Páginas vistas en total

jueves, 10 de noviembre de 2011

REDISFRUTANDO LAS CANCIONES DE JORGE CASTRO

Jorge Castro.

Mañana, viernes, canta Jorge Castro en la Sala Libertad 8, de Madrid. Desde hace tiempo tengo anotada esa fecha para no perderme su recital, pero –mira por donde– justo mañana tengo que viajar para participar en el I Congreso Internacional de Flamenco, que se va a celebrar este fin de semana en Sevilla.

Ante esa circunstancia –y lamentando de verdad perderme este concierto– anoche sentí la necesidad de volver a escuchar, una vez más, el disco que Jorge grabó en 2010 con el título de "¿Quién eres tú?"; un disco que desde el primer momento me impactó, sobre todo, por la calidad y la sensibilidad poética desarrollada en los textos de sus doce canciones; y por los mundos y universos mágicos en los que, a través de ellas, es capaz de sumergirnos.

Jorge, en sus canciones, no habla de «buscadores de estrellas y coleccionistas de nubes», de «inventores de palabras» y de «un mar encerrado en una caracola»; de «manojos de estrellas entre las manos»; de «primaveras bajo los pies» y de «mundos nuevos sin abrir»; canciones que acogen a «almas cansadas de tanto esperar» y a «sendas de perdedores y de náufragios»; canciones de "viejos fantasmas con nombre de mujer», de «huellas esparcidas sobre la almohada» y de «abriles sin coartada».



Pues sí, anoche, ya de madrugada, volví a escuchar el disco de Jorge Castro y fue una magnífica experiencia; por una parte, porque es una obra que –como antes decía– te sumerge en un universo apasionante de historias, de situaciones y de sensaciones rebosantes de vida en las que se funden la magia y la realidad...; pero, a la vez, porque es una obra que –sobre la base de unas muy buenas musicalizaciones y de una cálida interpretación– nos introduce en unos contenidos –que a mi me gusta calificar como "poÉticos"– que son especialmente ilusionantes y liberadores en tiempos tan críticos como los que estamos viviendo.

A Jorge le «quedan restos de utopías en sus botas gastadas» y en su garganta. No está dispuesto a dejarse «vencer por la cordura de estos días». Y cree, firmemente, que «siempre quedará el momento en que cambiemos el mundo de color»...; «un mundo sin amas en la retina»..., ¡maravilloso sueño por el que merece la pena luchar y vivir!.



¿Y qué nos propone Jorge Castro en sus canciones para hacer realidad ese "sueño posible"? Os recomiendo que escuchéis el disco y lo descubráis por vosotros y vosotras mimas..; os adelanto alguna de sus propuestas:

• «Llevar en la sien doble ración de locura para devolverle el brillo a cada día».
• «Pintar de primavera el eterno gris del cielo y cantar bajo cada estrella».
• «Invertir nuestro cinco sentidos en borrar todas las huellas del tiempo perdido».
• «Derribar el muro que sostiene el tedio».
• «Pintarle un arco iris a las noches de desvelo».
• «Echar a la hoguera hasta el último fusil»
• «Invertir en quimeras».
• «Y... encontrar en los ojos de la persona amada nuestra única bandera».

En fin, para concluir este cuelgue solamente me queda hacer dos recomendaciones, que si estáis en Madrid no os perdáis su concierto, y que escuchéis y disfrutéis su disco, ¡merece la pena!