Páginas vistas en total

sábado, 28 de mayo de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 66

Vuelve Argüelles con sus viñetas y siguen los niños
haciéndonos reflexionar sobre eso que venimos llamando
¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!

"CANTIJUEGO CON AIRES GRANADINOS"

INTRODUCIÓN

Si Gabriel Celaya pudiera constatar la repercusión que están teniendo, hoy en día, sus palabras cuando nos dijo: ¡CANTEMOS COMO QUIÉN RESPIRA!, seguro que se quedaría más que sorprendido. 

Sí, es sorprendente la cantidad de jóvenes creadores que en la actualidad componen e interpretan sus propias canciones... He de confesar que a mí, personalmente, hay momentos en que es tal la cantidad que llega a desbordarme... Ayer mismo me ocurrió...; enseguida lo cuento.

Antes quisiera volver a decir, que uno de mis objetivos principales con este blog, en general, y con los "cantijuegos", en particular, es poder llegar a crear y a difundir un catálogo lo más completo posible de todos los creadores·ras que componen e interpretan canciones en nuestro país, y que se lo plantean con seriedad, con unos buenos niveles de calidad musical y poética, y con suficiente profesionalidad. (Catalogo que recogerá todas las generaciones de cantantes –cercanos al género conocido como "canción de autor"– desde los años sesenta a la actualidad).

El objetivo es claro, pero las dificultades para irlo logrando son importantes, sobre todo porque el número de creadores, repartidos por todo el país, es cada vez mayor, y porque la información que puede obtenerse sobre ellos y sobre su trabajo no siempre resulta fácil o asequible.

Ayer mismo cuando estaba dándole los últimos toques al "CANTIJUEGO CON AIRES GRANADINOS", descubrí que había dos creadores, con disco o maqueta grabada, que no los había incluido, me refiero a Antonio Álvarez y a Fernando Rodríguez...; entonces, como veremos seguidamente, decidí incorporarlos al tablero de juego.

Por otra parte no conseguí saber –por mucho que lo investigué– si Bruno Bonacorso y Pedro Chillón tienen disco o maqueta grabada en solitario... Como al final no me quedó claro he decidido plantearme, solo con ellos, un "cantijuego" paralelo.

Cuento todo esto, no porque tenga mucha importancia, sino para no confundir a los "cantijugadores·as"... Al final lo único que importa es que se conozca lo más posible el nombre y la obra de los siguientes creadores que ahora –tras el previo– aparecen ya con sus nombres correspondientes.


Y ahora iniciamos el "cantijuego".... Seguidamente aparecen 18 "galletas" que corresponden a los CD's de los autores anteriores. Cada una de esas galletas está falseada, en ellas he incorporado un fragmento de la cubierta, o carátula, del disco correspondiente.

Junto a cada galleta, o CD, aparece el nombre de dos canciones: una canción con su nombre completo y la otra con el nombre solamente insinuado.

El "cantijuego" consiste en identificar el nombre genérico que tiene cada disco, o CD, decir a que autor corresponde, y nombrar sus dos canciones, sobre todo la que aparece incompleta. Veamos un ejemplo simulado:

• El disco de PACO DAMAS se titula__________ y las dos canciones indicadas son________ y _________.


Por último te propongo el siguiente "cantijuego" complementario: ¿Cuáles de las cuatro canciones indicadas pertenece a Bruno Bonacorso y cuáles a Pedro Chillón?



NOTA FINAL: Por supuesto, en el apartado de "comentarios" sería magnífico que me ayudarais a mejorar y a completar estos "cantijuegos", y, en general, el catálogo de creadores que me propongo ir realizando... Sería maravilloso que fuera un trabajo realizado entre todos, es decir, con la participación tanto de los interesados·as, como de sus seguidores·as.

CARÁTULAS CON HISTORIA. "BRABO, LEAL Y TOHARIA" y su ENSAYO 1. Primera grabación del "Grupo Canción del Pueblo"

Como decía ayer, refiriéndome a la primera grabación de Hilario Camacho, en 1968 surgió en Madrid una colección de discos dirigida y financiada por la Editorial EDUMSA (Editorial Universitaria Madrileña) al amparo del sello discográfico Fontana. A aquellos discos –todos ellos singles– tuvieron como nombre genérico, o de colección, el término "Ensayo", porque en realidad eran unos primeros "ensayos" de lo que se deseaba fuera una "nueva canción en castellano"; canción en la que venían trabajando los componentes del Grupo Canción del Pueblo, surgido, en Madrid, en 1967.

