Páginas vistas en total

lunes, 22 de octubre de 2012

¡UN DÍA FANTÁSTICO! - 4: TERCERA CRÓNICA

Miguel Minaya presentando el que yo llamaría "MOMENTO TARTA"-
(Fotografía de Juan Miguel Morales).

Finalizada la actuación de Javier Krahe, se inició el que podríamos llamar "momento tarta".

Los presentadores de la fiesta-concierto –Isabel Baeza y Miguel Minaya– aparecieron en el escenario con una tarta, sobre la que lucía una vela con el número 2. Anunciaron una sorpresa, e inmediatamente reclamaron la presencia de JUAN GIMENO –rector de la UNED– y la de "un servidor" padre de este blog que está a punto de cumplir su segundo aniversario... Y esto fue lo que pasó:




Isabel Baeza, Miguel Minaya, Juan Gimeno y Fernando G. Lucini.
(Fotografías de Juan Miguel Morales).

Apagado de vela, abrazos, agradecimientos y sigue la fiesta... Y la fiesta continuó correspondiéndome presentar a un amigo al que quiero mucho y que en una noche, tan especial para mí, no podía faltar. Me refiero a PEDRO GUERRA.



Pedro Guerra.
(Fotografías de Juan Manuel Morales).

Tras disfrutar de Pedro interpretando su canción "Mar de Mármara", salió al escenario MARÍA JOSÉ HERNÁNDEZ, cantautora aragonesa que acaba de publicar un precioso CD titulado "Señales de humo"; magnífico trabajo que comenté, en este mismo blog, hace unos meses, y que puede encontrarse y leerse en los dos siguientes "cuelgues":

http://fernandolucini.blogspot.com.es/2011/09/maria-jose-hernandez-i.html
http://fernandolucini.blogspot.com.es/2011/09/maria-jose-hernandez-ii-senales-de-humo.html



María José Hernández.
(Fotografías de Juan Miguel Morales).

Y seguidamente cantó un amigo al que me unen muchas cosas desde hace muchos años, y al que quiero con toda mi alma: JOAN ISAAC, cantautor catalán que recientemente nos ha regalado la oportunidad de escuchar una selección de 20 de sus mejores canciones acompañado por diez grandes pianistas; obra desarrollada en dos CD's a los que ha titulado "Piano, piano...".  La noche del 16 Joan, acompañado a la guitarra por LUIS MENDO, interpretó "Que tramposa es la vida", bellísima canción cuyo texto añado, a continuación, en castellano y en catalán:


«Qué tramposa es la vida,
que no quiere honorarios,
cuando nos regala el amor
como néctar de los Dioses.
y después, si nos la roba,
le pagamos su precio.
Qué tramposa es la vida,
qué tramposa es la vida,
qué tramposa es.

Qué tramposa es la vida,
cuna de la alquimia,
diosa del agua
jardín del Edén.
amarga travesía,
de inhóspitos desiertos,

Qué tramposa es la vida,
alimento de los poetas,
dulcísimo presagio,
inmenso horizonte.
Qué frío el silencio,
cuando baja el telón.

Qué tramposa es la vida,
que con el tiempo nos hace sabios.
A mí la sabiduría,
me provoca lo contrario,
cuando me siento más sabio,
y más viejo, menos la entiendo

Qué tramposa es la vida,
¡Qué preciosa es!».

«Que tramposa és la vida, / que no vol honoraris,  / quan l'amor ens regala / com nèctar dels Déus. / I desprès, si ens el roba, / li paguem el seu preu. / Que tramposa és la vida, / que tramposa és la vida, / que tramposa que és. / Que tramposa és la vida,  / bressol de l'alquímia, / deessa de l'aigua / jardí de l'Edèn, / amarga travessa,  / d'inhòspits deserts. / Que tramposa és la vida, / aliment dels poetes, / dolcíssim presagi, / immens horitzó. / Que fred el silenci, / quan abaixa el teló. / Que tramposa és la vida, / que amb el temps ens fa savis / A mi la saviesa, / em provoca el contrari, / quan em sento més savi, / i més vell, menys l'entenc. / Que tramposa és la vida. / ¡Que preciosa que és!».



Luis Mendo y Joan Isaac.
(Fotografía de Juan Miguel Morales).

