Páginas vistas en total

viernes, 30 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 82

¡NO!


¡NO!


¡NO!


¡NO!


¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!

FOTOS CON HISTORIA: CARLOS CANO. HABANERAS DE CÁDIZ - II

En este momento me encuentro realizando un proyecto que me tiene entusiasmado: estoy trabajando con la familia de Carlos Cano –con su mujer y sus hijas– en la construcción de una nueva web que recoja la apasionante trayectoria creativa del inolvidable cantar granadino y que ponga de manifiesto, a la vez, su incuestionable y extraordinaria aportación al desarrollo de nuestra cultural popular, y, más en concreto, al desarrollo de la cultura popular andaluza.

Mi entusiasmo en este trabajo surge de la admiración que siento hacia la amplia y variada obra de Carlos, y se realimenta cada día del recuerdo que guardo de la entrañable amistad que compartimos, sobre todo a partir de 1983, año en que escribí su primera biografía para la Colección Los Juglares, de la Ediciones Júcar.

Pues bien, inmerso en este trabajo estoy recuperando, entre otros materiales, algunas fotografías de esas que yo llamo "con historia"; fotografías que en realidad son huellas y testimonios entrañables "de un tiempo y de un país". Entre esas fotografías recuperadas hay dos que me parecen especialmente hermosas y significativas. La primera es la siguiente: 


En esta imagen Carlos Cano, jovencísimo, está cantando en el Instituto de Olivera (Cádiz). Eran los años setenta, cuando Carlos formaba parte del colectivo "Manifiesto Canción del Sur", surgido en Granada, y en el que compartió sueños y luchas por la libertad con Juan de Loxa, Antonio Mata, Esteban Valdivieso –querido e inolvidable Esteban–, Antonio Fernández Ferrer, Raúl Alcover, Enrique Moratalla o Miguel Ángel González.

La segunda fotografía fue tomada en 1988, y es la siguiente:


Ahí les tenemos: los dos autores de las "Habaneras de Cádiz". A la izquierda Antonio Burgos –autor de la letra–, a la derecha Carlos Cano –autor de la música e intérprete.

Se trata de una fotografía especialmente entrañable porque testifica el día en que Antonio y Carlos protagonizaron el pregón del carnaval gaditano de 1988.

Hace unos días, me reencontraba con Antonio Burgos a través del blog, y comentando el "cuelgue" que escribí el pasado 11 de septiembre sobre las "Habaneras de Cádiz" y sobre las versiones que sobre ellas se habían realizado, me ofreció dos aportaciones que me parecen interesantísimas:

Me contó que la primera versión que se hizo de las "habaneras", después de cantarlas Carlos, la realizó el coro de Julio Pardo; fué en 1988 y la grabación corrió a cargo de la discográfica sevillana "Pasarela".

Por otra parte, me proporcionó un enlace magnífico para poder ver y escuchar la versión flamenca de las "habaneras" que cantó el gran Calixto Sánchez en el "Cincuenta Festival de Cante Jondo Antonio Mairena", acompañado a la guitarra por Manolo Franco y Eduardo Rebollar. 


Calixto Sánchez.

Ese enlace por si os interesa ver y disfrutar de esa hermosísima versión flamenca de las "Habaneras de Cádiz" es el siguiente: 
http://www.flamencotv.es/component/k2/item/3371-calixto-s%C3%A1nchez-goz%C3%B3-con-las-habaneras-de-c%C3%A1diz.html 

jueves, 29 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 81

UNA PREGUNTA:


UNA RESPUESTA:

¡Nooooo!... Lo que se ve es el ODIO, la MUERTE, la DESTRUCCIÓN...
Lo que se ven es 50 millones de refugiados por todo el mundo
de los que la mitad son seres humanos menores de 18 años; seres humanos que
huyen de la guerra para acabar malviviendo en medio de ninguna parte y sin futuro.



¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!

MERCEDES SOSA. MEMORIA RECUPERADA

Ayer recibí un maravilloso regalo de un buen amigo. Este amigo entrañable es argentino, vive en Buenos Aires y se llama Alejandro RomanoAlejandro es el creador, el responsable y el apasionado alimentador del blog "El Templo de las Borracheras" ( http://eltemplodelasborracheras.blogspot.com/ ), un claro referente de la "canción de autor"–y de otros muchos altos vuelos democráticos–  que, si no lo conocéis, os recomiendo la visita. Alejandro y su blog "enganchan"; él es una persona genial y entrañable, y "El Templo de las Borracheras" un punto de encuentro imprescindible.

Pues bien, el regalo que ayer me hizo llegar fue éste:


Se trata de un nuevo disco de la gran MERCEDES SOSA en el que se rescatan quince de sus canciones inéditas y/o que fueron censuradas durante la dictadura militar que sufrió el pueblo argentino entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983.

