Páginas vistas en total

lunes, 3 de septiembre de 2012

HOY SANA ENVIDIA Y MAÑANA RESISTENCIA INQUEBRANTABLE

Acabamos de iniciar el mes de septiembre y esto, de alguna forma, significa, que empezamos una etapa más de nuestra vida...; es decir, lo que podríamos calificar como una nueva "temporada" o un nuevo ciclo vital para seguir luchando por lo que creemos, y para seguir empujando los sueños que acariciamos sin olvidarnos, por supuesto, en ningún momento de aquello que nos canta Pablo Guerrero: «Los sueños son posibles».

Pues bien, esta nueva etapa que estamos empezando personalmente la inicio con dos ingredientes que, en realidad, me sirven para "ponerme las pilas" y tirar "pa'lante" con más fuerza que nunca. Esos dos ingredientes son: una "sana envidia" –a la que voy a referirme hoy– y una "resistencia inquebrantable" –de la que hablaré mañana–...; ¡voy a explicarme!

Del ingrediente anímico de mi "sana envidia" tiene la culpa un amigo que ama apasionadamente la "canción de autor" y, muy en particular, la canción italiana, se llama Arturo. A primeros de agosto viajó de vacaciones a Italia y a su regreso me llamó, nos vimos, hablamos y me hizo el siguiente regalo:

Ilustración: Sergio Staino.

Como podréis observar el maravilloso regalo es un CD titulado «L'ITALIA NELLE CANZONI. 150 anni di storia attraverso il canto sociale e popolare», o sea, y traduzco: «ITALIA EN LA CANCIÓN. 150 años de historia a través del canto social y popular».

Se trata de un triple CD, con un total de 86 canciones que constituye una apasionante crónica de la historia de Italia a través del canto popular y, muy en particular, del canto de resistencia o revolucionario. Ochenta y seis canciones, recogidas entre 1797 y 2001, y agrupadas en tres discos:



Hasta aquí todo bien, ¡yo encantado con el regalo!... ¡precioso!..., ¡y a disfrutar!... Pero hablando con Arturo surgió inevitablemente eso que antes llamaba mi "sana envidia".

Resulta que esta joya discográfica ha sido pensada, creada, diseñada, producida y editada por una institución italiana, con sede en Milán, llamada "ISTITUTO ERNESTO DE MARTINO", en colaboración con la discográfica, "I DISCHI DEL SOLE", vinculada al Instituto.


Instituto que lleva el nombre de Ernesto de Martino –antropólogo nacido en Nápoles, en 1908 y fallecido en Roma, en 1965– y que fue creado en Milán, en 1966, para "el conocimiento crítico de las presencias alternativas del mundo popular y proletario en la historia y en la evolución democrática italiana", y, en ese contexto, para "investigar, salvaguardar y difundir el canto social y político, tanto de tipo tradicional como de los nuevos cantos de protesta obreros y juveniles".

Ese Instituto, según me cuenta mi amigo Arturo, y he podido comprobarlo en su página web: www.iedm.it es, globalmente, una iniciativa similar al "Centro de Documentación y Difusión de la Canción de Autor" por el que vengo, y venimos luchado, durante hace ya varios años; similar fundamentalmente en lo que se refiere a la investigación, la protección y la difusión de nuestra canción popular, y, en particular, de nuestra "canción de autor" durante estos últimos cincuenta años.  

Centro de Documentación y Difusión que, aín contando con el respaldo de muchísimas personas –sobre todo del mundo de la creación–, no hemos conseguido que sea apoyado por las instituciones relacionadas con la cultura en nuestro país; a las que en el fondo –con crisis y sin crisis– les "importa un bledo" la música y el canto popular, y, por supuesto, la "canción de autor". (Me refiero sobre todo al Ministerio de Cultura y de Educación, a las correspondientes consejerías de las Comunidades Autónomas, a las Universidades, a la Sociedad General de Autores, a las Concejalías de Cultura de los Ayuntamientos, etc. etc.)

Comprenderéis que ante esa realidad, y –por comparación– ante el magnífico trabajo que está desarrollando el "Istituto Ernesto de Martino", en Italia, me asalte una "sana envidia", pero "envidia", a fin de cuentas. Envidia "sana", e indignación –ya no tan sana–, al constatar como aquello que aquí estamos proponiendo, en lo que estamos trabajando, y por lo que estamos luchando, ya se esté realizando, desde hace años, con apoyos, organizadamente y con éxito, en otro país hermano. (Prueba de ello es la edición el triple CD al que anteriormente hacía referencia, obra imposible si no fuera por el trabajo de investigación y recopilación que está realizando el "Istituto Ernesto de Martino").

Pero hay algo más que ha alimentado en estos últimos días mi "sana envidia", mi amigo Arturo me trajo también el siguiente folleto:



Se trata de un curso/encuentro organizado también por el "Istituto Ernesto de Martino" y la discográfica "Il Disqui del Sole", sobre el llamado "Nouvo Canzoniere Italiano", es decir, sobre todo un movimiento de creación musical y poética iniciado en Italia en 1962 del que ahora, cincuenta años después, se hace síntesis, y se propone su renovación, dándole un nuevo impulso.

Cursos y encuentros como este necesitaríamos organizar en nuestro país, entre otras razones, porque poseemos igualmente un cancionero extraordinario. Ya lo he repetido muchas veces, yo mismo, en este momento, y en este mismo ordenador en el que estoy escribiendo, dispongo de una Base de Datos que ya supera las 50.000 canciones.

En fin, pero de esto último hablaremos mañana. Hoy os querido transmitir el trabajo que se está realizando en el "Istituto Ernesto de Martino" –que para mí ha sido un gran descubrimiento– y mañana le daremos un giro al tema, y de la "sana envidia" –que hoy os estoy transmitiendo– pasaremos a la "resistencia inquebrantable", o sea, a todo lo que tenemos que seguir haciendo –cueste lo que cueste– para "investigar, salvaguardar y difundir" nuestro canto popular y nuestra "canción de autor"... ¡Mañana hablamos!