Páginas vistas en total

sábado, 30 de abril de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 39

CONTRASTES INSOSTENIBLES
Estos dos acontecimientos se produjeron en el mismo día y casi a la misma hora

La boda de Guillermo y Catalina se convierte en un éxito de masas.
Más de 2.000 millones de perdonas se reunieron ante los televisores en todo el mundo
para no perderse un espectáculo cargado de glamour inglés.
Al menos 24 personas han muerto en Siria en una nueva jornada de protesta contra
el régimen de Bachar el Asad, aunque algunas organizaciones humanitarias han denunciado
que la cifra de muertos puede ser incluso el doble.

¡¡MALDITAS DICTADURAS!!
¡¡MALDITAS GUERRAS!!

CRÓNICA FOTOGRÁFICA DE UNA FIESTA-CONCIERTO INOLVIDABLE. Cuarta y última parte.

Concluyo en este cuarto "cuelgue" la crónica de la Fiesta-Concierto celebrada en Madrid con motivo del cien-cumpleaños de Gabriel Celaya.

Tras la intervención del dúo Silné, Víctor Alfaro presentó a Sergio Alzola, Diego Ojeda y Marwan.

Sergio Alzola interpretó el tema "Hazme volar", compuesto sobre un texto de Oliveiro Girondo, poeta argentino nacido en Buenos Aires en 1891; canción incluida en su primera maqueta titulada "Ciudadano del mundo" (2005). Recientemente Sergio ha grabado y publicado un magnífico CD llamado "Tricontinental" del que puede obtenerse información en el "cuelgue" "Sergio Alzola. Belleza y claves de la tricontinentalidad" que incorporé al blog el 26 de febrero de 2011.

Sergio Alzola.


Diego Ojeda presentó una de sus últimas canciones titulada "Mi accidente", tema que con toda probabilidad formará parte del nuevo disco que Diego está preparando y del que ya nos ha anticipado seis canciones en su reciente  EP "Semáforos en verde". (Ver "cuelgues" "La vida sigue... y Diego Ojeda nos la va llenando de sentido", viernes 26 de noviembre de 2010, y "Diego Ojeda. Semáforos en verde", sábado 19 de febrero de 2011).

Sergio Ojeda.

Seguidamente Marwan protagonizó uno de los momentos más emotivos de la fiesta-concierto; se acercó al micrófono y leyó el poema de Gabriel Celaya "Todas las mañanas, cuando leo el periódico"; poema escrito en 1947 que posee una absoluta actualidad.

«Me asomo a mi agujero pequeñito.
Fuera suena el mundo, sus números, su prisa,
sus furias que dan a una su zumba y su lamento.
Y escucho. No lo entiendo.

Los hombres amarillos, los negros o los blancos,
la Bolsa, las escuadras, los partidos, la guerra,
largas filas de hombres cayendo de uno en uno.
Los cuento. No lo entiendo.

Levantan sus banderas, sus sonrisas, sus dientes,
sus tanques, su avaricia, sus cálculos, sus vientres
y una belleza ofrece su sexo a la violencia.
Lo veo. No lo creo.

Yo tengo mi agujero oscuro y calentito.
Si miro hacia lo alto, veo un poco de cielo.
Puedo dormir, comer, soñar con Dios, rascarme.
El resto no lo entiendo».

Marwan.

Momento muy entrañable, en particular para la sobrina de Gabriel que asistió a la fiesta, porque Marwan leyó el poema directamente de la primera edición del libro "Tranquilamente hablando", publicado por el poeta vasco en 1947, con la firma de Juan de Leceta.

Realizada la lectura, Marwan interpretó su canción "Las cosas que no pude responder". Fue un verdadero placer escucharle. 

Marwan. Al fondo sentados: Diego Ojeda y Sergio Alzola.

Aproximándonos ya al final del concierto, a las 23:30, Víctor Alfaro salió de nuevo al escenario para presentar a Paco Cifuentes y Alejandro Martínez.


Alejadro Martínez y Paco Cifuentes durante su actuación.
Paco Cifuentes, acompañado de Alejandro al piano, cantó "Vestida de domingo", precioso tema que grabó en su disco "Adicto" (2006). Como siempre Paco inundó la sala con la fuerza de su voz y con la sensibilidad de su presencia y de sus textos: «Se va la tarde. No tengas prisa... Y a falta de luces, buenos son tus ojos». (Ver "cuelgue" del viernes 24 de diciembre de 2010: "Paco Cifuentes. Adicciones, epicentros y caleidoscopios").

