Páginas vistas en total

miércoles, 31 de julio de 2013

GERMAN COPPINI Y SU poÉTICA IMPRESCINDIBLE. «AMÉRICA HERIDA»: UN VIAJE MUSICAL POR EL DOLOR Y LA ESPERANZA.

En la historia de la música y de la canción popular hay compositores e intérpretes que, a través de sus creaciones, han entrado a forman parte de la "memoria colectiva" de un tiempo y de un país, y que muy difícilmente serán olvidados; uno de ellos es, sin duda, GERMAN COPPINI.

Germán Coppini.

No voy a detenerme aquí en su larga y apasionante trayectoria creativa y musical, basta recordar sus presencias en grupos como "Siniestro total" o "Golpes Bajos"; o dos –entre muchos– de sus inolvidables discos en solitario a los que personalmente estuve "colgao" mucho tiempo "El ladrón de Bagdad" y "Carabás"; o sus colaboraciones con amigos y amigas como Carmen y Gloria (Vainica Doble), Paco Clavel o el genial Tino de Geraldo.


A través de sus canciones he sido un admirador hondo de la obra y de la personalidad de Germán Coppini y, por ello, fue para mí un acontecimiento personal de inmensa satisfacción el día en que le conocí personalmente; satisfacción, sorpresa e incluso una gran emoción inesperada... Os cuento:

Ocurrió el pasado 14 de octubre en la Sala Galileo Galilei, de Madrid. Aquel día fui invitado por el Comité  "Por la libertad de los Cinco", a presentar un acto para pedir la liberación de los cinco presos cubanos en Estados Unidos. Entre los personajes que tuve gozosamente que presentar estaba  Germán Coppini que cantó acompañado a la guitarra por Armando Martínez. Os aseguro que –cosa rara en mí– en aquel momento me sentí hasta un poquito nervioso: "Coppini es mucho Coppini".

Le presenté, me quedé en una esquina del escenario y fue muy emocionante –¡sorprendentemente emocionante!–; sobre todo cuando cantó "Pobre del cantor" de Pablo Milanés.


Armando Martínez y Germán Coppini en la Sala Galileo-
Concierto "Por la liberación de los cinco". (Foto: Juan Miguel Morales).

«Pobre del cantor de nuestros días
que no arriesgue su cuerda
por no arriesgar su vida.
Pobre del cantor que nunca sepa
que fuimos la semilla
y hoy somos esta vida».

Tras su actuación hablamos un ratito en el pequeño camerino del Galileo sobre lo importante y lo necesario que resulta, hoy en día, la recuperación de la memoria contra el olvido, en particular respecto al canto popular que impulsó y acompasó nuestras pasiones y nuestras luchas por la libertad, en los años trágicos y despiadados de la dictadura franquista... Hablamos y en pocos minutos nos sentimos cercanos y cómplices de muchas cosas; en aquel momento, por supuesto, de los "latidos heridos y esperanzados" de  Cuba y de toda América Latina.

A los pocos meses –hace unos días–, Germán Coppini me ha hecho llegar un maravilloso LP titulado: "Germán Coppini y los Voluntarios. America herida". Concretamente éste:


De este disco de Germán voy a realizar inicialmente cuatro breves comentarios:

En primer lugar, he de decir que nos encontramos ante un trabajo musical valiente, arriesgado, necesario e imprescindible. Germán vuelve su mirada y reactiva su sensibilidad y sus sentimientos –más profundamente humanos– sobre algunas de las canciones que nos llegaron de América Latina en los años sesenta y setenta, y que conformaron, de alguna forma, nuestra identidad libre, revolucionaria y esperanzadora. ¡Falta hacía un disco como este en un tiempo tan olvidadizo y "camaleónico"!