Magnífica obra que conserva la estética original de los registros –o grabaciones– originales, pero que a la vez ha sido cuidadosamente mimada por Roberto Sarfati y Diego Vila, responsables de la "restauración sonora".

En la carpeta del CD, encabezada –como cubierta– con una fotografía en blanco y negro de Mercedes –por cierto, está ¡bellísima!–, el periodista Diego Fischerman escribe lo siguiente:

«Mercedes Sosa fue, sin duda, la voz argentina. Durante más de cuatro décadas, ese sonido significó una síntesis. Allí estaban presentes no solo una manera de interpretar la tradición más reciente de la canción popular fundada en el folklore rural sino la historia inmediata. Sosa, además de cantar al país lo creó, a imagen y semejanza de su repertorio. Sus discos instalaban canciones en el imaginario popular pero, también, temas de discusión; señalaban caminos, artísticos y políticos. El ideal de "artista comprometido", que no solo era capaz de reflejar la realidad en su obra sino que con ella podía influir en la sociedad, pocas veces tuvo una encarnación tan clara como en el caso de Mercedes Sosa. Esa relación de cercanía, sin embargo, también la colocó en el lugar de blanco preferencial de la última dictadura militar argentina y de una concepción según la cual hasta los gustos y afinidades estéticas era  territorios de batalla. A la "conjura del marxismo internacional" se le debía combatir en todos los frentes y el de la cultura fue uno de ellos. Mercedes Sosa fue, entonces, una víctima emblemática de esa guerra ideológica. No sólo debió exiliarse y sus discos de esa época debieron ser grabados en otros países sino que las ediciones nacionales de esos registros sufrieron importantes alteraciones con respecto a cómo habían sido concebidos originalmente».


Cubierta de uno de los EP que se recuperan en el nuevo
disco de Mercedes Sosa. Este, en concreto, fue editado en 1974.
Las quince temas que integran el disco "Censurada", de Mercedes Sosa, son las siguientes:

TE RECUERDO AMANDA. Canción –de Víctor Jara– grabada originalmente en un disco "simple" de 1969, junto a  "Gracias a la vida", canción de Violeta Parra.
ADIÓS A BELGRANO. Canción –de Félix Luna y Ariel Ramírez–, originalmente grabada en un disco "simple" de 1970, junto a "Gringa chaqueña", canción igualmente de Féliz y de Ariel
CANCIÓN DE LEJOS –de Armando Tejada Gómez y César Isella–, y CORAZÓN –de Saúl Quiroga–, temas publicados originalmente en un disco simple de 1974. 
NIÑO MAÑANA –de Féliz Luna y Graciela Yuste–, DUERME MI TRIPÓN –de Otilio Galíndez–, y LA NIÑEZ –de Chacho Muller–; temas publicados originalmente en un EP de 1974.
O CIO DA TERRA –de Milton Nascimento y Chico Buarque–. Versión inédita en Argentina, censurada de listado de temas original del álbum "Serenata para la tierra de uno", de 1979. Esta canción se publicó originalmente en un disco simple editado en Brasil, en 1977.
SAN VICENTE –de Milton Nascimento y Fernando Brant–. Versión inédita inédita en Argentina, publicada originalmente en el mismo disco simple de la canción anterior.

Disco simple publicado en Brasil, en 1977.
COMO LA CIGARRA –de María Elena Walsh–, COMO UN PÁJARO LIBRE –de Adela Gleijer y Diana Reches–, y CANCIÓN DE LAS SIMPLES COSAS –de Armando Tejada Gómez y César Isella–. Versiones inéditas en Argentina, censuradas del listado de temas original del álbum "Serenata para la tierra de uno" (1979). Estas canciones originalmente fueron grabadas en México con arreglos de Nicolás Brizuela y Roberto Prais.
SUEÑO CON SERPIENTES –de Silvio Rodríguez–, FUEGO EN ANYMANÁ –de Armando Tejada Gómez y César Isella– y GENTE HUMILDE –de Garoto, Chico Buarque y Vinícius de Moraes–. Versiones inéditas en Argentina, censuradas del listado de temas original del álbum "A quien doy" (1980).

Álbum "A quien doy" de Mercedes Sosa. (1980)
En resumen, nos encontramos ante un disco imprescindible por lo que tiene de "recuperación de la memoria" y por la belleza que atesora en cada una de sus canciones.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 80

JUAN CRUZ, escritor canario extraordinario, el 20 de julio de 2006 publicó en el diario El País un desgarrador artículo sobre la "guerra" en el que entre otras reflexiones planteó las siguientes:



«¿Qué es la guerra? La muerte. El sonido de la muerte. Un golpe seco, terrible, como si con ese ruido se acabara el alma. Una tragedia con un porvenir trágico. Lo hemos visto aquí, aunque lo vivieron otros, pero dejó la mancha de su ceniza hasta ahora mismo. Ni setenta años la han logrado borrar [...].