En este momento Paco Cifuentes se encuentra en un intenso momento de inspiración y creatividad musical que va a traducirse en un nuevo disco –deseado disco– con canciones basadas en textos de poetas contemporáneos. (Yo ya le he escuchado, por ejemplo, el tema "Una vieja canción francesa", sobre un texto de Juan José Téllez, y he de decir que es una de las canciones más bellas que he escuchado recientemente).

Paco Cifuentes.

Alejandro Martínez, acompañándose con su piano, cantó "Albada", tema creado sobre un texto de Jaime Gil de Biedma, e integrado en su reciente disco "...Que te voy a enseñar un corazón infiel"; auténtica joya discográfica en todos los sentidos. (Ver "cuelgue" del lunes 14 de marzo de 2011: "Alejandro Martínez... Retrato sentimental de Jaime Gil de Biedma").

Alejandro Martínez.

Eran ya prácticamente las 12 de la noche (24:00 horas) y el concierto debía terminar. Salimos al escenario Víctor y yo, y le pedimos a Nati Sucarrat Gastón, sobrina de Amparo y de Gabriel, que subiera al escenario para hacerle entrega de un cartel de la fiesta firmado por todos los creadores que habían participado en el concierto. La emoción fue grande... Tanto Nati, como yo, en aquel momento sentimos que Amparo y Gabriel también se emocionaban sonrientes... Aquello era lo menos que podíamos hacer en su recuerdo..., recuerdo contra el olvido.

Nati Sucarrat Gastón y Fernando Lucini.

Y entre aplausos y emociones Fernando Lobo despidió el homenaje y lo hizo como lo inició, como él sabe hacerlo: con su música y sus canciones; en esta ocasión interpretando "Como viviendo", tema incluido en su primer disco "Vengo" (2007).

Fernando Lobo.
Por último me gustaría hacer una confidencia: entre los nervios y la emoción que sentí la pasada noche del 24 de abril, no deje de recordar ni un momento unos versos de Gabriel Celaya, versos que aquella noche felizmente se hicieron realidad:

«Quizás, cuando me muera
dirán: Era un poeta...
... Yo estaré en vuestra sombra, ¡oh hermosamente vivos!
Yo seguiré siendo...
... seré, no sé bien como, parte del gran concierto».

¡FELICIDADES GABRIEL!

CRÓNICA FOTOGRÁFICA DE UNA FIESTA-CONCIERTO INOLVIDABLE. Tercera parte.

Cuando me planteé la forma en que podría desarrollarse el Concierto homenaje a Gabriel Celaya, celebrado el pasado 25 de marzo, pensando en que iban a ser muchos los·las cantantes participantes, me vino a la memoria algo que siempre me gustó: fue la manera en que se planteaban sus recitales, en los años sesenta, los primeros colectivos de "cantautores" catalanes y vascos –es decir, los colectivos "Els Setze Jutges" (1961) y "Ez Dok Amairu" (1967)–; Mikel Laboa me contaba: «Permanecíamos todos sentados en el escenario mientras uno cantaba, luego él se sentaba y actuaba otro»; planteamiento que era, en realidad, una expresión tangible de uno de los principios por los que se rigieron inicialmente aquellos colectivos: «La idea del "yo" era indisociable de la idea del "nosotros".

Seducido por aquellos planteamientos, se me ocurrió que, en nuestra Fiesta-Concierto, Víctor Alfaro fuera presentando a los cantantes en grupos que tuvieran una cierta afinidad, y eso fue lo que hicimos, sobre todo, a partir de la actuación de Jesús Garriga, cantautor canario con el que finalicé la crónica anterior. 

En esa línea, Víctor salió al escenario de la Sala Galileo Galilei y presentó a Manuel Cuesta, Ángela Biedma y Alfonso del Valle, andaluces, y los tres sevillanos.

Manuel Cuesta, en pie. Ángela Biedma y Alfonso del Valle sentados.

El primero en cantar fue Manuel Cuesta... ¡impresionante!... Cada día canta mejor... Nos ofreció su canción "Tu risa en la Alameda" y despertó uno de los más rotundos aplausos de la noche... (Ver cuelgue del 14 de diciembre de 2010: "Manuel Cuesta: Superhéroe de la sensibilidad")... Por cierto, para antes del verano, tendremos su nuevo disco "La vida secreta de Peter Parker II", con colaboraciones como las de Pablo Guerrero, Joaquín y Chiqui Calderón, Alfonso del Valle, Lucía Caramés, Javier Bergia, Fran Fernández, Marwan, Miguel Dantard o Ismael Serrano.


Manuel Cuesta.

