Páginas vistas en total

sábado, 18 de mayo de 2013

ANTONIO MARTÍNEZ ARES 1 - DE COMO LA MÚSICA, INESPERADAMENTE, PUEDE LLEGAR A DESBORDARTE Y A ALUCINARTE.

Antonio Martínez Ares.

Llevo unos días, lo que se dice "arrebatao", con el bueno de ANTONIO MARTÍNEZ ARES y con su música y sus canciones.

No me suele ocurrir con demasiada frecuencia, pero de vez en cuando me pasa –y además me gusta que me pase–: Me llega un disco, lo escucho "tranquilito"..., y lo escucho, y lo vuelvo a escuchar una y otra vez..., y no me canso...; y desde ahí se me despierta la necesidad, a veces casi obsesiva, de bucear en el origen de tanta hermosura y de tanta calidad. 

Evidentemente una obra musical y poética que rezuma encanto, imaginación y, sobre todo, inspiración en cada nota y en cada palabra, no surge así porque sí; tiene, necesariamente, una historia entretejida de sensibilidad –¡es verdad!– pero sobre todo de trabajo –de trabajo bien hecho–... Y esto es lo que le ocurre al disco "YO Y MI CIRCUS-TANCIA" que acaba de grabar y de publicar Antonio Martínez Ares.


El nuevo disco de Antonio es una maravilla –"¡como me la maravillaría yo!"– pero me vais a permitir que hoy no hable de él. Lo dejo para un segundo "cuelgue" que publicaré mañana... Hoy lo que deseo, y lo que me pide el cuerpo, es intentar transmitiros la fascinación y el desbordamiento en el que me he sentido sumergido al bucear en la historia y en la obra de este "músico-poetazo-popular" que es el señor Ares. ¡Ya veréis, no tiene desperdicio!... Llevo exáctamente cuatro días "enmarañao" en su historia y en sus canciones..., y lo que es mejor, y no siempre pasa,: ¡disfrutando!

Vayamos al principio; Antonio Martínez Ares nació en Cádiz el 8 de febrero de 1967 –¡"acuario" tenía que ser!, como Carlos Cano, que nació el 28 de enero; o como yo mismo, que vine a este mundo un 11 de febrero–. Se cuenta que con 8 años escribió sus primeros cuentos y relatos, y que a los 16 se inició en el mágico mundo del Carnaval componiendo su primera comparsa "Requiebro"; primera de las veinte que creó hasta que en 2003 –con "Calle de la mar"– decidió distanciarse un poco de esa aventura creativa carnavalesca y gaditana, tan mágica y tan absolutamente popular, como son las "comparsas".

Antonio Martínez Arés en "La Tertulia" de Granada.

De aquella época, además de sus músicas y sus textos, se desprenden dos cuestiones indiscutibles.

Una, que Antonio siente pasión por la escritura, lo que me trae a la memoria a Jean-Paul Sartre cuando decía: «Nací de la escritura... Escribiendo existía y existía para escribir, y si decía  "yo", eso significa "yo que escribo».

Dos, que a Antonio le desborda la música por todos sus sentidos –sentidos y transpiraciones; sístoles y diástoles–; de tal forma que, glosando a Sartre, el podría decir: «Escribiendo y componiendo existo y existo para componer y escribir».

Prosigamos... Paralelamente a sus "comparsas", y, sobre todo, a partir del año 2003, Antonio Martínez Ares emprende una segunda etapa como escritor y como compositor que sigue siendo apasionante, y que a mí me sigue felizmente deabordando. Segunda etapa que inicia convirtiéndose en uno de los compositores más próximos a la obra de Pasión Vega –luego hablaremos de ello–; y, sobre todo, con la la edición de un disco titulado "Martínez Ares por Martínez Arés" (2004), en el que, con la producción de Pancho Varona y José A. Romero, graba once canciones al más puro estilo, o género, de la llamada "canción de autor".


Como estamos entrando en un "relajao" fin de semana y tenemos quizás un poquito de más tiempo, os propongo la audición de dos canciones de aquel disco de Ares, hoy totalmente descatalogado, concretamente las tituladas "Compay I" y "El último romano":



¿Vais entendiendo ahora por qué Antonio y sus creaciones me tienen además de "desbordao", también "alucinao"?... Pues vamos a seguir para que quede más claro todavía.