Y por hoy, y con ello, finalizo esta tercera crónica.  En la fiesta-concierto organizada por la UNED, actuaron otras dos personas con las que he realizado un largo recorrido de sueños posibles, de proyectos compartidos y de disfrute con sus canciones: LUIS MENDO y BERNARDO FUSTER, o sea, SUBURBANO

Bernardo recordó un programa de radio que iniciamos juntos en Antena 3...; ¡que bien lo pasamos!...  Yo, por mi parte, recuerdo, en este momento, una genial canción que Luis y Bernardo compusieron para un proyecto de "Educación en los Valores Democráticos" que yo dirigía, en España y en Latinoamérica, al que le dimos el nombre de "APRENDER A VIVIR"...; canción que aprendieron y cantaron los muchos miles de niños españoles y latinoamericanos que participaron en aquel proyecto.



Luis Mendo y Bernardo Fuster: Suburbano.
(Fotografías de Juan Miguel Morales).


Y mañana la cuarta y última crónica con
FRANCISCO ESPINOSA, PABLO GUERRERO
AMANCIO PRADA, ISMAEL SERRANO
Y "A CÁNTAROS"

... I LA BELLESA VA TROBAR EL SEU REFUGI A MARIA DEL MAR BONET

Eran tiempos raros, feos, grises, muy oscuros, despiadados, violentos, tristes para mucha gente y casi vacíos de horizontes... 

Ella –¡inalterablemente hermosa!– se sentía triste, maltratada, ausente, sola, ignorada... Hace muchos años que no había sentido tanta desolación.

Intentó reivindicarse a sí misma en un bosque de almendros...; en las pinceladas de Antonio López y de Joan Miró...; en una puesta de sol y en un claro de luna...; en los versos de Neruda y de Miquel Costa i Llovera...; en el gesto de amor de unos amantes sin prejuicios y apasionados...; en un beso, en una caricia; en Mahler y en Max Bruch...; pero todo fue inútil...

Y fue entonces cuando, ya desesperada, «LA BELLESA VA TROBAR EL SEU REFUGI A MARIA DEL MAR BONET»...; y allí, "acurrucadita" –con la "sensibilidad" como aliada– realimentó su esperanza y sus ganas, y su derecho a existir.

Maria del Mar Bonet.
(Fotografía Juan Miguel Morales).

Y hace unas noches...; la noche del 20 de octubre de 2012, en Alcalá de Henares y, más concretamente, en el Corral de Comedias, brotó airosa y feliz de su refugio y se echó a volar...; y me reencontré con ella.... Pude sentirla, tocarla, oírla, acariciarla, disfrutarla... ¡LA BELLEZA!

Ocurrió así:

Entré en el Corral de Comedias, y el escenario, a media luz, parecía ocultar un misterio y premonizar un gran acontecimiento...; un piano de cola, un acordeón, un cuatro, una guitarra, un atril y varias partituras... ¡Silencio! ¡inmovilidad!... Suena una campanita... ¡Más silencio! y una pequeña espera...

Escenario del Corral de Comedias de Alcalá de Henares.
(Fotografía de Beatriz Pérez Otín).

Se iluminó el escenario y de entre las cortinas laterales apareció Dani Espasa –descaradamente joven–; se dirigió al piano, se sentó frente a él, escuchó unos cálidos aplausos, y esperó...; y esperamos todos... ¡Silencio!... Y, de repente apareció ella: Maria del Mar Bonet... Nos dio las buenas noches con susurros de voz y se echó a cantar...; y nada más empezar a cantar se produjo el acontecimiento; lo que todos los que abarrotábamos el Corral de Comedias estábamos necesitando y esperando.

Y la BELLEZA salió de su refugio –de alma mediterránea–, y empezó a inundarlo todo revoloteando entre las manos; los ojos; los acordes; las palabras;  las luces; los ¡bravo!; los aplausos; los suspiros; los cuerpos alzados del asiento; las sonrisas; las gratitudes; las gaviotas; los sonidos de un bellísimo Mediterráneo presentido; el acordeón; el cuatro; el piano; la guitarra; las partiruras; ... la extraordinaria sensibilidad de Dani, y la voz-latido de Maria del Mar...

Todo es bello en el canto de María del Mar Bonet y todo se embellece con su cantar... ¡Suerte que ella ha sabido y ha querido darle refugio a LA BELLEZA y que es capaz de compartirla con generosidad!...