Y tras el canto de Manuel, lo hizo Ángela Biedma, joven autora e intérprete que estoy completamente convencido de que en muy poco tiempo –si se lo propone y si las circunstancias soplan buenos vientos para ella– ocupará un lugar importante dentro de nuestra música popular; lo vengo diciendo desde el primer día que la escuché, y me reafirmé de ello después de la fiesta escuchado las opiniones de la gran mayoría de las personas que asistieron al concierto. Cantó "Mis votos", tema que habla de "amores sin justificantes", "besos en la barriga", "paseitos junto al mar""playas en Sevilla para salir a navegar"... (Ver "cuelgue", viernes, 15 de abril: "Ángela Biedma... renovados y fresquitos aires sureños").

Ángela Biedman.

Alfonso del Valle concluyó la intervención del grupo sevillano ofreciéndonos una de sus últimas canciones que todavía no ha sido grabada: "Mal de la cabeza", y una vez más, pudimos disfrutar de ese humor, o de esa ironía, tan finamente crítica que Álfonso desarrolla últimamente en todas sus canciones; canciones en las que la realidad –a veces muy dura– y la ternura siempre se encuentran y terminan hermanándose...; y es que Alfonso ha sido, y nunca dejará de serlo, un infatigable luchador por aquello en lo que cree, y un auténtico cantor popular rebosante de "muy linda" humanidad. (Ver "cuelgue" del día 29 de diciembre de 2010: "Alfonso del Valle y sus filosolfeos").

Alfonso del Valle.

A continuación salieron al escenario Moncho Otero, Rafa Mora y el dúo Silné. Moncho Otero, al que me gusta llamar el "cantor de los poetas" porque es, sin duda, uno de los compositores que mejor sabe leer e interpretar musicalmente nuestra poesías contemperanea. En esta ocasión decidió interpretar un poema de Amparo Gastón, compañera de Celaya; fue el poema titulado "Vacaciones en Formentor", tomado de su libro "A flol de labio", publicado en 1972 con ilustraciones de Eduardo Chillida... (Ver "cuelgue" del 5 de diciembre de 2010: "Canción y literatura. El vuelo poético de Moncho Otero").
«Por la playa te paseas siempre solo
y no sé si estás soñando
o muriéndote quizás muy poco a poco.
Tienes la cabeza hundida
y los ojos claros, quietos.
Verte es ver el silencio....
Y te veo paseando siempre solo,
y no sé si estas soñando
o muriendo quizás por mi, por todos».

Moncho Otero.
Rafa Mora, otro de los grandes de nuestra música popular y de nuestro más sensibles "cantautores", optó por cantar el hermosísimo poema titulado "Contigo", de la poetisa Concha Méndez, escritora de la Generación del 27 nacida en Madrid, que, tras la Guerra Civil (¡MALDITAS GUERRAS!) tuvo que exiliarse primero a París, y posteriormente a México, donde falleció en 1986. 

«¡Qué rizada mar de oro
tu cabello entre mis manos!
¡Qué luz de vida en mi vida
la luz de tus ojos claros
¡Qué caricias tus caricias!
Y el silencio de esta noche
¡qué silencio tan profundo!
Me parece estar contigo
en las entrañas del mundo.

Rafa Mora.
Por su parte, el dúo Silné, cantó una versión reducida de uno de los poemas que, personalmente, más admiro de Celaya, el titulado "Momentos felices", poema que pertenece a su libro "De claro en claro" (1956).

«Abrir nuestras ventanas, sentir el aire nuevo;
pasar por un camino que huele a madreselvas;
beber con un amigo; charlar o bien callarse;
sentir que el sentimiento de los otros es nuestro;
mirarme en unos ojos que nos miran sin mancha,
¿no es esto ser feliz pese a la muerte?». 

Dúo Silné.
Y la fiesta continuó...; continuación que me voy a permitir desarrollar en una cuarta –y última– parte de esta crónica que publicaré esta misma tarde.

viernes, 29 de abril de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - XXXVIII

Una nueva y magnífica viñeta de ENEKO:


Hoy no habría estado mal recordarles esta realidad
a las monarquías congregadas en el "bodorrio" inglés.

Tampoco estaría mal recordarles esta realidad
a los representantes –o delegaciones diplomáticas – de los países del mundo
que asistan  el día 1 de mayo a la ceremonia de beatificación
de Juan Pablo II.

...Y es imprescindible que todos nosotros lo recordemos constantemente.

CANTIJUEGO DEL AGUA

El "cantijuego" de hoy gira en torno a canciones protagonizadas por el "AGUA".

En el primer tablero aparecen 20 canciones que contienen, en su título, la palabra "AGUA".

En el segundo tablero, puedes observar 16 fotografías de "cantantes". 

