Páginas vistas en total

lunes, 30 de septiembre de 2013

¡SÍ AMIGO ALEJANDRO! SE NOS FUE GONZALO... ¡SE NOS FUE!

Alejandro Romano ayer me llamaba desde Buenos Aires para darme la mala –muy mala– noticia de que su Primo GONZALO, que era también mi amigo del alma, se nos había ido; la noticia no me había llegado todavía aquí en España. 

Hoy Alejandro lo ha publicado en su blog «EL TEMPLO DE LAS BORRACHERAS» justo hace un momento; justo cuando yo estaba pensando –con profundo dolor– como hacerlo aquí donde «CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA».

Alejandro ha escrito:

«Hoy nos dejo el Primo Gonzalo, después de una larga enfermedad, mi humilde homenaje y recuerdo a quien fuera un gran tipo, un soñador como yo y como tantos....

Fernando estuvo meses atrás en su programa de radio, desde aquí le agradezco su cariño y cercanía hacia Gonzalo, momento que le dio mucha felicidad».


Y en su "cuelgue", Alejandro ha puesto esta fotografía:

Gonzalo Romero y Fernando G. Lucini

Efectivamente, yo estuve con Gonzalo Romero en junio de este mismo año, fue la última vez que nos vimos –ya estaba muy enfermo–. Y en aquella ocasión, como nos recuerda Alejandro, escribí en mi muro de facebook:

«Acabo de llegar de Radio Vallecas donde me he encontrado con mi buen amigo GONZALO ROMERO. Gonzalo y Amparo Caballero  –su compañera– hace ya 21 años que dirigen y presentan el programa EL CANDELERO –en radio Vallecas, de Madrid–, en el que se ama, se cuida y se reivindica la canción de autor... Hoy me han hecho una entrevista preciosa y me siento inmensamente feliz por el reencuentro con un verdadero "amigo del alma"... ¡GONZALO!».

¡Sí amigo Alejandro! Se nos fue Gonzalo... ¡Se nos fue!... 

Compartí con él muchas cosas, fui su profesor en la Escuela de Magisterio ESCUNI –una de las asignaturas en que fue mi alumno se llamaba precisamene "Música, canción y pedagogía"–, después en los años noventa escribimos varios libros juntos –"Albanta" y "Hacia el jardín de los tres soles"–; compartimos grandes momentos –él me admiraba, yo le admiraba muchísimo a él–. 

Gonzalo, profesor universitario, fue miembro fundador de la Asociación Cultural Candela; ha sido un gran investigador y no ha cesado de escribir libros, reseñas discográficas y musicales, y cientos –¡miles!– de guiones de radio para el programa que compartía con Amparo. Lo último que he leído de él es un texto que aparece en el libreto del disco "America herida", de Germán Coppini, al que tituló "Cantábamos ayer, celebramos hoy...».



El último de los libros publicados por Gonzalo Romero, en  torno a la "pedagogía de la liberación", se tituló: «La escuela (h)echa pedazos. Cronocuentos políticos de un maestro inadapatado" (febrero, 2013). Yo personalmente guardo en lo más profundo de mi alma y de mi cariño el titulado "Palabras liberadas. Microrelatos para una pedagogía de la liberación" (2012)... Recuerdo perfectamente el día que me lo dedicó; es uno de esos libros que yo llamaría mis libros de "cabecera".



Releo estas palabras y no puedo seguir escribiendo; estoy llorando ¡sí!... la muerte de un gran hombre, de una bellísima persona, de un gran amigo... ¡MALDITA MUERTE!...

¡Sí amigo Alejandro! Se nos fue Gonzalo... ¡Se nos fue!... 

domingo, 29 de septiembre de 2013

«CANTIJUEGO FOTOGRÁFICO»... ¡EMPEZAMOS! ... Y EL "CENTRO DE DOCUMENTACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA CANCIÓN DE AUTOR" INICIÓ SU ANDADURA.

