Páginas vistas en total

martes, 28 de junio de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 96

Hoy Fuencis Iborra ha colgado en mi rinconcillo de "facebook" un video impresionante creado a partir de la canción "Si yo fuera tu amante", de Rosana. (Os recomiendo que lo veáis).

Como le decía a Fuencis es desgarrador y, a la vez, emocionante; y aunque sus imágenes reflejan la violencia y la impiedad del mundo en que vivimos, es un video esperanzador gracias a la palabra cantada de Rosana.

En esas palabras –montadas sobre esas imágenes– surgen dos experiencias que me han impactado:

• La experiencia de tomar conciencia y estar convencidos de que "todos los hombres pueden más que uno solo", es decir, la experiencia que supone la solidaridad contra la injusticia y como camino para la paz y la no violencia.
Lorenzo Quinn.

¿Que podria pasar si estuviera en tus manos
el futuro y la imaginacion de un planeta 
que gira en un camino enredado
por la guerra, el hambre, y el dolor
si aún te fuera posible encontrar la salida
para darle cobija a lo que queda de vida?

¿Que podria pasar si cayera en tus manos
el latido de ese corazon
que agoniza dejando el universo encerrado
en un cuarto donde no hay amor
si aún te fuera posible entender que es de todos
y que todos los hombres pueden mas que uno solo?


Y la experiencia del amor. Es incuestionable que la injusticia, la violencia, la pobreza, la guerra... desaparecerían del planeta si fuéramos capaces de tratarlo como a la persona a la que amamos..., con el mismo cariño..., con la misma pasión..., con la misma ternura.

Antonio López.

Si tu fueras el mundo y yo fuera tu amante
mimaría tu cuerpo por tenerlo a mi alcance
dibujando una huella que excitara tu mente
hallaría la lluvia en el sudor de tu frente!
Si tu fueras el mundo y yo fuera tu amante
de mi boca marea que en tu boca se esparce
de mi alma caricias sin llegar a enredarte,
si yo fuera tu amante!

CARLOS DE ABUÍN EN DIRECTO. Presentación del disco "SÓLO POR ESO". Crónica fotográfica.



El pasado domingo, 26 de junio, CARLOS DE ABUÍN ofreció un concierto –en la sala "Segundo Jazz Club", de Madrid–, con motivo de la presentación de su nuevo disco titulado "Sólo por eso".

Carlos de Abuín.


Un concierto que resultó especialmente mágico y entrañable porque en él confluyeron tres factores que lo conviertieron en un éxito en sí mismo, es decir, al margen de cualquier otra circunstancia ajena a la música y a las canciones.

El primero de esos factores fue la magnífica "banda" que acompañó a Carlos en el pequeño escenario de la sala "Segundo Jazz Club": Dr. Maíllo –al bajo–, Pablo Ager –con su guitarra y su mandolina–, Víctor Fresno –a la percusión–, Manu Míguez –al teclado– y Beatriz Pérez Otín –haciendo coros–

Magnífica "banda" sobre todo por la complicidad manifestada entre sus componentes –surgida, sin duda, de la amistad con Carlos– y, por supuesto, por la calidad de cada una de sus intervenciones. Una "banda" que supo ofrecernos música en "estado puro", que fue capaz de crear un clima muy relajado, y que, en todo momento, se dedicó a mimar, a acariciar y a embellecer la palabra Carlos –tierna y desgarrada a la vez– para que pudiéramos disfrutarla.

Dr. Maíllo, Carlos de Abuín, Pablo Ager y  Beatriz Pérez Ortiz.
Dr. Maíllo. (Bajo).
Pablo Ager. (Guitarra y mandolina).
Víctor Fresno. (Persucisones).
Manu Miguez. (Teclado).
Beatriz Pérez Otín.

El segundo factor o ingrediente del éxito del concierto –desde la pura perspectiva del "disfrute"– fue poder ver, sentir y escuchar a Carlos de Abuín "tal cual es", es decir, con sus sentimientos –«quejas y palpitaciones»–; con sus sonetos entretegidos de desgarros y amores; con su misteriosa y atractiva complejidad –a veces tan impulsivamente radical y desconcertante, y otras tan honestamente tierno–; con sus raíces rockeras –"se le ve el plumero"–;  y con su palabra cantada al desnudo y a flor de piel –al estilo de lo más clásicos cantautores. 