El "cantijuego" consiste en identificar a qué cantante corresponde cada una de las veinte canciones. (Puede haber varias canciones que pertenezcan a un mismo cantante).



¡Podemos compartir el "cantijuego" en el apartado "comentarios"!

DE "BABIA" A "LIBERTAD 8" CON "LUIS QUINTANA"

¡Ganas tenía yo de ver y de oir cantar en directo a LUIS QUINTANA!... Lo escuché por primera vez, en 2007, estando yo en "Babia" –entiéndase, no en un momento de "despiste" personal, sino en la comarca de la provincia de León que lleva ese nombre–. (Situación que ya contaré, con mas detalles, cuando, en un próximo "cuelgue", presente y comente el nuevo disco de Luis: "Bailando con Vicent").

Tras escucharle en Babia, de anochecida, –fue en su disco "Besando el aire"– sus canciones me han perseguido y han formado parte de ese universo sonoro que uno lleva dentro y al que se vuelve con frecuencia.

El motivo de aquella especie de fijación radica en que desde el primer momento, al oirle cantar, pensé que Luis era un "cantautorazo", es decir un "cantautor" de "pura cepa"; auténtico; de los que forman parte y pasarán a la historia de nuestra música popular.

Pues bien, aquella intuición anoche, en Libertad 8, me quedó confirmada...; Luis presentó su disco "Bailando con Vicent" –con canciones inspiradas en artículos y ensayos del escritor Manuel Vicent– e interpretó varios temas de sus discos anteriores.

Luis Quintana en Libertad 8.

Fue un placer escucharle, y al final, cuando salí del concierto en dirección a mi casa, pensé que "la cosa" estaba clara: Luis Quintana es, sin duda, uno de nuestros mejores –y parece que más auténticos– "cantautores" no solo en Canarias –de donde procede–, sino en todo nuestro país.

Luis Quintana.

No voy a entrar ahora en detalles sobre su trabajo, me los reservo para cuando escuche con calma su nuevo disco y pueda sacarme la "espinita" que arrastro desde aquella noche en Babia, es decir, hasta que escriba el "maxicuelgue" que Luis se merece... Hoy solo me limito a realizar una breve crónica de su concierto de ayer en Madrid.

Sin embargo, he de anticipar que en mi primer encuentro en directo con Luis Quintana –que se proujo anoche– encontré todo lo que de él había intuido escuchándole en sus discos: humanidad; sentimientos; latidos; vivencias y realidades cantadas; reflejos de la cotidianidad; inconformismo y crítica; una ironía muy inteligente; pasiones y amores sin muletas. sin pautas y sin mordazas –que diría Miquiel Martí i Pol–; y, a fin de cuentas, la posibilidad de realizar un viaje por su interioridad en lo que su interioridad tiene de experiencia compartida o compartible.... O sea, todo un conjunto de cualidades que le convierten efectivamente –cuando compone y cuando canta– en un "cantautorazo".


Luis Quintana.
Por último, decir que Diego Ojea asistió al concierto de su amigo Luis, y que, como suele ser habitual en Libertad 8, le acompañó en una de sus canciones y cantó uno de sus temas más recientes: "La talla de tus vaqueros", canción grabada en su último disco "Semáforos en verde"


Diego Ojeda y Luis Quintana.

Y esto es todo por hoy...; de Babelia a Libertad 8 he realizado un largo viaje que ha merecido la pena; experiencia que quedará aún más explícita cuando la semana que viene presente y comente en el blog el último disco de Luis Quintana; es decir, éste:


jueves, 28 de abril de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - XXXVII

Siguen queriendo vendernos la guerra como un medio necesario
para conseguir la paz, la libertad y la democracia... 
...y es ¡MENTIRA!

ENEKO, dibujante de 20minutos.es, vuelve al blog con una viñeta clarificadora.
 Creo que hoy no es necesario ningún comentario mas que el de estos 37 últimos días:
¡MALDITAS GUERRAS!

CRÓNICA FOTOGRÁFICA DE UNA FIESTA-CONCIERTO INOLVIDABLE. Segunda parte.

La primera parte de la crónica del homenaje a Gabriel Celaya –que celebramos el pasado día 25 en la Sala Galileo Galilei, de Madrid–, la finalizábamos ayer con la actuación de Tabaré Picón que, acompañado de Gonzalo Castro a la guitarra, cantó la canción "Vino turbio", tema compuesto por Manuel Picón, su padre, al que personalmente llevaré siempre atrapado en mi recuerdo; ¡amigo del alma!.

Tabaré Picón y Gonzalo Castro, a la guitarra

Con anterioridad –como también recordábamos en el "cuelgue" de ayer– había cantado Olga Manzano, con el acompañamiento de Aníbal Aveiro.