La guerra suena de lejos ahora, como un clarín oscurecido que desprende una melodía siniestra que en seguida se evapora en las metralletas de otras guerras. Un sonido que luego ya nadie puede convertir en materia de olvido. Un golpe seco, tremendo, inolvidable, tristemente inolvidable».

¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!

PACO ORTEGA II - ILUSIONES, CREACIÓN Y NEGOCIO EN EL UNIVERSO DE LA MÚSICA

Paco Ortega. (Fotografía de Miguel Martínez).

Paco Ortega, de quien hablábamos ayer, es un creador que, dada su experiencia, conoce bien, y en profundidad, el mundo de la música tanto desde la perspectiva de la creación, como desde la producción y del mercado.

Esa experiencia acumulada, unida a la "pasión" que Paco siente hacia la música, le han llevado a plantearse la necesidad de escribir un libro que, desde mi punto de vista, responde a un principio esencial: navegar desde el "conocimiento" al "respeto"; es decir, reivindicar el respeto que merecen la música y sus creadores, a partir del conocimiento de lo que supone el proceso de creación musical, o sea, a partir del conocimiento del trabajo intenso, costoso e ilusionado que desarrollan todos los profesionales que intervienen, en la creación, el la produción y en la difusión de un disco.

El libro al que me refiero –ilustrado por Petrus– se titula "¡The Melocotns a la fama! y otras historias sobre el negocio de la música que debes conocer". Libro abierto, y de interés, para cualquier lector, pero que considero especialmente recomendable para jóvenes y adolescentes.


Este libro, se desarrolla en tres partes claramente diferenciadas:

En sus once primeros capítulos –primera parte– nos ofrece la historial, o el proceso, real del nacimiento del grupo musical "The Melocotons", y de la grabación y el lanzamiento de su primer disco, siguiendo los que podríamos considerar como cauces clásicos o convencionales. De hecho este grupo grabó bajo la producción ejecutiva de Paco Ortega y con el sello "El Pescador de Estrellas" que el propio Paco dirige.

A lo largo de esos once capítulos –con un estilo narrativo sencillo, muy didáctico y de gran amenidad– vamos conociendo el nacimiento y la formación del grupo, la creación de sus primeras canciones, el hallazgo de un productor que decide apostar por su proyecto, la grabación del primer disco, las mezclas, el diseño de la imagen del grupo y de la carpeta del CD, la promoción, la distribución, la presentación del disco a los medios y su comercialización... Es decir, todo el camino recorrido por un grupo de jóvenes que desean dedicarse a la música; todo el trabajo y la ilusión puestas en su proyecto; y el trabajo y la ilusión de los profesionales que colaboraron para que ese proyecto pudiera hacerse realidad.

CD del grupo "The Melocotons" encartado
en la solapa del libro.
En la segunda parte del libro –capítulos 12, 13 y 14–, Paco Ortega presenta y narra otras maneras alternativas de "hacer un disco", de promocionarlo y de distribuirlo; en concreto desarrolla conceptos, hoy por hoy, habituales en el mundo musical y discográfico como los de "autoproducción", "promoción y distribución a través de internet", o venta directa en conciertos y recitales.

El libro concluye con unas claras e interesantísimas reflexiones en torno a "La piratería y los piratas" y "El futuro de la música y su comercialización". Reflexiones en las que Paco denuncia la inmoralidad y el robo descarado que supone la piratería en sus múltiples manifestaciones; y en las que plantea, a la vez, su optimismo al pensar, y al creer, que la música esta más viva que nunca y que hay caminos posibles para dignificarla y darle su auténtico valor.

Dice Paco en su libro: «Es una vergüenza que sean los creadores los que con frecuencia obtienen menos beneficios del comercio de la música. Como siempre, los más indefensos [...]. A pesar de ello, «yo soy optimista –continua diciendo–. Creo que la música está más viva que nunca, y que nadie ni nada podrá evitar que la gente se siga enamorando, emocionando, bailando y divirtiendo con la música. Entonces, ¿cuál es el problema?. El problema en el fondo es muy sencillo. Se trata de concienciar, explicar, evitar y penar el robo. Se trata sobre todo de que la gente pague y de que los creadores, los propietarios y las personas y las empresas que invierten su dinero, su talento y sus esfuerzos en crear y producir música obtenga un beneficio por ello». Trabajo de toma de conciencia y de explicación para el que este nuevo libro de Paco resulta un instrumento fundamental.

Finalmente, y como complemento, en las últimas páginas del libro, además de una completa información sobre el trabajo del grupo "The Melocotons", se incluye un extenso y muy util "Glorario de terminos", es decir, lo que podría considerarse como un vocabulario básico relacionado con el mundo de la música y de la creación, producción, promoción y distribución discográfica. 

