Páginas vistas en total

lunes, 30 de abril de 2012

GEMA CUÉLLAR Y MARÍA ALSONDELPEZ. «ENTRÉ POR ˝LA PUERTA Nº 3" Y ME ENCONTRÉ CON EL "CUARTO DE PEZ"»

María Peláez Alsondelpez y Gema Cuéllar.

El pasado domingo día 22, GEMA CUÉLLAR y MARÍA ALSONDELPEZ volvieron a convertir la Sala Libertad 8, de Madrid, en esa especie de rinconcillo mítico por el que a diario desfila la más joven y diversa "canción de autor". Fue una noche en la que le correspondió ocupar el escenario a una "canción de autor" que yo calificaría de la "más pura raza", con aires malagueños, y de indiscutible calidad artística. Tanto María como Gema –cada una con su identidad poética y musical–, son, sin duda, dos brillantes compositoras e intérpretes a las que merece la pena escuchar y tener en cuenta.

Dicho esto, y antes de comentar el concierto, me gustaría verbalizar un pensamiento que me estuvo rondando toda aquella noche mientras veía y escuchaba cantar a María y a Gema; un pensamiento que nos ofrece la doble cara de lo que está aconteciendo, hoy por hoy, en nuestro país respecto a la "canción de autor"

Por una parte la cara de la "calidad" que, aunque no se presenta en todos los casos y en todas las circunstancias, es grande e indiscutible –en algunos casos, ¡sorprendente!–; y, frente a ella, la cara de la "sobreabundancia": hoy salen cantautores y cantautoras por todas partes, y con frecuencia de gran inmadurez y falta de calidad –no tienes mas que asomarte cualquier día a uno de los múltiples "micros abiertos" que se organizan en nuestro país para poder comprobarlo.

Yo personalmente, y de momento, no valoro regativamente esa "sobreabundancia", sino todo lo contrario –me sigue valiendo y sigo considerando positivo aquello de la "creatividad al poder", del valor de la diversidad, y de que debemos "cantar como quien respira"– pero no puedo dejar de plantearme una interrogante: ¿Está culturalmente preparado nuestro país para asumir, apoyar e impulsar el trabajo, las ilusiones y las responsabilidades de tantos creadores?...

Yo creo que no; y esto es preocupante por dos motivos: el primero porque esa situación genera muchas frustraciones personales –por no hablar de las envidias y de otros males colaterales bastante relacionados con el mundo artístico–, y el segundo motivo, porque a la larga la "sobreabundancia irregular" –no siempre de calidad– perjudica y al final, daña a la "canción de autor" como género musical y cultural que, a fin de cuentas, es lo que más debería de importarnos.

Pues bien, el pasado domingo, día 22, entre esa "sobreabundancia" de la que acabo de hablar hice un sorprendente y deslumbrante descubrimiento –tardío por cierto, pero es que ya "no doy a basto" con tanto concierto y con tantos discos y maquetas que se van acumulando en mi mesa de escritura–; fue el descubrimiento de GEMA CUÉLLAR en Libertad 8; la escuché cantar por primera vez;  enseguida me atraparon su voz, sus melodías, lo que me contaba y ¡no sé!... ¡sus gestos, su mirada..., su misterio!; y me quedé "cogao" en alguna de sus canciones como en la titulada "Su momento", en la que nos hablar de un personaje «cuya escuela fue el olvido, que no tiene más que su abrazo, pero que tiene la suerte de no tener suerte para no echarla de menos»; o en "El motivo".


Gema Cuellar.
«No me contagiarán la prisa, no cerraré la puerta,
no nublará mi objetivo, el que llevo entre ceja y ceja,
no tengo prisa, camino lenta
tener un sueño no es solar despierta, es:
el incentivo, el motivo, la chispa, el ombligo,
la vida, el abismo, la orilla, el castillo...
los sueños no se rompen
pesan más que el cemento,
yo tengo los ladrillos, el mundo tiene el resto.
Hay muchos trenes, cada uno a una hora diferente,
he comprado el billete de ida,
y la vuelta la he dejado abierta.
No tengo la certeza, no me asegura nadie,
me llevo el sol en la maleta,
una sonrisa y mis canciones,
no tengo miedo de lo que espera
las mariposas me cosquillean,
tener un sueño no es soñar despierta, y es que:
Hay muchos trenes, cada uno a una hora diferente,
he comprado el billete de ida,
y la vuelta la he dejado abierta».
("El motivo")


Esta canción, en concreto, Gema Cuéllar la ha grabado en su reciente disco titulado "La puerta nº 3", disco que, por supuesto, recomiendo. Se trata de un precioso y brillante trabajo dirigido y realizado por Ismael Guijarro, en el que han participado Álvaro Gandul, Carlos Gómez, Jimy González, Luis Dulzaides, Samuel Vidal, Óscar Herrador –en las mezclas y el masterizado–, Cristina Reguera, Raquel Díaz –en la grabación–, y Tamara Calderón que ha realizo la bellísima fotografía que ilustra la cubierta del CD.