En segundo lugar, éste es un disco al que yo calificaría como "para el aprendizaje". En concreto, para el aprendizaje de muchos cantautores y cantautoras jóvenes que "militan" en la "ignorancia" de la tradición y de las raíces de nuestra música popular; jóvenes creadores sin referentes que andan medio perdidos –algunos no sé sabe muy bien por qué, con cierto éxito– en este apasionante género que es, para mi, la "canción de autor". Este es un disco para que muchos de esos jóvenes –que se autoproclaman "cantautores"– se sienten a escucharlo despacito... ¡Claro que para eso –y aquí radica el problema– tendrían que reconocer que tienen mucho –o al menos, algo– que aprender! No son muchos los que lo reconocen.

Germán Copinni.

En tercer lugar, este es un disco que nos sumerge en la experiencia que supone vivir en la contradicción entre el dolor –hambre, guerra, pobreza, explotación, injusticia, esclavitud, represión– y la esperanza; una contradicción  que queda reflejada en las imágenes y en el juego de colores de su cubierta, y que, pese al dolor de las "heridas", rezuma horizontes de luz; horizontes que Coppini dejan mi claros en las dos canciones con las que concluye la cara A y la Cara B de su disco en soporte vinilo: "Abre la ventana" –cara A– y "Vamos por ancho camino" –cara B–, ambas de VÍCTOR JARA.

Y, en cuarto lugar, nos encontramos con un disco –editado en soporte LP de vinilo y en CD– hermosísimo en su diseño y en su maquetación.... Me encanta la gran "dignidad" con la que ha sido tratada esta "América herida" de Coppini. ¡Nada de cutrerías! ¡nada de nostalgias ridícula e insultantes! ¡nada de regresiones!... ¡todo lo contrario!... Plástica y musicalmente es un disco bello, luminoso, actual, comprometido, muy cuidado, muy bien compuesto, muy bien arreglado, muy bien interpretado, bien producido... ¡Como se merece su contenido; como se merece la "canción de autor"; como se merece la América hermana; ...aún en tiempos de "crisis"!.

A la carpeta del LP se incorpora un libro de imágenes con los textos de
las canciones, algunos comentarios y el mismo disco en formato CD.
¡Magnífico! ¡Felidicades al sello Lemuria Music y
a Pablo Lacárcel que ha dirigido el proyecto!

No quiero enrollarme más, solamente mencionar a los músicos que han acompañado a Germán en este proyecto, indicaros el listado de las canciones que lo componen, y adjuntar un par de vídeos para que os hagáis una idea de lo que estamos hablando.

• En "América herida", además de Germán Coppini, han intervenido Armando Martínez –bajo, guitarra acústica y coros–, Fernando Martín –guitarra eléctrica y acústica– y Ginés Martínez –batería–.

• Las canciones que integran el disco son las siguientes:

CARA A:
"Milonga para andar lejos" (Daniel Viglietti)
"Mi abuelo" (Amparo Ochoa)
"Quincho Barrilete" (Carlos Mejía Godoy)
"Bastidores" (Chico  Buarque)
"Carabina 30-30" (Popular)
"Cajitas" (Malvina Reynolds)
"Duerme negrito" (Popular)
"Abre la ventana" (Víctor Jara)

CARA B:
"Arauco tiene una pena" (Violeta Parra)
"El árbol que tú olvidaste" (Atahualpa Yupanqui / Pablo del Cerro)
"Pobre del cantor" (Pablo Milanés)
"Corazón maldito" (Violeta Parra)
"Soy del pueblo" (Carlos Puebla)
"Cielito de los muchachos" (Mario  Benedetti / Daniel Viglietti)
"Vamos por ancho camino" (Víctor Jara / Celso Garrido Lecca)
"Cielito de los muchachos" (Acústico)

• Y para concluir, dos vídeos tomados del canal de YouTube sobre Germán Coppini: dos vídeos para disfrutar, y, sobre todo, para animarse a comprar el disco. (¡Los discos hay que comprarlos!, y este, en particular, merece la pena).


sábado, 27 de julio de 2013

PROYECTOS CON ALMA: «D·AQUÍ FESTIVAL» Y «¡DESPIERTA CANTO!»