NOTA: Este libro se pondrá a la venta a partir de los primeros días de octubre y puede adquirirse en "El Argonauta", librería especializada en libros de música:

martes, 27 de septiembre de 2011

PACO ORTEGA I - CUANDO LA MUSICA SE CONVIERTE EN UN PROYECTO DE VIDA

Paco Ortega. (Fotografía de Miguel Martínez).

El "cuelgue" de hoy, inicialmente iba a dedicarlo a la presentación de un libro que acaba de escribir y publicar Paco Ortega con el título de "¡The Melocotons a la fama! y otras historias sobre el negocio de la música que debes conocer", pero al ponerme a escribir he decidido dejar esa presentación para mañana porque, para darle a este nuevo libro la dimensión que merece, es imprescindible conocer la larga, intensa y variada trayectoria que su autor ha vivido y ha desarrollado en el mundo de la música.

Paco Ortega nació en Úbeda (Jaén) en 1957. A los siete años se trasladó a vivir en Madrid y a los catorce comenzó a componer sus primeras canciones.

En 1974 grabó un primer disco titulado "La vida tiene solución", obra en la que realizó un minucioso análisis crítico del final de la dictadura franquista, situándose en las coordenadas de la "realidad" –que en aquellos años resultaba desgarradora– y de la "esperanza". Recuerdo los versos de una de sus canciones de entonces que me causaron un gran impacto personal:


«Hoy soñé un país
que nos daba libertades; 
agua, paz, tierra, amor,
fueros libres y verdades...
Pero sé que es soñar,
que solo son pesadillas
de un marino que va
sin remedio a la deriva...
Mas, ¡tiraos al mar, o si no,
seguid luchando! que más vale morir
que vivir y estar penando».
("El barco de mis Españas")

Tras la edición de aquel primer LP, Paco participó en una histórica obra colectiva, grabada en 1977, con el título de "¡Abolición! Canciones y textos contra la pena de muerte".


Posteriormente, en los años ochenta Paco Ortega escribió y publico dos libros de poemas: "Claro de luna" (1980) y "Ontología poética"(1982); reapareciendo musicalmente en 1989 formando un dúo con la cantautora sevillana Isabel Montero; dúo que alcanzó una gran popularidad y que grabó tres discos extraordinarios: "Paco Ortega e Isabel Montero" (1989), "Contracorriente"(1990) y "Sígueme" (1991).


Tras la disolución del dúo, Paco decidió dedicarse por completo –y sigue haciéndolo– al mundo de la música como compositor e intérprete de sus propias canciones –canciones que han cantado otros muchos artístas– y, a la vez, como productor, llegando a convertirse en un auténtico "pescador de estrellas", nombre con el que bautizó el proyecto discográfico y editorial que actualmente dirige.


Como compositor e intérprete, a partir de 1994, Paco ha grabado cuatro discos "La magia del barrio" (1994), "Calaito hasta los huesos" (1998), "Ven acá pacá! (2004), y, más recientemente, el titulado "El éxito de todos mis fracasos", obra íntegramente dedicada a musicalizar y a cantar poemas de Ángel Gonzalez; disco que personalmente considero imprescindible como muestra y como testimonio de esa armónica y positiva relación que se puede establecer entre la música, la canción y la literatura.


Paco Ortega es también autor de dos precisos libros –además de los anteriormente citados–, uno vinculado a su disco "Ven acá pacá!", en el que incorpora catorce relatos breves –escritos por diferentes autores– que ilustran las canciones del disco; y el otro al que titula "Paco Ortega. Canciones"; cancionero bellísimamente  editado que introduce y presenta el poeta Santiago Gómez Valverde con estas palabras:


«Sus canciones son zumo de vida. Los días y las horas navegan en su velero de melodías, cargado de emociones, momentos, sueños, nostalgias y derrotas. Los ríos de sus vivencias nacen en su corazón, desembocan en los afluentes  de las cuerdas de su guitarra y se oceanizan en la palabra: azul metal sedimentando de tiempo [...]. "El Ortega" es un jornalero que, bebiendo de las sublimes ánforas de la belleza, desahoga su voz en el barro del pueblo. Por eso, Paco Ortega es un pirata preso, condenado a vivir [...]».

Este libro –antología de los textos de más de cien canciones– se publicó acompañado de un CD con 15 temas de Paco interpretados por Niña Pastori, El Cigala, Pata Negra, Isabel Montero, Camarón de la Isla, Grito de guerra, Tijeritas, Las Peligro y el propio Paco.




Por otra parte, como compositor, ha creado la banda sonora de varias películas, y ha recibido, entre otros, dos  Premios Nacionales de la Música: en 1997 en la categoría "Mejor autor flamenco", y en 1999 en la categoría "Mejor productor artístico"; premio, este último, que reconoce y valora otra de sus ocupaciones –convertida en pasión– dentro del mundo de la música.

