar y de pensar en las palabras que Machado puso en la voz de Juan de Mairena refiriéndose al folclore y al canto popular: «Es lo que el pueblo piensa y siente, tal y como lo siente y piensa, y así como lo expresa y plasma en la lengua que él más que nadie ha contribuido a forjar»... O sea, siguiendo el pensamiento de Machado, es evidente que lo que crea y nos ofrece Ares a través de sus creaciones es puro "canto popular"; un canto popular serio, consciente y comprometido. Como prueba de lo que digo os sugiero que escuchéis esta canción que es precisamente la que le da título al disco que estamos comentando: "Yo y mi circus tancia".


«Otro día, otra semana,
otro condenado mes,
nos gobiernan, nos atracan
y la gente no lo ve
o no quiere ver.

Bienvenidos a la guerra
económica mundial,
te podrás morir de hambre
pero no te matarán.
UE, nobel de la paz.

Yo y mi circus tancia
en el crítico epicentro
de un sistema errado
compartimos jaula
y un corazón que en venganza
canta indignado:

Cámbialo si no te gusta…
Cámbialo si ya te asusta…
Cámbialo, si no hay futuro…
Cámbialo, ¡¡¡Abajo el muro…
Cámbialo, ya vamos tarde…
Cámbialo, no seas cobarde…
Todo está en tu mano, cámbialo…

Poco pan y menos curro,
mucho fútbol de salón,
mucha tele rompe cráneos
y mucha procesión
que alivie el dolor.

Yo y mi circus tancia
en el crítico epicentro
de un sistema errado
compartimos jaula
y un corazón que nos lanza
un mensaje claro:
Cámbialo, Urdanmangones…
Cámbialo, Campsbigotones…
Cámbialo, Pssssoelandia…
Cámbialo, ¡¡¡Oh, magiaBankia…
Cámbialo, venganza aria…
Cámbialo, pobres y parias…
Todo está en tu mano, cámbialo…

Cámbialo, y no los votes…
Cámbialo, haz que se note…
Cámbialo, dación en pago…
Cámbialo, ¡¡¡Marianoniano…
Cámbialo, y cambia las leyes…
Cámbialo, ni dios ni reyes…
Todo esta en tu mano, cambialo…

Cámbialo, no es una deuda…
Cámbialo, esto es la guerra…
Cámbialo, o caerán los mismos…
Cámbialo, o se harán más ricos…
Cámbialo, una eterna huelga…
Cámbialo, hasta que entiendan…
Todo esta en tu mano, 
cámbialo…».
("Yo y mi circus tancia")¡

En segundo lugar, Antonio Martínez Ares en su nuevo disco logra algo muy hermoso y completamente imprescindible, me refiero a la expresión de la "ternura" –valor, sentimiento y derecho fundamental que no tiene género– contextualizada e inmersa en la realidad a la que antes hacíamos referencia; cualidad que se pone particularmente de manifiesto en su canción "Se ha ido Paula", dedicada a su hija; hermosa canción que deja al descubierto la humanidad –bella humanidad– del cantor gaditano. Con esta canción pongo fin a este "cuelgue", después de escucharla una vez más, nada me queda por decir.


«Qué me importa a mí que rescaten
con mi dinero a los ricos,
qué me importa a mí si Angelita
nos conduce al corralito,
que la Iglesia no pague por ese imperio,
que nos roben por la diestra y la siniestra,
que a Garzón los jueces lo quiten de en medio, 
que rieguen los eres con putas en sus fiestas.
Tú no estás aquí... esta noticia sí que cambia mi rumbo,
tú no estás aquí... ¡al diablo el resto de este mundo!;
y es que Paula no sabe que sin Paula a este corazón
le falta su minutero;
porque Paula no sabe que sin Paula este que soy yo 
sigue, pero no sigue entero,
porque nada, nada, nada, salvo Paula
me importa en este reñidero.

Qué me importa a mí si le pitan
a ese himno trasnochado,
qué me importa a mí que recorten,
sobran viejos, sobran vagos,
que el monarca mate osos y elefantes,
que el peñón prefiera Queen a Extremoduro,
que la policía huela a la de antes,
que el pasado valga lo mismo que el futuro.
Tú no estás aquí... esta noticia sí que cambia mi rumbo,
tú no estás aquí... ¡al diablo el resto de este mundo!;
y es que Paula no sabe que sin Paula a este corazón
le falta su minutero;
porque Paula no sabe que sin Paula este que soy yo 
sigue, pero no sigue entero,
porque nada, nada, nada, salvo Paula
me importa en este reñidero.

Qué me importa a mí
si nos tienen encerrados en sus jaulas,
ninguna noticia es tan triste
como esta que dice: Se ha ido Paula».
("Se ha ido Paula")