Como su fotografía –realizada, como todas las de esta crónica, por Juan Miguel Morales– ayer todavía no me había llegado, la cuelgo ahora evocando su brillante participación en la Fiesta.

Aníbal Aveiro.

Tras el canto de Tabaré, Víctor Alfaro presentó a los que llamó "los dos Pablos": Pablo Guerrero y Pablo Sciuto.

Pablo Gerrero, el gran maestro: siempre solidario, siempre amigo, siempre humilde, siempre grande, siempre poeta..., salió al escenario, se acercó al micrófono, y tomando la palabra y los sentimientos de Celaya nos dijo:

«Cuando hay en la tierra tantos hombres que sufren 
ser feliz da vergüenza.
Pero yo lo soy, casi sin querer.
¡Soy tan feliz, perdón!
Por el aire, por el mar, por la brisa, 
por mi amor, por ¿qué sé yo?,
porque la vida se ensancha y es siempre diferente».

Pablo Guerrero.

El aplauso fue rotundo..., ¡BRAVO!..., Pablo... ¡El maestro!... 

Y, a continuación, el otro Pablo: Pablo Sciuto –uruguayo entrañable–, nos ofreció su canción titulada "Casa", tema que pertenece a su último disco al que ha llamado genéricamente "Planeta casa". (Ver "cuelgue" del día 15 de enero pasado: "Pablo Sciuto. Ficciones y realidades compartidas").

Pablo Sciuto.

¡Sigue la fiesta!... y Victor Alfaro presentó a Laura Granados, a Juan Antonio Muriel y a Antonio Higuero

El primero en cantar fue Antonio Higuero, que, acompañado al piano por Laura, interpretó el poema de Celaya titulado "Las madres"; poema musicalizado por Santiago Gómez Valverde e integrado en el disco "La palabra y el tiempo". (Ver "cuelgue" del 7 de marzo: "Santiago Gómez Valverde. Dos magníficos discos imprescindibles para los amantes de la canción y la literatura").

Antonio Higuero.

Después cantó Laura Granados –que es una creadora y una pianista excepcional– interpretó, acompañándose al piano, la canción "La frivolidad"... ¡tremenda canción que posee una vigencia absoluta!... Yo la escuché, por primera vez, en el disco colectivo "Café Libertad 8" (2005), y después en el CD "Laura Granados" (2006); desde entonces estoy "enganchao" a esa canción; Laura, en broma, me dice que de ese tema debería darme la mitad de sus derechos de autor...; yo sólo le reclamo, en serio, su amistad, porque es una de esas mujeres "grandes, grandes, grandes"...

«Nadie dice, todos callan 
como un lobo que nos traga
nos devora y nos engulle lentamente
La frivolidad, la frivolidad
Tienes tu coche, tu casa, tu tele, tu empleo, tu móvil, 
tu nombre, tu descanso, tu recreo, tu código de barras
y tu fecha de caducidad... para no pensar».

Laura Granados.

Y le tocó el turno a Juan Antonio Muriel, malagueño que vive en Madrid desde 1975; autor de cientos de canciones, entre ellas, por ejemplo, "Princesa" –creada en colaboración con Joaquín Sabina–, "Poder andaluz", "Guadalorce", "La luna vigila", o "Plaza del Atril". En esta ocasión interpretó el tema "A la orilla" que formará parte de su próximo disco "Caminar" . (Ver "cuelgue" del 17 de febrero: "Juan Antonio Muriel o la canción del artesano").

«Pude ser un vagabundo
inspector de papeleras,
fugitivo del invierno
sentado frente a una hoguera.
Pude ser un suicida
que persigue el arcos iris,
exiliado de la vida
que aparece en las estrellas.

Un pianista mal herido
por las teclas del silencio,
un pintor que anda buscando
el color del universo.
Un mecánico enamorado
de una dulce camarera,
apretando las bujías
sueña con ella, siempre sueña.
Un oficinista tomando café
entre las nueve y las nueve y diez;
un electricista arreglando la luna,
un marinero borracho de espuma.

Pero a la orilla de una guitarra me quedé,
porque a la orilla de una guitarra me siento bien.
A la orilla de una guitarra, me quedé».


Juan Antonio Muriel.

Mientras tanto JAVIER RODRÍGUEZ DEL BARRIO, trabajando "codo a codo" conmigo en la sala, para que la Fiesta fuera eso: Una fiesta alegre, relajada y solidaria de amigos unidos en torno a Celaya.