Carlos le cantó a Johannes Kepler –observamos los cielos, soñamos con planetas, y contemplamos la bella luna, madre luna–; nos regaló una versión muy hermosa de "Amsterdam" –canción mítica de Jacques Brel–; cantó uno de sus sonetos para biófilos: "Bosque noruego"; interpretó a Gabriel Celaya del que ha musicalizado uno de sus poemas más complejos titulado "Morir"; sentimos corretear por el escenario "dos gatos negros"; bebimos cerveza –«madre, hermana, esposa, sabia como el amor»–; conocimos a "La Dama de los Libros"; y nos emocionamos –yo al menos me emocioné– con la «pequeña flor que nace entre el tedio y el sol, y que se abre paso en el asfalto hostil» –siempre me han impresionado mucho esas hierbas y esas flores que crecen increiblemente en el asfalto.

«Pequeña flor que callas los secretos del amor
pequeña flor que guardas versos en un cajón
Sale en la acera, nadie se fija en ti,
firme y pensativa entre pisadas mil.
Pequeña flor que hablas al sediento peatón,
pequeña flor que cantas al cielo tu candor,
bailas como el junco una danza sin fin
entre el humo y el viento se te oye gemir˝.

Carlos de Abuín.

En el concierto que Carlos nos ofreció el domingo pasado hubo un tercer factor que contribuyó a su éxito real, fue la participación –acompañándole– de dos cantautores "con solera": Pablo Ager y Francisco Espinosa.

Pablo Ager.
Francisco Espinosa.

En concreto Francisco Espinosa cantó dos de los "Sonetos para biófilos", de Carlos Abuín, a los que ha puesto música: "El día después" y "Barcelona", del que reproduzco un fragmento.

«La primera vez que vio el mar
Llevaba puesta su armadura
Caballera y firme compostura
Y el sol se empezaba a despertar.

No dejó el horizonte de admirar
El agua clara, la tierra oscura,
Sosegados su mal y su cordura
Queda el alma de amar y batallar [...]».

De izquierda a derecha: Dr. Maíllo, Carlos de Abuín, Víctor Fresno,
Francisco Espinosa, Pablo Ager, Beatriz Pérez Otín
y Manu Míguez.
(Fotografía de Beatriz Pérez).

13 GRUPOS Y 13 GRANDES DISCOS - II. Resolución del "Cantijuego silábicogrupero"

Continúo presentando los grupos musicales que evocábamos en el "cantijuego" de la semana pasada y rescatando un "álbum-clave" de cada uno de ellos.

Ayer mencionaba a Al Tall, A Quenlla, Jarcha, Los Lobos, Los Sabandeños, Mestisay y Miñadoiro; hoy completo el listado con los seis grupos siguientes:

MOCEDADES

La historia de Mocedades se inició en Bilbao, en 1967. Su origen tuvo lugar un buen día en que un grupo de estudiantes decidieron unirse para cantar juntos. Jóvenes que, originalmente, fueron: los hermanos UrangaAmaya, Estíbaliz, Izaskum y Roberto–, los hermanos BlancoRafael y Sergio–, José Ipiña y Francisco Panera. Grabaron son primer disco en 1969 y con el paso de los años fueron experimentando diferentes cambios en cuanto a sus componentes y a su repertorio. De su amplia discografía –más de veinticinco obras– vamos a rescatar el álbum que grabaron en 1983 con el título genérico de "La música", en el que interpretaron la canción "Maitechu mía" acompañados del tenor Plácido Domingo. (En aquel momento el grupo estaba inegrado por Amaya, Roberto e Izaskum Uranga, Javier Garay, José Ipiña y Carlos Zubiaga).




NUESTRO PEQUEÑO MUNDO

Este grupo surgió en Madrid, en 1968. Su repertorio se fundamentó básicamente en la interpretación de temas del folk internacional –canciones irlandesas, francesas, griegas, israelíes, norteamericanas, inglesas, africanas o españolas–, es decir, todo un panorama multicultural que para la gran mayoría de los españoles y españolas –que, en aquel momento, vivíamos prácticamente de espaldas al mundo– supuso una auténtica revelación. Sus componentes fundacionales fueron Juan Alberto y Gabriel Artrche, Jaime Ramiro, Juan Ignacio Cuadrado, Pilar Alonso "Pat", Chema Martínez, Laura Muñoz y Nacho Sáenz de Tejada. 