El primero de aquellos discos se publicó en el mes de enero de 1968, fue el "Ensayo I", que contenía cuatro canciones sobre poemas musicalizados e interpretados por José Luis Leal –estudiante de Derecho– y José Manuel Bravo, Cachas –estudiante de Arquitectura y posteriormente miembro del mítico grupo "Música dispersa"–. Concretamente, Luis grabó "La propiedad que'el dinero ha", del Arcipreste de Hita y "Discutiendo están dos mozos", de Antonio Machado; José Manuel, por su parte, incorporó en el disco "Verdad, mentira", de Luis de Góngora, y "Desperté", de Rabindranath Tagore; canciones todas ellas arregladas por Manuel Toharia, que, además les acompañaba a la guitarra. (Creo que ya es conocido que años más tarde Toharia fue uno de los famosos hombres del tiempo en Televisión Española).

Luis José Leal y José Manuel Bravo. Ensayo I. (EDUMSA/Fontana, (1968)

Este primer disco de EDUMSA recibió, en su día muy buenas críticas de prensa; para poder hacernos una idea de lo que fue aquella primera grabación –hoy por hoy sólo en manos de coleccionistas–, voy a reproducir la valoración que sobre ella hizo Moncho Alpuente en aquel momento:

«"Todo se vende este día;
todo el dinero lo iguala;
la Corte vende su gala;
la guerra, su valentía,
y hasta la sabiduría
vende la Universidad".

Estas palabras que parecen escritas hoy –comenta Moncho– tienen ya bastantes años; mejor dicho, bastantes siglos. Pertenecen a Luis de Góngora y Argote, el  cual seguramente no podría imaginar que sirviera en 1968 de letra a una canción de corte clásico, sobriamente interpretada por un universitario de Madrid, Luis José Leal. Luis José, junto a José Manuel Bravo, han grabado un disco cuyos letristas estamos seguros de que nadie será capaz de criticar, ya que, aparte del citado Góngora, el Arcipreste de Hita, Antonio Machado y Rabindranath Tagore colaboran en la grabación, faceta en la que no deben estar muy acostumbrados nuestros clásicos, ni siquiera el gran poeta hindú.

Brabo, Leal y Toharia han salido airosos de esta difícil prueba. El disco recibe el nombre de "Ensayo 1", y está editado en EDUMSA, aunque por razones de patente figure bajo el sello Fontana.

De izquierda a derecha: Manuel Toharia, José Luis Leal y José Manuel Brabo.

Luis José Leal canta las dos primeras canciones: "Verdad, mentira", de Góngora, a la que pertenecen los versos arriba citados, y "Desperté", un sencillo e inspirado texto del gran premio Nobel indio Rabindranath Tagore. Leal tiene una voz educada y bien timbrada, y su interpretación es sobria y de buen  gusto. Las dos versiones podrían enseñar muchas cosas a ciertos profesionales con años de experiencia. En cuanto a la música, Leal ha dado un ritmo vivaz y alegre a la letrilla de Góngora: además de ser pegadiza, se acopla perfectamente al estilo de la canción; a pesar de que algunos puristas se rasguen un poco las vestiduras, la música del poema de Tagore es de una gran sencillez.

Moncho Alpuente.
Bravo canta recitando los versos con énfasis, viviendo cada palabra por sí sola; su voz es rasposa y algo desgarrada, y su estilo de cantar, inconfundible y personalísimo. Interpreta en el disco dos titulos, "Discutiendo" de Machado, en el que logra crear un auténtico clima de realidad, y "La propiedad que'l dinero ha", del Arcipreste de Hita, a la que pertenece esta significativa estrofa:

"Yo vi allá en Roma do es la santidad
que todos al dinero fazen grand omildar,
gran onrra le fazian con gran  solenidat
todos a el se omillan como a la magestar".

Para resumir, este primer intento es merecedor del éxito de la crítica y del público; los aficionados a la música  y a la poesía están de enhorabuena por ello, y sólo cabe esperar que pronto aparezca el "Ensayo II", para poder confirmar esta opinión».

El "Ensayo II" fue el disco de Hilario Camacho que presentaba ayer... Es realmente una pena que mi proyecto de FONOTECA LITERARIA sigua "desapadrinado" porque sería realmente interesante que ahora, leído lo anterior, se pudiera escuchar el disco.... ¡País! ¡país!..., ¡que le vamos a hacer!...