Páginas vistas en total

lunes, 9 de julio de 2012

TOCANDO MADERA, LA GIRA I - «EL CANTO LIBRE DEL PUEBLO PANAMEÑO»

Esta semana voy a dedicar varios "cuelgues" a presentar un proyecto que se viene desarrollando en Panamá, desde hace ya casi nueve años, en defensa de la "canción de autor", y que a mí, personalmente, me resulta admirable y, a la vez, envidiable. Se trata del proyecto panameño llamado: «TOCANDO MADERA, LA GIRA».

Diseño gráfico para «Tocanco madera, la gira»
realizado por "Coruto Estudio de Diseño".

Este proyecto se puso en marcha en Panamá en el año 2004, liderado por YIGO SUGASTI ("cantautor"), con una doble finalidad: reivindicar y fortalecer la identidad del pueblo panameño –a través de la "canción autor" y de la música popular–; y proteger, defender y difundir las propuestas líricas y melódicas de sus creadores, y más concretamente de sus "cantautores".


Yigo Sugasti.

Como podremos ir comprobando en los "cuelgues" que iré presentando a lo largo de gran parte de esta semana, los objetivos que se plantearon, en su origen, los creadores del proyecto TOCANDO MADERA se han ido convirtiendo, poco a poco, en realidades, gracias, sobre todo, al trabajo constante, esperanzado y solidario de las personas –y, sobre todo, de los cantautores y cantautoras– que trabajan en él.

Como resumen de los logros obtenidos –información que iré concretando y ampliando más adelante–, merecen ser destacados los siguientes: en la actualidad trabajan en el proyecto más de cuarenta "cantautores pañameños" de diversas generaciones; tienen establecido un circuito semanal de recitales por todo el país; han producido más de 200 conciertos; poseen un programa de talleres educativos, charlas, conferencias, etc.; desarrollan estrategias para el descubrimiento y el lanzamiento de nuevos creadores; han grabado un CD colectivo con la paticipación solidaria de 18 "cantautores"; son los organizadores de un Festival Internacional de la Canción de Autor que se celebra cada dos años y que muy pronto celebrará su cuarto edición, y, recientemente, se han constituido en Fundación: La «Fundación Tocando Madera para el desarrollo de la "Canción de Autor"», dentro y fuera de Panamá. (De todo ello hablaremos en los próximos días).

Cubiereta del CD «Tocanco Madera, la gira... en estudio»
Volumen 1 (2011)

Yo personalmente, conocí la existencia del proyecto TOCANDO MADERA y, en concreto, de Yigo Sugasti, en el año 2008 por un doble motivo.

En primer lugar porque a través de la «Agencia Española de Cooperación Internacional» –del Ministerio de Asuntos Exteriores– el 1 de octubre, de ese año, se inauguró la exposición itinerante –que yo había montado y dirigido– con el título de «...Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA»; exposición que fue mostrada en la Casa Góngora, en San Felipe. (Lamentablemente no pude participar en su inauguración porque en aquel momento estaba atravesando una grave enfermedad que me tenía prácticamente inmovilizado).

Inauguración de la exposición «... Y la palabra se hizo música» en Panamá.
Interviene Miguel Moro en representación de la Embajada Española.
A la derecha, con pantalón gris, Yigo Sugasti.
(Fotografía de: Jasha Gelabert Varela).
Actuación de la cantautora panameña Karla Lamboglia
durante la inauguración de la exposición.
(Fotografia: Jorge Yau)
Actuación del cantautor panameño Alfredo Hidrovo,
en la sala de exposiciones.

Actuación del cantautor panameño Carlos Méndez,
en la sala de exposiciones.

Por otra parte, conocí la existencia del proyecto TOCANDO MADERA, a través del cantautor canario JESÚS GARRIGA. Jesús había sido invitado a participar, en representación española, en el 2º Festival Internacional de Canción de Autor Panamá 2008, y, como dicho festival se celebraba coincidiendo con la exposición antes mencionada, fue invitado a visitarla y a participar en el recital que se organizó el día de la inauguración. Concretamente ese día Jesús cantó junto con Yigo Sugasti y Alcides Fuentes

Yigo Sucasti, Jesús Garriga y Alcides Fuentes en la exposición
«...Y la palabra se hizo música». Panamá 2008
Jesús Garriga.
Alcides Fuentes.
Yigo Sugasti.

