Páginas vistas en total

lunes, 9 de abril de 2012

«VERSOS SOBRE EL PENTAGRAMA» - I: UNA GRAN PROPUESTA PARA UN FELIZ HERMANAMIENTO ENTRE LA POESÍA Y LA MÚSICA

El posible encuentro, y el hermanamiento entre la poesía y la música popular ha sido desde siempre un hermoso reto y una necesidad a lo largo de la historia, y lo fue, muy en particular, en nuestros años sesenta y setenta cuando la generación de los llamados "poetas sociales" –como Blas de Otero, Celaya o Ángela Figuera– tomaron conciencia de que su palabra no podía quedar restringida a las minorías, sino que debería llegar a la inmensa mayoría el pueblo que es quién más la necesitaba... Mucho antes ya lo había dicho Miguel de Unamuno: «El poeta, el poeta es el que está más cerca del aldeano y es el que puede llevarle de la naturalidad a la espiritualidad [...]. El pueblo necesita que le canten, que le rían y que le lloren mucho más que el que le enseñen».

Yo, personalmente, he participado toda mi vida de esos pensamientos y de esos planteamientos, hasta el punto que desde el inicio de mi actividad relacionada con la "canción de autor", tanto en mis creaciones radiofónicas, como en mis libros, me ha perseguido siempre un mismo título que ha protagonizado gran parte de mi trabajo: «...Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA»...; expresión que podríamos completar diciendo: «y habitó entre nosotros».... 

Pero es más, ese hermanamiento entre la poesía y la música ha estado también muy presente en el corazón, en la inspiración y en la obra de muchos creadores plásticos. Recuerdo que cuando, hace unos años, estaba finalizando mis últimos libros sobre la "canción de autor" me encontré en casa de Paco Ibáñez con un dibujo que le había hecho Guinovart que venía precisamente a significar y a plasmar ese hermanamiento entre la palabra y la música: La palabra "libertar" bellamente integrada en un pentagrama; dibujo del que le pedí autorización a Guinovart y a Paco para que ilustrara la cubierta de aquellos libros.

Ilustración de Guinovart que aparece el la cubierta de los libros
«...Y la palabra se hizo música», de Fernando González Lucini.

Pues bien, en el contexto de todo lo anterior, es decir, sobre una sólida fundamentación, acaba de nacer en nuestro país un proyecto que creo que merece la pena destacar y aplaudir, me refiero al proyecto "VERSOS SOBRE EL PENTAGRAMA", puesto en marcha por dos de nuestros más destacados cantautores: Moncho Otero y Rafa Mora.


Moncho Otero y Rafa Mora.

Se trata de un proyecto que ellos mismos definen en los siguientes términos: «La poesía es es una de las manifestaciones artísticas más antiguas de la humanidad. A través de ella expresamos emociones, sentimientos, ideas y construcciones de la imaginación. Es una forma muy especial e íntima de comunicarnos y relacionarnos con nuestro entorno. Mediante la poesía podemos, no sólo conocer nuestra historia o nuestra identidad y herencia cultural, sino que puede ser un elemento de unión entre personas y pueblos fomentando valores como el civismo y la convivencia. Por tanto debe ser un referente necesario para nuestro desarrollo personal, social e intelectual.

Ilustración de Moncho Otero que aparece en el disco
«El río de los ojos" dedicado al poeta Manuel López Azorín.

"VERSOS SOBRE PENTAGRAMA" recorre la trayectoria poética de autores y autoras de muy distintas generaciones y corrientes poéticas, a través de la declamación de sus textos y la interpretación de poemas musicalizados y cantados con ritmos y estilos musicales actuales y variados. A su vez, se van incorporando y ofreciendo pequeñas referencias biográficas, bibliográficas y anecdóticas de los/as poetas, todo ello, acompañado de un material didáctico de apoyo.


Rafa Mora y Moncho Otero.


El proyecto "VERSOS SOBRE PENTAGRAMA" es una forma diferente de reivindicar la poesía como parte de nuestra cultura, de nuestra forma de vivir, sentir y pensar. Una novedosa y atractiva estrategia para impulsar la animación a la lectura y a la escritura de poesía. Un completo espectáculo poético-musical donde se deja entrever una labor profesional y contrastada de más de quince años de experiencia en musicalizar e interpretar textos poéticos de muy diversos autores y autoras».


Creo, con sinceridad, que nos encontramos ante uno de los proyectos más importantes que se han puesto en marcha últimamente en nuestro país, relacionado con la "canción de autor"; un proyecto que acaba de iniciarse pero que con "crisis", y sin "crisis", va a tener un futuro muy esperanzador en si mismo y de cara a quienes nos dejemos atrapar por él. Este es el motivo por el que aquí, DONDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA, le voy a dedicar dos cuelgues más; el de mañana dedicado a sus creadores –Moncho y Rafa–, y el del miércoles para comentar dos de los magníficos trabajos discográficos que ya tienen editados:

«Viento de octubre» (2007). Sobre poemas de Jesús Hilario Tundidor.
«El río de los ojos" (2011). Sobre poemas de Manuel López Azorín.
Aunque mañana y pasado seguiré comentando este proyecto, recomiendo la visita a su rinconcillo específico en internet, ¡merece la pena!:
http://www.versosobrelpentagrama.com/