Sigue el concierto. Y aparece en el escenario Jesús Garriga que acababa de llegar de las Islas Canarias. Jesús cantó, en primer lugar, su canción "Miradas de horizonte", y, a continuación, el tema "Te quiero", creado a partir del conocido poema de Mario Benedetti. (Este tema Jesús lo tiene grabado en su disco "Hijo de sol". Ver cuelgue del 8 de diciembre de 2010: "Jesús Garriga. Uno siempre vuelve a los sitios donde amó la vida").

Jesús interpretó el tema de Benedetti, respondiendo a una petición mía, porque la canción "Te quiero" era otra de las favoritas de Gabriel Celaya –solia escucharla en el disco "¿De qué se ríe?" (1976), de Quintín Cabrera–. En la voz y con la música de Jesús –después de más de treinta y cinco años– el poema de Benedetti adquiere nuevas dimensiones: un aire más fresco, e incluso un compromiso social mucho más dinámico y actualizado...; una bella canción de amor imprescindible en los tiempos que corren... Estoy completamente seguro de que si Celaya pudiera escuchar la versión de Jesús Garriga se emocionaría mucho y nos regalaría una de sus miradas azules de mar en calma.

Jesús Garriga.

«Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía».

Y mañana seguimos con la tercera parte de esta crónica...; fue en concierto que, como podéis estar comprobando, me ha dado mucho que escribir, o, lo que es lo mismo, mucho que recordar y homenajear al Gabriel y a Amparo...; a fin de cuentas, ese es el objetivo

IMANOL LARZABAL - I. Los inicios

Acaba de publicarse el disco (CD+DVD) "Imanol. Donosti - Tombuctú"; disco homenaje a IMANOL LARZABAL, cantautor vasco fallecido el 26 de junio de 2004.

«"Donosti - Tombuctú" es un proyecto musical colectivo que, partiendo de las canciones del repertorio de Imanol, las transforma en boca e instrumentación de artistas muy diversos, de su generación y de otras, de su geografía y de otras. Se trata de hacer una lectura de su legado musical, a veces desde la amistad, otras desde la admiración, y otras, sencillamente desde la creación musical». (Texto tomado de la carpeta del disco).

Imanol. (Fotografía de Juan Miguel Morales.)
Antes de presentar este formidable disco-homenaje a Imanol –al que me unió una buenísima amistad y con el que compartí muy buenos momentos– voy a intentar resumir su biografía y su obra, en, al menos, dos "cuelgues"; creo que merece la pena...; fue un gran creador; una persona muy comprometida con la defensa de la libertad y los derechos humanos; y un "hombretón" tierno, solidario y rebosante de la más sana y bella humanidad.

Imanol nació en el barrio donostiarra del Antiguo, en 1945, de padre y madre euskaldunes: él, de Donosti; y ella, de Hernani.

A los dieciséis años se incorporó al grupo de danza vasca Argia que tenía como objetivo la recuperación del folclore vasco, y en el que llegó a convertirse en un magnífico dantzari.

En 1969, Imanol decidió abandonar Argia como consecuencia de las tensiones internas que se produjeron entre los componentes del grupo; por un lado estaban los llamados folcloristas, partidarios de seguir investigando sobre las danzas y las canciones populares, pero manteniéndose al margen de la política; por otro, estaban los calificados como luchadores que, sin dejar de valorar los trabajos de recuperación del folclore, reivindicaban la necesidad de crear danzas y espectáculos que respondieran a la vida cotidiana de la ciudadanía y de sus problemas, y que, en consecuencia, implicaran un compromiso social y político contra la represión y la dictadura; posición de la que Imanol era partidario y uno de sus defensores.

Tras su salida de Argia decidió dedicarse a la canción y a poner en marcha lo que él mismo calificó como una "guerrilla cultural", consistente en la formación de un grupo de artistas que ofrecían y organizaban, en las fiestas de los pueblos, diversos actos culturales de teatro, poesía y canción reivindicando la libertad y la democracia para Euskadi.

Ese mismo año –1969– Imanol grabó su primer disco clandestino –o pirata– utilizando como seudónimo el nombre de Michel Etxegaray; disco del que se vendieron más de diez mil copias.


Tras el proceso de Burgos –diciembre de 1970– acusado y detenido por una supuesta colaboración con ETA, Imanol tuvo que exiliarse en Francia y trasladó su residencia al País Vasco Francés, en concreto, a Bayona.

En 1971, conoció a Paco Ibáñez en un festival que se celebró en Boucau, un municipio cercano a Bayona, lo que supuso el inicio de una gran amistad que se consolidó poco tiempo después en París.