El pasado viernes –27 de septiembre–, a las siete de la tarde, presentamos, en la Sala Libertad 8, de Madrid, la definitiva puesta en marcha del CENTRO DE DOCUMENTACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA CANCIÓN DE AUTOR, que tendrá su sede en Granada.

En dicho acto de presentación estuve acompañado de JUAN TROVA –cantautor granadino y creador del Festival de Canción de Autor "Abril para Vivir"– que será la persona con la que compartiré la responsabilidad de la creación y del desarrollo del Centro de Documentación.

Juan Trova y Fernando G. Lucini en "Libertad 8"
Juan Trova.

El objetivo del encuentro –que se repetirá, próximamente, en otras Comunidades Autónomas– fue la presentación del "documento" que publiqué el mismo día 27 en el blog, y que puede retomarse a través del siguiente enlace:

http://fernandolucini.blogspot.com.es/2013/09/documento-centro-de-documentacion-y.html

Lo primero y lo más importante que hoy quiero trasmitiros, a través de este "cuelgue", es la enorme satisfacción que me produce la muy buena acogida con la que ha sido recibido el "proyecto" por parte de un gran número de cantautores, cantautoras y de otros profesionales relacionados con la "canción de autor", y la disponibilidad que todos han manifestado a colaborar  activamente en su puesta en marcha.

En ese sentido se me ha ocurrido ofreceros una crónica fotográfica del encuentro del pasado día 27 realizada por Inés Poveda (Carolina Tipití Tipitá), amiga y gran profesional a la que quiero agradecerle, una vez más, su entrañable y generosa colaboración.

Inés Poveda (Carolina Tipití Tipitá)

Y para que esta crónica fotográfica de Inés resulte más apasionante he pensado presentarla bajo la forma de un "cantijuego", es decir, colgando las imágenes que tomó durante el encuentro sin añadir sus correspondientes "pies de foto", es decir, sin aclarar quién, o quiénes, aparecen en cada imagen.

La "clave" del "cantijuego" consiste en observar las fotografias, y en intentar elaborar, entre todos los "cantijugadores" y "cantijugadoras", un listado de los cantautores y cantautoras –y otros personajes– que participaron en el encuentro. 

Aunque las siguientes fotografías aparecen numeradas del 1 al 27, no es necesario ir realizando las identificaciones una a una; hoy la clave está únicamente en la elaboración del listado de participantes. (Como siempre ahí queda el apartado de "comentarios", y mi muro de facebook, pa'quien quiera participar).

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27

He de decir, antes de poner fin a este "cuelgue", que hubo otros participantes en el encuentro que no aparecen en las fotografías, entre ellos, Carlos de Abuín, al que nombro, en particular, porque ha sido una de las personas que más cerca he tenido en todo el proceso del diseño y la pronta puesta en marcha del Centro de Documentación.

También me gustaría resaltar la gran cantidad de llamadas y correos que he recibido –más de un centenar– de personas –la mayoría cantautores y cantautoras– a las que les hubiera gustado participar del encuentro, pero que por diferentes motivos les fue imposible. ¡A todos y a todas mi gratitud por su apoyo a este proyecto que en realidad es y va a ser "de todos y para todos" los/las creadores y los/las amantes de la "canción de autor"

sábado, 28 de septiembre de 2013

ANDRÉS SUDÓN, UN POEMARIO Y UN SIGNO DE ADMIRACIÓN... ¡O DOS!

Hoy me siento feliz de dedicarle este "cuelgue" al poemario que acaba de publicar ANDRÉS SUDÓN en la editorial "Cuadernos del Laberinto" y "Café Comercial", dentro de la colección titulada "Hazversidades poéticas" que dirige Jaime Alejandre; colección que –según se dice en la contracubierta del libro– ha sido creada para «honrar el entusiasmo sin fin de poetas que hilan incorruptos su labor desoyendo los vanos reclamos de los hombres y los inanes cantos de seducción del Tiempo».