 MARÍA ALSONDELPEZ –a quien sí había escuchado anteriormente– es otra joven cantautora malagueña que felizmente destaca y reluce entre la "sobreabundancia". De ella –al margen de la fuerza y del desgarro que caracterizad su cantar–, me llama la atención, y me atrae especialmente algo que es característico de la identidad andaluza –y en general sureña– y que no siempre es bien interpretado o valorado. Cuando María se sube al escenario y se pone a hablar sabe manejar un encanto expresivo que es puro relativismo y surrealismo; la gente se ríe –nos reímos– con lo que dice e improvisa..., pero en realidad todo ello no es mas que un pretexto, un preámbulo de "ligerezas encantadoras", para inmediatamente después sumergirnos en unas canciones de enorme belleza poética, que navegan entre el realismo social, la esperanza y el amor en la plenitud de la ternura.

María Alsondelpez.

«Donde quedó la palabra gracias, donde quedó el perdón,
en qué momento se confundió, la dignidad y el honor, 
el amor propio con el rencor.
Quién se inventó el sin ti no soy nada.
Quién equiparó el amor a la obsesión
En qué momento dejamos de fundirnos en uno y ganó el, yo. 
En qué cajón quedó censurado el dolor, el tabú del sexo, 
y el respeto al mayor.
Cuándo se convirtió en competencia compartir profesión.
Quién carajo dictó que a cierta edad se es válido o no.
Cuándo se convirtió en un problema tener arrugas en el corazón
Cuándo se tergiversaron los valores 
díganme, la fecha, el día en el que los días dejaron de ser vida 
para no ser más que días. 
Qué barita hizo invisible el placer por las pequeñas cosas, e hizo de la felicidad 
solo una palabra que se consigue a base de patadas, de más y más y más y más
hasta que te das cuenta que no tienes nada, nada que abrazar...
("En qué momento").


«Me dijiste que te pintara y pinte una sonrisa.
Me dijiste que te escribiera y solo salían cosas bonitas.
Intente colorearte y busqué en el lienzo de un pintor
pero no encontré color para semejante flor [...]
Solo quiero pedirte que si algún día te inunda la tristeza
Cojas mis manos y recobres todas tus fuerzas.
Mires al cielo y te acuerdes de respirar y de aquella tarde mirando al mar.
A cambio solo te pido una cosa, que tu risa no me falte la mas preciosa.
Mírame a los ojos mi vida no hacen falta palabras
Eres tan trasparente que puedo ver tu alama
Allá en el cielo, ángeles sujetan tu estrella
y yo me encargaré que vivas un paraíso aquí en la tierra
No hay nada más bonito y más humano
que tus lágrimas sean secadas por otras manos».
("Que tu risa no me falte")

De María Alsondelpez recomindo también su disco "Cuarto de pez", es otro de esos trabajos discográficos que merece la pena tener, escuchar y disfrutar... Y, finalmente, una cosita: mientras la "sobreabundancia" se llame Gema Cuéllar y María Alsondelpez... ¡bendita sea!... Lo que pasa es que, lamentablemente, no es así.


domingo, 29 de abril de 2012

"CANTIJUEGO" PREVIO A ECHARSE A VOLAR

A Pablo Andrés Delgado Vasquez
que desde Santiago de Cali siempre logra sorprenderme


En el "cuelgue" de ayer recordábamos estas palabras de Fernando Savater


Pues bien, hoy nuestro "cantijuego dominical" va a girar en torno a ese sueño del poder "volar", es decir, en torno a la experiencia que supone, para la mayoría de los seres humanos, el deseo y el derecho a la "libertad".

Hoy voy a presentar catorce fragmentos poéticos que corresponden a catorce canciones en las que aparece la experiencia del "volar". Nuestro "cantijuego" consiste en identificar cuál es el tílulo de esas canciones, y quiénes son sus autores y/o intérpretes.

Evidentemente, y como siempre, aparte del juego de identificación que os propongo realizar,  con este "cuelgue" pretendo algo que considero mucho más importante; deseo que disfrutemos juntos con la lectura de estos fragmentos poéticos; que la libertad nos prenda una vez más en este domingo de finales de abril...; ¡que soñemos con volar!...; y, sobre todo, ¡que descubramos y sintamos, hoy más que nunca, que podemos y debemos volar!

Y realizada mi declaración de intenciones, ahí van los poemas:

1
«Levanta el ave el vuelo
y aspira la infinita inmensidad,
en ella no manda dueño
ni tormenta ni trueno.
Levanta el ave el vuelo
y a veces yo la quisiera imitar,
sabiendo que no puedo,
no he de impedir su vuelo».

2
«Ay quién pudiera volar
por encima de los muros,
de los mares, las estrellas
por encima de las olas,
de las nubes, de los cielos
por encima de la arena,
de los ríos, de los hielos,
por encima y por debajo,
volar lejos, volar alto».













3
«Hay que despreciar el tiempo para conseguir alas
y pasar las horas muertas ante un pájaro,
imitarlo a navegar por el espacio
con las alas invisibles de tu corazón
¡Alas!
cantando "pio-pio" ir volando al sol
Incólume al calor y al frío filo del hacha del podador».





