Páginas vistas en total

jueves, 23 de agosto de 2012

CANCIONES CON HISTORIA: «UN TRIPARTITO DE SENSIBILIDADES» (FERNANDO LOBO, FERMÍN SALVOCHEA Y EL NIÑO DE ELCHE)

Cuando un buen día decidí crear esta sección del blog a la que llamé "Canciones con historia", no me di realmente cuenta de que estaba creando una sección sin límites, porque en realidad, ¿qué canción no tiene su historia por pequeña que sea?...; yo creo que ninguna. A veces esa historia es tan sencilla, o tan elemental, como el descubrimiento de una "mirada", o el dolor que produce el sentimiento de un amor, o de una amistad, que –casi sin quererlo– se va resquebrajando.

Pues bien, la historia de la canción –o mejor: del "cante"– al que hoy voy a referirme tiene, creo yo, un encanto muy especial porque podríamos decir que es la historia del vuelo de una admiración, de un poema y de una sensibilidad alerta...; o mejor, la historia de una especie de "tripartito de sensibilidades".

Tres son los protagonistas de esta historia: 

En primer lugar, FERNANDO LOBO, cantautor gaditano con dos discos en su haber: "Vengo" (2007) y "Encrucijada (2011). 

En segundo lugar, FERMÍN SALVOCHEA, anarquista andaluz nacido en Cádiz, el 1 de mayo de 1842, que ha sido, sin duda, uno de los mas importantes alcaldes de la historia gaditana; hombre de extraordinaria sensibilidad política y social –gran humanista– que ha llegado a conocerse como "el alcalde los los pobres". (En la imagen que aparece más abajo lo hago presente a través del extraordinario retrato que le ha hecho Vázquez de Sola).

Y, en tercer lugar, el NIÑO DE ELCHE, cantaor ilicitano afincado en Sevilla; hombre innovador y comprometido que, ademas de sus propios "cantes", ha musicalizado e interpretado a muchos poetas, entre ellos a Miguel Hernández. (Concretamente trabajó con José Luis Ferris en el montaje de la obra que lleva por título "Sí, a Miguel Hernández"). 


Presentados los personajes, vayamos a la historia de la canción:

El año pasado, Quorum Editores, publicó un poemario al que tituló "65 SALVOCHEAS"; poemario que se presentó en los siguientes términos:

«65 poemas, uno por cada año de vida de Fermín Salvochea, se reúnen en este volumen para homenajear la figura del anarquista gaditano.

65 formas de acercarse a un luchador cuyo compromiso, a nivel político y personal, cada vez despierta mayor fascinación.

65 poemas que pretenden contribuir a que la figura de Salvochea siga estando presente en un mundo que hoy, como entonces, necesita de muchas "salvocheas"».

Cubierta del libro dedicado a Fermín Salvochea

Entre los autores que participaron en ese libro, con sus poemas, figuró FERNANDO LOBO; concretamente su poema se llamó "Verso libre". (En el libro colaboraron también, entre otros –y hasta 65 escritores y escritoras– Isabel Escudero, Juan José Tellez, Olga Bueno, Ángel Petisme, Antonio Marín Albalate, Luis García Gil, Rosario Troncoso, Alejandro Luque, Jesús Fernández Palacios o Jose Luis García Rua).

Pues bien, un buen día el NIÑO DE ELCHE, leyó el poema de Fernando Lobo –seguramente en el libro citado– y tomó la decisión de ponerle música e incorporarlo a sus "cantes"... Y así nació esta canción:



La canción que se escucha en el vídeo está grabada en el recital "Voces del Extremo" en Moguer, y ha sido montada sobre imágenes de varias manifestaciones en Sevilla. La letra de la canción de Fernando Lobo es la siguiente:


«Si la historia no nos hubiese traicionado,
si el presente se pareciera
al futuro que se soñó ayer,
si ondearan las banderas
que nadie tejió.

Si la libertad no fuese una palabra,
si la utopía no hubiera desteñido,
si la dignidad no estuviese en venta.

Si la ternura fuera ley,
si tomáramos ejemplo
de la rebeldía del viento...
 ...quién sabe qué canción
estaríamos cantando».