Páginas vistas en total

domingo, 6 de febrero de 2011

SOLIDARIDAD CANTADA CON EL PUEBLO EGIPCIO



«Pero, de pronto, una voz creció
y se hizo escuchar por toda la ciudad.
El silencio se rompió en diez mil pedazos
en un grito suyo de furia y de esperanza.
La oscuridad se tambaleó y una luz
al tiempo antigua y nueva, fue surgiendo»

(Adolfo Celdrán"A la voz de un pueblo")

Hoy, con mis medios, con la fuerza de la palabra hecha canto, quiero expresar mi solidaridad rotunda y afectiva con el pueblo egipcio, y mi posición radical contra todas las dictaduras y los dictadores... Hoy contra el sinverguenza faraón Mubarak...

Y voy a hacerlo retomando algunos fragmentos creados y cantados cuando aquí, en España, nos empezamos a rebelar contra nuestro "gran dictador" y sus "mandarines"... 

No digo más, todo queda dicho en la palabra hecha música: 

«Malditos los que viven
de la venganza
mientras mueren los pueblo
por la esperanza.»
(Chicho Sánchez Ferlosio. "Julián Grimau")


«No ens ve de la terra i també de la terra
aquesta força que ens puja fins als límits del crit.
Perquè tenim la cançó contra la por d'ara,
perquè tenim la cançó contra la mort d'ara,
contra el dubte que s'amaga en més petit racó:
no ens ve de la terra i també de la terra.
Hem sortit al carrer convençuts tantes vegades.
Cada cop un poc més donem vida
a esperances segles i segles buscades.
No ens ve de la terra i també de la terra.»


«No nos viene de la tierra y también de la tierra
esta fuerza que nos alza hasta los límites del grito.
Porque tenemos la canción contra el miedo de ahora,
porque tenemos la canción contra la muerte de ahora,
contra la duda que se esconde en el más pequeño rincón:
no nos viene de la tierra y también de la tierra.
Hemos salido a la calle convencidos tantas veces.
Cada vez un poco más damos vida
a esperanzas por siglos y siglos buscadas.
No nos viene de la tierra y también de la tierra.»
(Raimon. "13 de març, canço dels creients")


«Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo
que la tierra es tuya.
¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!.»
(Paco Ibáñez-Rafael Alberti. "A galopar")


«Pero tú y yo sabemos que hay señales que anuncian
que la siesta se acaba,
y que una lluvia fuerte, sin bioencimas, claro
limpiará nuestra casa.
Hay que doler de la vida hasta creer
que tiene que llover
a cántaros.»
(Pablo Guerrero, "A cántaros")


«Enciende, amigo, tu alegría y tu hoguera,
que se acerca el tiempo de la vida.
Quemad, quememos las palabras antiguas,
la palabra del miedo y de la muerte. 
y ven, mira que la fiesta empieza, ven.»
(Pablo Guerrero, "Predicción de la fiesta")

POLAVIEJA, AUTE Y ORY - II. Mi camino es el amor y nada más

«Dame tus manos y dame tus pies
Dame de día y de noche tu boca
Yo te daré lo que ves y no ves
un alma profunda y una risa loca


Te diré quién soy y hacia dónde voy
Me dirás quien eres y hacia dónde vas
Soy un hombre como todos y aquí estoy
Mi camino es el amor y nada más.»

(Carlos Edmundo de Ory. "Para Laurence")

Este hermosísimo poema de Ory, es uno de los que Fernando Polavieja convirtió en una bella canción de amor en su disco –compartido con Luis Eduardo Aute– "El desenterrador de vivos" (2006); obra que fue editada por Galaxia Gutenberg –del Círculo de Lectores– integrada al libro, que, con ese mismo título, publicó Carlos Edmundo de Ory, "grandísimo" poeta gaditano fallecido el 11 de noviembre de 2010, en Thézy-Glimont (Francia).

En dicho libro, prologado por Francisco Nieva, se recogen quince poemas de Ory, 33 aerolitos inéditos, una hermosa colección de dibujos y collajes, un documental en DVD realizado por Álvaro Forqué y 14 canciones –de Polavieja y Aute– sobre textos del poeta al que, como él mismo decía, el mar de su Cádiz "le hacía reír de gozo".


«El país estaba dormido y queríamos despertarlo –comentaba Ory–. Esto tiene mucho que ver con el título de mi libro. Yo era un desenterrador de vivos. Intenté desenterrar vivos, pero esto es más difícil que resucitar muertos. Se puede estar muerto en vida».

No sabría decir si con aquel libro se desenterró, o no, todo lo que estaba muerto en vida; pienso que no, porque todavía quedan muchos "cadáveres vivientes" a nuestro alrededor: gentes, por ejemplo, que han perdido la ilusión y la esperanza, o que han decidido renunciar a sus sueños y a sus utopías de libertad para agarrotarse al cobijo del poder o del dinero –¡pobres ideologías revolucionarias!–; o incluso "personajillos" del mundo de la cultura y de los medios de comunicación que, por ejemplo, se han hecho los locos, o no se han dado por enterados, de la muerte del que fué, y es, uno de nuestros más grandes poetas... ¡Claro! ¡eso sí!... un poeta incómodo por lo que tenía de vanguardista, rebelde, rabiosamente hereje, revoluconario... y ¡bueno! inmensamente bueno... «Me extraña –decía– la palabra amar en el verbo amordazar».

Lo que sí sé es que, con la voz y la guitarra, Aute y Polavieja le dieron aliento y vuelo a la sensibilidad –que es el pórtico de las más grandes virtudes democráticas– poniéndole música e interpretando los versos de Ory. 

Fernando Polavieja, Carlos Edmundo de Ory y Luis Eduardo Aute

Aute cantando los poemas "Rosa mía" –impresionante poema en el que el poeta afirma que la física nuclear no le sirve para comprender por qué llora por amor–, "Carta", "Estoy callado", "Cuando no cante más", "De mi estilo y tinteros", "Finis musicae" y "Las estrellas y la belleza".

Y Fernando Polavieja –que amaba mucho al poeta y que desde su ausencia anda como huérfano– cantando "Tótum revolútum", "En un café", "Antifonero", "Para Laurence", "Tres cosas / Conjuro", "Un maestro de Job" y "Soneto escrito en la taberna", poema que concluye diciendo: «Voy por las calles lleno de intención / y me sostiene siempre una canción"... ¡Maestro Ory, a mí me pasa lo mismo! 

Y ahora, un cambio de tercio, fijaros en la siguiente forografía:


En esta imagen aparecen Fernando Polavieja y un cuarteto de cuerda integrado por Nonna Natsvlishvili, Vladimir Dmitrienco, Luis Miguel Díaz Márquez y Jerome Ireland. ¿Que preparan? ¿Que están ensayando? ¿Cón qué nos van a sorprender próximamente?

Ya decía ayer que Fernando Polavieja no se rinde –os puedo asegurar que no está "muerto en vida" y que no necesita que le "desentierren"–; ahora, en este momento, está trabajando, con el cuarteto de cuerda que aparece en la fotografía y con Miguel Ángel López, en su nuevo disco de próxima aparición...; Fernando vuelve a Alberti con un disco-libro sobre el libro de Rafael titulado "La amante"; serán 24 temas que nos dejarán entrar y disfrutar en el "espíritu" de ese gran poeta también gaditano, como Ory.

¡Buen trabajo Fernando!... y aquí estamos esperando tu nuevo disco para seguir CANTANDO COMO QUIEM RESPIRA...; a los fieles seguidores de este blog, y a mí, con ellos, también "nos sostiene siempre una canción".