En 1972, ya en París, grabó un nuevo single: "Askatasunaren pausoak" ("Los pasos de la libertad"), disco en el que le acompañó Paco Ibáñez a la guitarra, y que reproducía, en su cubierta, una obra que Tapies había creado para ayudar a los refugiados y en la que, evocando el bombardeo de Guernica, aparecía la huella de una pisadas ensangrentadas sobre el cemento.


Al año siguiente, Imanol grabó su primer LP: "Orain borrokarenean", editado por la compañía discográfica francesa Le Chant du Monde. En él, acompañado nuevamente por Paco Ibáñez a la guitarra y por Francois Rabbaath al contrabajo, cantaba poemas de Bertolt Brech, Txano Aguirre y Mikel Azurmendi.


En el "cuelgue" de mañana iré completando el recorrido biográfico que hoy he iniciado en torno a Imanol Larzabal y su obra. Ahora, para concluir, creo que merece la pena evocar una imagen verdaderamente entrañable en la que tres grandes de la canción le muestran su cariño y admiración a Amparo Gatón, compañera de Gabriel Celaya.

Imanol, Raimon, Paco Ibáñez y Amparo Gastón.

miércoles, 27 de abril de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - XXXVI

Hoy en el periódico El País se informa de que Gadafi,
ese gran miserable,  ha movilizado al menos a 121 estudiantes de entre 15 y 17 años.

(¡Lastima que en España todavía haya alguien que piense
que Gadafi es un "amigo extravagante de Occidente"!)



«Yasin Osman Mohamed Yusef, Abdulrahman Fati Salem Qinada y Al Madi Said Mohamed al Kediri son tres adolescentes libios con edades entre los 15 y 17 años. Quizás hayan muerto. O tal vez estén vivos y continúen combatiendo. Porque lo cierto es que los tres chavales fueron enviados junto a más de un centenar desde sus colegios al frente bélico en el oriente de Libia».

¡MALDITAS GUERRAS!


CRÓNICA FOTOGRÁFICA DE UNA FIESTA-CONCIERTO INOLVIDABLE. Primera parte.

Juan Miguel Morales. "Autorretrato"
En la fiesta-concierto que celebramos el pasado 25 de abril tuvimos la gran suerte de contar con la presencia de JUAN MIGUEL MORALES, gran fotógrafo y amigo entrañable al que ya he dedicados varios "cuelgues" con anterioridasd. (Ver "Juan Miguel Morales. Imágenes con latido", domingos 9 de enero de 2011; y "Cantijugamos con Juan Miguel Morales y sus retratos de cantantes", sábado 8 de enero de 2011).

Pues bien, en un gesto de admirable generosidad –uno más de los muchos se produjeron en el homenaje a Celaya en su cien-cumpleaños–, Juan Miguel –que vive en Barcelona– decidió desplazarse a Madrid para regalarme, y regalarnos a todos, una crónica fotográfica de lo todo lo que aconteció, durante dos horas y media, en el escenario de la Sala Galileo Galilei.

A la vista de las fotografías que Juan Miguel me ha mandado –de momento, una primera entrega– he decidido dedicar tres o cuatro "cuelgues" al desarrollo de esa "crónica fotográfica". Creo que es un documento visual muy hermoso, que merece la pena que lo compartamos todas las personas que amamos la auténtica "canción popular".

Y empezamos...

A las 18:30 empezaron las pruebas de sonido en la Sala Galileo... Pruebas que fueron realizando los 22 músicos, compositores e intérpretes que iban a participar en la Fiesta-Concierto.

A eso de las 20 horas llegó Pablo Guerrero que, por la mañana, había recibido el "Premio Villa de Madrid 2010". Pablo, nada más enterarse de que íbamos a celebrar un homenaje a Celaya me llamó ofreciéndose a colaborar en el acto, hablamos y decidimos que leería alguno de los poemas de Gabriel.

Pablo Guerrero y Fernando Lucini paseando por la calle
Galileo, y decidiendo qué poema recitaría el creador extremeño
y Premio de la Música Villa de Madrid, 2010.

A las 21:00 horas se abrieron al público las puertas de la Sala Galileo, y poco después de las 21:30 se inició la fiesta que fue presentada y conducida por Víctor Alfaro, director y presentador del programa "Al caer el sol" que se emite, en Radio Sol XXI, todos los domingos a las 8 de la tarde.

Víctor Alfaro. Presentador y conductor de la Fiesta Concierto.


Víctor, tras saludar al público, solicitó la presencia en el escenario del poeta y compositor Santiago Gómez Valverde que leyó el maravilloso y entrañable texto de Sabina de la Cruz –viuda de Blas de Otero– manifestando su cariñosa adhesión al homenaje. (Ver texto en el "cuelgue" de ayer martes, 26 de abril).

Santiago Gómez Valverde.