4
«Hace tiempo, le dije, que cortaron al hombre 
una antigua costumbre de volar que tenía: 
Sólo seremos nuestros el día que consigamos 
ver nacer a los niños con alas». 






5
«Yo quiero ser
para tu incertidumbre
el golpe de viento que rompe el aire
y te abre el horizonte
para emprender de nuevo el vuelo
que te llevará hasta la playa».






6
«Envuélvete en mi cariño
deja la vida volar
tu boca junto a mi boca
paloma, palomitay.
Ahora volemos libres
tierna paloma
no pierdas las esperanzas
palomitay,
la flor crece con el agua».






7

«Ahora vuelvo a volar. Tengo unas alas blancas
con que abrazar el aire, romper el horizonte,
llegar hasta ciudades lejanas como sueños
y enseñarles a todos que es posible la vida».






8
«Voy guardando tus latidos
por si quieres regresar,
que he inventado melodías
para que puedas cantar.
Voy abriendo mis sentidos,
me falta tu mirar.
Que la vida es más sencilla
sin miedo a volar, [...]
Te lo digo yo que guardo en mi boca
un trozo de cielo por si quieres volar».










9
«Existe un país en los trópicos
donde a veces el frío es mortal
cuando un alma se enferma de veras
con anemia de libertad.
Allí le ponemos dos alas
le enseñamos de nuevo el vuelo
y aparece de repente el sol 
calentando nuevamente el cielo».


10
«Sólo quien ama vuela. Pero, ¿quién ama tanto
que sea como el pájaro más leve y fugitivo?
Hundiendo va este odio reinante todo cuanto
quisiera remontarse directamente vivo.
Amar ... Pero, ¿quién ama? Volar ... Pero, ¿quién vuela?
Conquistaré el azul ávido de plumaje,
pero el amor, abajo siempre, se desconsuela
de no encontrar las alas que da cierto coraje.
Un ser ardiente, claro de deseos, alado,
quiso ascender, tener la libertad por nido.
Quiso olvidar que el hombre se aleja encadenado.
Donde faltaban plumas puso valor y olvido.».











11

«Como un pájaro libre, de libre vuelo,
como un pájaro libre, así te quiero».











12

«Volar, como hicimos tantos años,
que todavía duermo en ti,
que te conozco con mis manos,
con mis ojos, con todo lo que hay en mi;
volar, y aunque no recuerdes nada
sé que no me olvidarás».









13
«Lóbrego rincón de una portería 
donde no entra el sol y nunca es de día
triste habitación húmeda y sombría
sin ventilación
un brasero de picón en la camilla
por toda calefacción
así vivía Juan con su imaginación,
que le hacía olvidar su condición
para escapar y despegar de su rincón
y despegar de su rincón
para poder volar, volar, volar,
para olvidar».













14
«Todos volaban tan bajo
y él se remontaba a las nubes más altas,
crecieron sus alas, menguaron los brazos
y fue construyendo su nido en un árbol.[...]
Todo su afán consistía
en sentirse muy libre, romper las amarras,
beberse la vida, pasar de ataduras
de casa y familia y sólo regirse
por leyes no escritas».














Y ahora, vamos a "cantijugar"...; ahí quedamos, como siempre en el apartado de "comentarios".

sábado, 28 de abril de 2012

¡MALDITAS GUERRAS 100 + 100 + 49!

Hoy se ha despertado en Madrid un día lluvioso y gris...; uno de esos días propicios para experimentar sensaciones contradictorias: sentirte un poco triste y deprimido, dejarte atrapar por la melancolía o la nostalgia, sumergirte en el romanticismo más puramente becqueriano, o dejarte atrapar, una vez más, en tus sueños y en tus utopías procurando realimentarlas para cuando mañana vuelva a salir el sol.

De todas esas posibilidades yo hoy he elegido la última, y de todos mis utopías –convencido de que son posibles– hoy me siento atrapado por la que un día me descubrió Fernando Savater en su obra de teatro "Vente a Sinapia"; creo que ya os he hablado de ella en "cuelgues" anteriores:


Este "soñar con volar" va a ser mañana el eje en torno al que va a girar nuestro "cantijuego" semanal, y ahora deseo que se convierta en aliento y fuerza para mantenerme vivo en ese grito constante e incansable que durante tanto tiempo nos viene uniendo: ¡MALDITAS GUERRAS!.

Hoy se une de nuevo a nuestro grito el pedagogo italiano Francesco Tonucci aportándonos el siguiente dibujo-sueño-reflexión:



Creo que hay poco que comentar.... Así debería de ser... Sería fantástico y maravilloso que cada día, y todos los días, se produjera esa transformación... Los aviones de guerra transformados en palomas de la paz... 

¡Sí!, ¡sé perfectamente que es un sueño!... Pero también sé –hoy me reafirmo en ello– que "si soñamos con volar es que vamos a volar, es que debemos volar"...; y digo más: "si no soñamos con volar aquí no hay dios que vuele".