Esta semana he tenido la oportunidad de conocer otro de esos "proyectos con alma" que se acaban de poner en marcha para reivindicar y promover la "canción de autor" en nuestro país; se trata de las iniciativas "D·AQUÍ FESTIVAL""¡DESPIERTA CANTO!" que acaba de promover la asociación cultural "UNIVERSOCREA".


El pasado jueves tuve la oportunidad de conocer estas iniciativas a través de sus creadores Mar Más, Belinda Soto y Miguel Hidalgo.

Conversé con ellos en el entrañable local madrileño donde tiene su sede la Asociación "UNIVERSOCREA" –de la que ellos son también responsables–, y he de decir que sus propuestas me encantaron y me parecieron de enorme interés .

Sede de la Asociación Cultural "UNIVERSOCREA"
situada en el barrio de Lavapies, de Madrid, calle Marqués de Toca 5.

Las actividades que ha emprendido "UNIVERSOCREA" desde su fundación, en 2009, han sido muchas y muy diversas; entre ellas, la más reciente, es la creación de un espacio cultural llamado "D·AQUÍ FESTIVAL", planteado con el fin de apoyar, fortalecer y promover nuestra "canción de autor" de calidad –como "seña de identidad"– a través de una serie de encuentros con sus creadores y con las personas que amamos y somos seguidores de ese género; encuentros que concluirán con una gran muestra global  –un gran concierto– que se celebrará en octubre de 2014.

Uno de esos encuentros en torno a la "canción de autor" va a ser el llamado "¡DESPIERTA CANTO!". Cuando Mar, Belinda y Miguel me lo presentaron lograron contagiarme su entusiasmo. Me llamó mucho la atención, por ejemplo, el diseño gráfico y las referencias poéticas con el que lo presentan:


Es realmente hermoso que esta convocatoria al "despertar del canto" se asocie, por una parte, a uno de los versos más hermosos de Blas de Otero"Me queda la palabra / Nos queda la palabra"–proyeción y eco del verdadero canto popular–; y, por otra parte, al canto de Armando Tejada Gómez y César Isella en "Canción con todos""Libera la esperanza con un grito en la voz". (¡Magnífico planteamiento y magnífica propuesta!)

"¡DESPIERTA CANTO!" será un encuentro-concierto que se celebrará el próximo día 8 de agosto, a las 20:30, en el Teatro del Arte (TDA), de Madrid, con la intervención de Jesús Márquez, Leonor Guelbenzu, Las Dos en Punto y En casa del Erizo .

Jesús Márquez, Leonor Guelbenzu, Las Dos en Punto y En casa del Erizo.

El cartel del concierto que se celebrará el próximo día 8 de agosto –siguiendo la línea global del diseño antes analizada– es el siguiente:


Evidentemente este "cuelgue" es una primera aproximación al trabajo y a los proyectos que están realizando la Asociación "Universocrea", en particular, dentro del sello "D·AQUÍ FESTIVA"; por supuesto seguiré persiguiendo sus interesantes iniciativas para apoyarlas y recomendarlas AQUÍ DONDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA.

En cualquier caso, para ampliar esta información puede acudirse a la página de facebook que muy recientemete ha creado la Asociación:

jueves, 25 de julio de 2013

CANCIONES CON HISTORIA; «ÍÑIGO COPPEL EN EL OLYMPIA"... ¡POR SUPUESTO QUE SÍ!

En esta sección del blog a la que llamo "Canciones con Historia" cabrían, en realidad, todas las canciones, porque todas tienen una historia: la historia de la persona a la que van dedicadas o de la que se habla; la propia historia de su creador en el momento o en la circunstancia en la que la compuso; e, incluso, la historia de las canciones de "encargo", o de las compuestas en respuesta a la demanda de una "clientela fiel o de fans" –"habelas hailas"–; canciones que, en realidad, no son mas que un "mal rollo" –a veces hasta "bonito" y en otras para cortarse la venas– que a mi no me interesa para nada.