Anoche estallaron de gozo y de alegría la palabra y el sentimiento de Joan Alcober, Maria Antònia Salvà, Costa i Llovera, Bartomeu Roselló Porcel, Miquel Àngel Riera, Barbara, Joan Alcober... ¡y cómo no!, la música de Amdeu Vives, Lautaro Rosas, Joan Valent, Toni Parera Fons, Joan Bibiloni, Bergia, o Javier Más

Permitirme que os confidencie también el estallido de mi alegría cuando anoche LA BELLEZA se me acercó tendiéndome generosamente un "guiño" muy especial; fue el momento en que Maria del Mar me dedicó una de las más bellas canciones que he escuchado a lo largo de toda mi vida: "El pi de Formentor"... ¡emoción indescriptible!...


En el Corral de Comedias... ¡Un momento inolvidable!
(Fotografía de Beatriz Pérez Otín).


«¡Mi corazón ama a un árbol! Más viejo que el olivo,
más potente que el roble, más verde que el naranjo,
en sus hojas conserva la eterna primavera
y lucha con los vientos que arrasan la ribera
cual un guerrero gigante.

No asoma por sus brazos la flor enamorada;
no va la fuentezuela sus sobras a besar;
más Dios ungió de aroma su testa consabrada
y por trono le dio la agreste serranía
y por fuente el mar.

Si lejos, sobre la ola, nace la luz divina
no canta por sus ramas el ave cautiva;
el sublime grito oye del águila marina.
o del alto buitre siente el ala gigante
remover su follaje.

Del limo de esta tierra su vida no sustenta,
por las rocas retuerce su poderosa raíz,
tiene lluvia y rocío y viento y luz ardiente
y, cual viejo profeta, recibe savia y vida
del amor de los cielos.

¡Árbol sublime! Viva imagen del genio,
domina las montañas y acecha el infinito,
por él, dura es la tierra, más su ramaje besa
al cielo que hechiza, y tiene al rayo y al viento
por gloria y por deseo.

¡Oh, sí! Cuando a sus anchas brama la tempestad
y por entre la espuma parece caer su peña,
él ríe y canta entonces más fuerte que las olas,
y vencedor sacude sobre los nubarrones
su cabellera real.

Mi corazón te envidia. Sobre la tierra impura
llevaré como santa prenda tu recuerdo.
Luchar siempre y vencer, reinar sobre la altura
y nutrirse y vivir del cielo y de la luz pura...
¡Oh vida! ¡Oh noble suerte!

¡Levántate, alma fuerte! Entre las nubes cruza
y cual el árbol de la peña arraiga en la altura.
Verás caer a tus plantas la airada mar del mundo
y tu canción tranquila cruzará la ventada
como ave del temporal».
("El pi de Formentor". Miquel Costa i Llobera /
Maria del Mar Bonet / Lautaro Rosas)





«Mon cor estima un arbre! Més vell que l'olivera, / més poderós que el roure, més verd que el taronger, / conserva de ses fulles l'eterna primavera, / i lluita amb les ventades que atupen la ribera, / com un gegant guerrer.

No guaita per ses fulles la flor enamorada; / no va la fontanella ses ombres a besar; / mes Déu ungí d'aroma sa testa consagrada / i li donà per terra l'esquerpa serralada, / per font la immensa mar.

Quan lluny, damunt les ones, renaix la llum divina, / no canta per ses branques l'aucell que encativam; / el crit sublim escolta de l'àguila marina, / o del voltor qui puja sent l'ala gegantina / remoure son fullam.

Del llim d'aquesta terra sa vida no sustenta; / revincla per les roques sa poderosa rel, / té pluges i rosades i vents i llum ardenta, / i, com un vell profeta, rep vida i s'alimenta / de les amors del cel.

Arbre sublim! Del geni n'és ell la viva imatge: / domina les muntanyes i aguaita l'infinit; / per ell la terra és dura, mes besa son ramatge / el cel qui l'enamora, i té el llamp i l'oratge / per glòria i per delit.

Oh! sí: que quan a lloure bramulen les ventades / i sembla entre l'escuma que tombi el seu penyal, / llavors ell riu i canta més fort que les onades, / i vencedor espolsa damunt les nuvolades / sa cabellera real.

Arbre, mon cor t'enveja. Sobre la terra impura, / com a penyora santa duré jo el teu record. / Lluitar constant i vèncer, reinar sobre l'altura / i alimentar-se i viure de cel i de llum pura... / oh vida! oh noble sort!

Amunt, ànima forta! Traspassa la boirada / i arrela dins l'altura com l'arbre dels penyals. / Veuràs caure a tes plantes la mar del món irada, / i tes cançons tranquil·les 'niran per la ventada / com l'au dels temporals». ("El pi de Formentor". Miquel Costa i Llobera / Maria del Mar Bonet / Lautaro Rosas).