Éste es el poemario en cuestión:


Éste es su autor, el «poeta incorrupto» llamado ANDRÉS SUDÓN:


Éste es uno de sus poemas "hilados":

                     «a, b, c, d y todo eso,
                     me ayudarán a superar el silencio de esta despalabrada rabia.
                     
                     El humor, la belleza, el ritmo...
                     Todos los albañiles del verbo, ¡a trabajar!
                     
                     Gruño la palabra rabia,
                     y me salen de la garganta, uno tras otro,
                     tres puntos suspensivos.
                     
                     ¿Me quedaré de nuevo en preámbulos?
                     He dormido muchas noches junto a la puerta de la poesía.
                     
                     Hoy he traído sopa y porros,
                                        pero nada dulce. Ni besos.
                     
                     Pero ¿a mí qué me importa lo que yo piense?
                     Lo que pienso ¡ya lo sé!, y mola y tal...
                     Cuando me aposto en la puerta de la poesía,
                     lo que ando buscando son espirales de luz.
                     Si no las consigo se me mueren los ojos».


Y éste es el signo –o dos– de admiración que yo añado:

ANDRÉS SUDÓN es una persona a la admiro profundamente...

Primer signo de admiración: Porque es un creador insaciable y además "muy buen creador".

Segundo signo de admiración: Porque posee la cualidad que más admiro en cualquier ser humano, y muy especialmente en los que se dedican –como él– a la creación artística: la HUMILDAD... La "humildad" –lo creo firmemente– "engrandece" a los seres humanos... Y por eso –además de por otros motivos–, para mí, SUDÓN es "grande".

viernes, 27 de septiembre de 2013

DOCUMENTO: «CENTRO DE DOCUMENTACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA "CANCIÓN DE AUTOR"». PLANTEAMIETOS, OBJETIVOS, PROYECTOS Y REALIZACIONES.

Aunque este "cuelgue" se haga demasiado largo, quiero dedicarlo a copiar el "DOCUMENTO" que hoy trabajaremos en el primer encuentro que vamos a celebrar en la Sala Libertad 8, de Madrid, donde presentaremos la inminente creación del CENTRO DE DOCUMENTACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA CANCIÓN DE AUTOR. Colgándolo aquí me propongo que todos conozcamos el proyecto que vamos a poner en marcha, para que pueda irse convirtiéndose en un verdadero PROYECTO SOLIDARIO Y COMPARTIDO por todas las personas que amamos la "canción de autor".

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN
Y DIFUSIÓN DE LA "CANCIÓN DE AUTOR"

PLANTEAMIENTOS Y OBJETIVOS

El «Centro de Documentación y Difusión de la Canción de Autor» es una institución creada para salvaguardar, reivindicar y potenciar la «canción de autor» como un género musical y poético, surgido a mediados de los años sesenta, ... 

... que fue clave para el desarrollo cultural y democrático español durante los últimos años del “franquismo” y primeros de la “transición”; 

... que se ha mantenido vivo con el paso del tiempo; 

... y que, en la actualidad, ofrece un apasionante futuro en el relevo generacional que se está produciendo, y están protagonizando, los jóvenes «cantautores»y «cantautoras»

Lo objetivos esenciales que se desarrollarán en el «Centro de Documentación de la Canción de Autor» son los siguientes:

Recopilar, ordenar, clasificar, catalogar y difundir todo tipo de materiales o documentos –sonoros, audiovisuales y gráficos– creados y publicados sobre la «canción de autor» desde sus orígenes a la actualidad.

Objetivo a través del que se plantea la defensa, la protección y la conservación de la historia de nuestra «canción popular» y, más concretamente, de nuestra «canción de autor».

En esa perspectiva, en el «Centro de Documentación» se crearán varios espacios, o departamentos, de recogida y archivo de materiales e informaciones, abiertos y puestos al servicio de investigadores, periodistas, profesores, músicos, o cualquier otro tipo de usuario interesado por la «canción de autor».