Bueno, pues hoy os traigo la historia de una canción que ¡me encanta!, ¡que me parece una genidalidad!, y que la ha compuesto uno de los mejores creadores jóvenes de los que, hoy por hoy, podemos disfrutar en nuestro país. Esta canción se llama "EN EL OLYMPIA" y la ha compuesto IÑIGO COPPEL.


Antes de entrar a narrar y a comentar la historia de esta canción, me vais a permitir que os cuente –por si alguien lo desconoce– lo qué ha sido, lo que es y lo que ha significado el TEATRO OLYMPIA, de París, para la historia de la música a nivel internacional.

Fachada del Olympia.
El Teatro Olympia de París, ubicado en el número 28 del bulevar de las Capuchinas, es un teatro que ha adquirido renombre internacional por la actuación de músicos y cantantes de muchos países y de estilos muy diferentes; e igualmente por su magnífica acústica, circunstancia que lo conviritió en un lugar muy adecuado para grabar actuaciones en directo.

A partir de los años sesenta "EL OLYMPIA" llegó a convertirse en un lugar de paso prácticamente obligado en la carrera de los grandes cantantes o grupos de la música popular. Por él pasaron, con sus conciertos, desde Édith Piaf a The Beatles o The Rolling Stones, y centenares de estrellas como Georges Brassens o Jacques Brel, Georges Moustaki, Paul McCartney, Amalia Rodríguez, Frank Sinatra, Louis Armstrong, Ray Charles, Leonard Cohen, Bob Dylan, Aretha Franklin, Céline Dion, Judy Garland, Bill Haley, Jimi Hendrix, Billie Holiday, Janis Joplin, Madonna, Liza Minnelli, Quilapayúm, Chavel Vargas, y españoles como Paco Ibáñez, Pablo Guerrero, Raimon, Ovidi Montllor, Maria del Mar Bonet, Camarón, Lluís Llach, Francesc Pi de la Serra, Luz Casal, Raphael o el mismísimo Julio Iglesias.

Seguidamente os ofrezco algunas fotografías del interior del Olympia para que os vayáis haciendo idea de lo que estamos hablando:

Interior del teatro Olympia.

Una de las cosas más características –y bastante míticas– del Teatro Olympia, son las carteleras luminosas que se colocan en su fachada para anunciar los conciertos. Aquí tenéis alguna de ellas, y debajo... ¡por supuesto que sí!, una referida a nuestro gran ÍÑIGO COOPEL.


Pues sí, IÑIGO COPPEL ha compuesto una canción cuya historia tiene mucho que ver con todo lo anterior; la canción se llama "EN EL OLYMPIA" y es él mismo quien nos cuenta su historia:

«Era verano en Madrid y yo era un desgraciado. Mi disco no iba a salir (los de la discográfica se habían dado cuenta de que no tenían dinero para publicarlo), la chica con la que vivía me había echado de su casa y, para colmo, me habían contratado en una tienda de discos en la que todos los días me esperaba la misma tarea: repasar el mueble de cantautores y canción francesa. Allí, cada mañana me hincaba de rodillas y ordenaba todos aquellos discos uno a uno. Fue entonces cuando ese título empezó a aparecer ante mí: "Pablo Guerrero en el Olympia", "Paco Ibañez en el Olympia", "Julio Iglesias en el Olympia", "Edith Piaff a l'Olympia", "En el Olympia", "En el Olympia", "En el Olympia"...

Ah, el Olympia de París, ¡la cima! ¡la cumbre de todo cantautor!

Estos son algunos de los discos que pasaron por los ojos
y por las manos de Íñigo Coppel durante su trabajo en la tienda de discos.

