Páginas vistas en total

martes, 18 de septiembre de 2012

MÁXIMO MORENO ENTRE AMIGOS.

Uno de los objetivos que más me motiva y me mueve a la creación, y al mantenimiento, de este blog en el que CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA, es ir dejando huellas y testimonios de la historia de nuestra «canción de autor» y, en general, de nuestra "canción popular". Considero que ésta es la mejor forma en que puedo satisfacer una de mis grandes obsesiones personales; obsesión que, a la vez, es una necesidad y una exigencia cultural indiscutible, me refiero a "salvaguardar la memoria contra el olvido"

Y si hablamos de "salvaguardar la memoria contra el olvido", hay personajes –presencias– en el mundo de nuestra "música popular" que han sido, y que son, esenciales y que nunca deberían ser olvidadas por lo mucho, por lo bueno y, sobre todo, por lo singular de sus aportaciones. Una de esas personas, indiscutiblemente, es MÁXIMO MORENO.

Como comentaba ayer, el pasado día 15 de septiembre, a las 21:00 horas se le dedicó una fiesta homenaje en Sevilla. Fiesta convocada como un "concierto tributo" titulado "MÁXIMO MORENO ENTRE AMIGOS"

Esté fue el cartel del concierto:


La fiesta se realizó en el Monasterio de la Cartuja, de Sevilla, en el que tiene su sede el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, y fue un auténtico éxito gracias a los amigos que de forma solidaria se sumaron al cartel del concierto, y a las 1.400 personas que participaron en él como público y, sobre todo, como admiradores.

Sevilla, entrada al Monasterio de la Cartuja.
Una gran cola para acceder al "concierto tributo" dedicado a Máximo Moreno.
Entrada para acceder al concierto. Esta entrada, en concreto,
fue la que utilizó María Gracia Correa, amiga que me ha proporcionado
toda la información y las fotografías que voy a incorporar en este "cuelgue".

Los artistas que intervinieron en el concierto aparecen relacionados en el siguiente programa de mano:


Seguidamente, me voy a limitar  a la incorporación de algunas fotografías del acontecimiento:

La primera actuación del concierto fue la de DIEGO CARRASCO,
genio considerado como "el diablo del compás".
Imposible la ausencia de GUALBERTO, uno de los más
grandes músicos de aquellas mis entrañables tierras del Sur.
LUIS EDUARDO AUTE, como siempre, dando testimonio
de su solidaridad. Dedicó a Máximo –cómo no– "La belleza"
y cantó "Al alba" consiguiendo, como afirmó Gonzalo García Pelayo,
"el silencio de Sevilla".
Vestido de blanco y con esa magia que abraza su personalidad
allí estuvo –¡como no!– MANUEL MOLINA...
¡Magestuoso amigo Manuel!
RAIMUNDO AMADOR provocando una explosión
de música, de fuerza y de sensibilidad.
Raimundo Amador presentó y cantó con MIGUEL RÍOS...
y Miguel evocando sus inolvidables "Memorias de un ser humano"
PEPE DE LUCÍA que actuó acompañado de PEDRO RICARDO MIÑO.
Y más, y más, y más amigos, tal y como figuraba en el programa;
nadie faltó a la cita y ¡claro!, inevitablemente
la presencia siempre viva de CAMARÓN

En fin, un concierto de los que hacen historia, del que lamentablemente no pude disfrutar, pero que he podido gozarlo a través de la palabra amiga y de las fotografías que MARÍA GRACIA CORREA me ha regalado. ¡Gracias Maria Gracia! –¡qué bonito suena y que lindo se siente!–


Y... ¡FELICIDADES, BESOS, ABRAZOS Y TERNURAS, 
MI QUERIDO MÁXIMO!