Antonio Martínez Arés ha compuesto más de 25 canciones de las que Pasión Vega ha cantado y grabado a lo largo de toda su discografía; le compuso a Lolita, en 2005, una canción hermosísima –dedicada a su madre– titulada "Un camino de Flores" –canción de la que también hablaremos mañana porque Antonio la ha incorporado a su nuevo disco–; ha creado canciones para Raphael –como "Te quiero tanto", "Qué tiene el amor" o el villancico "Bendida y maldita Navidad"–; ha participado en discos colectivos como "Samba pa'ti" (2005) –en el que también participaron Antonio Vega, Ana Belén, Presuntos Implicados, Alejandro Sanz, Carmen París, Jarabe de Palo o Javier Álvarez–; en 2004 compuso la canción base para la película de Manuel Gómez Pereira: "Cosas que hacen que la vida valga la pena"; y para concluir esta relación –aunque quedan creaciones que no voy a nombrar–, Antonio ha creado una comedia musical sobre el carnaval de Cádiz titulada "La gran final" (2008).

Dicho todo lo anterior –necesario, desde mi punto de vista, como introducción a su nuevo disco "Yo y mis circus-tancia", del que hablaré mañana– no puedo finalizar el "cuelgue" de hoy sin proponeros, al menos, la audición y el disfrute de tres canciones creadas por este gran genio gaditano.

• La primera canción se titula "La canción del pirata", tomada del disco de Pasión Vega "Banderas de nadie" (2003); tema en el que Pasión y Antonio realizan un hermoso dueto.


«Haciendo barcos de papel 
los años fueron volando
y aunque ya todo naufragó 
aún sigo siendo el capitán de mi bardo

Tus rutas de navegación 
eran mis ojos y mis labios,
mi padre nos vio en el mar y dijo: 
"Mari, que se va con un corsario"

Yo era el pirata que se escondía 
en los cañones del mediodía 
y buscaba en tu ventana 
la bandera que le faltaba 
a la fragata de mi vida.

Buscó una isla para mí 
con sus palmeras y sus silencios 
y yo le dije: 
"Robinsón aféitate que no me va tu desierto"

Te fuiste en un catamarán 
vestida como las sirenas.
Yo sigo yendo a alta mar 
para que empuje el temporal mis botellas

Yo era el pirata que se escondía 
en los cañones del mediodía 
y buscaba en tu ventana 
la bandera que le faltaba a la fragata de mi vida.
Haciendo barcos de papel los años se fueron volando».

• La segunda canción que os propongo escuchar es la versión que interpretó Lolita del tema "Un camino de Flores"; canción que Antonio Martínez Ares ha grabado también en su nuevo disco "Yo y mi circus-tancia":


«Plazuela de San Miguel
no importa el año, un dÍa de enero;
nacio para Jerez y para el mundo una niña de fuego.
España olía a pueblo y sonaba a guitarra y pandereta 
de payos y gitanitos que se buscaban dos pesetas.
Ella solo sabía reír y reía en lugar de llorar,
ella solo quería vivir y se tragaba las ducas (penas) con un “tirititrán”,
No sabe cantar ni bailar pero por dios no se la pierdan,
dicen que eran sus ojos, sus manos
que echaban chispas sus piernas.
Los del bando Carmela la lloraban por los rincones
y la bandera soñaba con un torbellino de colores.
Ella siempre decía que sí por que nunca decía que no
y gritaba para ser feliz: “¡Dios mio como me la maravillaría yo!”
y un lerele, y un lerele; y un lere y un lere y un lerere...
me hace un camino de flores pa no perderme

Del sur hasta el paralelo no importa el año, el mes no cuenta
y de madrid “pa” tocar el cielo se fue la niña de la venta.
España era un Guernica con nubes grises y suelos rojos
y cada día “salvaora” le abría sus puertas y cerrojos
y es que ella dejaba salir por la boca la gracia de dios.
Se rompía y volvía a seguir
pero remendando con lunaritos el corazón
los gachós iban al colmao y la vigilaban a deshora
pero el amor es la pescailla que se muerde la bata de cola.
Que mire usted si era gitana que hizo una cruz al cante innombrable
y mire si era buena mama que pa’to el mundo fue una madre.
Ella era luna y jazmín, esos brazos donde llorar
el principio que no tiene fin y la negra pena, penita, pena, un día más
y un lerele, y un lerele; y un lere y un lere y un lerere...
me hace un camino de flores pa no perderme
que sus recuerdos son flores que me hacen fuerte.

Y un día sin ton ni son
no importa el año, el mes de las flores
se puso mantilla blanca y salió a la calle sin tacones.
Todas las noches regresa y me dice: “¡Mi vida ya estoy aquí!”
y yo me miro al espejo y ahí estás dentro de mi
y un lerele, y un lerele; y un lere y un lere y un lerere...
me hace un camino de flores pa no perderme
que sus recuerdos son flores que me hacen fuerte».

• Y para concluir, la canción "Ven Magalenha" que Antonio grabó en el disco "Samba pa'ti" (2005); preciosa versión de tema "Magalenha" del compositor y cantante brasileño Sergio Mendes.