Entre su discografía merece la pena destacar una de sus obras más singulares, fue la titulada "Cantar de la tierra mía" (1975), en la que rindieron su homenaje a la "nueva canción" surgida por todo el país durante los últimos años de la dictadura franquista. Disco que es un documento sonoro imprescindible para poder conectar con la memoria sentimental de toda una generación de poetas y cantantes que –durante aquellos años– soñaron y colaboraron activa y eficazmente en la reconstrucción democrática de nuestro país. En aquel disco interpretaron y grabaron, por ejemplo, "Campesinos tristes", de Jarcha; "Damunt d'una terra" y "Call que neixin flors a cada instant", de Lluis Llach; "Canción de la novia del pescador" y "Canción del pescador", de Adolfo Celdrán, Jesús López Pacheco y Carlos Álvarez; "A cántaros" y "Cantiga apócrifa", de Pablo Guerrero; "Vagabundear" y "La saeta", de Serrat y Antonio Machado; "Labrador", de Aute; "Nanda" de Manolo Díaz; o "Andando", de Antonio Resines.



NUEVO MESTER DE JUGLARÍA

Grupo segoviano surgido a finales de los años sesenta. Inicialmente fue una tuna llamada "Tuna del Pizarrín" integrada por maestros y estudiantes de magisterio. Poco tiempo después, dos de sus componentes, concretamente Luis Martín y Rafael San Frutos, junto con Fernando Ortiz, Milagros Olmos y Marián Nieto, decidieron juntarse para formar un grupo de folk al que llamaron Nuevo Mester de Juglaría. En 1971 grabaron y publicaron su primer disco titulado "Romances y canciones populares", al que le siguieron obras tan importantes como "Romance de El Pernales" (1975), o "Los Comuneros" obra en la que el poeta leonés Luis López Álvarez narra, en forma de romance tradicional, la historia de la guerra de las Comunidades de Castilla; una historia impregnada de esperanzas y de reivindicaciones de la identidad castellana. (Este disco ha sido regrabado y reeditado en 2004 con nuevos arreglos y algunos fragmentos del texto original que no tuvieron cabida en la grabación de 1976).




OSKORRI

El grupo de folk vasco Oskorri nació en Bilbao en 1971 de la mano de tres músicos, que fueron sus fundadores: Bixente Martínez, Anton Latxa y Natxo de Felipe –que siempre ha sido el "alma" del grupo–. Su primer concierto se celebró en la Universidad de Deusto, en marzo de 1971, y su primera grabación en 1976; grabación históricamente inolvidable titulada "Gabriel Arestiren Oroimenez"; disco grabado en homenaje a Gabriel Aresti –uno de los grandes padres de la poesía vasca– en el que Oskorri incorporó diez canciones creadas sobre textos del poeta musicalizados sobre la base de composiciones populares. Natxo de Felipe, refiriendose a este disco, que hoy me propongo rescatar, hace el siguiente comentario: «Tuvimos la gran fortuna de encontrarnos con Gabriel Aresti en los primeros años; era un gran creador en euskera y un hombre crítico, con una visión muy universal y amplia –poco provincialista– del País Vasco [...]. A ese nivel, nuestro contacto con él fue muy enriquecedor».




TROVEROS DE ASIETA


Los Troveros de Asieta  nacieron en la Isla de La Palma, en 1991. Inicialmente el grupo fue un cuarteto, cuyo objetivo se centraba en la recogida y en el rescate de la música tradicional, y, en particular, en los ritmos y en los cantes de "ida y vuelta", es decir, aquellos que fueron surgiendo en las islas Canarias como consecuencia de la emigración, especialmente hacia El Caribe. Su primer disco se publicó en 1994 con el título de "Tradicional", al que les siguieron: "Vamos a hacerlo bueno" (1998), "Siempre sonriendo" (2001), "Bailando con Lecuona" (2004) y "Aquí en la isla" (2008), obra extraordinaria en la que colaboraron Martirio, la cantante y compositora cubana Albita Rodríguez, y el Coro de Niños de la Escuela Insular de Música del Cabildo de La Palma. En la actualidad los Troveros de Asieta son: Francis Concepción, Pedro Brito, Fran Martín, José Humberto Martín, Carlos Perdomo, Julio González y Roberto González.




XOCALOMA

Fue un grupo mítico de folk gallego creado en Carballo, por Xosé Luis Silva Romaní, en 1975. Estuvo integrado por  Dolores Platas Penedo, Juan Carlos Díaz del Valle, Jorge Campos, Fernando Fidalgo, Juan Carlos Cancela y Jioaquina Ávila. A lo largo de sus quince años de existencia sus componentes grabaron seis discos: "Terra" (1978) –en el que incorporaron una bella versión cantada del poema "Airiños, airiños aires", de Rosalía de Castro–, "Soio un sono..." (1979), "Vou o mar" (1981), "Nos" (1983), "Rosas de luz" (1991) y "Xocaloma 15 años" (1993).