Páginas vistas en total

lunes, 27 de diciembre de 2010

FOTOS CON HISTORIA

Esta fotografía es una de las preferidas de mi colección. En ella, como podréis comprobar, aparecen dos grandes compositores y cantantes argentinos que viven en España, Alberto Cortez y Carlos Montero.

Grupo Hugo Díaz y los Changos.
De pie, de izquierda a derecha: Carlos Montero y Hugo Díaz.
Sentados, de izquierda a derecha: Alberto Cortez, Victoria Díaz y Ferreira.

La historia de esta imagen es la siguiente: El año 1960, Alberto Cortez y Carlos Montero –que vivían en Argentina– recibieron la oferta de un conocido músico de aquel país, llamado Hugo Díaz, para incorporarse a un grupo folclórico que estaba montando con la intención de emprender una gira por diferentes países europeos; entre ellos, Alemania, Bélgica y Holanda.

Ellos aceptaron la propuesta y se incorporaron a aquel grupo que, con el nombre de "Hugo Díaz y sus Changos", lo integraban el propio Hugo, Victoria Díaz –su compañera– AlbertoCarlos y un bailarín apellidado Ferreira.

A mediados de 1960 emprendieron viaje hacia Europa donde realizaron una gira con un espectáculo titulado "Argentine National Tanz-Show".

Alberto Cortez.
Finalizada aquella gira, Hugo Díaz y Victoria regresaron a Argentina, y Alberto Cortez y Carlos Montero decidieron quedarse en Europa.

Esta decisión la motivó el gran éxito que en aquel momento había logrado Alberto Cortez con la grabación, en Bruselas, de sus primeras canciones; entre ellas, "El sucu-sucu" y "Las palmeras"; grabación, realizada en noviembre de 1960, en la que Carlos Montero le acompañó  a la guitarra.

Carlos Montero en la presentación del libro
"... Y la palabra se hizo música. El canto emigrado de América Latina"

Aquella circunstancia le permitió a Alberto darse a conocer por toda Europa y empezar a ofrecer numerosos recitales, en los que Carlos Montero solía acompañarle.

En 1964, Alberto Cortez, tras contraer matrimonio con Renée Govaerts, fijó su residencia en España, y Carlos, siguiendo sus pasos, tomó la decisión de trasladarse a vivir en Madrid.

MARINA ROSSELL (1977-1990)... Para disfrutar de la belleza

Marina Rossell es, sin lugar a dudas, una de las voces más prodigiosas y más bellas de la "nova cançó" y, en general, de este género musical al que llamamos la "canción de autor". (Lo de "genero musical" aplicado a la "canción de autor" se lo escuché decir por primera vez a Gabriel Celaya).

Marina se incorporó al mundo de la canción a finales de los setenta afrontando un doble reto: por una parte, la dificultad real que suponía –al interior de Cataluña– abrirse un hueco en la "nueva cançó" –tan marcadamente polarizada por grades personalidades artísticas como Lluís Llach, Raimon, Quico Pi de la Serra o Maria del Mar Bonet–; y, por otra parte, la dificultad, igualmente importante, para introducirse en el mercado y en el público nacional en un momento en que la "nueva canción en castellano" se encontraba inmersa en un proceso de replanteamiento y de reencuentro de su propia identidad.

Dificultades que Marina supo afrontar y superar con dos de sus más admirables cualidades: La calidad de su canto, y su capacidad para crear, con sus canciones, ámbitos –yo diría que "universos"– de belleza y de sensibilidad.

Prueba y testimonio de aquella superación son sus primeros discos; discos que acaba de reeditar la compañía Harmonia Mundi / World Village en formato CD con el título genérico de "Inicis (1977-1990)". Siete discos imprescindibles que se sitúan a años mil del recuerdo –es decir, más allá de la memoria– porque tienen absoluta vigencia y porque cada uno de ellos, en si mismo, atesora una belleza de la que merece la pena disfrutar.



El primer disco de Marina se tituló "Si volíeu escoltar" ("Si quisiérais escuchar") (1977). En él recoge e interpreta nueve canciones populares actualizadas por M.ª Aurèlia Capmany –que también presentó el disco– y Joan Ollé. Los arreglos y la dirección musica corrieron a cargo de Lluís Llach.



"Penyora..."
(1979) fue su segudo disco compuesto de canciones populares y de dos canciones de autor: "La gavina", de Frederic Sirès; y "Corrandes del temps que fa" ("Coplas") de Jordi Sarsanedas. En este disco colaboraron, entre otros, Eliseo Parra, Maria del Mar Bonet, Josep Tero y Elisa Serna.


El tercer disco de Marina, publicado en 1980 fue "Bruixes i maduixes". Obra en la que musicalizó y cantó poemas de mujeres de distintas generaciones: Teresa d'Arenys, Monserrat Roig, Mari Xorda, M.ª Aurèlia Capmany, M.ª Mercè Marçal y Marta Pessarrodona. Como curiosidad es realmente interesante y hermosa la colaboración de Manzanita en la canción "Petenera de la mar".




"Cos meu, recorda" ("Cuerpo mío, recuerda") (1982) Disco Arreglado y dirigido por Antoni Ros Marbà. En él, entre otras, se pueden escuchar canciones como: "Cos meu, recorda", de Kavafis con música de Josep Tero; "Nou cant d'ocells", de Salvador Espriu; "Les fulles mortes" de Jacques Prévert y Josep Kosma; y "Peix enamorat", de Vicent Torrent y Eliseo Parra.



En 1985, Marina publicó "Barca del temps" contando, de nuevo, con la colaboración de Lluís Llach en los arreglos y cantando con ella en el tema "Quan tothom viurà d'amor", de Raymond Lévesque. En este disco Marina canta una preciosa versión del tema "Fantasía" de Chico Buarque; y un fragmento de la ópera "Nabucco" de Verdi; temas arreglados por Josep Tero.



"Rosa de Foc" (1988) era un grito anarquista de la Barcelona de principios del siglo XX que Manuel Vázquez Montalván utilizó para la letra de la canción "Barcelona" a la que Marina le puso música. En este disco encontramos también una preciosa versión de una de las canciones míticas de Carol King "Em tens a mi" ("You've got a friend").



El séptimo CD que completa "Inicis" es "Cinema blau" (1990), obra dirigida por Joan Bibiloni, en la que Marina Rossell canta, entre otras, cuatro canciones propias: "Cinema blau (Autopista sense fi)", "Impossible, soroll impossible", "Café de la memòria" y "Músic de jazz (A Tete Montoliu)".



La obra, con siete CD's, editada por Harmonia Mundi, se completa con un libreto en el que Marina va describiendo, brevemente, cada disco; y de las letras, en castellano y en catalán de todas las canciones.