Alguien me contó que Borges dijo una vez: «Es una suerte que los poetas siguieran escribiendo después de la Divina Comedia». Estoy seguro de que esa frase rondaba por mi cabeza cuando soñé todo esto en una de esas noches de verano en Madrid en las que me encontraba tan solo y era tan desgraciado».

Fue a partir de aquella noche como empezó a surgir esta canción de la que en este momento solamente o voy a ofrecer la letra. Me ha prometido Íñigo que cuando la tenga grabada –¡bien grabada!– seremos los primeros en escucharla.

Íñigo Coppel. (Fotografía de Guillermo Asián).

«En un tiempo ya lejano de mi vida
canté en el Olympia de París,
la Gracia me fue concedida,
escuchadme, "mes amis",
me perdí por sus pasillos,
oi a las sombras gemir,
cuando vi un fuerte brillo
Y él se apareció ante mí,
reconocí su sonrisa,
su porte y su esplendor,
lloré y me arrodillé deprisa,
era Gardel, el gran cantor.

"Oh, maestro, estoy vencido,
–así le empecé a hablar–
por eso he venido
a morir a este lugar,
dediqué mi vida entera
a escribir una canción
tan hermosa y verdadera
que causara admiración
y ahora es tal mi desencanto,
pues jamás lo conseguí,
que hace tiempo que no canto
y así no quiero vivir".

Y él dijo: "Che, vení,
yo te guiaré hasta el cielo,
sígueme
y podrás entrar con una condición:
aún te queda mucha vida,
luego al mundo tendrás que volver".

"No quiero volver ahí fuera,
–le grité en la oscuridad–
allí nadie me espera
y no puedo con mi soledad,
los hombres son extraños,
jamás  les comprendí,
solo les he hecho daño,
tanto como ellos a mí"
Ahí Gardel, ante mi asombro,
a los ojos me miró,
puso su mano en mi hombro
y, con bondad, así me habló:

Dijo: "Che, che,
tienes que volver al mundo,
sal ahí
y canta pero olvida tu ambición,
no busques gloria en vano
y verás que hay muchos hermanos
que te querrán escuchar"

Entonces vi a los juglares,
se empezaron a acercar,
me abrazaron con cantares
que me hicieron sollozar,
allí vi a Violeta Parra
y vi a Jacques Brel,
me dio esta guitarra,
me dejó tocar con él,
pude ver a tantos otros,
decían con ilusión:
"Ven y canta con nosotros"
"Ven y canta esta canción"
su canto era tan bello
que yo dejé de pensar,
mi voz se unió a la de ellos
y así... ¡Volví a cantar!
Oh, amigos, ¡Volví a cantar!
Oh, hermanos, ¡Volví a cantar!
La, la ,la, la, la, la...».

Fue un sueño del que nació una canción...; un sueño que ojalá algún día se haga realidad...; puede que sí, los sueños son posibles e ÍÑIGO COPPEL es un gran cantor popular.... ¡de los grandes!. 

miércoles, 24 de julio de 2013

«ESFUMATO» SUMANDO GENIALIDADES. CRÓNICA DE UN CONCIERTO Y DE UNA FASCINACIÓN.

En la crónica de hoy, de entrada, una afirmación: El pasado mes de marzo ENRIQUE AMIGÓ en un concierto que nos ofreció en la Sala Libertad 8, de Madrid, ¡ME DESLUMBRÓ!. Podemos recordarlo pinchando en el siguiente enlace: 


Pués bien, cuatro meses después –concretamente el domingo pasado, también en Libertad 8–, ESFUMATO –o sea, Enrique Amigó con su banda– ¡ME FASCINARON!... ¡Sí, esa es la palabra justa!... Viéndoles y escuchándoles me sentí fascinado...; yo y mi cámara fotográfica –ha sido la primera vez en su vida que se disparó tantas veces, que al final me dijo: "No puedo más, aquí me acabo", no le cabía ni una foto más en su memoria–.

