Páginas vistas en total

sábado, 26 de marzo de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - V

Para Miguel, que acaba de cumplir 7 años. 

F. Tonucci: "Niño se nace". Ed. Barcanova.

JAVIER BATANERO. UN REENCUENTRO IMPRESCINDIBLE

Juan Antonio Muriel me comentaba, hace unos días, que JAVIER BATANERO había decidido volver a cantar y a grabar nuevo disco; y, justo ayer, Javier me enviaba un video-invitación comunicándome que esta misma noche –sábado 26 de marzo– canta en el Teatro de Navacerrada a las 20:00 horas.

Javier Batanero.
Ambas noticias son magníficas porque Javier Batanero ha sido, y es, un gran creador en todos los sentidos. Yo siempre le he admirado mucho como compositor, como cantante y como actor..., aparte de que es una persona a la que le tengo un gran cariño.

A Javier Batanero lo conocí en 1985, año en que recibió el primer premio de la Muestra Nacional de Música Folk y Canción Popular para Jóvenes Intérpretes. (En aquel momento yo formaba parte del jurado en la fase inicial; recuerdo que una de mis frustraciones, por entonces, era no poder asistir a la fase final porque se hacía en Jaén, durante un fin de semana, y yo no podía abandonar el programa de radio que hacía, en directo, en las madrugadas del sábado y el domingo).

Aquella "muestra", organizada anualmente por el Instituto de la Juventud, fue, en realidad, uno de los primeros "certámenes" que se celebraron en España para apoyar el trabajo de los jóvenes "cantautores". El premio –que se traducía en la financiación de un primer LP– lo recibieron entre otros artistas –además de BataneroJavier Bergia (1984) o Albert Pla (1988).

Tras la concesión de aquel premio, Javier grabó su primer LP titulado "Tentaciones de metro" (Nuevos Medios, 1986); inolvidable disco en el que entre otros músicos participaron Antonio Calero, José Nodar, Reverendo, Gabriel Castellanos, Javier López de Guereña, Antonio García de Diego, Andres Pritwitz, Jimi Ríos y Luis Pastor en los coros.

La magnífica fotografía de cubierta de este primer disco
de Javier Batanero es del gran fotógrafo, y creador de
la compañía discográfica "Nuevos Medios", Mario Pacheco,
amigo al que perdimos recientemente, en 2010.

Aquel disco supuso, sin lugar a duda, un referente a tener muy en cuenta respecto a la evolución, o la transformación, de la "canción de autor" en los años ochenta; transformación expresada, por una parte, en el protagonismo que adquieren los arreglos y la orquestación musical –tanto en las grabaciones, como en las actuaciones en directo–, y, por otra, en la temática desarrollada en las canciones:  temática de carácter muy urbano y claramente desarrollada en el contexto de una mayor libertad de expresión ya bastante distanciada y desprendida de la represión del franquismo y del posfranquismo. (Recordemos que "Tentaciones de metro" se editó el mismo año en que falleció Enrique Tierno Galván, tras seis años de mandato como alcalde socialista de Madrid).

Pienso que "Tentaciones de metro" es una obra totalmente recuperable. Entre sus canciones yo destacaría "La herida", "Artesana de la seducción", "No quiero competir" o "Pon color"...; temas que, en aquel momento, no me cansaba de "pinchar" en la radio, y que eran de los más solicitados en aquello que llamábamos "las peticiones del oyente".

«Dreja ya de mirar en blanco y negro,
el arco iris es tu consejero,
goza de tus manías en policromía,
cuéntame la vida en technicolor».

En 1988, Javier Batanero colaboró con Joaquín Sabina en el disco "Hotel, dulce hotel", y al año siguiente grabó su segundo LP titulado "La lluvia vertical"; obra editada por "Elígeme Discos", iniciativa liderada por Víctor Claudín a la que próximamente le dedicaré un "cuelgue" monográfico. (Creo importante mencionar los músicos que acompañaron a Javier en aquel segundo disco: Manolo Sanjurjo, Javier Mora –que se hizo cargo de la dirección musical y los arreglos–, Vicente Clement, Ángel Venancio y la colaboración especial de Joan Bibiloni)


Tras aquella grabación, ya en la década de los noventa, Javier se unió a Miguel Gil y Antonio Sánchez con los que formó el grupo teatro-musical "Académica Palanca"; grupo que alcanzó una gran popularidad con sus canciones y sus escenografías cargadas de un humor fino, muy crítico y surrealista.

Un paréntesis necesario: Antonio Sánchez, fallecido en 2003, fue guitarrista de Joaquín Sabina y autor de la música de la mítica canción "Pongamos que hablo de Madrid". Aprovecho para decir que una de las cosas que más me indigna del "mundillo musical" es como se desconoce e ignora, con frecuencia, a músicos creadores de grandes temas que quedan eclipsados –a veces intencionadamente– por quienes los interpretan...; menos mal que por lo menos al final sí cobran sus derechos de autor).

Miguel Gil, Javier Batanero y Antonio Sánchez.

Con "Académica Palanca", en su primera formación, Javier grabó dos discos: el titulado como el propio grupo, es decir. "Académica Palanca" (CBS, 1992) y "El misterio de las voces vulgares" (Lucena Discos, 1995).



Posteriormente Javier Batanero abandonó el trío y decidió dedicarse, como actor, al mundo de la interpretación: Participó como protagonista en en la película "Leo", dirigida por José Luis Borau –por la que recibió el premio Ondas 2000 al mejor actor, y fue nominado como actor revelación en os premios Goya de ese mismo año–. En 2001, el director Basilio Martín Patino lo incorporó al reparto de su película "Octavia", y, en 2003, participó en el largometraje "Te doy mis ojos", de Icíar Bollaín.

Podría seguir hablando de otras muchas actividades creativas de Batanero: creación y particiapación en cortometrajes; actuaciones en radio y TV; participación en campañas publicitarias como las conocidas "Póntelo, pónselo" y "Engánchate a la vida"; o la creación de un espectáculo musical estrenado en 2002 con el título de "Las costuras de España".

En fin, toda una vida dedicada a la creación artística con una visión muy global y muy sensible del arte y de la realidad....; por eso es motivo de celebración gozosa su anunciado concierto de esta noche en el Teatro de Navacerrada –a las 20:00 horas.

Javier, para concluir, déjame que te diga una cosa..., ¡no pares nunca!... ¡Te admiro mucho!... Te recuerdo algo que tu dices en una de tus canciones: "No pongas a tus sueños preservativos"; yo desde que te lo escuché cantar, hace ya más de 25 años, procuro hacerlo, y, aunque a veces se sufre un poco, me va muy bien