Páginas vistas en total

sábado, 19 de enero de 2013

JOAN AMÈRIC I - «SI NO T'IMPORTA, VINE, QUE ÉS IMPORTANT LA VIDA» («SI NO TE IMPORTA, VEN, QUE ES IMPORTANTE LA VIDA»)

Joan Amèric. (Fotografía de Juan Miguel Morales).

Recuerdo perfectamente el día en que oí por primera vez el nombre de JOAN AMÈRIC y en el que escuché una de sus primeras canciones... Acababa de publicar mi libro "Crónica cantada de los silencios rotos" (1998) y Ramon Muntaner –cantautor de la conocida como segunda generación del movimiento de la "nova cançó" y en la actualidad director de la SGAE en la zona Mediterránea– me advirtió que había encontrado una ausencia importante en aquella crónica y me hablo de Amèric.

Inmediatamente me hice con los tres primeros discos de Joan –recuerdo que los compré por aquellos mismos días en Barcelona–; los escuché, y enseguida me di cuenta –con bastante indignación hacia mi mismo– de que mi desconocimiento del trabajo de Joan, y su ausencia en mis crónicas, eran unos fallos imperdonables; no tanto, en aquel momento, por nada relacionado con la erudición, sino porque me había perdido el disfrute de la obra de un gran "cantautor" valenciano, nacido en Alzira, en 1964.

De las primeras canciones de Joan Amèric que escuché recuerdo que la que más me impacto fue la titulada "La idea podría enamorar-te"; canción grabada en su primer disco "Tornar a l'aigua" (1989) –disco en el que Lluís Llach además de acompañarle al piano, se hizo cargo de los arreglos musicales y de la producción–. Curiosamente, el mismo Lluís, doce años más tarde, interpretó y grabó esa misma canción en su disco "Torna aviat" (1991).


«Ven, si no te importa, que la vida es importante.
Existen miles de parajes
donde es preciso que vayas a proclamar el día.
Valdría la pena decantarse
a favor de las mujeres y de sus hijos, los hombres
a quienes el canalla y el mercenario
les quema el pan de cada día.
Te estoy invitando, creo, a aprender artesanía
para construir un ala con plumas de porvenir
¡Deberías venir!... 
Confeccionarla resulta imprescindible.

Atrévete a soñar. Es Urgente.
Piensa lo que podríamos ser:
Un modo afortunado
de llevar la tierra hacia el alba
de un tiempo que espera que alguien lo habite.
Un tiempo de lluvia, irreversible,
un buen ejemplo en el que las estrellas verán el espacio donde vivir.
Escucha, he pensado que la idea podría enamorarte».
("La idea podría enamorarte")

«Si no t´importa, vine, / que és important la vida. / Hi ha mil paratges / on cal que vages a proclamar el dia. / Valdria la pena decantar-se / a favor de les dones / i dels seus fills els homes / als qui el canalla i el mercenari / els crema el pa diari. / T´estic convidant, (supose), / a aprendre artesania / per construir una ala, / amb plomes de pervindre. / Hauries de vindre!... confeccionar-la, / resulta imprescindible. / Sigues capaç del somni. / És urgent. / Pensa què podrem ser: / una manera afortunada /de dur la terra cap a l´albada / d´un temps que espera que algú l´habite. / Un temps de pluja, irreversible. / Un bon exemple on les estrelles / veuran l´espai on viure. / Escolta: / he pensat que la idea / podria enamorar-te». ("La idea podria enamorar-te").

También recuerdo, a la perfección, que en esta canción de Joan Amèric –creo que dada mi obsesión por escudriñar los textos para disfrutarlos lo más posible– hubo algo que me impactó muy especialmente; fue la presencia en el texto de cinco palabras –para mi hermosas e imprescindibles–, que habitaban ya entonces –y lo siguen haciendo ahora– en mi subconsciente vital –aunque en realidad no es tan subconsciente–. Me refiero a las palabras  "ala", "somni", "albada", "pluja" y "viure" –"ala", "sueño", "alba", "lluvia" y "vida"–; palabras que cada una de ellas, en si misma, constituyen para mi una hermosa  metáfora de la "esperanza", y que tan presentes han estado siempre en nuestra "canción de autor".