Son muchas, y de gran calidad, las producciones musicales realizadas por Paco Ortega, sobre todo a partir del año 2003 en que adquirió y se hizo responsable del mítico estudio de grabación "Musigrama". Entre esas producciones hay una hacia la que siento una especial predilección, me refiero al disco "Las 3000 viviendas. Viejo patio", bellísimo y entrañable álbum nacido en la barriada Murillo, de Sevilla, conocida popularmente como "Las Tres Mil".

En el ámbito de la producción, para concluir este primer "cuelgue", creo que merece la pena destacar el trabajo que Paco está realizando actualmente dentro de un proyecto al que llama "Sangre Nueva. Jóvenes Flamencos"; proyecto sobre el que acaba de celebrar la segunda edición.


Con toda la panorámica que acabo de trazar sobre el trabajo y la obra de Paco Ortega, mañana me va a resultar mucho más fácil presentar y valorar su nuevo libro recientemente publicado: "¡The Melocotons a la fama! y otras historias sobre el negocio de la música que debes conocer"; libro que, como ya comentaré, es una crónica, muy didáctica –desarrollada desde la experiencia personal de Paco–, en torno al mundo de la creación musical contemplada desde muy diversas perspectivas.

lunes, 26 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 79

«Si he perdido la vida, el tiempo, todo 
lo que tiré, como un anillo, al agua, 
si he perdido la voz en la maleza, 
me queda la palabra».
(Blas de Otero)



PAZ, DIÁLOGO, ENTENDIMIENTO, COMPRENSIÓN, SOLIDARIDAD, TERNURA...
¡DESARME!...
¡¡¡¡BENDITAS PALABRAS!!!!

ELENA BUGEDO. BELLEZA, CALIDAD Y ALEGRÍA... ¡IRRENUNCIABLES!

Hay "cantautores" y "cantautoras" –compositores e intérpretes– que contra "viento y marea" luchan y  defienden su trabajo apasionadamente, y que no están dispuestos a renunciar a su "oficio de cantores"; son hombres y mujeres que, como escribe Miguel Ángel Morelli –y canta Mercedes Sosa«tienen guitarras en el alma».

«Mi oficio de cantor es el oficio
de los que tienen guitarras en el alma,
yo tengo mi taller en las entrañas
y mi única herramienta es la garganta».
(“Cantor de oficio”)

Una de esas "cantautoras" es ELENA BUGEDO; una de las más geniales creadoras de nuestra canción popular que ama la música; que no cesa –ni se rinde– a la búsqueda de nuevas sonoridades en la desnudez de su gartanta y de su guitarra; y que milita, pese a todo, en la "alegría" y en la "esperanza". Extraordinaria "cantora de oficio" que en este momento ha acuñado una especie de "máxima" que sutilmente se va engarzando en muchas de sus canciones: «A mi no me cuentes penas / yo ya tengo con las mías / cuéntame alegrías».

Elena Bugedo.
Elena con su guitarra a cuestas, y con esa "alegría" y "esperanza" que procura –y va consiguiendo– liberar cada mañana, cantó el pasado sábado, 24 de septiembre, en Libertad 8.

Escucharla cantar fue –como siempre que he acudido a sus recitales– una auténtico placer; Elena es una creadora que desborda imaginación; que posee una extraordinaria capacidad para sumergirte en un mundo fantástico en el que los sueños afloran como posibilidades reales; que es capaz de conmoverte y de hacerte sonreír con la desnudez de sus palabras y de su guitarra; y que, sobre todo, canta y compone muy bien..., con mucha calidad, con mucha belleza, y salvaguardando, en todo momento, ese rasgo de su personalidad que es la reivindicación de su necesidad y de su derecho a la alegría compartida.



Hasta aquí mi comentario al recital de Elena Bugedo en Libertad 8; permitidme ahora una reflexión que me persigue desde que salí de su concierto. 

Salí, por una parte, entusiasmado al pensar la suerte que tenemos en este país nuestro de poder seguir contando con "cantores de oficio" como Elena; pero salí, a la vez, triste e indignado al pensar y al sentir, una vez más, lo tremendamente difícil y duro que es su trabajo; un bello trabajo –como el de otros muchos jóvenes "cantores"– que cada día está siendo más injustamente tratado –yo diría que despreciado–; un trabajo de extraordinaria dignidad y valor cultural al que tienen que hacer frente –para poder sobrevivir y no "tirar la toalla"– echándole mucho entusiasmo y mucho coraje, pero prácticamente sin medios... Y es que lamentablemente la canción de calidad, la belleza y la sensibilidad cada vez se cotizan menos en esta mierda del mercado capitalista, eficacista y financiero.