Apoyar y fomentar el conocimiento, la promoción y el desarrollo de la «canción de autor», y de la obra de los “cantautores” –de todas las generaciones– dentro y fuera del país.

Con ese objetivo se realizarán y pondrán en marcha, entre otras iniciativas, un exhaustivo “catálogo de cantautores”; un “departamento de formación” desde el que se organizarán todo tipo de conferencias, cursos y seminarios sobre la «canción de autor»; y una «sección de apoyo a la promoción y difusión» de la obra de los nuevos y más jóvenes creadores.

Por último el «Centro de Documentación y difusión de la Canción de Autor» promoverá diferentes tipos de actividades de difusión de la «canción de autor»: exposiciones, conciertos, semanas culturales, encuentros, etc. 

Con vistas al futuro, no se descarta, en ese sentido, la publicación de una revista especializada; e incluso, la edición de una colección de libros monográficos dedicados a la “canción de autor” y a sus creadores.

PROYECTOS Y REALIZACIONES:


En la Fonoteca del Centro de Documentación se recogerán.

• Una colección, lo más completa posible, de discos de vinilo y CD editados en todo el territorio nacional, y en el exilio, desde mediados de los años sesenta a la actualidad. Discografía referida al género de la «canción de autor» que será actualizada de forma permanente, y que aparerá clasficada y fichada por autores, intérpretes, años y comunidades.

• Un archivo sonoro informatizado, y una «base de datos» que en la actualidad consta de 5.000 discos, de 1.800 compositores e intépretes españoles y latinoamericanos, y de 70.000 canciones. Base de datos que se completa con otras tres, de caracter básico, sobre la «canción de autor» latinoamericana, francesa e italiana.


Los objetivos de esta fonoteca son fundamentalmente dos:

• Conservar y proteger todo el material discográfico relacionado con la “canción de autor” que se ha grabado en España desde 1960 a la actualidaad.

• Proporcionar a periodistas, investigadores, profesores, y a quien pudiera interesarle, una "base de datos" –sonorizada– sobre la "canción de autor" española y latinoamericana, en la que se recogerán informaciones cruzadas de autores, intérpretes, arreglistas, músicos, grabaciones (discos de vinilo y CD's), canciones, letras, versiones, países, comunidades, lenguas, diseñadores de cubiertas, años de edición, etc.


La Biblioteca y la Hemeroteca del Centro de Documentación tienen como finalidad reunir, conservar, catalogar, clasificar y facilitar al usuario interesado las publicaciones –libros y revistas– producidas y editadas en relación con la “canción de autor” en las diferentes Comunidades Autónomas de España, y en los países Latinoamericanos.

A su vez en el Centro se dispondrá de un archivo digitalizado de “artículos periodísticos” clasificados por autores, acontecimientos musicales importantes, o reflexiones y estudios monográficos sobre la “canción de autor”.


En el Centro de Documentación también se creará un “banco de imágenes”: fotografías, documentales, programas de TV, videos, etc,

Respecto a las fotografías se dispondrá de originales sobre papel y de digitalizaciones en alta resolución.


Atendiendo a la necesidad de «proteger y conservar la memoria contra el olvido» –en este caso, los orígenes y la evolución de la “canción de autor” desde su nacimiento a la actualidad–, en el Centro de Documentación se creará una sección dedicada a la recogida de todo tipo de documentos alusivos a la historia, al desarrollo y a la evolución de la “canción de autor” en general, y, más concretamente, en las diferentes Comunidades Autónomas y en los países Latinoamericanos.


Esta sección o departamento del Centro de Documentación deberá adquirir una especial importancia por su carácter educativo en una doble perspectiva. De forma interna respecto a la formación de los propios creadores, y de forma externa con el fin de dar a conocer la “canción de autor” y de profundizar, por ejemplo, en sus posibilidades educativas en áreas tan específicas como la Lengua y Literatura, las Ciencias Sociales, la Educación Filosófica y Ética, y, más concretamente, la Educación para la Ciudadanía.

