Páginas vistas en total

martes, 27 de septiembre de 2011

PACO ORTEGA I - CUANDO LA MUSICA SE CONVIERTE EN UN PROYECTO DE VIDA

Paco Ortega. (Fotografía de Miguel Martínez).

El "cuelgue" de hoy, inicialmente iba a dedicarlo a la presentación de un libro que acaba de escribir y publicar Paco Ortega con el título de "¡The Melocotons a la fama! y otras historias sobre el negocio de la música que debes conocer", pero al ponerme a escribir he decidido dejar esa presentación para mañana porque, para darle a este nuevo libro la dimensión que merece, es imprescindible conocer la larga, intensa y variada trayectoria que su autor ha vivido y ha desarrollado en el mundo de la música.

Paco Ortega nació en Úbeda (Jaén) en 1957. A los siete años se trasladó a vivir en Madrid y a los catorce comenzó a componer sus primeras canciones.

En 1974 grabó un primer disco titulado "La vida tiene solución", obra en la que realizó un minucioso análisis crítico del final de la dictadura franquista, situándose en las coordenadas de la "realidad" –que en aquellos años resultaba desgarradora– y de la "esperanza". Recuerdo los versos de una de sus canciones de entonces que me causaron un gran impacto personal:


«Hoy soñé un país
que nos daba libertades; 
agua, paz, tierra, amor,
fueros libres y verdades...
Pero sé que es soñar,
que solo son pesadillas
de un marino que va
sin remedio a la deriva...
Mas, ¡tiraos al mar, o si no,
seguid luchando! que más vale morir
que vivir y estar penando».
("El barco de mis Españas")

Tras la edición de aquel primer LP, Paco participó en una histórica obra colectiva, grabada en 1977, con el título de "¡Abolición! Canciones y textos contra la pena de muerte".


Posteriormente, en los años ochenta Paco Ortega escribió y publico dos libros de poemas: "Claro de luna" (1980) y "Ontología poética"(1982); reapareciendo musicalmente en 1989 formando un dúo con la cantautora sevillana Isabel Montero; dúo que alcanzó una gran popularidad y que grabó tres discos extraordinarios: "Paco Ortega e Isabel Montero" (1989), "Contracorriente"(1990) y "Sígueme" (1991).


Tras la disolución del dúo, Paco decidió dedicarse por completo –y sigue haciéndolo– al mundo de la música como compositor e intérprete de sus propias canciones –canciones que han cantado otros muchos artístas– y, a la vez, como productor, llegando a convertirse en un auténtico "pescador de estrellas", nombre con el que bautizó el proyecto discográfico y editorial que actualmente dirige.


Como compositor e intérprete, a partir de 1994, Paco ha grabado cuatro discos "La magia del barrio" (1994), "Calaito hasta los huesos" (1998), "Ven acá pacá! (2004), y, más recientemente, el titulado "El éxito de todos mis fracasos", obra íntegramente dedicada a musicalizar y a cantar poemas de Ángel Gonzalez; disco que personalmente considero imprescindible como muestra y como testimonio de esa armónica y positiva relación que se puede establecer entre la música, la canción y la literatura.


Paco Ortega es también autor de dos precisos libros –además de los anteriormente citados–, uno vinculado a su disco "Ven acá pacá!", en el que incorpora catorce relatos breves –escritos por diferentes autores– que ilustran las canciones del disco; y el otro al que titula "Paco Ortega. Canciones"; cancionero bellísimamente  editado que introduce y presenta el poeta Santiago Gómez Valverde con estas palabras:


«Sus canciones son zumo de vida. Los días y las horas navegan en su velero de melodías, cargado de emociones, momentos, sueños, nostalgias y derrotas. Los ríos de sus vivencias nacen en su corazón, desembocan en los afluentes  de las cuerdas de su guitarra y se oceanizan en la palabra: azul metal sedimentando de tiempo [...]. "El Ortega" es un jornalero que, bebiendo de las sublimes ánforas de la belleza, desahoga su voz en el barro del pueblo. Por eso, Paco Ortega es un pirata preso, condenado a vivir [...]».

Este libro –antología de los textos de más de cien canciones– se publicó acompañado de un CD con 15 temas de Paco interpretados por Niña Pastori, El Cigala, Pata Negra, Isabel Montero, Camarón de la Isla, Grito de guerra, Tijeritas, Las Peligro y el propio Paco.




Por otra parte, como compositor, ha creado la banda sonora de varias películas, y ha recibido, entre otros, dos  Premios Nacionales de la Música: en 1997 en la categoría "Mejor autor flamenco", y en 1999 en la categoría "Mejor productor artístico"; premio, este último, que reconoce y valora otra de sus ocupaciones –convertida en pasión– dentro del mundo de la música.

Son muchas, y de gran calidad, las producciones musicales realizadas por Paco Ortega, sobre todo a partir del año 2003 en que adquirió y se hizo responsable del mítico estudio de grabación "Musigrama". Entre esas producciones hay una hacia la que siento una especial predilección, me refiero al disco "Las 3000 viviendas. Viejo patio", bellísimo y entrañable álbum nacido en la barriada Murillo, de Sevilla, conocida popularmente como "Las Tres Mil".

En el ámbito de la producción, para concluir este primer "cuelgue", creo que merece la pena destacar el trabajo que Paco está realizando actualmente dentro de un proyecto al que llama "Sangre Nueva. Jóvenes Flamencos"; proyecto sobre el que acaba de celebrar la segunda edición.


Con toda la panorámica que acabo de trazar sobre el trabajo y la obra de Paco Ortega, mañana me va a resultar mucho más fácil presentar y valorar su nuevo libro recientemente publicado: "¡The Melocotons a la fama! y otras historias sobre el negocio de la música que debes conocer"; libro que, como ya comentaré, es una crónica, muy didáctica –desarrollada desde la experiencia personal de Paco–, en torno al mundo de la creación musical contemplada desde muy diversas perspectivas.