Elena, por ejemplo, –y quiero ser  claro– pese a su calidad como creadora y a sus años de oficio en esto de la canción, y con un montón de maravillosas nuevas canciones, carece en este momento de los medios imprescindibles para poder grabarlas y darlas a conocer; medios que, por lógica, en respuesta a la "calidad" del creador, deberían aportar o favorecer –como inversión– la industria discográfica y las empresas que se dedican y viven –algunas muy bien a pesar de la famosa "crisis"– de eso que se llama comunicación. 

Ante esa situación Elena se ha visto obligada a presentarse al famoso concurso de televisión "Tú si que vales" pensando en la posibilidad de grabar su próximo disco con los euros que podría obtener si conseguía ganarlo. Tras pasar las diferentes fases del "Tú si que vales" –todas ya grabadas y "enlatadas"– Elena Bugedo –como podremos constatar próximamente en Tele 5– se quedó semifinalista, pero nada más –no fue la ganadora–; decisión adoptada por un juragado mediático integrado que Risto Mejide, Kiko Ribera, la cantante Merche y José Luis Moreno... Sin comentarios... Menos mal que aunque Elena no ha logrado su objetivo, por lo menos pronto serán muchas personas las que podrán disfrutar en la pantalla de su arte y de su calidad: «cantora de oficio que tiene guitarras en el alma y cuya herramienta de trabajo es la creatividad y la garganta»... Y menos mal también, que Elena es indestructible y ahí la tenemos afrontando –con la ilusión mantenida– la grabación de su nuevo disco, eso sí, contando con escasos medios y al ritmo que las circunstancias se lo permitan.

Elena Bugedo.

En fin, son situaciones y hechos que acontecen en el mundo del arte y de la cultura que a mí, conforme me voy haciendo más mayor, me causan más indignación. Ojalá algún día los "cantores" –por supuesto, los de calidad– puedan desarrollar su "oficio" con la libertad y con la dignidad que se merecen... ¡Ojalá!, porque el suyo es un «oficio lindo, hermoso y liberador»..., y para que quede claro, volvamos a recordar el canto de Miguel Ángel Morelli y Mercedes Sosa:

«Mi oficio de cantor es el mas lindo
yo puedo hacer jardín de los desiertos
y puedo revivir algo ya muerto
con solo entonar una canción.

Mi oficio de cantor es tan hermoso
que puedo hacer amar a los que odian
y puedo abrir las flores en otoño
con solo entonar una canción».

domingo, 25 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 78

Hace un tiempo, concretamente el 11 de septiembre pasado, recordábamos en esta sección del blog la canción "Quizá una flor" de Alejandro Filio; hoy volvemos a recordar al compositor mexicano en otra de sus canciones, en este caso es un fragmento de la canción titulada "Protesta":

Alejandro Filio.
«Oigo el rumor, el ruido de un ritmo sordo,
máquinas y pantallas que nos apartan,
vicios y corrupciones, ídolos de oro
cuatro jinetes que muestran sus espadas.

Esta canción
es el intento de volver al sol
es mi derecho de decir que no, que no

Esta canción
es la protesta en contra del dolor
es una más para decir que no, que no…
Que no»
(“Protesta”)

En ests tarde de domingo quiero compartir con Alejandro ese derecho que compartimos todos los seres humanos de decir "QUE NO", "que no" en contra del dolor en general, y, en particular, frente a los jinestes apolalípticos del HAMBRE y de la GUERRA.

Cuatro Jinetes del Apocalipsis, por Viktor Vasnetsov (1887).
¡¡¡¡NO AL HAMBRE!!!!
¡¡¡¡NO A LA GUERRA!!!!

sábado, 24 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 77 - "OJOS PARA LA PAZ"

Hoy quiero unirme con todas mis fuerzas a la PLATAFORMA "OJOS PARA LA PAZ EN LIBIA" y quiero dejar patente mi abolusta solidaridad con ese proyecto que protagonizan un grupo de personas "preocupadas por la paz y en contra de la guerra sea por el motivo que sea».




Este grupo de personas pacifistas y solidarias, entre otros objetivos, se plantean el siguiente:

«Reclamamos una acción decidida de los ciudadanos para conseguir que esta agresión imperialista se detenga y que dejen de masacrar Libia y, al mismo tiempo, impedir que se extienda a otros enclaves del Magreb y del Máshreq, así como a Latinoamérica, en una hoja de ruta de impredecibles consecuencias. También en esa encrucijada del mundo y del tiempo, están en juego nuestro propio futuro, nuestros valores democráticos y el descrédito creciente de nuestra propia soberanía popular. Más temprano que tarde, tendremos que pedir responsabilidades penales y civiles a los autores e inductores de estas masacres».

http://www.facebook.com/pages/OJOS-PARA-LA-PAZ-EN-LIBIA/189776761093630?ref=ts

LOS TRES EN RAYA. NUEVO DISCO Y NUEVA GIRA A LA VISTA. "CALENTANDO MOTORES PARA HACERNOS DISFRUTAR"

La convocatoria –como siempre desbordante de imaginación– fue realizada para el miércoles y el jueves pasado –21 y 22 de septiembre– en la Sala Libertad 8, y prometía ser un acontecimiento de los que son difíciles de olvidar: "Los Tres en Raya" nos invitaban a la grabación de su primer disco en directo.