En ese sentido se abordarán y se desarrrollarán, al menos tres planes de formación:

Curso y seminarios de formación y perfeccionamieto para los propios creadores: compositores e intérpretes.

Cursos, seminarios y encuentros informativos dirigidos a los profesionales de los medios de comunicación relacionados con el mundo de la cultura, en general, y de la música, en particular: guionistas, periodistas, asesores, etc.

Cursos y seminarios dirigidos al profesorado de Educación Infantil, Primaria y Secundaria; Facultades de Pedagogía, Historia, Filosofía y Filología; Escuelas de Música, etc.. En estos cursos se planteará como meta esencial la aproximación de la “canción de autor” a la escuela, y a los programas y proyectos educativos.


Otra de las acciones prioritarias del Centro de Documentación será la elaboración de un catálogo, lo más completo posible, de todos aquellos creadores –compositores, músicos e intérpretes– que estén trabajando –o hayan  trabajado– en el ámbito de la “canción de autor”.

En concreto este “catálogo de cantautores y cantautoras” será de carácter totalmente abierto y plural, y se organizará con arreglo a la siguiente estructura:
Constará de cuatro secciones:

1 - CANTAUTORES Y CANTAUTORAS DE LA PRIMERA GENERACIÓN:
En este apartado aparecerán los cantauores y cantautoras que iniciaron su actividad creativa entre 1956 y 1978, es decir, durante los últimos años de la dictadura –incluida la canción del "exilio"– y los de la transición democrática, hasta la aprobación de la Constitución. (Por supuesto ocuparán un lugar muy especial los cantautores y cantautoras de esta etapa, o de cualquiera de las otras, que ya no estén con nosotros).

2 - CANTAUTORES Y CANTAUTORAS DE LA SEGUNDA GENERACIÓN:
En este apartado aparecerán los cantautores y cantautoras que iniciaron su actividad creativa y grabaron su primer disco o maqueta entre 1978 y 2000.

3 - CANTAUTORES Y CANTAUTORAS DE LA TERCERA GENERACIÓN:
En este apartado aparecerán los cantautores y cantautoras que iniciaron su actividad creativa a partir del año 2000. Apartado que estará permanentemente en proceso de actualización.

4 - INTÉRPRETES DE LA “CANCIÓN DE AUTOR”:
En este apartado aparecerán los/las cantantes que no son compositores o compositoras –ni de textos, ni de música– pero que han incorporado a su repertorio –de forma total o parcial– temas creados por cualquiera de los cantautores o cantautoras que aparecerán en los tres apartados anteriores.

En el CATÁLOGO los cantautores y cantautoras que aparezcan –en cualquiera de las tres generaciones anteriormente citadas– serán identificados con uno, o varios, de estos "tipos" de creación.

Cantautores o cantautoras que fundamentalmente han centrado su actividad creativa en la musicalización e interpretación de textos de nuestro grandes poetas

Cantautores o cantautoras que fundamentalmente han centrado su actividad creativa en componer e interpretar canciones en las que son autores de la música y de la letra.

(En ocasiones puede ocurrir que un cantautor o cantautora de cualquiera de los dos tipos anteriores pertenezca –aunque sea muy ocasionalmente– a las dos tipologías).

Creadores o creadoras que desde otros géneros musicales –flamenco, folk, rock, jazz, pop, copla, etc.– han reaizado algún tipo de "incursión" –definitiva u ocasional– en el ámbito –o, si se quiere, en el género– de la "canción de autor".


En el Centro de Documentación se creará un departamento de asesoramiento a los jóvenes “cantautores”, especialmente en el inicio de su andadura creativa y profesional que cada vez es díficil, arriesgada y compleja.

Podría brindarse asesoramiento en aspectos legales –o jurídicos–, y en la diversidad de intervenciones relacionadas con la creación, producción, grabación y promoción de sus maquetas o proyectos discográficos.


