Páginas vistas en total

sábado, 25 de agosto de 2012

GADEA RAMOS Y SUS EXPLOSIONES DE SENSIBILIDAD

En torno al "mundillo" de la música se mueven muchas personas que con frecuencia pasan desapercibidas y que, sin embargo, son muy importantes; entre esas personas para mí ocupan un lugar muy especial aquellas que profesionalmente se dedican a establecer unos lazos necesarios de hermanamiento entre la música y la expresión artística, o entre la música y la imagen: diseñadores y diseñadoras, dibujantes, fotógrafos y fotógrafas, maquetadores y maquetadoras..., y, en fin, todas esas personas que no cantan, que no salen en los grandes titulares de un disco o de un cartel de convocatoria a un concierto, pero que tienen como objetivo reforzar la belleza, la atención, e incluso el atractivo de la obra o de las actuaciones de nuestros cantantes.

Una de esas personas, a la que admiro mucho, es GADEA RAMOS. He de decir que la he ido descubriendo poco a poco a través de esporádicos encuentros mantenidos con motivo de conciertos ofrecidos por amigos y amigas comunes; encuentros la mayoría de las veces concretados en saludos precipitados y en cruces de miradas que, al menos por mi parte, desde el principio, me despertaron un claro interés...; aquella mujer tenía algo que me llamaba especialmente la atención; algo que me atraía de forma singular, y que nada tenía que ver con la personalidad de las "dislocadas" fans que con frecuencia acuden a los conciertos.

Gadea Ramos.

Finalmente un buen día cruzamos unas primeras palabras, supe su nombre, y empecé a acercarme al descubrimiento de los motivos de mi atracción hacia ella; motivos que, al margen de los de su singular belleza, se fundamentaban, sobre todo, en uno de los dones que más aprecio en cualquier ser humano: la "sensibilidad". Gadea es una mujer de extraordinaria sensibilidad. Don que desarrolla, redimensiona y concreta en dos ámbitos de la creación en los que la "clave" –yo diría que la "esencia", el "fundamento"– es precisamente la sensibilidad.

Gadea Ramos escribe y ama la literatura, en particular la poesía; poesía en la que se funden y se confunden la sensibilidad con el apasionamiento –posee un blog literario que les recomiendo: http://gadearamospoesia.blogspot.com.es/–; y es una estupenda fotógrafa –no dejen de visitar tampoco su segundo blog dedicado a la fotografía: http://gadearamos.blogspot.com.es/

Por cierto esta fotografía suya me encanta:

Gadea Ramos.
«Venga
ven a reinventarme los parámetros de mis labios,
a equilibrarme los sentidos de tus formas.
Venga, bésame.
Venga,
ven a jugarme los botones de mi falda
que los que nos sobren nos los apostamos a las damas.
Venga, bésame.
Que tú me miras
y yo me arremango hasta los versos
por querer besarte.
Que a tu ausencia
haces infinitos los vertices de mi cama
colmada de mis anhelos.
Que tengo un reguerito de besos
que colgarte de la boca,
que me sobran ganas y me faltan palabras
e hice mi aduana del contorno de tu piel.
Venga, bésame.
Que tengo excesos de centímetros y prendas
y aún te queda por aprender del laberinto de mis piernas;
yo ganada la partida constante por la impaciencia.
Ven, quédate cerca, ven,
que te voy a guardar con celo para que no te me pierdas,
que te voy a hacer el amor hasta que me hagas la guerra».
(Último poema de Gadea publicado a día de hoy en su blog)

Como antes decía, Gadea realiza otra canalización de su sensibilidad a través de la fotografía.

Gadea Ramos.

Observar los dos carteles siguientes que que no merecen ningún comentario, o tal vez sí, el atributo de la GENIALIDAD. Ahí está ella; ¡ahí está!...; y perdonen la incansable reiteración, ¡AHÍ QUEDA REFLEJADO EL PODER DE SU SENSIBILIDAD.




Y, para concluir observen también las siguientes fotografías..., ¡sus fotorafías!...; y si quieren seguir disfrutando, viendo más, pues ya digo: "derechitos a su blog".... Y al final ¿que?... Pues nada..., y eso: que a mi GADEA RAMOS ¡ME ENCANTA!

Íñigo Coppel y Manu Clavijo
Gatoperro (David Llosa) y Marta Plumilla
Alfonso Rivero (Mr. Sóriver) y Fran Fernández
Pedro Pastor y Petete
Laura Pedreira y Muerdo (Pascual Cantero)
Dani Fernán y Alicia Ramos