"Ellos tres" son: Dani Fernán, Petete y Álvaro Laguna.

Dani Fernán.
Petete.
Álvaro Laguna.

Efectivamente, sus dos conciertos en Libertad 8 –previos y anticipatorios de lo que será su primer disco– fueron un magnífico espectáculo cuajado de alegría, de humor, de buena música, y de canciones interpretadas y coreadas por el trío con una complicidad y una puesta en escena, que cada día se hacen más sugerentes y expresivas... La madurez artística alcanzada por "Los Tres en Raya" es evidente.

Dani, Petete y Álvaro poseen –como compositores y como intérpretes– una tremenda genialidad individual que cuando la comparten y la entrecruzan en el escenario, crece y se redimensiona convirtiéndose en una una auténtica fiesta que te atrapa, que te hace cantar y reír, y, que, a fin de cuentas,  resulta tremendamente divertida sin rebajar, por ello, los altos niveles de calidad musical y poética que individualmente ofrecen cuando cada uno de ellos cantan en solitario.

El jueves pasado, viéndoles y escuchándoles, llegaba a la conclusión de que, hoy por hoy, "Los Tres en Raya" están realizando con su trabajo algo fundamental y necesario: le están quitando a la "canción de autor" ese tono tristón, quejica, aburrido y super-tracendente, con la que a veces se le relaciona –en ocasiones con razón–. Lo que Dani, Petete y Álvaro nos cantan es serio y tiene latidos de realidad –a veces hasta de "grandeza"–, pero nos lo transmiten como debe ser: con ese punto de humor, de alegría y de buen hacer, que logra que lo que cuentan sus canciones se te vaya colando en la sensibilidad casi sin darte cuenta; algo así como ocurre con el "amor", que según canta Violeta, «se va enredando, enredando como en el muro la hiedra».


Me gusta mucho el concierto-espectáculo de "Los Tres en Raya" –cada día más–, y espero con muchas ganas la salida de su nuevo disco; disco que, por supuesto, escucharé, previa adquisición de una buena bolsa de confetis multicolores..., será mi incondicional homenaje a Petete. 




En el concierto del pasado jueves, día 22, "Los Tres en Raya" contaron con tres magníficas colaboraciones. La primera de ellas fue la de Alejandro Martínez que les acompañó al piano en varios temas... ¡Siempre es un placer escucharle!

Alejandro Martínez.

Una segunda colaboración inesperada y tremendamente gratificante fue la de David Llosa "Gatoperro" que se marcó con "Los Tres en Raya" un "Rocanrol de la procreación" que no tuvo desperdicio.

David Llosa "Gatoperro".

Y, por último la colaboración de Marino Sáiz Maroto –extraordinario violinista– que acompañó al trío en varias canciones y que consiguió emocionarme al límite, intepretando, junto con Petete, Ávaro y Dani, una de las canciones –de Dani– a las que últimamente me siento más colgao: "Mañana".

Marino Sáiz Maroto.

Y nada más..., pero, antes de terminar este "cuelgue", quiero hacer una recomendación: tras la grabación de su disco "Los Tres en Raya" empiezan su gira, pues bien, si en algún momento se cruzan en tu camino, no lo dudes, ¡vete a escucharles!... 

viernes, 23 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 76

ENEKO, extraordinario dibujante venezolano, vuelve a este apartado del blog con su maravillosa elocuencia plástica:

Sin palabras... No son necesarias...
¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!

ALEJANDRO FILIO. "BUSCANDO EN SU ALMA ME ENCONTRÉ CON LA MIA".

Alejandro Filio.

Hoy me produce una inmensa alegría dedicar este "cuelgue" a ALEJANDRO FILIO, uno de los más importantes "cantautores" mexicanos cuya obra ha trascendido por toda América y, en particular, por España, en donde tuve el placer de conocerle, de escucharle cantar en directo, y de iniciar –tanto con él, como con Maru, su compañera– una entrañable amistad.

El motivo que hoy le trae aquí, DONDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA, es la reciente grabación y publicación de su disco número 18 al que ha titulado "Buscando el alma" (2011); obra bellísima que él mismo ha descrito diciendo: «Este es un intento más por despertar la sensibilidad, recobrar la conciencia y aceptar el compromiso de hacer mejor esta nuestra breve estancia en el mundo»... Hermoso intento que, como seguidamente comentaré, ha conseguido de forma felizmente satisfactoria. 

