Páginas vistas en total

domingo, 13 de febrero de 2011

FOTOS CON HISTORIA: LA CUADRA JURADO: ¡Menuda panda!

Esto de la crisis y de la falta de curro, sobre todo para los que nos dedicamos a este "mal negocio" de la "buena música y de la buena canción", y de la cultura, en general, no es nada nuevo; ha ocurrido otras muchas veces y en otras circunstancias. La foto de hoy tiene una historia relacionada precisamente con una de esas circunstancias; os la voy a contar como a mí me la contaron pero dándole inicialmente un toque narrativo:

«Érase una vez un mánager, o representante, de varios artistas, que tenía el gran problema de que llegaba el verano y no encontraba suficiente "curro" para sus representados y, en consecuencia, para él... Su nombre era Fernando Jurado.

En el verano de 1982 la crisis se acentuó de una forma delirante y el señor Jurado tomó una decisión: "reajuntar" a todos sus artistas, crear la llamada "Cuadra Jurado" e intentar montar una gira con todos ellos; al ser tantos y tan buenos –¡todos geniales!– pensó que la cosa del cante y de la contratación seguramente sería mucho más fácil».

No sé muy bien como resultó aquel proyecto, nunca me lo contó Fernando Jurado; lo que sí conservo es esta fotografía del grupo la "Cuadra Jurado":


De izquierda a derecha, de pie, Billy Villegas, Javier Krahe, Bernardo Fuster, Teresa Cano, Fernando Jurado –el mánager–, y Andreas Prittwitz.

De izquierda a derecha, sentados, Luis Villarreal, Óscar Astruga, Joaquín Sabina, Luis Eduardo Aute y Luis Mendo.

No sé qué pensaréis pero el grupo era explosivo..., vamos ¡una gozada!...

De Krahe,  Sabina, Aute o Bernardo Fuste/Luis Mendo (Suburnano), no diré nada; son sobradamente conocidos.

Billy Villegas, Andreas Prittwitz, Luis Villarreal y Óscar Astruga son cuatro grandes músicos que a lo largo de su historia han acompañado a un gran número de cantantes en sus conciertos y grabaciones, y que, a la vez, han formado o participado en diferentes bandas de jazz o de rock.

Y finalmente, quiero dedicar una atención muy especial a Teresa Cano, cantante que ha tenido una presencia  breve, pero muy importante y significativa en la historia de nuestra canción popular.

Teresa Cano
Teresa, durante un tiempo, colaboró con Antonio Gómez y con Antonio Resines –músico extaordinario del que algún día hablaremos– y participó, con ellos, en dos de los proyectos musicales más importantes que se emprendieron en los años setenta, me refiero a las obras tituladas "Canciones de cárcel de Ho Chi Minh" (Gong-Moviemplay, 1976) y "Cantata del exilio. ¿Cuándo llegaremos a Granada" (Gong-Moviepay, 1978), en la que Teresa interpretó la canción "Muerte de Antonio Machado", una de las más hermosas y desgarradoras del disco.

Antonio Machado (Retrato de Francisco Herrera)
«Con el polvo cansado
de tantas caminatas,
agotado, vencido,
Don Antonio Machado,
envuelto en la bandera de la Patria,
entre cuatro soldados,
al borde del camino
con la madre, Ana Ruiz,
y con José, el hermano,
sin pluma y sin fusil,
desnudo como el viento,
bueno con el amigo,
frente al infame, honesto
con el único abrigo
de la tierra en silencio».

En 1878, Teresa Cano grabó su primer y único LP en solitario, "Si las cosas no fueran tan enojosas" (Dial-Nevada, 1978); título que corresponde a una canción de Chicho Sánchez Ferlosio que ella incorporó a su álbum, junto a otros extraordinarios temas como "¿Qué es lo que es?" y "Amar en silencio", ambos compuestos por Bernardo Fuster.

¡Es lamentable que aquel disco fuera tan pobremente promocionado!; y es que ¡ya veis!, la historia se repite; treinta y tantos años después está pasando lo mismo: ¿cuántos discos maravillosos, sobre todo de creadores jóvenes, están siendo ignorados por falta de un mínimo de medios para difundirlos?... ¡Demasiados!... ¡Y así nos va!.

Volviendo a Teresa, tras la aparición de aquel disco, durante un tiempo, acompañó a Javier Krahe y a Sabina haciendo voces, tanto en sus recitales como en algunas de sus grabaciones, hasta que, finalmente, decidió abandonar el mundo de la creación musical para trabajar en la radio,

4 comentarios:

  1. Hermosa mujer, extraordinaria cantante y gran amiga. ¿Qué será de ella? ¿Y de Fernando Jurado? Alguna vez te contaré en petit comité (a lo mejor cuando bajes al Sur) alguna historia relacionada. Mientras, disfruto de la afoto.

    ResponderEliminar
  2. Imagino que sabrá apreciar este clip realizado por Antonio Gómez (con la colaboración de la compañera de Luis Pastor) para El Mundano TV:

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=83wTInjbo9k

    La ficha técnica es:

    Canción "Muerte de Antonio Machado", fragmento del disco ¿Cuándo llegaremos a Sevilla? / Cantata del exilio (Movieplay / Gong, 1978).

    Letra: Antonio Gómez (quien además es el narrador del clip)
    Música: Antonio Resines

    Antonio Resines (guitarra acústica y voz)
    Teresa Cano (voz)
    Pablo Guerrero (voz)
    Luis Pastor (voz)
    Quintín Cabrera (voz)
    Carlos Tena (voz)

    Arreglos: Malasaña (Luis Mendo: guitarra eléctrica y acústica. Manuel Aguilar: bajo. Judas Sanz: Piano. Rafa Pérez: batería y congas. José Vellisco: saxo).

    Otros músicos: Nacho Sainz de Tejada, Julián Llinás, Darío Riani, Miguel Ángel Chastang.

    Testimonios: Teresa Pamies, Eduardo Pons Prades, Mariano Constante, Villar Gómez.

    Portada: El Cubri.

    P.D.: como podrá comprobar es Sevilla y no Granada...

    ResponderEliminar
  3. "Le" agradezco el "clip" y se lo recomiendo a todas las personas que visitan el blog...

    En uno días –como anunciaba en el cuelgue– seguiremos hablando de este magnífico disco creado por dos buenos amigos: Antonio Gómez y Antonio Resines que, por cierto, me cuida desde Galicia mandándome su música a piano para que mi corazón se relaje y se fortalezca. ¡Gracias Antonio!

    ResponderEliminar
  4. Coincidí con Teresa Cano en Onda Madrid en los tiempos en que dirigí y presenté el programa AL RITMO DE MADRID, historia de las canciones sobre Madrid a través de personajes y lugares. Me entrevistó con Concha Escudero años después en su espacio QUÉDATE CON LA COPLA y tuve la oportunidad de compartir largos ratos de charla y vecindad con su ilustre padre JOSÉ LUIS CANO.Todo un lujo para los sentidos , testimonio de un Madrid que aún despegaba sus alas del suelo

    ResponderEliminar