Páginas vistas en total

sábado, 12 de mayo de 2012

IÑIGO COPPEL - ¡CANTAS... LUEGO EXISTES!... ¡CANTANDO ASÍ... NO HAY QUIEN TE MATE!

Últimamente no es fácil que me ponga a escuchar una canción y que me sorprenda al límite de quedarme "enganchao" a ella "a lo bestia"... Bueno pues esto es lo que me ha ocurrido con el single –CD con dos canciones– que acaba de grabar y editar IÑIGO COPPEL... ¡Es magnífico!...

Por otra parte, escuchándole cantar se me ha vuelto a romper, una vez más, el molde "rancio e intocable" del género de la "canción de autor"... ¿Que le falta, o qué le sobra a este creador vasco para ser un "cantautorazo?... Para mi lo es, y mucho más que otros muchos que alardean y presumen de ello... 

No sé si a Iñigo le gustará esta reflexión que acabo de hacer...; lo cierto es que así –¡de pronto– se ha "colao" en mi mundo sonoro; un mundo alimentado de muchos años y de miles de composiciones creadas por los llamados "cantautores"... ¡claro que para mi "cantautores" son, y han sido siempre, Lluís Llach, Sr. Chinarro y Sisa; Morente, Pau Riba y Carlos Cano; Pablo Guerrero, Nach, Muerdo y Albert Pla; Luz Casal, Carmen Boza y Olga Román y Maria del Mar Bonet; Ismael Serrano, Gato Pérez y Javier Álvarez!... por ejemplo.


Cubierta del nuevo CD-single de Ïñigo Coppel.
(Fotografía de Guillermo Asián).

En este nuevo CD-single –ya no se como llamar a cada modalidad de grabación– Iñigo Coppel recupera dos canciones ya grabadas anteriormente: Una hermosa canción de amor titulada "Esto es lo que parece", y una nueva y magnífica versión de su alucinante "Blues hablado sobre el mayor fan de Bob Dylan del mundo". Disco en el que colabora con su violín Manu Clavijo; que ha sido producido por José Nortes; y que, por supuesto, recomiendo.

Para quien no lo sepa Iñigo tiene ya grabados dos discos anteriores "Perdón por existir" (2007) y "El hombre que mató a Iñigo Coppel" (2010)





Seguidamente reproduzco el texto de la canción "Blues hablado sobre el mayor fan de Bob Dylan del mundo"... ¡merece la pena escucharla!


Me levanté una mañana y dije: "Mujer, he visto una señal, no me vas a creer.
Tengo que dejar ahora mismo el país, voy a ver a Bob Dylan esta noche en París.
Tengo que ir. Me lo ha dicho el mismísimo Bob en sueños, 
me va a explicar los misterios del universo, sí".

Me dijo: "Escúchame bien, si te vas a París no te molestes en volver por aquí".
Ah, pero no me lo pensé ni un segundo, ¡soy el mayor fan de Bob del mundo!
Ah, lo soy... París... ¡allá voy! 

Llegué a París y fui del aeropuerto directamente al lugar del concierto.
Quedaban diez horas, me daba igual, pero cuando llegué vi que algo iba mal:
había muchos fans ya allí, metidos en sacos de dormir, mirándome fijamente. 
¡Me asusté! 

Se me acercó uno de ellos en muy mal plan para ver si yo era un verdadero fan.
Me dijo: "¿Te gusta Bob?" Dije: "Sí, claro, Bob es nuestro dios, Bob es nuestro faro".
Cuando le expliqué que había abandonado a mi mujer para seguir a Bob
él me abrazó

Me obligó a pasar con él todo el día, me dio de comer, me explicó sus teorías. 
Dijo "Sí, Bob hace cosas raras, pero me huelo que tiene un malvado hermano gemelo". 
Ahí es cuando otro fan entró en la conversación y dijo: "¿Un malvado hermano gemelo?... ¡Interesante!... ¿Quieres decir tal vez que fue ese malvado hermano gemelo 
el que dio aquel concierto para el Papa en el Vaticano?" 
Mi amigo le miró furioso y le dijo: "No, estás loco, tronco. 
Ése era Bob, el auténtico representante de Dios en la tierra, sí". 

Y empezó el concierto y fue bastante duro ver llorar a tantos hombres maduros. 
Allá van todos con emoción de rodillas al comienzo de cada canción. 

Acabó el concierto, me harté de locuras, me llevaron al hotel 
a husmear en sus basuras.
Nos vio un gendarme y casi nos encierra. Les dije: 
"Adiós troncos, me llaman del planeta tierra". 
Creo que es hora de volver a casa y suplicar a mi mujer. 
Oh cariño, los dos dijimos cosas no creo que de tu boca 
solo salga "Viento idiota"... de verdad que no.

