Páginas vistas en total

sábado, 28 de julio de 2012

MUSICALMAS SABATINAS 3 - ¡UF! ¡QUÉ TRES!

Si verdaderamente existen «músicas con alma pa'escuchar con calma» y «músicas que merezcan ofrendarles una "sabatina"» –como debe ser–, son las que hoy voy a comentar... ¡Prepárense, y –en cuanto puedan– disfruten de ellas... ¡Si puede ser ahora, mejor que después!

PA'EMPEZAR

Un día de los que, de vez en cuando, suelo juntarme con Gonzalo García Pelayo en su casa para hablar de música e intercambiarnos canciones, novedades, inéditos, joyas y descubrimientos, me pasó algo que quedará siempre latente en mi memoria –en mi memoria general, en mi memoria musical y, por supuesto, también en la afectiva–. Fue lo siguiente:

Nada más entrar en su casa, sin dejarme pronunciar ni una sola palabra –ni tan siquiera un «¡Hola!»–, me dijo: «¡Siéntate y escucha!»... Golpeó una de las teclas de su equipo de sonido, con una energía superior a la acostumbrada, subió el volumen y ¡zas!..., me quedé "flipando"... «¿Quién es? ¿De dónde lo has sacado?»... Y Gonzalo, sin decirme ni una sola palabra, hizo un gesto como diciéndome: «¡Cállate y sigue escuchando que ahora viene lo mejor!», y me lanzó la caja –la funda, la carcasa, o como se llame– que contenía la bocanada de buena música y buen cantar que me estaba descubriendo... 

Este fue el descubrimiento:

CD: «Avenida Michigan». Fernando Arduán, 2004.

«Las aceras de enero vestían de blanco y de luz,
palabras de cortesía, huecas de amor,
silbaba una trompeta a contra luz [...].
Desiertos de gente, naufragios de un beso de amor,
niños con sueños y estrellas a pila y cordel,
promesas que el viento congela rompiéndose en cien,
alfombras que tapan otoños de Lenon y Bob [...].
Mujeres con nieve en sus vientres, sin sol ni simiente,
cafeterías sin humos, hogares armados,
almas buscando ventanas con vistas a Cádiz,
mares de gente que espera el derecho a amar [...].
Vidas, que aguardan a vidas, vidas, soledades heridas, 
vidas, sin días azules, sin tardes rojizas,
sin besos de amor».
("Avenida Michigan". Fernando Arduán)

Maravilloso disco –editado en 2004–, que es sin duda, de los que más repetidamente he escuchado en estos últimos años.

PA'CONTINUAR

Pasado un tiempo, no mucho, conocí a FERNANDO ARDUAN, creo recordar que con motivo de un concierto en la Sala Libertad 8 –¡que tipo más maravilloso!... ¡nos hicimos buenos amigos!–. Pero ahora viene lo mejor:

Gracias a el conocí a un guitarrista, que le acompañó en el concierto; y que –afectividades aparte– considero uno de los más importantes jóvenes guitarristas que tenemos en este país. Se llama ISMAEL SÁNCHEZ y ha grabado, en solitario, este disco que, por supuesto, os recomiendo. Es un disco que se merece –él solo– cuatro o cinco "sabatinas".

CD: «fluyendOncEmociones». Ismael Sánchez, 2007.
Dibujo de cubierta: Manuel Domínguez Guerra

CASI PA'TERMINAR

Y escuchando uno de los temas de Ismael Sánchez, concretamente el titulado "Ida y vuelta", me encuentro con la voz de ADOLFO LANGA... ¡Lo que me faltaba!... ¡Qué grande Adolfo y que tres grande joyas discográficas las suyas!... "Pa'recuperamarlas"... ¡Ya te digo!

CD: «Mi pequeño zoológico de palabras». Adolfo Langa, 2006.
CD: «Viaje  a Yelabú»Adolfo Langa, 2009.
CD: «El hombre pez en la ciudad»Amorsilábico-Adolfo Langa, 2010.


PA'TERMINAR

Y ahora sí, para terminar, un video en el que podemos escuchar la canción titulada "Levante", de Fernando Arduán, cuando en el año 2002 formaba el colectivo "La Cávila" junto con Adolfo Langa, Pedro Sosa –a quien le debo una "sabatina" pa él solo– y Carlos de Juan... ¡Ahí queda eso!



¡MALDITAS GUERRAS 100 + 100 + 56! - «TIENTA..., ¡CLARO QUE TIENTA LA DESESPERANZA!..., PERO SIGO REVELÁNDOME CONTRA ELLA.