Así pues, os propongo alimentar la fe y la creencia en la posibilidad de la paz, y gritar, seguir gritando  con fuerza:

¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!

viernes, 27 de abril de 2012

FOTOS CON HISTORIA: AMPARO GASTÓN... «A QUIEN TANTO QUERÍA»

Amparo Gastón y Fernndo G. Lucini

Hace varias semanas que vengo pensando si colgar, o no colgar, esta fotografía en el blog; es una imagen que en realidad representa una "historia" muy personal; con connotaciones tan profundamente íntimas y afectivas que uno no sabe muy bien si compartirlas, o si reservarlas en al ámbito de lo privado como un recuerdo entrañable que uno solo debe guarda para si mismo.

Al final, después de darle muchas vueltas, me he decidido a publicarla porque en realidad esta imagen y su historia, son como un grito de reivindicación en defensa de la ternura; de la ternura como derecho y como deber...; y, a la vez, como valor sustancial estrechamente vinculado con el derecho a la vida y a la esperanza.

Aunque este "cuelgue" quiero dedicárselo a Amparo Gastón como poeta –que a la vez fue compañera y cómplice de Gabriel Celaya– permitidme, en primer lugar, que sitúe y describa la anterior imagen:

Fue el 15 de mayo de 2004 –es decir, hace unos ocho años–. Amparo –nuestra Amparitxu– cumplía 83 años y, con ese motivo, Isabel Milhaud –que en los últimos años había sido su verdadero "ángel de la guarda"– decidió organizarle una fiesta de cumpleaños sorpresa y muy hermosa; pero, a la vez, muy íntima –solamente participamos algunos de sus amigos más cercanos–. Comimos juntos, y a los postres le hicimos entrega de un precioso regalo: un libro-album con fotografías, dibujos, cartas, poemas y cariñosos mensajes de más de cien escritores, pintores, actores, compositores y, en general, amigos que la queríamos y la admirábamos.

Concretamente la fotografía con la que encabezo este "cuelgue" retrata el momento en que Isabel Milhaud se disponía a hacerlo entrega del regalo. Recordaré aquel momento toda mi vida.... Todo mi vida conservará mi piel en contacto de la suya... Me encanta recordar sus lágrimas de emoción, de alegría y de agradecimiento...; y mi sonrisa –¡os lo prometo|– ¡amor inmenso!... ¡Nos quisimos mucho y ambos estuvimos muy enamorados del poeta con los ojos azul-mar más bellos que he conocido!... ¡Ojos un poco llorones, es verdad, pero bellísimos!

Esa fotografía también recoge otra historia paralela que, si me lo permitís, necesito confidenciarla para sobrevolar sobre ella. En aquel momento yo estaba atravesando una enfermedad muy grave, que, por cierto, Amparo desconocía, –habíamos decidido ocultársela–. Felízmente, poco a poco, fui superando aquella enfermedad, y he de decir –tengo la absoluta seguridad– que en mi curación intervino de forma clara y definitiva el amor y la ternura de las personas que me rodeaban... Aquella fiesta de cumpleaños recuerdo que fue tremendamente curativa... Y es por eso que, hoy por hoy, me sigo aferrando al amor y a la ternura desesperadamente, porque quiero vivir, y porque como dice Silvio: «Sólo el amor consigue encender lo muerto».


Gabriel Celaya, Amparo Gastón y Rafael Alberti


En la segunda parte de este "cuelgue", me propongo reivindicar la identidad de Amparo Gastón como poeta –que además fue el amor de Celaya–. Amparo a largo de su vida escribió hermosísimos poemas que podemos encontrar en tres libros que publicaron conjuntamente ella y Gabriel: «Ciento volando» (1953), «Coser y cantar» (1955) y «Música celestial» (1958).

Reivindicación que también realizamos en aquella fiesta del 83 cumpleaños con la participación del "cantautor-amigo" Moncho Otero que musicalizó y cantó este poema de Amparitxu titulado «Vacaciones en Formentor» en el que habla de un paseante solitario refiriéndose a Gabriel Celaya:




«Por la playa te paseas siempre solo 
y no sé si estás soñando 
o muriéndote quizás muy poco a poco. 

Tienes la cabeza hundida 
y los ojos claros, quietos. 
Verte es ver el silencio. 

Algo se murió en tu alma 
no sé cuándo, no sé cómo, 
y yo pienso en un misterio doloroso. 

Y te veo paseando siempre solo, 
y no sé si estás soñando 
o muriendo quizás por mí y por todos». 

Moncho Otero, buen amigo, me ha proporcionado el siguiente enlace en el que se puede escuchar aquella canción: 

http://www.goear.com/listen/2e70273/por-la-playaamparitxu-gaston-moncho-otero

Moncho Otero interpretando la canción «Vacaciones en Formentor»
sobre un poema de Amparo Gastón. Junto a él Isabel Milhaud en
la fiesta del 83 cumpleaños de Amparo.

jueves, 26 de abril de 2012

...Y LOS CONCIERTOS CONTINÚAN - 15 DE MAYO: «¡VOLAD, CANCIONES, VOLAD! - 2»

El próximo día 15 de mayo vamos a celebrar el segundo concierto con el fin de recabar los fondos que van a ser imprescindibles para poner en marcha e impulsar el CENTRO DE DOCUMENTACIÓN  Y DIFUSIÓN DE LA CANCIÓN DE AUTOR.