Y el caso es que hoy he visto en la tele a mi amigo el fan, 
por lo visto ha sido detenido en Oviedo, sí,
al ver al Principe de Asturias cantando "Blowin' in the wind"
se ha desmayado gritando: "¡Este es el fin!".

OLGA ROMÁN II - «VUELTAS Y VUELTAS». EL PLACER DE ESCUCHARLA EN SOLITARIO.

Olga Román.

«Te querré llueva o no llueva
y te querré con la luna nueva.
Te querré, te querré, te querré en primavera.
Te querré aunque haga frío
y te querré si te quedas conmigo.
Te querré, te querré, te querré, aunque te vayas te querré.
Pasan los días, pasan los años,
y sigo aprendiendo de ti, sigo soñando,
sigo buscando, sigo encontrando
Y siempre que te necesito estás cerquita, a mi lado
Te querré confusa y loca
y te querré a la luz y en la sombra
Te querré, te querré, te querré todos los días, te querré.
Te querré cuando estés perdido 
y te querré aunque te quedes dormido.
Te querré, te querré, te querré, te querré en sueños, te querré [...]».
(“Te querré”. Olga Román)

OLGA ROMÁN, con toda su experiencia artística como cantante, acumulada a partir de 1982 –año en que se incorporó al grupo Nuestro Pequeño Mundo–, y, sobre todo, con la sensibilidad adquirida en los años vividos en Boston empapándose del universo musical del jazz (fue incluso nominada como mejor cantante de jazz a los premios Boston Music Awards) en el año 2000 tomó la decisión de empezar a cantar en solitario, abandonando la frenética actividad que suponían las giras con Joaquín Sabina. En aquel momento ella ya había empezado a componer sus propias canciones.

«Voy sin reloj
ya no me importa qué día es hoy
ni si es tarde o temprano.
No tengo prisa.
La vida viene y va;
si tengo ganas saldré,
si no, aquí me quedaré
Llegó, llegó la calma
después de años de no encontrarla
Y el tiempo pasa
y yo sin reloj
Todo gira
Todo cambia
Todo llega
si la espera no te cansa».
("Voy sin reloj". Olga Román).

Su primer disco se publicó en enero de 2001 y se tituló "Vueltas y vueltas".



Este primer disco, producido por Patrick Goraguer y Lucio Godoy, recuerdo que fue una auténtica sorpresa para quienes habíamos admirado siempre a Olga teniendo que limitarnos a disfruarla como una especie de "cantante de reparto" que llamaba la atención por su belleza y por la calidad de su voz, pero que siempre tenía que moverse en un segundo plano, y de la que siempre nos quedaba la necesidad y la insatisfacción de escucharla cantar sola, a su manera y con sus propios sentimientos y latidos.

En "Vueltas y vueltas", Olga incorporó e interpretó once canciones; nueve compuestas por ella misma y tres en las que contó con la colaboración de dos jóvenes compositores canarios que residían en Madrid, y que habían integrado, junto con Rogelio Botanz, el grupo "Taller" en la isla de Tenerife; me refiero a Pedro Guerra y a Andrés Molina. De Pedro interpretó los temas "Cómo puedo saber" y "Sin darnos cuenta"; y de Andrés una preciosa canción en apoyo a las mujeres maltratadas titulada «María vale más˝.
«Robaría en las rutas del polen
por vestirme de frutas y aromas.
Abriría en esa danza una puerta a la esperanza
por sentir que estás tan cerca de venir.
Buscaría botellas y genios
en el bosque de todos los cuentos.
Los secretos de las brujas los tendría en mi sombrero
por saber que no hay peligros que sufrir. [...]»
(“Sin darnos cuenta”. Pedro Guerra).

«María vale más la casa vacía,
las manos perdidas
que un amor sin amarlo.
María vale más el rato tan solo,
el hueco tan hondo
que un amor sin amarlo.
María ya vendrán otros días
repletos de brisa
de amores amados.
María no hagas caso del viento
que trae los silencios 
de tu desencanto
María vale más la calle tan fría,
la vista perdida
que un amor sin amarlo
María no has caso del del gesto
que trae tu recuerdo
repleto de llanto
(“María vale más”. Andrés Molina).

Olga Román. (Fotografía de María Roldán).