Hoy es sábado y corresponde que dedique un par de "cuelgues" a la sección que puse en marcha la semana pasada con el título genérico de «Musicalmas Sabatinas», por supuesto que lo voy a hacer a lo largo del día, pero antes me vais a permitir que os transmita una experiencia que viví anoche y que me tiene completamente afectado. Os cuento:

Después de echarle un vistazo a la prensa digital –anticipo a los periódicos que han salido esta mañana–, me dispuse a buscar unas imágenes en internet sobre el cantautor sevillano Rubén Márquez para un "cuelgue" que tengo pensado hacerle hoy; y, de repente, en medio de esa búsqueda irrumpió en mi pantalla esta viñeta inesperada, que por supuesto, nada tiene que ver con Rubén:




Justo esta imagen apareció ante mi mirada poco después de la enorme tristeza que me habían producido también en la prensa digital estas dos noticias:

Muere un niño por disparos de las fuerzas sirias

«Las fuerzas de seguridad sirias abrieron fuego este viernes contra un grupo de refugiados que intentaba cruzar la frontera de Jordania para huir de los combates en el país, matando a un niño e hiriendo a varios de ellos, según ha informado el Gobierno jordano. El portavoz del Ejecutivo de Jordania, Samih Maaytah, ha indicado que el niño resultó herido en el ataque, pero que falleció al llegar al hospital. El grupo de refugiados estaba formado por alrededor de 300 personas». 


La  mitad de los 86.000 sirios refugiados en 
el extranjero son menores de edad.

«El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha informado de que el 50% de los 86.000 sirios que han encontrado refugio en Turquía, Jordania, Líbano e Irak son menores de edad. [...] Con 86.000 sirios registrados como refugiados en cuatro países, la versión revisada del Plan Regional de Respuesta a Siria dirigida por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que el total de refugiados aumentará hasta 185.000 en diciembre de 2012. Unos 90.000 de estos refugiados serán niños y niñas con necesidades específicas».



En aquel momento decidí atrasar la búsqueda de la imagen de Rubén –que necesitaba para el cuelgue que luego realizaré– y me quedé sentado e inmóvil más de una hora, sin poder quitarme de la imaginación las caras de los niño que aparecen en las dos imágenes anteriores y las palabras del personaje de la viñeta con la que iniciaba este "cuelgue"; palabras que inevitablemente se acomodaron en mi reflexión referidas al tema de la "guerra" y de la "paz": «MAS DE CUARENTA AÑOS HACIENDO EL MISMO CAMINO DE LUCHA Y DE BÚSQUEDA DE LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA..., Y DE REPENTE... NO LLEVA A NINGÚN LADO».

Fue durísimo para mí, ¡os lo asguro!... Sentí como la desesperanza me acosaba y ganaba terrero en mi corazón... Sobre todo cuando después contemplé es despliegue fantástico y carísimo –un derroche injustificado– de la inauguración en Londres de las Olimpiadas 2012...

Y aquí y así estamos, debatiéndonos sobre la prima de riesgo...; la bolsa...; los recortes...; la hipocresía y la mierda de la política...; la falsedad manipulada de la economía...; las especulaciones machistas, oportunistas y rancias de Gallardón...; la cara dura de Rajoy y con él la de una oposición sumisa...; y por supuesto, ahora las Olimpiadas... ¡a demostrar que somos los mejores! ¡a ignorar la realidad, a mantenernos ciegos ante ella!.... Y MIENTRAS TANTO LA GUERRA CONTINUA... En diciembre habrá 180.000 refugiados sirios, de los que 90.000 de estos refugiados serán niños y niñas con necesidades específicas... ¡COÑO O COJONES –da igual–, YA ESTÁ BIEN!



Ya muy de madrugada decidí acostarme a dormir, pero antes di un último repaso a la prensa y con la misma imprevisión con la que surgió ante mi mirada la viñeta del principio apareció esta otra imagen:


Los niños refugiados en el Líbano del conflicto armado en Siria
y los que se han trasladado a Túnez huyendo de la pasada guerra
civil libia disfrutan de la visita de  los Payasos sin Fronteras,
que intentarán sonsacar sonrisas a los más pequeños.

«Bueno –pensé mirando esa narizota rojo y las sonrisas de los niños– tengo, tenemos que seguir por ese mismo camino de la paz y la no violencia, aunque sean cuarenta años más... Yo no podré hacerlo porque ya me habré ido de este mundo, pero que lo sigan mis hijos, mis jóvenes amigos cantautores y todos los que quieran unirse contra la guerra y la violencia».

Y entonces hice algo inaudito de lo que no me arrepiento, abrí la ventana de mi salón-dormitorio y pegué un grito... ¡lo siento por los vecinos que estuvieran adormilados o viendo la inauguración londinense de las Olimpiadas!:

¡¡¡¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!!!!