Páginas vistas en total

sábado, 18 de febrero de 2012

«VENGO DE TU SONRISA Y VOY AL MUNDO" - Y DE PASO UN NUEVO "CANTIJUEGO" PARA NUNCA DEJAR DE SONREIR

A Michele Sabah Mazzetta.
«... Reír y reír y más y volver a reír».

Hace unos cuantos años, creo recordar que fue en 1988, tuve la suerte y la oportunidad de diseñar y de dirigir, para la Editorial Alhambra, el lanzamiento en España de los personajes de la colección de cuentos titulada «Mr. Men y Little Miss» («Don y Doña») de la que es autor el escritor e ilustrador británico Roger Hargreaves.

Realizar aquel trabajo fue una maravilla porque todos y cada uno de los personajes a los que tuve que conocer y tratar eran fantásticos; pero he de confesar, que de todos ellos hubo uno que me prendió muy especialmente, tanto que, desde entonces, se ha convertido en una fiel y persistente compañera de camino. Me refiero a Little Miss Sunshine: Doña Sonrisas.



Aquel personaje y su historia me fascinaron; tanto, que todo el lanzamiento de la colección de cuentos Roger Hargreaves lo basé en él... Pero además surgió algo mucho más íntimo, y mucho más importante: Doña Sonrisas tuvo la maravillosa osadía –que le agradeceré toda mi vida– de colarse en mi alma y de imprimirle a mi personalidad y a mi sensibilidad un sentimiento que me domina siempre, y al que, a estas alturas de la película, no estoy dispuesto a renunciar.

Ese sentimiento se manifiesta en mí, de forma cotidiana. Me despierta una felicidad inmensa cuando veo y siento sonreír a las personas a las que quiero; y, a la vez, me sumerge en una inmensa tristeza –rayando en lo depresivo– cuando percibo que las personas a las que quiero pierden su sonrisa... ¡no lo puedo soportar!... No hay nada en el mundo que consiga crearme tanta desarmonía como la mirada triste de cualquier ser humano, y, sobre todo, cuando esa mirada es la de una persona que forma parte del pequeño, pero muy profundo universo de mis querencias.

Pues bien, pensando días atrás en todo esto –y, en particular, en la amiga a la que le dedico este "cuelgue"–, se me ha ocurrido rescatar una serie de fragmentos poéticos, extraídos de bellísimas canciones, en los que la "risa", o la "sonrisa", adquieren un principal protagonismo.... ¡Ya veréis, son textos más, o menos largos, pero todos ellos muy hermosos!... Y además, una vez más, pueden servirnos también para "cantijugar" un buen rato.


1
«La cultura es la sonrisa que brilla en todos lados
en un libro, en un niño, en un cine o en un teatro [...]
La cultura es la sonrisa para todas las edades
puede estar en una madre, en un amigo o en la flor
o quizás se refugie en las manos duras de un trabajador [...]
La cultura es la sonrisa con fuerzas milenarias
ella espera mal herida, prohibida o sepultada
a que venga el señor tiempo y le ilumine otra vez el alma».


2
«Tu risa me hace libre, 
me pone alas. 
Soledades me quita, 
cárcel me arranca. 
Boca que vuela, 
corazón que en tus labios 
relampaguea.
Es tu risa la espada 
más victoriosa».


3

«Vengo de tu sonrisa y voy al mundo
que no me asusta casi nada si te veo.
Los días se suceden sin más prisa
que acomodarme a la inercia de tu cuerpo. [...]
Vengo de tu sonrisa y sé que puedo
sumarme a esos combates cotidianos. [...]
Vengo de tu sonrisa y no me importa
que la noche se me acerque sin estrellas.
Qué astros necesito yo aquí arriba
si el brillo de tu amor ya me alimenta».



4
«Sólo quisiera ahora
tenerte para amarte
y sentir tu cuerpo junto al mío.
Solo quisiera ahora
tu sonrisa
y  ni una tenue brisa entre tú y yo».


5
«Quítame el pan, si quieres, quítame el aire, pero 
no me quites tu risa porque me moriría.
No me quites la rosa, la lanza que desgranas, 
el agua que de pronto estalla en tu alegría...
Mi lucha es dura y vuelvo con los ojos cansados 
a veces de haber visto la tierra que no cambia, 
pero al entrar tu risa sube al cielo y me busca
y abre para mi todas las puertas de la vida».


6
«Hoy que te amo, voy a incendiar el aire
con la risa y el beso de tu voz y la mía».


7
«Sin tu amor la vida se demora [...]
Di qué hacer con la belleza de esta hora,
para qué soñar mañanas
si me falta tu sonrisa.
Estas manos han nacido
de tu pelo y de tu espalda,
de esa ternura implacable
que no concibe palabras».


8
«Me gusta el reír de tus ojos
donde el reflejo de una luz
me parece un faro en la marina.
Y gracias a mi brizna de locura
me imagino marinero
que busca refugio en tu sonrisa.
Y seré ave, si eres tú el viento
o seré proa de embarcación
si tú eres la danza de las olas [...].
Así te espero y así me tienes».


9
«Dame un beso
como un inmenso campo de amapolas
dame un beso
con tu cuerpo rebosante de olas.
Hablan tus labios
ríe tu boca, lo sé, lo sé
y ahora mis manos se vuelven locas».

Si además de disfrutar de estos fragmentos poéticos y de reivindicar el valor de la risa y de la sonrisa, te apetece "cantijugar", pues ya sabes, se trata de identificar el nombre de las nueve canciones y el de sus autores correspondientes.