Páginas vistas en total

martes, 15 de mayo de 2012

CANCIONES CON HISTORIA: «LA LLIBERTAT LA PICAREN» («LA LIBERTAD LA PICARON»), DE PACO MUÑOZ

Reanudo esta sección del blog dedicada a rescatar "canciones con historia", y lo hago precisamente hoy 15 de Mayo para hacer una proclamación lo mas vociferante y apasionada posible en defensa del derecho a la LIBERTAD, valor –consustancial con la naturaleza humana– que nadie puede arrebatarnos.

La canción de hoy se llama «La llibertat la picaren» («La libertad la picaron»); canción que el cantautor valenciano Paco Muñoz incorporó al disco que, con ese mismo nombre, grabó y editó en 1978.

Esta canción narra un historia sencilla, común durante los tiempos en que surgen las dictaduras, y nada pasada de moda, sobre todo teniendo en cuenta que, hoy en día, son muchas las dictaduras que se mantienen aunque de forma sutilmente enmascarada .

La historia narrada por esta canción es la siguiente:

LP de Paco Muñoz ˝La llibertat la picaren" (1978).
En la cubierta se puede observar una fotografía de los restos
de la fuente a la que está dedicada esta canción.

La historia hace referencia a una fuente popular, situada en la provincia de Valencia, que antes de la Guerra Civil tenía esculpido en la piedra el nombre de "Fuente de la libertad", y que, una vez finalizada la contienda decidieron borrarle o picarle la palabra "libertad" por lo que esa palabra podía tener de maldita, de peligrosa o de revolucionaria. El texto de la canción es el siguiente:


«En mi pueblo hay una fuente
que está en la "Querencia"
la fuente se llama 
"Fuente de la Libertad".
Tenía su nombre 
esculpido en la piedra,
lejos del pueblo, 
escondida en el campo.
Cuando acabó la guerra 
le picaron el nombre,
ahora solo se puede leer: 
"Fuente de la...".
Temían por la palabra 
esculpida en la piedra,
temían por un concepto 
tan frío en la fuente.

Ellos borraron la piedra,
picaron un nombre
que ahora vive libre
en el canto de la fuente.
Nuestras voces compañeros
le podrían hacer coro:
la libertad la picaron
pero a la fuente le queda
el esfuerzo puro de los hombres
que la llevamos en el corazón».

«Hi ha una font al meu poble, / està en la "Querència" / la font s'anomenava: / "Font de la llibertat". / Escolpit en la pedra / tenia el seu nom, /  lluny del poble, / amagada en el camp. / En acabar la guerra / li picaren el nom, / ara sols llegireu: / "Font de la..." / Feia por la paraula / escolpida en la pedra, / feia por el concepte / tan gelat en la font. [...] / Emborraren la pedra / i picaren un nom, / un nom que ara viu lliure / en el cant de la font. / Les nostres veus, companys / li podrien fer cor: / la llibertat la picaren / però li queda la font / de l'esforç pur dels hòmens / que la duem al cor».


Paco Muñoz.


Leyendo y escuchando esta canción uno puede llegar a darse cuenta hasta que punto puede llegar el límite de la idiotez humana protagonizada por los fascistas, y por los que, suelo llamar, "los acólitos de los dictadores"... ¡Se necesita ser cretinos!... ¿de verdad se creyeron que tachando o borrando la palabra "libertad" iban a ser capaces de destruir uno de los derechos fundamentales de la humanidad?

Pero eran así, y así siguen siento... Y lo peor es que lo mismo que borraban, tachaban o picaban una palabra sobre un muro, eran capaces, y son capaces, de disparar sus armas contra la libertad; en este caso no pueden cargarse la libertad como derecho, pero ciertamente arruinan la libertad individual de la víctima fallecida.

Para completar la información de esta canción voy a presentar brevemente a su autor: PACO MUÑOZ, grandísimo cantautor valenciano.

Paco Muñoz.

Paco Muñoz nació en Valencia en 1939. Comenzó a cantar en 1975, por las asociaciones de vecinos, interpretando temas de Quintín Cabrera, Lluís Llach, Aute o Serrat, al tiempo que empezaba a componer sus propias canciones; canciones iniciales que recogió en su primer LP "La llibertat la picaren" (1978) que anteriormente comentaba; disco que, por cierto, en plena transición democrática fue censurado por la presencia de un dibujo de la bandera republicana que aparecía en la cubierta.

A aquel primer disco le sucedió una intensa discografía. Entre sus obras destacan: "Vindrà un vaixell" (1978), "Anem anant" (1980), "Prometença (1984), "Amor i amor" (1986), "D'una terra dins la mar" (1990), "Quart creixent" (1991), "Cançons de la mar en calma" (1994), "Els nostres poetes" (1998) –grabado con Juli Mira y Lluís Miquel–, "Mirades" (1999) –dedicado a la memoria de Ovidi Montllor–, o "Collarets de llum" (2001) –dedicado al poeta Miquel Martí i Pol.