El concierto lo celebraremos en la Sala Galileo Galilei a las 21:30 horas.
Por supuesto agradecemos a todos los creadores que van a participar en el  concierto, por su generosidad personal y por su solidaridad con el proyecto que, entre todos, queremos poner e marcha.



NOTA INFORMATIVA: Me parece necesario informar que en el anterior concierto –celebrado el 17 de abril–, una vez retenida la comisión que habitualmente cobra la sala, se nos liquidaron 273 euros; cantidad que reservamos para hacer frente a los primeros gastos de puedan derivarse de la constitución del Centro.

¡MALDITAS GUERRAS 100 + 100 + 48!

Hace bastantes días que no lanzo aquí, en el blog, mi grito en defensa de la paz y contra la guerra...; ¡no!, no lo tengo olvidado; no me he rendido; ¡no voy a rendirme jamás!... ¡cada día lo siento con más fuerza, con más furor!... ¡MALDITAS SEAN TODAS LAS GUERRAS!

Hoy mi grito se une al del gran pedagogo y dibujante italiano FRANCESCO TONUCCI. Él, en su libro «Niño que nace», dedica un capítulo a lo que titula «Pensamientos de paz»; y entre esos pensamientos, aparece el siguiente, formulado como una pregunta que un niño le dirige a cualquier Presidente de Gobierno, y, en particular, a los Presidentes de Gobiernos de los países que fabrican cualquier tipo de armas; el nuestro, entre ellos.
Si yo fuera Presidente del Gobierno de cualquier país del mundo le contestaría con urgencia: 

«¡NO! NADIE PUEDE CONSTRUIR ARMAS PARA EJERCER LA VIOLENCIA...;
¡NO! NADA JUSTIFICA LA CONSTRUCCIÓN DE CUALQUIER TIPO DE ARMAS...;
¡NO! NO EXISTEN PUEBLOS BUENOS Y MALOS...;
¡NO A LAS BOMBAS!... 
¡NO A LOS PRESIDENTES Y A LOS GOBIERNOS QUE COMERCIAN
CON LA VIOLENCIA!

Mi pregunta en este momento es: «¿Qué le contestaría a este niño nuestro Presidente del Gobierno, o incluso el Presidente Obama que recibió en su día el Premio Nobel de la Paz?»... 

Pienso que archivarían la pregunta y pensarían: «Menudos maestros y maestras... Cómo manipulan... Menos "Educación para la Ciudadanía", y más Catecismo, y Formación del Espíritu Nacional... ¡Como en los viejos tiempos! ¡carajo!».


Y yo sigo gritando:

¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!
¡¡¡¡MALDITAS ARMAS!!!!

miércoles, 25 de abril de 2012

PACO CIFUENTES. «MIENTRAS TODO ARDE» LA ESPERANZA SALE A NUESTRO ENCUENTRO

Paco Cifuentes. (Fotografía de Belén de la Puente).

«Cantar para recordar
y no ser cobarde,
mientras alrededor todo arde».
("Sentido utópico". Paco Cifuentes)

Cuando percibes y sientes que «todo arde a tu alrededor»; cuando te das cuenta de que tus razones utópicas se te van al "carajo" –o que hay alguien que pretende destrozártelas–; cuando hasta los que creías amigos sienten el miedo o la precaución de amarte...; uno se encuentra con canciones como las que PACO CIFUENTES no ofrece en su último disco –que se titula precisamente así: «Mientras todo arde»– y ¡respira!... 

Escuchándole –(a mi sus nuevas canciones hace tiempo que me persiguen)–; dejando que su voz honda nos penetre...; permitiéndole que nos escudriñe hasta las entrañas..., podemos darnos cuenta de que todavía seguimos «de pie en mitad de la plaza»; de que aún no corremos el riesgo de «perdernos en la nada»; de que, a pesar de todo, se nos despliega «mucha vida que comernos en frente»...; y de que puede que, en cualquier momento, se nos arrime «un buen golpe de suerte»... 

«Por ti seré un blues sin argumento,
daré un final feliz al melodrama
y cada vez que llames a mi timbre
saldrá a recibirte la esperanza».
("Una vieja canción francesa". Juan José Téllez)

Todo esto, y mucho más que me reservo tras el umbral de mis silencios, es lo que me ha hecho percibir y sentir el nuevo disco de Paco Cifuentes. Un disco en el que tras sus dos aproximaciones anteriores –«Adicto» (2006) y «La vida aparte» (2009)– Paco –pienso yo– ha logrado encontrarse con su verdadera identidad: con su voz y sus silencios; con su música apasionadamente tejida de limpieza y de aparente –sólo aparente– simplicidad; con sus poemas y sus poetas; y, sobre todo, con su "peazo" de humanidad que, incontenible y rota en su garganta, se echa a cantar.