El Centro de Documentación, entendido como un espacio cultural creado para el encuentro de la “canción de autor” en sus diversas modalidades y manifestaciones geográficas, asumirá también la tarea de organizar y realizar actividades diversas de difusión, proyección y dinamización de su propia identidad y, en concreto, de sus realizaciones y proyectos.

En ese sentido –a corto, medio y largo plazo– podrá liderar, entre otras, las siguientes actividades:

Diseño y realización de exposiciones.

Presentación de libros u otras publicaciones relacionadas con la “canción de autor”.

Organización de ciclos de conciertos o recitales con carácter monográfico y/o extraordinario: homenajes, celebración de centenarios, encuentros solidarios, ciclos poéticos, etc.

Celebración anual de un “encuentro nacional” sobre la “canción de autor” –con proyección internacional– tal y como se organiza, por ejemplo, en Italia, la “Rassegna della canzone d’autore”, conocida como “Festival Tenco”.

Publicación de una revista –que en principio podría ser anual o semestral– en la que se recojan todo tipo de novedades y actualizaciones referidas a la “canción de autor”. (En Italia, dicha revista titulada “Il cantautore” se publica, coincidiendo con la celebración del “Festival Tenco”).

Edición, o coedición, de libros monográficos relacionados con la “canción de autor” y sus creadores.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

VIOLETA PARRA IV - ¡VIOLA ADMIRABLE! ¡VIOLA CHILENSIS!... MANANTIAL INAGOTABLE DE VIDA HUMANA.

Continúo, un día más, acercándome, e invitándoos a que os acerquéis, a vida –apasionante– y a la obra –plural y diversificada– de VIOLETA PARRA, una de "mis grandes amadas catoras del alma". Y como punto de partida os recuerdo y os remito a los tres cuelgues anteriores, que escribí sobre ella:

VIOLETA PARRA I - «COMO UNA ESTRELLA QUE JAMÁS SE APAGA»

VIOLETA PARRA II - DE LA TRADICIÓN A LA INNOVACIÓN 
PARA CANTARLE A LA VIDA

VIOLETA PARRA III - «GUITARRA CON HOJAS QUE RELUCEN 
AL BRILLO DE LA LUNA»

En 1960, como consecuencia de una enfermedad, Violeta Parra se vio obligada a permanecer ocho meses en cama, tiempo en que, incapaz de paralizar su desbordante creatividad, inició su afición a pintar ya realizar tapices y arpilleras. A partir de entonces siempre compartió estas actividades artísticas con la composición y la interpretación de sus canciones.

«Tanto tiempo no podía quedarme sin hacer nada –comentaba Violeta. Un día vi lana y un pedazo de tela y me puse a hacer cualquier cosa. Nada surgió. Nada sabía, y era porque, en el fondo, no tenía claro qué quería hacer. Volví a tomar el pedazo de tela y deshice todo y quise copiar una flor, pero, cuando terminé no era una flor, sino una botella. Quise ponerle una tapa a la botella y surgió una cabeza, entonces, le puse ojos, nariz y boca: era una dama, como esas que van todos los días a la iglesia a rezar".
Obra de Violeta Parra.

Y así fue como aquella mujer, guiada básicamente por su sensibilidad –puesto que no poseía una formación específica en el ámbito de la creación plástica–, empezó a desarrollar una obra artesanal extraordinaria, de gran belleza y sencillez, plenamente identificada con la identidad, con la tradición y con los problemas sociales del pueblo chileno.

«Las cosas son simples –solía confesar–. No sé diseñar, yo invento todo, y todo el mundo puede hacerlo. No sé dibujar y no hago dibujo alguno antes de comenzar mis tapices, sino que voy viendo, poco a poco, lo que debe ponerse.Voy llenando espacios en mis tapices... Y con mis pinturas: ellas están todas en mi cabeza, como mis canciones. Cuando siento que hay una persona sensible o que le nace un sentimiento al ver lo que hago, me quedo tranquila. Sólo hago algo en lo que pueda poner la emoción. Cada trabajo es para mi único. En mis telas tengo treinta personajes, y cada expresión de ellos es única, ellos hacen cosas distintas, pero yo tomo un solo color y viajo por todos los cuadros para conservar lo que siento cuando quiero dar una expresión, así sea el mismo personaje. Yo misma a veces tengo el color de mi nombre o el color verde que es de la alegría y que me cuesta más que ninguno, o el rojo si estoy enojada y denuncio... Siempre uso como base los colores araucanos: amarillo, negro, violeta, rojo y rosado de copihue".