A la salida del concierto, ya en el "metro", me preguntaba sobre cuál podría ser el origen –o el motivo– de esa "fascinación" capaz de superar al "deslumbramiento"...; y enseguida encontré la respuesta: Mi "fascinación" era el resultado, o la consecuencia, de haber participado, durante hora y media, a una suma de genialidades... 

Eso es para mí «ESFUMATO»: UNA SUMA DE GENIALIDADES QUE SE MULTIPLICAN CUANDO SE JUNTAN EN EL ESCENARIO; y eso es lo que hoy me gustaría transmitiros a través de este "cuelgue" en el que predominarán las imágenes.

El espectáculo está a punto de empezar, todo está preparado sobre el minúsculo escenario de la Sala Libertad 8:


Se apagan las luces de la sala, se enciende las del escenario, y aparecen CARLOS MANZANARES, CLARA GONZÁLEZ, ALBERT ANGUELA y ENRIQUE AMIGÓ.

De izquierda a derecha Carlos Manzanares, Clara González,
Albert Anguela
y Enrique Amigó.

Carlos Manzanares –sobre el que después me explayaré– con una especie de batuta flexible y anaranjada con la que moviliza el aire extrayéndole increíbles sonidos –uno de sus juguetes musicales, no sé como llamarlo– marca el punto de partida –"¡ya estamos aquí!"– y se inicia el concierto.

Carlos Manzanares y su primer juguete musical.

Y al ratito, sale JULIO GONZALO  con su saxo... ¡ESFUMATO AL COMPLETO!... Y empieza la "fascinación"...; los genios se ríen...: y la música y las canciones se disparan...; ritmo, belleza, alegría, sonrisas, aplausos, caras de felicidad...; y las cinco genialidades musicales –apiñadas en cuatro metros cuadrados, más o menos– ¡empiezan a multiplicarse!.

ESFUMATO: De izquierda a derecha Carlos Manzanares, Clara González,
Albert Anguela, 
Enrique Amigó y Julio Gonzalo.

Vayamos, uno por uno, con los personajes de ESFUMATO –¡merece la pena conocerlos, y, por supuesto, escucharlos!...

Para empezar ENRIQUE AMIGÓ –primera genialidad–, creador de canciones llenas de imaginación, de emoción, de sentimientos y de finísimas ironías. Un cantautor "puro" –sobrevolando felizmente sobre el mundillo "seudocantantoril" que tanto desprecio y me cabrea–. Enrique, de la misma forma que puede llegar a emocionarte y a divertirte con sus propias canciones, es capaz de sumergirte en el mundo mágico de Lorca musicalizando y adaptando un poema tan complejo como la "Gacela del amor desesperado", o de regalarte unas hermosas y muy personales versiones de canciones míticas como "In a manner of speaking" de Winston Tong, o de "Summertime" de George Gershwin... 

O sea, Enrique Amigó es un creador completo: gran músico, muy buen intérprete –con mucha personalidad–, y con una capacidad literaria imaginativa y versatil, que se traduce en un una utilización  libre y, a la vez, fantástica del lenguaje.

Enrique Amigó.

CARLOS MANZANARES –segunda "sobre-dosis" de genialidad–. El ritmo, la música y la sensibilidad le sale por todas partes –estoy seguro que por las visibles y por las que no se dejan ver–. Se pone a hacer percusiones en en el cajón y sus manos vuelan; y no digamos nada cuando se decide a hacer toda clase de magias sonoras con sus juguetes musicales, o simplemente con unas botellas de cerveza. ¡Boquiabierto me dejó; y a mi cámara loca, loca de contenta!

Carlos Manzanares.
Y ahora le llega el turno a JULIO GONZALO... ¡UF!... Este tipo lleva la genialidad hasta en su rostro –sobre todo cuando sonríe–, y claro la transmite a través de su saxo con toda nitidez... Es, sin duda, uno de los mejores saxofonistas que tenemos en este país... Él, en el concierto del domingo pasado, consiguió ponerle el acento a mi "fascinación"... y poco más voy a decir: ¡Hay que ir a los conciertos y escucharle!; es una recomendación que ya veréis, me la tendréis que agradecérmela.