Seguidamente me tocó a mí salir al escenario –confieso que muy nervioso, y sobre todo muy emocionado–. Hablé un poquito de Gabriel Celaya, de la generosidad de todos los participantes, y de la ONG "Luces Rojas", que realiza apasionantes proyectos de solidaridad en la India, y a la que le fueron entregados todos los ingresos obtenidos con el concierto.

Fernando Lucini.

Y realizadas las presentaciones y cumplidos los indispensables protocolos... ¡LA PALABRA SE HIZO MÚSICA!... Y ese, siempre mágico, acontecimiento corrió a cargo, en primer lugar, de Fernando Lobo, cantautor gaditano que acaba de editar su segundo disco "Encrucijada". (Ver "cuelgue": "Fernando Lobo. Po-Éticas y Encrucijadas", miércoles, 30 de mazo de 2011).

Fernando cantó, como pórtico, el tema "La poesía es un arma cargada de futuro", canción basada en el conocido poema de Gabriel, que fue musicalizado por Paco Ibáñez. Gesto que le pedí personalmente a Fernando Lobo –nada más comunicarme Paco Ibáñez que no participaría en el homenaje– y que él aceptó y nos regaló demostrando su grandeza como músico e intérprete; es decir, haciendo una versión del tema totalmente personal y muy hermosa; tanto, que fuimos muchos los que le sugerimos, tras escucharle, que no dejara de incorporarla a su repertorio y a su siguiente disco.

Fernando Lobo cantando "La poesía es un arma cargada de futuro".

Tras el enorme aplauso que recibió Fernando Lobo por su versión de "La poesía es un arma cargada de futuro", Víctor Alfaro solicitó la salida al escenario de la extraordinaria creadora y cantante Olga Manzano, quien acompañada a la guitarra por Anibal Aveiro, recitó un poema, y canto "Tu risa", tema musicalizado por ella misma y por Manuel Picón en el disco "Los versos del capitán", todo él dedicado a poemas de Pablo Neruda.

Olga Manzano.
«Amor mío si vieras, si vieras que de pronto
mi sangre cae y mancha las piedras de la calle,
ríe porque tu risa será para mis manos
como una espada fresa en las horas oscuras.

Quítame el pan, si quieres, quítame el aire, pero 
no me quites tu risa porque me moriría.
No me quites la rosa, la lanza que desgranas, 
el agua que de pronto estalla en tu alegría...».

Gabriél Celaya conoció personalmente a Pablo Neruda en 1934 y, en más de una ocasión me comentó que el libro del poeta chileno que más le gustaba, aparte del "Canto General", era "Los versos del capitán".

Cuando en 1979, Olga Manzano y Manuel Pícón compusieron y grabaron el disco "Los versos del capitán", dedicado a Pablo Neruda, recuerdo que se lo regalé a Gabriel..., ¡le encantó!. De todas las canciones de aquel LP la que más le gustaba era "Tu risa"...; más de una vez me dijo. «Este poema parece que Pablo lo ha escrito para Amparo...; por lo menos yo cuando lo leo, o lo escucho, no puedo dejar de pensar en ella». (Este fue el motivo por el que le pedí a Olga que cantara "Tu risa". Cantar en el Galileo aquella canción supuso tenerles a Gabriel y a Amparo entre nosotros).

La siguiente actuación en la Fiesta-Concierto corrió a cargo de Tabaré Picón –hijo de Manuel y de Olga– acompañado del extraordinario músico y guitarrista Gonzalo Castro.

Tabaré Picón.

Tabaré y Gonzalo interpretaron la canción "Vino turbio" de Manuel Picón, tema que forma parte del disco de Manuel "Tangos rabiosamente uruguayos". (Recuerdo que, nada más grabarlo, fui la primera persona a la que se lo dio para que lo escuchara... Me emocionó mucho... Fue un disco muy impactante para mí y muy importante para Manuel... Me contó que «al principio no podía cantar los tangos que había compuesto porque se le llenaban los ojos de lágrimas»).

La interpretación de "Vino turbio" que nos ofrecieron Tabaré y Gonzalo fue impresionante... Está más que claro –y así se lo comenté a la salida de la Fiesta–  Tabaré tiene un futuro luminoso y esperanzador en el mundo de la canción... Canta con profundidad –"hondura"– y con su voz consigue emocionar y contagiar pasión y vuelo... (Manuel, allá arriba, puede presumir de hijo, y sentirse sanamente orgulloso de él. Seguro que Gabriel y Amparo, la noche del día 25, se lo reconocieron y comentaron).

Y el concierto continuó...; pero, si me los permitís, seguimos contándolo mañana en un segundo "cuelgue".