En «Mientras todo arde» –dejando al margen otras posibles subjetividades– destacan dos cualidades que creo que merecen ser destacadas.

En primer lugar –ya antes lo insinuaba– la calidad de su voz, de su dicción, de su canto, que alcanzan una nitidez, una profundidad y una belleza extraordinarias. Paco en este disco rescata su voz –la suya, la propia, la que la vida le ha donado– y la trasciende, la alimenta de silencios, y la hace música... Y a partir de ahí, contando con ese instrumento músico-vocal –insisto, extraordinario– de su voz, el resto de las intervenciones musicales que van surgiendo en el disco son las imprescindibles –no sobra ni un acorde–; las que Javi Ruibal –productor– y José Recacha –arreglista– han intuido como precisas para acariciar, alimentar y subrayar, con absoluta delicadeza y respeto, el canto de Paco. Intervenciones musicales instrumentalmente protagonizadas por los propios Paco Cifuentes, Javi Ruibal y José Recacha, junto a Felipe Benítez Reyes y Shahar Rosenthal.




La segunda cualidad que merece la pena ser resaltada en este nuevo disco de Paco Cifuentes, es su riqueza y variedad poética. Paco a la vieja y más auténtica usanza trovadoresca incorpora en su disco canciones en las que es autor de la letra y de la música, y otras en las que musicaliza e interpreta textos de poetas amigos a los que admira.

Entre esas canciones compuestas sobre textos poéticos ajenos, figuran, por ejemplo, la que ya he mencionado en varios "cuelgues" anteriores, me refiero a «Una vieja canción francesa», de Juan José Téllez  –canción que cada vez que la escucho pone todos mis sentimientos "patas arriba"–; «Libélulas», de Lara Moreno; «Viejas glorias», de Felipe Benítez Reyes; «Vino entre amigos», de mi entrañable amigo Roberto Terán; «Hubo luz», de David J. Calzado; y «Gasolina», poema magistralmente musicalizado por Paco, en el que su autor Tito Muñoz desnuda su tremenda sensibilidad y su ternura; poema-canción que supera a otras canciones escritas por Tito para Serrat o Víctor Manuel, en la que nos narra esta conmovedora y solidaria historia:


«Se tiñó el pelo color automóvil,
sintió la fiebre de la gasolina,
pelando en la cuneta mandarinas,
aguardó un camión cromado, inmóvil.

Cruzaron la avenida de palmeras,
el celofán cimbreando en las piscinas,
el anuncio del toro en la colina,
los espejismos de la carretera.

Supo la muerte en todo lo vivido,
quiso estrenar como charol la noche,
amó el fulgor marciano de los coches
y como el lobo arrancó un aullido.

Pobre Thelma sin Louise en Zaragoza,
que mierda de “road movie” en castellano,
se ocupó de su suerte un triste arcano,
pobre princesa en su fea carroza.

Pasaron Dennis Hopper, Peter Fonda,
montados en el ruido de una moto,
girando por las curvas de anaconda,
gritando con la voz de cristal roto.

Se detuvo aquel ángel del invierno,
para sobarla en un motel sin nombre
y anotó su conquista en su cuaderno,
como suelen hacer todos los hombres.

Pobre Thelma sin Louise en Zaragoza,
que mierda de “road movie” en castellano,
se ocupó de su suerte un triste arcano,
pobre princesa en su fea carroza.

Después amaneció como acostumbran
pelis de carretera americanas,
cuando los fluorescentes se derrumban
y se encienden las frenéticas ganas».
(“Gasolina”. Tito Muñoz)

Por otra parte, entre las canciones escritas, música y letra, por Paco, imposible dejar de destacar, por ejemplo, «Mi tren» y, sobre todo «Este país», poesía-canción «necesaria» –que diría Celaya«como el pan de cada día / como el aire que exigimos trece veces por minuto»; canción completamente diferente –como él mismo afirma– a la que Paco sueña hacer un día cuando todo sea más amable y nadie tenga dueño.

Por último, para finalizar este "cuelgue", creo que merece la pena la lectura del poema que, con el título de "Rojo", escribieron conjuntamente Paco Cifuentes y Roberto Terán, claro exponente de la riqueza poética que caracteriza al disco «Mientras todo arde»; obra que me permito recomendar porque con ella sé que recomiendo la posibilidad de disfrutar de la belleza en estos tiempos en los que la belleza se convierte en un derecho que debemos reivindicar, salvar y liberar apasionadamente.

Paco Cifuentes y Roberto Terán.