Recuerdo que Jesús Garriga, nada más regresar a España me mandó un correo del que voy a reproducir un fragmento:

«Estimado Fernando: En primer lugar enviarte un entrañable saludo. El motivo de esribirte es para contarte una experiencia que tuve recientemente en el Festival Internacional de la Canción de Autor de Panamá 2008. Fuí invitado por la Embajada de España para participar en el festival y tu nombre estaba en boca de todo el mundo porque también llevaron la exposición "...Y la palabra se hizo música..", por cierto, ¡maravillosa!. Me regalaron allí un ejemplar del volumen III de tu libro «El canto emigrado de América Latina», que devoré por completo y sigo usándolo para saciar mi curiosidad y descubrir a mucha gente que desconocía».

Siempre le he agradecido a Jesús aquel correo, y sobre todo la oportunidad que me ofreció de conocer a una persona tan tremendamente genial, y hoy amiga, como Yigo Sugasti, con el que, en este momento, estoy en contacto casi a diario.

Finalmente, para concluir este primer "cuelgue" me he permitido dirigirme a Garriga para pedirle que nos ofreciera su testimonio de aquel 2008 y de aquella experiencia. (Igual lo harán mañana César Rodriguez y Pau Alabajos que también participaron en los Festivales Internacionales de la Canción de Autor en Panamá, los años 2006 y 2010).

Estas son las palabra que me ha mandado Jesús Garriga:

«Ciudad de Panamá me recibió con un calor asfixiante y un grado de humedad en el ambiente tan alto que fue como un bofetón para despertar, para llamarme la atención y comunicarme que estaba en Centroamérica, donde todo parece que está por llegar. Yigo Sugasti me recibió en el aeropuerto y ya desde el primer abrazo comprendí que no había ido solo a dar unos conciertos. Me sentí afortunado. 

Jesús Garriga cantando en el concierto de clausura de 2º Festival
Internacional de la Canción de Autor Panamá 2008.

Este recital se desarrolló en la Plaza de la Independencia, San Felipe,
el 4 de octubre. (Fotografía de Mauricio Valenzuela)

Participé en tres conciertos del festival en los que compartí con excelentes cantautores panameños. En uno de ellos, en "La Casa Góngora", tuve la suerte de cantar rodeado de los cuadros de la exposición de Fernando González Lucini. Encontrarme con esta exposición estando tan lejos de casa hizo que de alguna manera me reencontrara con los orígenes de lo que soy como cantautor; sentí que no sólo cantaba yo, también estaban allí Fernando, Rogelio Botanz, Labordeta, Paco Ibáñez, Celaya, Serrat…, fue muy emocionante.

Como dije al principio, me sentí afortunado al llegar y no dejé de sentirme así el resto de días que estuve allí. Fui muy feliz, muy feliz y afortunado de ser testigo y partícipe de un movimiento que va mucho más allá de intereses particulares y estúpidos egos, un movimiento que defiende la cultura popular y que canta a la libertad, que reclama su espacio en un ambiente cultural contaminado por la herencia gringa que pasó por encima de la identidad del pueblo panameño. Identidad que ahora estos valientes, armados con guitarras y versos, con ilusión, humildad, trabajo y paciencia están intentando recuperar. Llegará, y lo veremos, y aquí velamos guitarras y versos, atentos y alerta, preparados para disparar un canto certero, cargado de apoyo, lleno de luz, sobrado de aliento».

... Y mañana más...; y así durante varios días... Estoy convencido de que estos "cuelgues" van a ser el punto de arranque de un bello proyecto de colaboración y de intercambio estable entre las personas que amamos la "canción de autor" en España y en Panamá... Convencido, y dispuesto a realizarlo creyendo –hoy de forma muy especial y muy segura– en aquello que tantas veces nos repite nuestro gran Pablo Guerrero: «¡LOS SUEÑOS SON POSIBLES!»