Alejandro es de esos compositores imprescindibles que sabe arrancarle al alma –esa alma buscada– latidos de sensibilidad, de solidaridad y de esperanza –material con el que compone sus canciones–, y que, a la vez, es capaz de contagiarlos con la rotundidad y el misterio de su voz, y con la extraordinaria belleza de su música. Belleza reforzada, en este nuevo disco, con la colaboración al piano y a la guitarra de Alex Segovia.


«Tengo una historia que contarte al oído
y en este empeño voy por cada palabra
sabes, de música fue mi delirio
tras este sueño vuela mi guitarra

Vale por hoy dar un paso adelante
y repetir: “este canto ha crecido”
Nadie podrá, aunque quiera robarme
todo lo amado, todo lo vivido

Por las mañanas doblan las campanas
y por las tardes ladran los perros,
luna del alba, dime que me amparas,
voz de la calle, canta mi recuerdo».
(“De lo que te canto”. Fragmento.)

Sí, en efecto, "Buscando el alma" es un nuevo «paso adelante»; once canciones en las que Filio «sigue creciendo» como compositor y como intérprete –cada vez canta mejor y es más convincente–; un crecimiento personal que Alejandro experimenta día a día, pero siempre manteniéndose fiel, a un "pacto" de fidelidad, de honestidad y de coherencia, consigo mismo, y con las personas que le escuchamos, que le creemos, que le admiramos y a las que nos sigue emocionando. 

Alejandro Filio.
«Mi pacto contigo
ha sido y será sentirme vivo,
detrás de la trinchera
no puedo sentir de otra manera...
Mi pacto contigo 
no sabe de luces y escenarios,
no tiene sentido
si no me amanece de lo diario...
Mi pacto contigo
me abraza la voz, me pone alerta
latido a latido,
desciende de mi por cada cuerda
desde la humedad hasta el rincón
de cada puerta.
Mi pacto contigo...
no sabe de horarios
ni se ve jamás vencido...
Venga la canción
hágase la luz
la que me dicta el sol
el que encendiste tú».
(“Mi pacto contigo” Fragmento.)

En esa línea, latido a latido –y con sus «alas extendidas»–, el canto de Alejandro Filio, en su nuevo disco, es un canto en el que el "amor" adquiere un absoluto protagonismo... "Amor" tierno y solidario con el "llanto de todos" los que sufren; amor a los hijos (por cierto, su hijo Gianni canta en el disco la canción "Dragons and Flowers", compuesta por Maru y Alejandro); amor a su madre; amor a su compañera... 

Escuchando este disco me han venido a la memoria los versos de una canción de Hilario Camacho en la que interpretando un texto de Allen Guinsberg decía: «El peso del mundo es amor..., no hay sosiego sin amor, nadie duerme sin sueños de amor, el llanto del mundo es amor».

En "Buscando el alma" nos encontramos, por ejemplo,  con bellísimas canciones, de desbordante ternura, como "Olvidaba decirte", dirigida a su madre ya ausente; o "Todo te recuerda", dedicada a Maru Bayardo, su compañera:

Alejandro Filio.
«No hay olvido que pueda robarte y volar
Ni esta luna, ni estrella, para iluminar
Sigo viendo la luz con que tocas mi faz

Te recuerdo al cruzar esa puerta,
con la sombra al paso de otra primavera 
Te recuerda todo lo que está esperando
para verte nueva llegando a mi abrazo, 
todo te recuerda

Te recuerda el silencio de un árbol,
el aliento azul de un angel preocupado
como si viniera a tomarme en sus alas,
o la pequeña gota sobre la ventana, 
todo te recuerda»
(“Todo te recuerda”)

En fin, un conjunto de "canciones-latidos-amores-del-alma" que concluyen, en el mismo contexto, con una canción de amor a su pueblo, a su gente, al los auténticos latidos del alma mexicana:

Estas manos son la esperanza noble 
el dolor del pobre, el corazón. 
Estas manos son la verdad cansada 
la clara ventana de la razón. 
Estas manos que construyen y que esperan mucho más. 
Estas manos enlazadas a las que vendrán. 
Estas manos son todo lo contrario 
al señor, al narco, al gobernador. 
Estas manos son sueños defraudados 
rencores callados  buscando voz. 
Estas manos que construyen y que esperan mucho más. 
Estas manos enlazadas a las que vendrán».
("Estas manos son")

Alejadro Filio.

Para concluir esta crónica permitidme un "ruego" y una "confidencia". 

El "ruego": que se hagan con el disco y que lo escuchen, ¡merece la pena!. 

La "confidencia" va dirigida directamente a Alejandro Filio; él dice en una de sus canciones «Guarda a este Filio en el rincón»... ¡por supuesto que sí!... siempre te "he guardado", y seguiré haciéndolo, en ese "rincón del alma" al que le canta Alberto Cortez...; ¡como no!... si resulta que buscando en tu alma me encontré con la mía.