Joan Amèric. (Fotografía de Juan Miguel Morales).

Joan, indiscutiblemente, en aquel primer disco conectaba de pleno con la esencia y con lo mejor de la "nova cançó" y, en general, con la esencia y con lo mejor del género al que se llamamos "canción de autor". Aportaba unos textos comprometidos y hermosos que proyectan enorme sensibilidad y humanidad, y, a la vez, unas melodías y composiciones musicales de enorme belleza y calidad... Es decir, en las canciones de Joan realmente la "palabra se hacía música" y en ningún momento la palabra y la música surgían como elementos subordinados, separados o discordantes...

"La idea podría enamorar-te", disco grabado en 1989, le siguieron "Escala de colors" (1992) y "Ànima. Diari de les hores braves" (1995); dos magníficas obras que atesoro en mi colección con especial cariño por el impacto que me ocasionaron allá en 1998.


Para concluir este primer "cuelgue" dedicado a Joan Amèric, al que le sucederá un segundo que publicaré el próximo lunes, os propongo que le escuchemos en los siguientes vídeos montados por el fotógrafo Juan Miguel Morales –amigo común–. En el primero Joan canta el tema titulado "Llavis de sal" –de su disco "Escala de colors"–, y en el segundo, "Caprici entre cometes" –del disco "Ànima. Diari de les hores braves"–.


«Una luna bosteza por el camino sideral,
pero no le apetece pasear minerales.
No miraba a nadie y se ha descargado
de la piedra y el plomo de su viaje habitual.
Ella ha oído hablar
de una flor animal
que da gotas de miel
entre labios de sal.
Una luna en la miel se ha parado a probar
el sabor agridulce de una flor que tiene sal.
Tiene la lengua en la miel y las piernas arriba,
ni se queda del todo ni claramente se va.
Una luna en la miel se ha parado a probar
el sabor agridulce de una flor que tiene sal.
Y la luna soy yo
si la miel la haces tú
si el sabor agridulce
soy tú cuando estás yo,
soy yo cuando estás tú,
soy tú cuando estás yo.
soy yo cuando estás tú,
soy tú cuando estás yo...»
("Labios de sal")

«Una lluna va fent pel camí sideral, / però no li va bé passejar minerals. / No mirava ningú i s'ha descarregat / de la pedra i el plom del seu viatge habitual. / Ella ha sentit parlar / d'una flor animal / que fa gotes de mel / entre llavis de sal. / Una lluna en la mel s'ha aturat a tastar / el sabor agredolç d'una flor que té sal. / Té la llengua en la mel i les cames a dalt, / ni es queda del tot ni clarament se'n va. / Una lluna en la mel s'ha aturat a tastar / el sabor agredolç d'una flor que té sal. / I la lluna sóc jo. / Si, la mel, la fas tu, / si el sabor agredolç / sóc tu quan estàs jo, / sóc jo quan estàs tu, / sóc tu quan estàs jo». ("Llavis de sal").


«Si gobierna una estrella
y conspira el destino,
si hace fuerza el viento
y está todo medio escrito...
Somos títeres bajo los hilos que mueve el universo,
pero, un poco si, somos lo que nos ganamos.
Si al final fuera cierto,
que después de la carne
se ve mucho mejor
lo que fuimos de mortales...
Iremos al cine juntos para valorar
nuestro papel y como lo interpretamos.
Pasa la vida por la línea de la mano,
pasa un cometa que envía Merlín.
Queda el misterio, la luna y lo que vendrá,
quedan las piernas y el camino.
Si gobierna una estrella,
debe de tener algún plan
que yo no comprendo porque no llego tan alto.
Ha de haber algún  motivo o todo habrá sido
la jugada cruel de un capricho astral.
Si pasa la vida por la línea de la mano.
Si pasa un cometa, si lo llevo en mi sangre....
Si pasa la vida disuelta en mi sangre,
si pasa un cometa disuelto en mi sangre....»
("Caprici entre cometes")