Páginas vistas en total

jueves, 16 de diciembre de 2010

Lo confieso: Soy "fan" de JOAQUÍN CALDERON - I

Antes de escribir el titular de esta nueva entrada en el blog he acudido al diccionario para asegurarme del significado de la palabra "fan"...

fan: Persona que siente gusto y entusiasmo por algo.

A la vista de ese significado lo tengo claro y no me queda más remedio que confesarlo: Desde hace bastante tiempo, más de 10 años, yo soy "fan" de un músico sevillano llamado Joaquín Calderón. Su música me gusta y me entusiasma. 

Recuerdo que a mediados de 1997 me llamaron de la empresa discográfica Fonomusic para comunicarme que iban a editar un doble CD titulado "Cantautores: La nueva generación" y para pedirme que escribiera un pequeño texto que pudiera servir de introducción a aquella iniciativa. En aquel momento yo estaba finalizando el libro "Crónica cantada de los silencios rotos".

Pocos días después me mandaron una maqueta de los discos que me habían anunciado. La escuché y hubo cantantes y canciones que me gustaron mucho..., tanto, que decidí no escribir nada.... Me explico: En realidad, aquella iniciativa me pareció de "corto recorrido" y con poco futuro. Los años del sello "Gong", nacido en Movieplay –anterior nombre de Fonomusic– y especializado en "canción de autor", ya habían pasado y los  "cantautores" desde el punto de vista del "negocio discográfico" –que es lo único que interesaba– empezaban a no ser rentables. (Valga este dato: En 1977 se editaron en España 108 discos del género "cantautores; y cinco años más tarde, en 1982, la edición descendió a tan solo 26 novedades"). Ante aquellas circunstancias decidí no entrar en el juego; aquella iniciativa discográfica no me olía bien.

Joaquín Calderón.
Lo que sí me olió bien fueron los "jóvernes cantautores" que aparecían calificados en aquel disco como "la nueva generación"; me llamaron la atención y lograron "prenderme", entre ellos, muy especialmente, un joven sevillano llamado Joaquín Calderón. (También me gusto el trabajo musical y poético del resto de aquellos creadores que prácticamente estaban iniciándose en el "mundillo" de la canción: Carlos Chaouen, Neghar, Antonio de Pinto, Quique Gonzáles, Alfonso del Valle...; jóvenes que después se fueron abriendo camino por ellos mismos, con mucho esfuerzo y, sobre todo, con mucha ilusión ).

En aquel primer disco de "la nueva generación", Joaquín incorporó dos canciones que para mí significaron una total ruptura con la forma musical y poética con la que se identificaba en aquel momento al "cantautor", aunque conservando la identidad del género. Aquellas canciones fueron "No mires al cielo nunca" y "El olor del aire" ("El aire huele a viejo, a terco y funcional / a espeso cuerpo. / El aire huele a viejo, a falta de calor / a negro espejo. / A rara mezcla de cansancio y tiempo, / a frío mineral sobre tu cuerpo").

Ese mismo año Fonomusic editó el disco "En la Carbonería" de Alfonso del Valle –a quien también admiro mucho–, y de nuevo volví a encontrarme con Joaquín haciendo coros, cantando un tema a medias con Alfonso y tocando el violin "En celofán"... 

Tres años más tarde, en el año 2000, Alfonso y Joaquín se unieron y grabaron –ya en PaSarela– un disco al que llamaron "2dos"; disco en el que fueron alternando canciones –ahora tú, ahora yo– pero con evidente coherencia y complicidad. 

De aquel disco recuerdo un tema que me impactó mucho, se llamaba "El árbol la ciencia"; tema en que Joaquín manifestaba una actitud personal "contra-racionalista" y libertaria con la que me sentí plenamente identificado:

"He gastado tanto tiempo
recolectando adjetivos
para describir el mundo
y, al final, me lo he perdido.
No quiero levantar polvo,
pasar desapercibido,
poder irme donde quiera,
poder llorar escondido".

Después continué realizando un seguimiento de las huellas musicales de Joaquín Calderón, entre ellas, en 2002, su participación en el disco "Cantigas de mayo 2002", disco en que se recogían las canciones de los finalistas del Certamen Nacional de Canción de Autor, celebrado en Ceuta –en el que él consiguió el tercer premio con la canción titulada "Algunas veces"–; e igualmente su participación en el Certamen Internacional de Cantautores Carlos Cano (2003), en el que fue finalista con la canción "Los ojos"... A aquellas huellas "premiadas" siguieron otras... hasta que en el año 2005 Joaquín nos proporcionó el inmenso y gratificante regalo que supuso la grabación y la edición de su primer disco en solitario: "Anfibiótico", disco autoproducido que es "otro cantar"...

..."Otro cantar" que continuará mañana porque no quiero alargar demasiado lo que cada día cuelgo en el blog... Hoy, bromeando con Paco Cifuentes, tomábamos la decisión de sustituir la palabra "post" –que no me gusta nada– por la palabra "cuelgue"... Así que mañana, en el próximo "cuelgue", seguiré desarrollando los motivos  por los que confieso que soy "fan" de Joaquín Calderón.

"CANTIJUEGO de "entresemana"

Este "cantijuego" de "entresemana" es un "cantijuego elemental y entrañable"... Observa la fotografía:


El señor que aparece a la izquierda está mirando un cuadro en el que se reproduce la carátula del primer single que grabó Benedicto en 1968


Benedicto, a finales de los años sesenta, fue uno de los fundadores del movimiento de la nueva canción gallega conocido como "Voces ceibes".

¿Quién es el personaje que está mirando el cuadro?