Entre las canciones compuestas por Olga en aquel disco –todas musicalmente bellísimas y muy bien interpretadas– podrían destacarse tres: "Again" que fue incluída en la película "El  cielo abierto", de Miguel Albaladejo y nominada a los Premios Goya de Cine 2002 como mejor canción original; "No da igual", que se convirtió en la sintonía de la cadena de televisión LaOtra; y "Vueltas y vuelta", tema que da título al disco, con el que, en su día, me sentí plenamente identificado.

Cuatro años más tarde de la edición de aquel primer disco, Olga volvió a sorprendernos con su segunda obra en solitario a la que tituló sencillamente Orga Román 2. Disco que comentaré en el  cuelgue de mañana.


Finalmente, aunque volveré a repetirlo mañana, voy reproducir el cartel en en el que aparecen los conciertos que Olga Román tiene previstos para este mes de mayo. Para los habitantes de Valladolid, Vigo, Valencia, Monzón, o alrededores, esta puede ser una magnífica oportunidad para disfrutar de una de nuestras mejores compositoras en intérpretes.


CON ISMAEL SERRANO. «CRÓNICA DE URGENCIA»

Ismael Serrano. (Fotografía de Joaquín Calle,
tomada del libro-disco: "Todo empieza y todo acaba en ti»)

Acabo de llegar de la presentación que ha realizado ISMAEL SERRANO, en la Sala Libertad 8, del DVD: "El oficio de cantar", que acompaña a su nuevo disco titulado "Todo empieza y todo acaba en ti».



Aunque la semana que viene realizaré una amplia presentación del nuevo disco de Ismael, hoy quiero escribir esta "crónica de urgencia" para comentar brevemente el DVD que se ha presentado esta tarde; para felicitar a Ismael por su nuevo, hermoso y cuidadosísimo disco; y, finalmente, para expresar una emoción grande que he sentido esta tarde y que, aunque pertenece al ámbito de lo privado, siento la necesidad de compartirla.

«El oficio de cantar» es un reportaje en el que Daniel Serrano, hermano de Ismael, rinde su homenaje a todas los creadores: compositores, músicos e intérpretes, que aman la canción; que la sienten como una necesidad del alma; que se vuelcan en ella a corazón abierto; y a través de la que, entre otros objetivos, desean transmitirnos y contagiarnos razones para vivir, motivos para seguir soñando, y  renovados sentimientos y latidos para la esperanza. "Cantores de oficio" que a diario, pese a todo –contra viento y marea–, hacen realidad aquello que escribió Miguel Ángel Morelli, y que Mercedes Sosa nos transmitió con su "voz alada".

«Mi oficio de cantor es el oficio
de los que tienen guitarras en el alma.
Yo tengo mi taller en las entrañas
y mi única herramienta es la garganta. [...]
Nadie debe creer que el cantor
pertenece a un mundo extraño
donde todo es escenario y fantasía.
El cantor es un hombre más que anda
transitando las calles y los días;
sufriendo el sufrimiento de su pueblo
y latiendo también con su alegría».
("Cantor de oficio")


En el DVD "El oficio de cantar" –que, por supuesto, recomiendo ver y disfrutar–participan con su palabra y su música Luis Eduardo Aute, Pablo Guerrero, Nach, Jairo Zavala (Depedro), Zahara, Fredi Marugán, Javier Bergia, Jacobo Sureda, Pepo Scherman, Manuel Cuesta, Marwan, Lucas Álvarez de Toledo, Vicky Gastelo, Héctor Raúl (Tito), Catechini y Belle (la gata).

Esta es una de la extraordinarias ilustraciones creadas
por Mar Blanco, para el disco «Todo empieza y
todo acaba  en ti»,
de Ismael Serrano.

Decía en el inicio de este "cuelgue" que, además de todo lo dicho, deseaba compartir con los lectores·amigos·amigas una gran emoción que he sentido esta tarde y que todavía me dura; es la emoción que me ha producido la dedicatoria que Ismael me ha escrito en una de las hojas de su disco-libro. Soy consciente de que esto es algo que pertenece al ámbito de lo privado pero no puedo dejar de compartir esas palabras y, sobre todo, la emoción que me han arrancado: «Fernando –ha escrito Ismael– gracias siempre, porque cantamos como respiramos y tú nos das aire, aire limpio, tan necesario en estos días difíciles».

Confieso que palabras como éstas son un regalo de la vida que te ayuda a tirar pa'lante; a seguir creyendo en la "canción de autor"; a seguir reivindicándola y difundiéndola apasionadamente; y, sobre todo, a hacerle frente –cara a cara– a estos días y tiempos difíciles a los que se refiere Ismael... ¡Un millón de GRACIAS, Ismael!... ¡Gracias, de verdad!...