«Rojo, como el cielo de Madrid,
derramándose.
Loco, como pienso solo en ti,
sonrojándote.
Rostros, que formaban multitud
diluyéndose.
Somos, lo que cabe en este mar
navegándonos.
Fondos marinos,
extraños,
inexplorados.
Ahora siento 
que me arde bien la sangre,
como si el tiempo
se pudiera colgar a evaporarse
con los primeros rayos de sol
de la mañana...
Fotos, como cromos antiguos
dibujándonos.
Coros, de los bajos fondos
tarareándonos.
Tan golfos
si amanece y pensamos
que aún es temprano.
Sordos si no suenan nuestras voces conversándonos.
Torsos de un desnudo boreal sorprendiéndonos.
Corchos de botellas que así van acabándose.
Broto del algua si llueve mojándote.
Roncos de gritar nuestros nombres llamándonos.
Lobos tras las lunas de Madrid aullándonos».
(“Rojo”. Paco Cifuentes / Roberto Terán)

Concluyo ofreciendo algunas informaciones sobre el nuevo disco de Paco Cifuentes:

• En primer lugar citad con admiración real a Belén de la Puente por sus fotografías y diseño; y a Amparo Sánchez que ha sido el alma en la sombra de todo cuanto ahora podemos disfrutar en «Mientras todo arde».


Decir que Amparo y Paco inician, con este disco, una aventura arriesgada, pero apasionante: me refiero a su propia productora que nace con el nombre de «Estraperlo».

• Y comunicar que el nuevo disco será presentado el próximo día 27 de abril en la Central Lechera de Cádiz, a las 21.00 horas; y el día 5 de mayo en la Sala Galileo Galilei, de Madrid, a las 21:30 horas.



• Es importante: La compra del disco puede efectuarse dirigiéndose a
mientrastodoarde@gamil.com
El importe es de 15 euros y el disco se enviará por correo a domicilio.

martes, 24 de abril de 2012

S.O.S. EN DEFENSA DE NUESTRA «CANCIÓN DE AUTOR»

El domingo pasado, 22 de abril, lo escribía en el apartado del blog al que llamo "Cantando las cuarenta", decía así: «Si los amantes de la canción de autor caemos en la tentación de sentirnos retraídos y no compramos discos, y no vamos a los conciertos... ¿qué va a pasar?.... En este momento no puedo dejar de pensar en tantos y tantos jóvenes cantautores que, con mucha ilusión y mucho esfuerzo, están arriesgando todo por grabar, al menos una "maqueta", para presentar su trabajo con un mínimo de dignidad y para poder venderla en sus conciertos... ¡ES EVIDENTE!... Si no acudimos a sus conciertos y no les compramos sus discos, pues sencillamente: ¡ESTO SE VA A IR A LA MIERDA!... Y ¡no!, por mi parte no estoy dispuesto a aceptarlo».

Hoy –sobre todo a partir de los muy numerosos "mensajes positivos y estimulantes" que he recibido apoyando mis anteriores reflexiones– me voy a decidir a dar un paso más...; voy a iniciar una clara, descarada y gratuita campaña para que todo el mundo, en la medida de sus posibilidades, compre discos y disfrute de la música; y, a su vez, para que los jóvenes creadores puedan seguir creando y puedan seguir ofreciéndonos y deleitándonos con sus nuevas composiciones. 

Soy plenamente consciente de que hoy, en nuestro país, hay personas que realmente no pueden comprar casi nada, y menos un disco, ¡lo sé y de verdad que lo siento!. A esas personas les ruego que me perdonen por esta campaña que hoy inicio; pero es que las cosas son así, si los que podemos permitirnos el pequeño lujo de gastarnos unos pocos euros en la compra de un disco no lo hacemos, entonces si que, a la larga, nadie podrá hacerlo, entre otras razones porque la "canción de autor", la "música popular" y la cultura, en general, se habrán ido a la mierda.

Esta semana, por ejemplo, tengo pensando presentar y comentar en el blog dos discos nuevos que a mí me parecen fantásticos; pues bien, además de dedicarles un "cuelgue" –como siempre hago–, voy a acompañarlos de una estrategia publicitaria de apoyo a su comercialización; será algo muy sencillo, lo más divertido posible y hecho con toda mi alma... Lo que no sé, es si servirá de algo. ¡Ojalá que sí!... Estos dos nuevos discos serán los siguientes:

PACO CIFUENTES. "Mientras todo arde"


ÁNGELA BIEDMA. "Arritmia"

Por otra parte, esa misma estrategia voy a aplicarla a otros discos que han ido apareciendo meses atrás en el blog y que considero necesario recuperar porque tienen un gran valor y una indiscutible calidad.

En esos casos, iré colgando en la columna de la derecha de esta página –como puede observarse– una viñeta publicitaria de cada uno de esos discos recuperados; viñeta sobre la que si se hace un doble "click" aparecerá el "cuelgue" que ya publiqué, meses atrás, presentando y comentando el disco mencionado. (Cada uno de estos discos permanecerá en esa columna del blog durante tres o cuatro semanas).

Hoy, como muestra, he recuperado tres discos, sucesivamente lo iré haciendo con otros como los de Diego Ojeda, Alberto Leal y Alejandro Ferré, María José Hernández, Pau Alabajos, Fernando Lobo, Juan Socas, Lucía Caramés, Dabid Garrido, Fran Fernández, Alfonso del Valle, Alejandro Martinez, Carlos Chaouén, Antonio de Pinto, Adriana Moragues, Chiqui Calderón, Adolfo Langa, Ainda, etc. etc.