Julio Gonzalo.
A CLARA GONZÁLEZ no la conocía, y me ha sorprendido. La genialidad que ella le suma al grupo no solamente está en la "calidad-calidez" de su voz, sino en el clima "sonoro-relajante" que le imprime al concierto. Manifiesta, sobre todo, una especial complicidad creativa con Carlos Manzanares y es, sin duda, una presencia muy especial para el grupo.

Clara González.

De ALBERT ANGUELA voy a decir poco porque muy próximamente le voy a dedicar un "cuelgue" en el blog y no quiero adelantarme; lo que está claro es que es uno de esos músicos que yo llamo "de reparto" bueno, bueno, bueno... El día que yo pueda hacer realidad mi sueño sobre "un musical" sobre la "canción de autor" él será sin duda el "bajista" clave de espectáculo... ¡Claro!, ¡si él quiere!

Albert Anguela.

Y en el concierto de domingo –ya podría decirse:"como todos lo días"– en genial MANU CLAVIJO; el cantor-violinista que llegó a Madrid y, poquito a poco, llegó a conquistarnos; una conquista duradera no solamente porque toca el violín maravillosamente, sino porque es una gran persona a la que resulta imposible dejar de admirar y querer. ¡Gracias Manu, de verdad!

Manu Clavijo.
Y nada más, como resumen decir que el domingo pasado ESFUMATO demostró que LA SUMA DE GENIALIDADES –cuando realmente lo son– PUEDEN SER MULTIPLICADAS... Ahora solamente falta que, cuando tengáis la oportunidad, vayáis a sus conciertos, que compréis su ultimo disco "LIMÓN" y que os dejéis fascinar... ¡seguro que lo consiguen!.

"Limón". Último disco de Esfumato.

domingo, 21 de julio de 2013

"CANTIJUGANDO CON EL CALENDARIO" (Primera parte)

Ayer, en mi paseo matinal, me surgió no sé muy bien por qué, la duda de si se podría montar un "cantijuego" con fragmentos de canciones en los que fueran apareciendo, uno a uno, todos los meses del año. Sé que hay algunas canciones que en su letra nombran prácticamente el calendario completo, como, por ejemplo, la canción "Enero", de Laura Granados; "Calendario" de Suburbano; u «11 meses». de Diego Ojeda; soy consciente, también, de que hay meses que son más sugerentes o propicios a la hora de hablar de ellos, o de dedicarles una canción, como podría ser el caso del mes de "abril"... Pero, ¿que pasa con "febrero", o con "junio", habrán aparecido en algunas canciones?.

El caso es que llegué a casa, después del paseo, y me puse a buscar en mi "base de datos" canciones en cuyos textos se nombraran los meses del año de "enero" a "diciembre"; y a los pocos minutos me di cuenta de que sí, de que podría montarse un enorme y precioso "cantijuego". Y ¡claro!, inmediatamente me puse en marcha y aquí lo tenemos.


Como –dada la enorme cantidad de canciones que encontré– este "cantijuego" podría hacerse demasiado largo, ha decidido dividirlo en dos partes: una dedicada a los meses de "enero" a "junio", y la otra, que la dejaremos para la semana que viene, a los meses de "julio" a "diciembre".

Y sin más, empezamos esta primera parte. El "cantijuego" de hoy consiste en decir el título de las canciones a las que pertenecen los siguientes 18 fragmentos, y en indentificar quién es el cantautor o cantautora que ha creado y/o interpreta cada una de esas canciones.

Como siempre, si quieres "cantijugar" o seguir la dinámica del "cantijuego", al final del "cuelgue" tienes el apartado de "comentarios".


... Y la semana que viene seguimos "cantijugando"
con los meses de JULIO a DICIEMBRE.