Páginas vistas en total

viernes, 25 de noviembre de 2011

GENERACION «OCHENTIÍ» ATERRIZA EN MADRID. PRIMERA PARTE

Hoy el "cuelgue" lo tengo complicado porque voy a intentar hacer una crónica de lo que fue el aterrizaje en Madrid de los jóvenes creadores que integran el proyecto "Generación Ochentií" del que ya hablamos en ocasiones anteriores; complicado, sobre todo, porque quiero hablar de los doce componentes del grupo; lo que significa que el "cuelgue" será especialmente largo y que no tengo muy claro a qué hora podré incluirlo en el blog. (Lo que haré será dividirlo en dos partes. El acontecimiento se lo merece).

Para más información sobre el Proyecto G80Í leer:
http://fernandolucini.blogspot.com/2011/11/generacionochentii-preparense-el.html

¡Y empieza la aventura!... Como todas las noches que se celebra en Madrid –o en donde esté– un concierto que me interesa, cargo mi pequeña cámara fotográfica y "pa'allá" que me voy... El Libertad 8, además, ya tengo elegido el ángulo y la silla fija desde donde disfruto y hago mis "fotitos".

Anoche llegué a Libertad dispuesto a disfrutar con los "ochentií" y a hacer un montón de fotografías; y mira por donde, al sentarme me doy cuenta de que se ha "colgao" en el escenario una descarada y nada subliminal pancarta publicitaria anunciando una marca de cerveza que inevitablemente estaría presente en cualquier fotografía que pudiera hacer durante la actuación. Evidentemente me pillé un "cabreo" de tres pares de narices...

Yo puedo entender que ante la crisis hay que hacer lo que se pueda para tirar "pa'lante" –por supuesto respetando unos mínimos éticos y estéticos imprescindibles–, pero lo que no estoy dispuesto es a colgar en mi blog ningún tipo de publicidad que no sean los conciertos y los discos de los creadores, y, además, aquellos que a mi me dé la gana –¡los que me emocionen!– y sin un euro a cambio –la "pela" siempre te limita el inmenso placer de la libertad–... El día que el blog me resulte insostenible económicamente pues ¡nada!, voy y lo cierro –"pa" eso es mío–. (Por supuesto también estoy dispuesto a hacer publicidad gratuita, y la hago encantado, a las salas de conciertos que apuestan por la buena música y, en particular, por la "canción de autor". Publicidad descarada, por ejemplo, de Libertad 8, sala en la que tanto disfruto a pesar del pesar de hoy).

Como no había forma de hacer una fotografía sin que saliera el anuncio de la dichosa cerveza, decidí hacerle una fotografía a uno de los ventiladores de la sala y guardar la cámara. Inicialmente pensé en publica solamente el ventilador de Libertad 8, e ilustrar la crónica del concierto con fotografías de mi archivo.

También pensé en largarme, pero los chicos y las chicas que con tanto esfuerzo habían montado el espectáculo no se lo merecían. Entonces decidí preguntarle a Alvaro Laguna –uno de los ochentií– si ellos eran conocedores, o tenían alguna responsabilidad en lo del "colgajo", me dijo claramente que no y entonces tomé una decisión, seguir allí, sin hacer fotos, y escribir la crónica.

Las dos primeras actuaciones de la noche fueron la de Carmen Boza y Ángela Biedma, y claro, no pude fotografiarlas. Como consecuencia de ello, en su caso, el inicio de este "cuelgue" no me queda más remedio que ilustrado así:


Carmen Boza, abrió el concierto, derrochando toda su fuerza, su desgarro y la belleza de su voz en unas composiciones musicalmente brillantes y en unos textos abiertos, misteriosos y muy sugerentes. Es una creadora sin límites, sin barreras, imposible de encasillar; lo suyo es hacer música e interpretarla sin más; hacer la música que le gusta, la que le sale de dentro, la que proyecta en su mirada y en su sonrisa que, son, por cierto, muy hermosas. (Tengo muchas ganas de escuchar mucho más y tranquilito el canto de Carmen).

«Restos de sal y de sol
yacen inertes encima de tu colchón
y una sirena abisal nada en mi costado.
Restablecimos la luz
en los rincones baldíos de la inspiración [...]»
(Carmen Boza"Sirenas")

Ángela Biedma, como siempre –pero cada vez mejor– nos regaló esa frescura aparentemente ingenua en la que va tejiendo sus canciones; digo aparente, porque, en realidad, su canto no puede ser más excitante; es una magnífica creadora de canciones sobre todo desde el punto de vista de lo que cuenta, y del como lo cuenta, con su voz, con sus gestos, y con "to" su cuerpo... ¡Inmenso el futuro que se va diseñando en el horizonte de esta "cantora de oficio y alma"!.

«Vente conmigo a la jungla que quiero guerra,
voy a juntar mi mar con tu tierra
todo lo que no es quererte es obligación [...]
Esto que siento en la barriga no sé si es hambre
o es acordarme de cuando te tuve la noche bailando encima».
(Ángela Biedma. "Reagge").

Ángela llamó al escenario a Dani Fernán, cantaron juntos, y, a continuación Dani reclamó la presencia de sus compañeros Álvaro Laguna y Petete –los Tres en Raya– para interpretar lo que ya es un himno de la más joven "canción de autor" en nuestro país: la canción Mañana. 

Pero antes, Álvaro Laguna, ya en el pequeño escenario de Libertad 8, –con lo que hay que tener, es decir, con el arte como valor supremo, o mejor, como valor absoluto– decidió darle la vuelta al "colgajo" publicitario de la cerveza y dejarlo en blanco... ¡Bien, Álvaro, bien!, anoche me abrazaste fuerte con tu sensibilidad y te lo agradezco, ¡lo estaba necesitando!... El público aplaudió, y yo saqué mi pequeña cámara y...

Dani Fernán, Petete y Álvaro Laguna. "Tres en Raya"
«¡Revolución!
Mañana la revolución y hoy el descanso para la ocasión,
hoy la opulencia de tenerte a mi disposición
amando los suburbios de tu ombligo».
(Dani Fernán. "Mañana")


Y siguió el concierto de los "ochentií"...; y a partir de ese momento me hinché de hacer "fotitos" y, mientras tanto con la "cervecita" castigada de cara a la pared... ¡por perversa e imprudente!...

... Y ahora un paréntesis...; un poco más tarde –o tal vez mañana– os seguiré contando.