MANUEL CUESTA. "La vida secreta de peter Parker"


JOAQUÍN CALDERÓN. "Anfibiótico Anverso"


MUERDO. "Flores entre el acero"


Por último, esta especie de campaña publicitaria clara, descarada y gratuita, voy a irla aplicando también a aquellos discos que sepa que están en proceso de grabación y que van a tener una inmediata salida –como los de María Rozalén o El Kanka–; e incluso a aquellos otros que ya han sido editados recientemente pero que aún no he tenido tiempo de incorporarlos al blog: Alfredo González, María Viñal, Quique Montes, Olga Román, Olga Andrés, Virginia Montana, Gema Cuellar, Juan Manuel Galeas, etc. etc.




NOTA IMPORTANTE. Para la compra de los discos considero que, en general, lo mejor es dirigirse directamente a cada uno de los creadores a través de su página web. o enviándoles un mensaje vía facebook.

lunes, 23 de abril de 2012

CELEBRACIÓN DEL «DÍA DEL LIBRO» II - «TODO ESTÁ EN LOS LIBROS»... POEMA-CANCIÓN AL ESTILO AUTE-MUNÁRRIZ

Jesús Munárriz.

En este segundo "cuelgue" de hoy, dedicado al Día del Libro, voy a evocar un poema-canción muy singular, y en realidad muy poco conocido. Su título es "Todo está en los libros" y sus autores son Jesús Munárriz y Luis Eduardo Aute, pareja creadores que han compartido amistad y muchas canciones. 

La canción "Todo está en los libros" se la encargó a MunárrizFernando Sánchez Dragó para que sirviera de sintonía al programa de televisión "Biblioteca Nacional" que, en 1982, dirigió y presentó en Televisión Española. 

Cuenta Jesús Munárriz que fue un encargo con prisa y que la escribió en veinticuatro horas –concretamente el 7 de octubre e 1982–; una vez escrita le puso música Aute y la interpretó Carmen Machado. El texto de aquella canción, que se hizo tremendamente popular, dice así:

«El unicornio, Alejandría,
Aldana en Alcazarquivir,
Kim de la India y Samarkanda,
Santa Teresa y Boabdil,
Ítaca, la muralla china,
las minas del rey Salomón,
flores del mal y gatopardos
y caminos de perfección,
todo está en los libros,
todo está en los libros,
todo está en los libros.

Las nieves de Kilimanjaro,
la vida en el Mississippí,
Canterbury, París, Lisboa,
San Juan, Santiago, San Fermín,
las mil y una noches, los Vedas,
Nueva Orleans, Sebastopol,
Venecia, Nápoles, Atenas,
Don Juan, Gargantúa, Hiperión,
todo está en los libros,
todo está en los libros,
todo está en los libros.

Los campos de Soria, la pampa.
la isla del tesoro, el Grial,
Romeo y Julieta, Alejandro,
Sócrates, Don Quijote, Bagdad,
lo que le viento se llevó, Granada,
Buda, Lanzarote, lord Jim,
infiernos, cielos, paradisos,
Carmen, Angélica, Beatriz,
todo está en los libros,
todo está en los libros,
todo está en los libros.

El minotauro, el laberinto,
Hércules, Gárgoris, Sansón,
el capitán Nemo, Platero,
Sherlock Holmes y Guillermo Brown,
Alicia, Nils Holgersson, Pinocho,
Sandokán, Huckleberry Finn,
Scherezada, el judío errante,
la Celestina, Brandomín,
todo está en los libros,
todo está en los libros,
todo está en los libros.


Jesús Munárriz y Luis Eduardo Aute.

«Hay que advertir –declara, como anécdota, Jesús Munárriz en su libro «Viva voz» (2002)– que Televisión Española ejerció una tonta censura sobre el texto, ya que con la excusa de evitar la "publicidad encubierta" fueron eliminados de la letra tanto Gárgoris como Hiperión, como si no fueran ellos también, ¡pobrecitos!, personajes literarios, y sustituidos por otros dos nombres, que ahora ya no recuerdo». (Aquellos nombres que se suprimieron correspondían a dos marcas editoriales; concretamente "Hiperión" da título a una de las más importantes colecciones de poesía que se editan en España, colección que dirige magistralmente Jesús Munárriz).

La canción «Todo está en los libros» –que permanece en la memoria popular– creo que nunca fue grabada ni en un LP, ni en un CD. Si, como curiosidad, se desea conocerla, puede escucharse, parcial y ligeramente, como sintonía del programa de Sánchez Dragó en el siguiente enlace: 

http://www.youtube.com/watch?v=EQQ4U9Xru04

Curiosamente, quince años después del programa "Biblioteca Nacional" (1982), es decir, en  1997, Fernando Sánchez Dragó volvió a hacer un nuevo programa de libros en Televisión Española  titulado "Negro sobre blanco" y nuevamente incorporó la sintonía de Munárriz y Aute

Seguidamente adjunto otro enlace, en este caso para visionar parte de uno de los programas "Negro sobre blanco", dedicado a un jovencísimo Joaquín Sabina, en el que nuevamente se escucha, como fondo, la canción «Todo está en los libros»:

http://www.youtube.com/watch?v=tfWS2u2dc_A