Vamos a contemplar algunas de sus obras:

Árbol de la vida. 1963. 135 x 97,5 cm. Yute teñido y bordado con lanigrafía.
 La cantante calva. 1960. 138 x 173 cm. Yute bordado con lanigrafía.
El circo. 1961. 122 x 211 cm. Tela artificial y bordados en lanigrafía.
Prisionero inocente. 1964. 31,7 x 45,5 cm. Óleo sobre madera prensada.
La cueca. 1962. 119,5 x 94,5cm. Lino y bordados en lanigrafía.
Fresia y Caupolicán. 1964-1965. 142 x 196 cm. Yute teñido y bordado con lanigrafía. 
Mujer con guitarra. Oleo.
Esta obra de Violeta Parra es la que ilustra la cubierta
de mi libro "... Y la palabra se hizo música. Vol. 3. El canto emigrado
de América Latina" y la que me identifica en la cabecera
de mi página de facebook.
Contra la guerra. Arpillera.

Seguidamente os sugiero ver y escuchar los dos vídeos siguientes en los que Violeta Parra habla de sus arpilleras y, en general, de su obra plástica.

En el segundo vídeo, es de una gran belleza, y muy significativo de su personalidad, lo que Violeta responde cuando se le pregunta con cuál de sus medios de expresión se quedaría –poesía, música o creación plástica–; ella responde que «se quedaría con la gente porque es la gente la que le motiva a hacer todas las cosas»... ¡Así era Violeta!





El mismo año al que antes hacia referencia –1960– en la fiesta de su cuarenta y tres cumpleaños, Violeta conoció a Gilbert Favre, músico suizo –dieciocho años más joven que ella– que había llegado a Chile para realizar una investigación sobre el folclore sudamericano; inesperado encuentro del que surgió una apasionada relación amorosa entretejida de numerosas separaciones y reencuentros.

Gilbert –a quien Violeta llamaba cariñosamente "Chinito"– fue, en realidad, el gran amor de su vida hasta 1965, cuando él planteó la separación definitiva.

En 1961, superada la enfermedad, Violeta viajó a Buenos Aires, donde dio varios recitales, actuó en diversos programas de televisión, , expuso sus pinturas y tapices, y grabó un nuevo LP, "El folclore de Chile según Violeta Parra".



Al año siguiente Violeta Parra regresó a Europa –junto a Gilbert y s sus hijos Ángel e Isabel- para participar como invitada en el Festival de la Juventud de Helsinki ¡por la paz y por la amistad!.

Aprovechando su estancia en el continente europeo, viajó a la Unión Soviética, a Italia y a Alemania, y decidió permanecer tres años en París; años que fueron esenciales para ella, tanto desde el punto de vista plástico, o artesanal, como desde el de su actividad como compositora.

En abril de 1964, realizó una exposición individual en el Museo de Artes decorativas del Louvre, en la que presentó veintiséis pinturas, veintidós tapices, pequeñas esculturas de alambre y varias máscaras. En aquella ocasión, ella misma confeccionó el cartel que anunciaba la exposición utilizando una arpillera negra, sobre la que bordó un gran ojo y el texto del anuncio.



En el catálogo de aquela exposición, la investigadora Ivonne Brunner presentaba a Violeta y su obra plástica diciendo: «Violeta no es una desconocida en Francia. Utiliza un lenguaje poético y simbólico, dando un significado a cada tema, a cada color, sin por eso descuidar el lado plástico de su obra. Cada una de sus arpilleras es una historia, un recuerdo o una protesta en imágenes».